ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Tarea Vida (22) Una carta (de) Cuba

A pesar de su diminuto tamaño, que le sigue al del zunzún, la cartacuba está considerada entre las especies más bellas de la avifauna cubana, y vive en bosques con barrancos. Una de sus curiosidades resulta la convivencia junto a los tocororos.

Es un ave endémica, y según cuentan demuestra fidelidad a su pareja. Todo ello engrandece la necesidad de proteger el entorno porque resulta, ante todo, una de las tres joyas de la ornitología nacional.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Quisiera que usted viviera esta aventura en tiempo real y se sumara a un equipo deseoso de conocer las andanzas de un ave tan pequeña que apenas alcanza unos 10,6 cm de longitud.

Ahora está posada sobre la rama de un árbol como para concederle a nuestro colega Ramón Barreras el tiempo justo a fin de que capte su belleza y la deje plasmada en fotografía.

Siempre desplazándonos con pasos muy lentos y entre el mayor silencio por parte de todos para impedir su partida. Aun así al pájaro se le ve nervioso, mirando continuamente a su alrededor como temeroso al peligro. En medio de las circunstancias emite su canto característico hasta que levanta el vuelo y se marcha porque tampoco permite un acercamiento total.

Así nos adentramos a los caprichos de la cartacuba o pedorrera (Todus multicolor) cuya acuarela en el plumaje ofrece un panorama que resulta impresionante para quienes tienen el privilegio de tenerla relativamente próxima. De ella sobresale su pico, algo desproporcional con el resto del cuerpo, mientras los ojos muestran una mezcla de azul grisáceo que los hacen peculiares.

Ante todo…mucha paciencia. Esa que tiene la persona que está al frente de una finca integral cercana a Santa Clara. Con ella andamos y desandamos las brechas de esa área bendecida por la propia Naturaleza cuyo objetivo esencial es fomentar la diversidad de la flora y la fauna.

Este ejemplar habita en un sitio que, por sus propias características, insiste y defiende la diversidad de la flora y la fauna por lo que mantiene un sistema de vigilancia para evitar la entrada de depredadores con armas de fuego y de cazadores furtivos

Sin dudas el bosque constituye el refugio preferido de la cartacuba, que muestra particularidades en sus nidos. La especie construye pequeños orificios en los declives de los terrenos muy próximos al suelo blando. También en troncos de árboles que cuentan con algunos agujeros o utilizan cavidades naturales existentes en las piedras.

La profundidad de los orificios no excede los 25 cm. Por suerte se reproducen y permanecen en el área para enriquecer la belleza del lugar, afirma el protector del entorno.

Como en la finca también se preserva y reproduce el Tocororo, al que le dedicamos el trabajo anterior, el finquero reconoce que se multiplica en mayor cantidad nuestra ave nacional que los propios cartacuba, a pesar de que no dejan de resultar aves carismáticas y dotadas de gracia.

ENTRE VERDE, ROJO, AZUL, GRIS Y BLANCO

De pronto uno de los ejemplares abandona el nido. Es tan rápido el movimiento que resulta casi imperceptible. Si bien se caracteriza por su belleza, rápido vuelo y sonido peculiar no puede soslayarse que reclama extrema tranquilidad debido a su pequeño porte y por la propia nobleza que reina en la especie.

Poco a poco nos acercamos al nido, pero es imposible observar porque siempre permanece uno de los integrantes en su interior. La hembra pone de dos a tres huevos, mientras que el proceso total de incubación oscila entre 13 y 17 días.

Por sus propias dimensiones estas aves no pueden realizar vuelos a largas distancias, pero antes de entrar al nido corroboran la no existencia de extraños en las proximidades para preservar sus huevos y los pichones.

Si algo hay cierto es que entre el tocororo, la cartacuba y el zunzuncito se disputan la primacía, pero cada uno tiene sus encantos y características. La cartacuba está considerada un ave endémica en un archipiélago estimado entre los de mayor exclusividad de plantas y animales propias, según estudios del Instituto de Recursos Mundiales que le otorga el lugar 15 al valorarse más de 200 naciones.

La propia entidad ubica a Cuba entre los primeros 25 países que atesoran dicha cualidad en el caso de los anfibios, reptiles o aves motivado por las características geográficas de un país rodeado de mar, y por sus condiciones climáticas que han beneficiado a las zonas montañosas.

En cuanto al endemismo ocupa el sitio preferencial la región oriental, seguido por la occidental, y por último la central, aunque las poblaciones de cartacuba se reportan en toda la nación y en la Isla de la Juventud, mas prefieren un entorno que le facilite las áreas boscosas, sin descartar los barrancos y farallones.

Observe que la especie utiliza los orificios existentes en troncos de árboles para acondicionar sus nidos. La hembra deposita de dos a tres huevos, mientras que el proceso de incubación oscila entre 13 y 17 días.

Todo lo que empieza debe concluir. Después de largas horas descubriendo las interioridades de la flora y la fauna en la finca se impone la partida luego de haber escuchado una diversidad de cantares y sonidos.

Muchas veces llama la atención los diferentes trinos existentes en la avifauna, y por las propias conclusiones a las que arriban quienes pasan gran parte de sus vidas junto a ellas resulta evidente que la principal radica en el signo de identificación de cada especie, la otra es para establecer y dejar delimitado su territorio, una tercera como aviso de alimentación a los retoños, y también para demostrar las cualidades amorosas remarcadas cuando las parejas de esa especie comprueben la fidelidad que le propicia su cartacuba.

DE INTERÉS

— La cartacuba adquiere su nombre de la región oriental del país de donde es oriunda, aunque resulta común en todo el archipiélago. Junto al tocororo y el zunzuncito está considerada entre las joyas de la ornitología cubana.

— Su denominación común de pedorrea la toma del sonido peculiar que emiten las alas al volar, quizás como táctica para ahuyentar a los insectos próximos al nido y poder capturarlos para la alimentación.

— En su coloración predomina el verde en la región dorsal, mientras combina el rojo en su garganta con el blanco gris, y algunas plumas rosadas en el vientre que aportan un toque único a la especie.

También sitúan sus huevos en sitios próximos a la tierra expuesto más al peligro del resto de los animales que buscan su supervivencia. (Foto: internet)

— Existen otras cuatro variedades muy similares por otros lares, mas la diferencia predominante radica en que la nuestra dispone de unas manchas azules a ambos lados del cuello.

— Estos ejemplares aparecen en la lista de los que no admiten el cautiverio debido a que su alimentación resulta, exclusivamente, a base de insectos, por lo que un encierro ocasionaría la muerte.

Y si a ello sumamos los propios depredadores naturales, como las bayoyas, que aprovechan la proliferación de nidos en sitios bajos para comer sus huevos, o el efecto de las hormigas que atacan a los frágiles pichones se pone en peligro el hábitat.

— Amar y proteger a la Naturaleza, en lo concerniente a las actitudes humanas, es también preservar el patrimonio nacional y hacer por la vida.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

julio 28, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (16) Por ese mundo que anhelamos

Por Ricardo R. González

Fotos del autor

Los titulares aterran: Erupciones volcánicas en Filipinas, Japón, Alaska y México. Sismos que sacuden a Puerto Rico, Estambul y Chukotka Rusia. Verdadera catástrofe por incendios en Bolivia. Biodiversidad australiana, en llamas. Océanos que se calientan con la misma proporción que si cinco bombas de Hiroshima fueran arrojadas cada segundo…

Así anda el mundo en el que se reafirma que el cambio climático influyó en los fuegos incontrolables de Australia, aunque su gobierno niega el vínculo. Y si hubo algo, de contraparte, que merece todo el reconocimiento fue el Taller Cambio Climático (CC) y Tarea Vida impartido por excelentes profesionales villaclareños en el programa de las actividades centrales por el Día de la Ciencia Cubana.

Master Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de PVR en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

La experiencia acumulada demuestra que en un universo tan complejo no se puede perder tiempo. En este sentido la Dra. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Citma en el territorio, recordó que nunca imaginaron que la Natura impusiera el reto urgente de aplicar algunas de las medidas de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo (PVR) motivado por el paso de fenómenos meteorológicos como el huracán Irma y la tormenta subtropical Alberto.

Gracias a la implementación inmediata de lo trazado y al apoyo de múltiples organismos e instituciones se evitaron consecuencias mayores. Por ello uno de los panelistas, el master Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de PVR en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), dedicó su intervención a todo lo realizado que abarca lo que debe hacerse ante intensas sequías, inundaciones por lluvias prolongadas, sin olvidar los peligros sísmicos, las vulnerabilidades estructurales, económicas y sociales y las epifitias o enfermedades que afectan de manera simultánea a un gran número de plantaciones de igual especie y en la misma región.

El valor de la Meteorología aplicada para la adaptación al CC con enfoque investigativo, según la master Ismabel Domínguez Hurtado, investigadora del Centro Provincial Meteorológico de Villa Clara.

Párrafo aparte a la llamada resiliencia costera en Caibarién dirigida a reducir los riesgos de desastres, sin divorciarla de la resiliencia social. En otros términos, se trata de la capacidad de responder ante un disturbio que pudiera presentar un ecosistema o la propia sociedad, y la efectividad para adoptar medidas de conciliación —léase adaptación— frente a determinado cambio.

Master Leysi Iglesias Rodríguez.

No menos importante el valor de la Meteorología aplicada para la adaptación al CC con enfoque investigativo. Según la master Ismabel Domínguez Hurtado, investigadora del Centro Provincial Meteorológico de Villa Clara, resultan fundamentales los estudios agrometeorológicos vinculados a la integralidad de la producción agropecuaria y sus ramas, a la sanidad vegetal, la ganadería y ante la sequía.

Sobre esta última vale señalar que Cuba evidencia una disminución de los volúmenes medios históricos de lluvia, lo que constituye una alerta para la irrigación de las áreas agrícolas por la consecuente disminución de la disponibilidad hídrica.

Tampoco escaparon las precisiones relacionadas con los incendios forestales para diagnosticar condiciones de peligro, y aquellos vinculados a la calidad del aire haciendo énfasis en Sagua la Grande, Caibarién y en otras entidades, sin descartar el microclima existente en la Villa del Undoso que dispone de un proyecto para conocer elementos que pudieran ser modificados a largo plazo.

Un punto de consideración resulta la cayería del noreste a partir de un engranaje que incluye sus diversas inversiones, asentamientos costeros y llanuras con sus correspondientes afectaciones expuestas por la master Leysi Iglesias Rodríguez.

Entre las instituciones pertenecientes al Citma avaladas por un trabajo consolidado en múltiples aristas figura el Centro de Estudios y Servicios Ambientales (CESAM). A su nómina pertenece el Dr. en Ciencias Biológicas Ángel Arias Barreto, investigador auxiliar, quien disertó sobre el manejo ambiental en la Tarea Vida.

Si se habla de los arrecifes coralinos habrá que decir que presentan un blanqueamiento elevado producto de una enfermedad que conlleva a su decoloración provocado por el aumento de la temperatura del agua. Ello implica la expulsión de las algas que les proporcionan la coloración y sus respectivos nutrientes en una estructura subacuática en que el promedio general de afectaciones está considerado entre el 60 y el 75 %.

Desde otra mirada se cuenta con una excelente labor en el monitoreo de aves migratorias aplicado en el área protegida Refugio de Fauna Cayo Santa María desde 2011. Punto clave es el anillamiento de todas las especies que transitan por nuestra área con la captura de 1098 aves en abril, mayo y noviembre durante su arribo al país, aunque se ha comprobado que existe residencia de algunas de estas en el territorio.

El Dr. en Ciencias Biológicas Ángel Arias Barreto, investigador auxiliar, quien disertó sobre el manejo ambiental en la Tarea Vida.

Y en cuanto al seguimiento de los manglares a través de imágenes satelitales se advierte que, en algunos casos, recuperan los impactos ocasionados por «Irma» en 2017 cuando dañó 3 810 ha. Aproximadamente el 50 % está afectado o manifiesta algún signo de estrés en la cayería.

Otras líneas de estudio conciernen al comportamiento de la vegetación de las dunas a partir del vertimiento de arena en las playas de la cayería del noreste. Esta flora costera presenta variaciones en su estructura y composición florística en correspondencia con el tipo de duna, su altura, extensión, pendientes y orientación.

De igual forma se presta atención al desove del pargo a fin de insistir en la conservación de la especie.

Y le correspondió al Máster Edelkis Rodríguez Moya, al frente del CESAM, las referencias sobre el manejo integral costero y las líneas estratégicas relacionadas con las fuentes contaminantes, el manejo forestal, monitoreo ambiental y mantenimiento y rehabilitación de playas caracterizada, esta última, por su alto costo.

Las playas arenosas, los manglares y las crestas de arrecifes de coral son los elementos naturales protectores de las costas cubanas porque amortiguan los impactos del oleaje ante eventos extremos.

En la actualidad existen propuestas de soluciones para evitar las penetraciones del mar en Caibarién y la necesidad de restaurar su playa y la de Isabela; sin embargo, habrá que incluir a las personas residentes en la costa a fin de que influyan en la toma de decisiones, si se tiene en cuenta que no puede olvidarse el valor de la ciencia incorporada a la comunidad.

Los participantes en el Taller también expusieron criterios. Uno de los más atinados fue el del Dr. Ismael Cristóbal Santos Abreu, Premio Nacional de Medio Ambiente 2017, y Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba 2019, quien dio en la diana al sugerir que los resultados de estos estudios aparezcan en los programas didácticos y pedagógicos, que se encuentran en preparación, como excelente modelo de lo que hay que reflejar en los materiales de estudios para Cuba.

El Master Edelkis Rodríguez Moya, al frente del CESAM, expuso las referencias sobre el manejo integral costero y las líneas estratégicas relacionadas con las fuentes contaminantes, el manejo forestal, monitoreo ambiental y mantenimiento y rehabilitación de playas.

Una conclusión emana de fructíferas exposiciones. El enfrentamiento al CC constituye un gran programa social ante un panorama complejo que presenta Villa Clara con diversidad poblacional, pero siempre visto al hombre como centro de la Tarea Vida, por eso desde TECNOSIME, un colectivo a favor de la ingeniería, la ciencia y la tecnología, hubo consenso en actuar a favor de ese mundo que anhelamos.

Al intervenir el Dr. Ismael Cristóbal Santos Abreu, dio en la diana al sugerir que los resultados de cada estudio aparezcan en los programas didácticos y pedagógicos.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

enero 21, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (12) Frente al cambio climático

Incremento de las temperaturas

Por Ricardo R. González

Entre los tantos aportes científicos que caracterizan a Villa Clara nadie podrá excluir la vinculación del cambio climático (CC) con la reducción de riesgos de desastres y los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo (PVR) trazados para cada municipio e incluso consejo popular.

Mas dentro del Plan de Estado destinado al enfrentamiento al CC —conocido como Tarea Vida— el territorio tiene acciones muy destacadas a tenor de los impactos severos en su zona costera y la cayería del noreste.

Con «Irma» se demostró, y toda la valía de nuestro potencial científico la reconoce el Máster en Ciencias Antonio Vladimir Guevara Velazco, director científico del Instituto de Meteorología de Cuba.

Bajo esa condición el titular pondera el papel desempeñado por la provincia en las investigaciones científicas, sin descartar interesantes proyectos del Centro Meteorológico Provincial, de conjunto con otros actores a nivel territorial y de otras provincias, en temáticas diferentes en cuanto a las medidas de adaptación al CC, u otras vinculadas a la emisión de gases de efecto invernadero.

En la actualidad un investigador joven villaclareño dirige un proyecto en el sector agrícola relacionado con los bosques y cambios en el uso de la tierra encaminados a un programa nacional dentro del enorme arsenal investigativo que el territorio ha desarrollado.

Máster en Ciencias Antonio Vladimir Guevara Velazco, director científico del Instituto de Meteorología de Cuba.

El director científico del Instituto de Meteorología también reconoce la inserción de los organismos estatales y de las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE) para el despliegue de estos programas porque a ellos corresponde implementar las medidas así como el componente de capacitación, superación, sensibilización, y la diseminación de estos conocimientos que debe llevarse a todos los niveles.

«Eso no se logra solo con la ciencia, se necesita divulgarla, conocerla y poner en función a toda la sociedad para dar respuestas a un reto global», afirma Guevara Velazco.

Sobre la realidad del territorio el experto considera que será impactado considerablemente por el CC y por el clima cambiante que tenemos; sin embargo, la provincia tiene muy buenas condiciones para enfrentarlos, a pesar de los vacíos y obstáculos a vencer.

LA MAYOR DE LAS ANTILLAS

En cuanto a Cuba recuerda que comenzó muy temprano en las labores preparatorias ante el CC. Ya en 1988 se crea el grupo intergubernamental de expertos sobre CC y dos años más tarde sale el primer reporte ante la situación.

1992 trae la Convención Marco de Naciones Unidas rubricada por Cuba en eso año en Río de Janeiro, y posteriormente ratificada, en 1994, aunque el país no contribuye a fomentar las causas del CC, pero sí va a recibir sus efectos.

Elementos importantes son los informes realizados en 1997 sobre variaciones del cambio de clima en Cuba, por parte de un grupo de autores, que definió las tendencias sobre todo al incremento de la temperatura, y los cambios en los patrones de precipitaciones, aumento de la sequía, de los eventos meteorológicos extremos, y la influencia anticiclónica.

Una mirada nacional da cuenta el desarrollo de varias acciones en torno al CC. A partir de los resultados de las comunicaciones nacionales se formularon variadas medidas de adaptación con componentes locales importantes, por tanto el papel de los territorios resulta fundamental. Los científicos han ido determinando los cambios cada vez a escalas más reducidas por lo cual nos permite conocer a qué nos vamos a adaptar.

Aumento de la sequía.

«La experiencia cubana en general resulta muy interesante porque para nosotros el cambio climático es un tema medioambiental fundamental que se combina con otros elementos importantes. Ahora se habla del incremento de los eventos meteorológicos extremos. Se habla de huracanes, sequías, tormentas locales severas, tornados, lluvias intensas, y aunque no hubiera CC Cuba tiene que enfrentarlo como parte de la variabilidad del clima en la zona donde está, por lo tanto ha desarrollado mecanismos que pueden ser útiles cuando se proyecta hacia el futuro sobre la base de escenarios climáticos. Esa experiencia se ha compartido con países del Caribe en una cooperación muy importante donde Cuba no solo ofrece sino también recibe en los países de las islas del Pacífico».

También existe interrelación a nivel del Caribe y de países de Primer Mundo como Canadá, Reino Unido, Francia y otros con los que se han desarrollado estudios de manera conjunta que permiten tener una idea de cómo se comportará el clima en el futuro a fin de trazar medidas que minimicen los impactos.

Intensas lluvias.

No menos importante la capacitación para elaborar este tipo de informe en países de Latinoamérica, sobre todo en el área caribeña y otros en ámbitos geográficos más alejados

«No somos un país de grandes emisiones de gases de efecto invernadero, pero si vamos a recibir los efectos al resultar muy vulnerable como pequeño estado insular. Por ello nos corresponde saber a qué nos vamos a enfrentar y a compartirlo con el resto de los países», concluye el experto.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

octubre 21, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (10) Bosques de ensueños


Una belleza incalculable en armonía con la Naturaleza.

Los manglares figuran entre las cinco unidades ecológicas más productivas del universo, mientras el 80 % de las especies marinas encuentran su subsistencia a partir de ellos.

Por Ricardo R. González

Fotos; cortesía del Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam)

Son ecosistemas diversos vistos por algunos como la transición entre el mar y la tierra. En unos casos dotados de pequeñas selvas retorcidas; en otros, los árboles toman determinada altura, y muchos se pierden entre las aguas para bloquear canales y laberintos, mas, en medio de esos misterios naturales aparecen los humedales que posibilitan la sostenibilidad de la vida en la zona costera.

Desde 2002 la máster Leticia Mas Castellanos, investigadora auxiliar del Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam) de Villa Clara, anda entre esos parajes. Lo suficiente para afirmar que constituyen la formación vegetal más extensa existente en las costas tropicales y subtropicales.

«En el caso de la provincia —alega— ocupan todo el litoral y la cayería combinados con un universo de recursos maderables, además de erigirse como barrera protectora contra eventos extremos ejemplificados en los destructores huracanes y fenómenos ocasionados por la elevación del nivel del mar, la salinidad y la contaminación».

Apreciable el contraste. La primera fotografía muestra este manglar antes de «Irma». En la otra luego del paso del huracán.

Bióloga de profesión, Leticia puede hablar también de soportes que condicionan el hábitat de numerosas especies, o sirven de refugio a los variados grupos de fauna, de larvas de peces, ostiones y aquellos que encuentran su amparo entre las raíces del mangle a fin de escapar de los diferentes depredadores.

Los recorridos de la científica por estos bosques inclinan su preferencia hacia los de Cayo Santa María y Las Brujas, así como por uno muy específico existente en la laguna Las Negritas, de Cayo Fragoso, que muestra parches de mangle prieto (Avicennia germinais) rodeados por aguas muy cristalinas a baja altura.

CUANDO TODO CAMBIÓ

«Irma» transformó la existencia de estos paisajes. «La primera impresión que sufrí al visitarlos, pasado el meteoro, fue que estaba equivocada de lugar, me sentí extraña, perdida. Sitios que disponían de árboles con 11 y 15 m de altura y 60 cm de diámetro apenas contaban con 2 m. Ya no era el bosque que me hacía mirar hacia arriba… Un contraste enorme. La estructura del manglar cambió», sustenta Mas Castellanos.

A pesar de sus marcadas secuelas «Irma» dejó lecciones para conocer lo que nos puede pasar y cómo debemos protegernos. El cambio climático (CC) existe, y todo lo contemplado en los estudios de peligro, vulnerabilidades y riesgo resulta real.

— Si hablamos de fragilidades

— En cuanto a los manglares las mayores afectaciones recayeron en las áreas de Camajuaní, Caibarién, Sagua la Grande y Encrucijada con un alto costo. Antes de los embates existían investigaciones del estado de conservación, e incluso de dónde habían decrecido o incrementado en cada municipio, pero todo quedó en el camino.

«Vale recordar que al estar estos bosques en la costa son los primeros que sufren, y a la vez funcionan como barreras protectoras, por lo que resulta sumamente necesario el programa integrado de manejo de zona costera en aras de la reforestación.

«Una arista importante encaminada al fortalecimiento de las estructuras externas que circundan el litoral, a retener la tierra para evitar su fuga al mar, sin menospreciar la regulación del impacto del oleaje y la garantía de nutrientes destinados a las especies».

En este empeño intervienen varios organismos, a la vez que existe el propósito internacional Ecovalor para promover una generación de beneficios ambientales múltiples con una mirada a las implicaciones económicas.

«La salvaguarda de los manglares resulta de vital importancia para el mantenimiento de la vida en la zona costera y la adaptación a los efectos del cambio climático en las comunidades», afirma la master Leticia Mas.

El otro plan es el monitoreo digital del ecosistema de manglar dirigido a la adaptación al CC, realizado desde el Cesam en el litoral villaclareño a partir de imágenes satelitales que incidan en su tratamiento.

Dentro de esos mundos prevalecen detalles curiosos. Están los manglares originados a la orilla de los ríos, otros en el borde de las costas, a pesar de los continuos oleajes, y aquellos que presentan bajo desarrollo debido a las condiciones de alta salinidad.

EL HACHA, LA NATURALEZA, EL HOMBRE

Por tradición el manglar deviene fuente de madera resistente destinadas a las construcciones e ideal como productores de leña para alimentar el fuego. Las hachas han sido despiadadas con el ecosistema y muchas edificaciones realizadas en la costa lo han destruido a fin de crear diques, carreteras, marinas, espigones y depósitos dirigidos al desarrollo de la camaronicultura.

La tala indiscriminada reduce considerablemente la vegetación. Pudiera parecer ventajoso desde el punto de vista económico, mas al valorarse otros detalles, entre ellos los ambientales, el panorama cambia.

Cada una de estas pérdidas provoca la destrucción del hábitat con el incremento de la erosión, la disminución de las especies, las trabas ante la libre circulación del agua y los obstáculos para su florecimiento.

«El comportamiento humano influye de manera negativa, a pesar de las labores de control. Lugares, incluso, que han desaparecido producto de estas acciones ya están protegidos por la Ley de Costa», enfatiza Mas Castellanos.

Si de daños se trata no pueden olvidarse aquellos causados por dinámicas naturales a partir de la erosión costera, los efectos del CC. El calentamiento atmosférico o el ascenso del nivel del mar, sumados a eventos meteorológicos muy severos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO el ritmo de destrucción de manglares resulta superior a los de otro tipo de bosques. En el caso de Cuba se estima que casi un tercio han sido maltratados por diferentes causas derivadas de las acciones humanas.

La imagen dice más que mil palabras. Troncos caídos y un paisaje que dista mucho de los acostumbrados. En ello prevalece una máxima: «No tendremos vida en los arrecifes si no tenemos salud y vida en el manglar».

Además de las potencialidades como barreras naturales, el manglar almacena cinco veces más carbono que el resto de los bosques tropicales, lo que influye en cierta mitigación del calentamiento global.

A pesar de todo Leticia Mas asevera que le siguen cautivando esos paisajes. «El mar me llama la atención y la zona costera también por esos árboles altos, con troncos gruesos, sombríos, de mucho follaje, a pesar de que trabajo rodeada de fangos y me acompañan los mosquitos».

Entonces, ¿cómo los denominaría?

— Para mí los manglares son bosques de ensueños.

 MEMORÁNDUM

— Aproximadamente el 20 % del área boscosa del país está constituida por manglares. Estos ecosistemas ocupan también una parte de la línea costera nacional.

— Producen gran variedad de materia orgánica entre hojas, frutos, y diversos renglones consumidos por aves y mamíferos, mientras otros caen al agua y forman una gran biomasa.

— Sus raíces protegen a larvas de peces y camarones. Son hábitat temporal de especies migratorias.

— Según estudios unas 70 especies de aves crean su propio refugio en el entorno, y allí desova un grupo importante de vertebrados e invertebrados.

— Entre las estrategias desplegadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) para la adaptación al cambio climático y recogidas en la Tarea Vida, aparece la recuperación de este recurso natural.

CONTRASTES

Triste, pero cierto. El paso del huracán Irma marcó un antes y un después en la salud de nuestros manglares. Antes del fenómeno, salvo en sitios puntuales, mostraban un buen desarrollo. Eran muy verdes, con pocas afectaciones, y exhibían un incremento sostenido en la cobertura de bosques.

Luego quedaron transformados. Abundan árboles secos, ramas partidas, hojas quemadas, mientras que la altura de la vegetación disminuyó notablemente.

De acuerdo con la visión de la máster Leticia Mas la recuperación ha sido muy lenta, e incluso existen lugares donde murió el manglar.

Habrá que esperar que las nuevas semillas germinen a paso lento, y que las acciones inescrupulosas de los humanos no acentúen el panorama a fin de recuperar el esplendor perdido.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

Manglar especial existente en la laguna Las Negritas, de Cayo Fragoso, que muestra parches de mangle prieto (Avicennia germinais) rodeados por aguas muy cristalinas a baja altura

Un trabajo meritorio que se realiza rodeado de fangos y mosquitos

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

septiembre 13, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (9) La infancia pinta su universo

En plena interacción el licenciado Félix Alexis Correa Álvarez educa a la infancia del proyecto Color Miel.

Por Ricardo R. González

Fotos: Carlos Rodríguez Torres, cortesía proyecto Color Miel y del entrevistado

Las crayolas se deslizan sobre el papel para admitir la creatividad infantil. Los niños dibujan un ave en vuelo por el cielo, pintan el mar con sus incalculables riquezas, las flores que engalanan el entorno, la palma real que se erige, o piden un S.O.S. ante el fuego devorador sobre la Amazonía, entre tanta diversidad temática.

Para el licenciado Félix Alexis Correa Álvarez todo el universo de la Naturaleza le provoca una fascinación peculiar. Investigar sobre el complejo mundo, llegar a conclusiones y mirar las tendencias contemporáneas, con sus aciertos y descalabros, forma parte de sus estudios.

Y como nada del universo le resulta ajeno, el especialista principal del Grupo de Manejo Integrado Costero de la Villa Blanca, perteneciente al Centro de Estudios y Servicios Ambientales de Villa Clara (CESAM), siente la necesidad de inculcar valores desde edades tempranas, entre los amplios perfiles de la educación ambiental.

«El manejo integrado costero constituye un componente estratégico en la educación y concienciación pública vinculada con el medio ambiente, los recursos marinos y costeros«, afirma Correa Álvarez.

Por eso cuando supo de la existencia de un proyecto sociocultural comunitario, denominado Color Miel en Caibarién, no lo pensó mucho y se acercó a sus objetivos a fin de desplegar el trabajo con la infancia.

Como experiencia inclusiva le abrieron las puertas, y un día comenzó a hablar de ecosistemas, de recursos naturales, de la necesidad de cuidar o velar por el entorno y los pequeños comenzaron a interesarse.

Mientras el «profe» educaba mediante la palabra, auxiliado en algunos casos con las tecnologías de la información, lograba la receptividad de sus mensajes, sin obviar la conservación del patrimonio histórico y cultural, y sobre todo el énfasis de vivir en plena armonía con el medio ambiente.

«Es el espacio ideal para nuestro trabajo, además del alcance que tiene el proyecto como recurso importante, necesario, y multidisciplinario, siendo los niños anfitriones de primera línea, aspecto de gran relevancia si se tiene en cuenta que las bases de los primeros aprendizajes establecen una toma de conciencia en el futuro», precisa Correa Álvarez.

No es extraño que allá en la Pérgola —rodeada de un entorno peculiar dentro del proyecto— se ofrezcan conversatorios para prevenir que un ave resulte herida por la acción vandálica de un tirapiedras, a favor de regar las plantas como sustento de vida, o que mediante el dibujo aparezcan llamados de alerta, convertidos en reflexiones, de todo lo que ocurre en este Planeta nuestro.

Sin embargo, las acciones van más allá porque en Caibarién también se dedican espacios al intercambio entre los especialistas del CESAM, los estudiantes y educadores de las escuelas primarias, Abel Santamaría Cuadrado, Francisco Ferrer y Pablo Agüero Guedes, ubicadas en el litoral costero de la ciudad.

Este último plantel propicia el trabajo con el proyecto de La Colmenita Miel del Manglar, en tanto la interacción se extiende a otros círculos de interés relacionados con el medio ambiente.

Para Beily del Río Llanes, de 10 años y estudiante de la escuela Esteban Hernández Alfonso, ha sido una experiencia muy provechosa, en tanto Hecglip Antonio Just Valdés (12 años. Escuela José Martí) considera que hoy conoce más sobre el medio ambiente gracias al proyecto Color Miel.

Los concursos se suman a la labor educativa. Por ello no escapan las fechas de celebraciones importantes como el Día Mundial de la Tierra (22 de abril), que acoge el certamen de dibujo Mi amiga la Tierra, y otro denominado Recicl-Arte vinculado al programa por el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de Junio) a fin de insistir en esas alternativas a desarrollar por niños y niñas encaminadas al reuso, reciclaje y transformación de desechos en nuevos productos con el objetivo de disminuir la contaminación ambiental.

Vale destacar que las pretensiones traspasan el centro de la urbe. Por el poblado de Buenavista, como parte del Plan Turquino-Bamburanao, se escucha hablar de temas vinculados a la protección de la Natura en las aulas de la escuela primaria Fabricio Ojeda.

Si bien la infancia ocupa un lugar primordial el espectro es amplio al llegar al sector empresarial, a las directrices gubernamentales, y al escenario propiciado por las comunidades.

También el CESAM trabaja de conjunto con el Palacio de Pioneros, mientras la oficina de manejo integrado costero de Isabela de Sagua asume los diversos matices de la educación ambiental en los niveles docentes, incluidos aquellos de la enseñanza especial.

Niños ganadores del concurso Mi Amiga La Tierra en la escuela primaria “Fabricio Ojeda” radicada en Buenavista.

La labor educativa de Félix Alexis Correa Álvarez llega a las ondas de CMHS Radio Caibarién, una importante vía que posibilita interactuar con los receptores en espacios dedicados a la importante Tarea Vida o plan de enfrentamiento de Cuba a las secuelas del cambio climático.

Así transcurre parte de la existencia en las demarcaciones caibarienenses donde el manejo integrado costero deviene componente estratégico y de concientización pública en temas relacionados con el medio ambiente, sus recursos marinos y los que nutren las costas.

Un incentivo a la participación ciudadana, desde edades tempranas, en la gestión y solución de problemáticas ambientales presentes en su entorno donde los habitantes sienten el salitre impregnado en la piel y en los sentimientos de sus historias cotidianas. Gentes de hoy con la necesidad de convertirse en promotores del bien.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

Especialista del CESAM con el Proyecto de la Colmenita Miel del Manglar, perteneciente al centro educacional Pablo Agüero Guedes de la Villa Blanca.

   

La Naturaleza vista con el prisma de los menores.

 

Niños ganadores del concurso Mi Amiga La Tierra en la escuela primaria “Fabricio Ojeda” radicada en Buenavista.

Manualidades realizadas por los niños de la escuela caibarienense Abel Santamaría Cuadrado en el concurso Recicl-Arte.

Conversatorios con infantes del plantel Abel Santamaría Cuadrado.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

septiembre 8, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , , , | Deja un comentario

Precisan retos y prioridades de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación en Villa Clara

Por Ricardo R. González

Las múltiples maneras de influir en el avance de la economía a favor de la sociedad villaclareña durante el actual año fueron ratificadas en intercambio de la prensa con la directiva del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA).

Sobre la batalla económica recae la tarea fundamental y de mayor complejidad. Por ello habrá que insistir en que la investigación ocupe un espacio primordial en cada proceso, a la vez que aporte innovaciones.

Entre las prioridades figuran la producción de alimentos, la zafra azucarera, el incremento de las exportaciones, el Desarrollo Local, la sustitución de importaciones, el programa de la vivienda, así como la disciplina, el control de los recursos y el enfrentamiento a ilegalidades y manifestaciones impropias.

Énfasis principal tendrá la alimentación del pueblo y para ello habrá que intensificar el autoabastecimiento municipal, la agricultura urbana y familiar, el desarrollo de la mini industria, y la producción de leche, entre otros renglones.

El programa de trabajo cuenta, además, con el apoyo de las Ciencias Sociales y Humanísticas en aras de elevar la eficiencia económica y fortalecer el trabajo comunitario, mientras que será indispensable el enfrentamiento al cambio climático (CC) con las 11 temáticas aprobadas en la Tarea Vida.

En cuanto a la energía se reclama la proliferación del uso de las fuentes renovables de energía, sin descuidar la informatización y automatización de la sociedad villaclareña, la atención a las seis empresas básicas del territorio (Planta Mecánica, INPUD, Antenas, Textilera, Cloro Sosa y la Tenería) y en todo lo que redunde en el incremento de la calidad de vida.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

marzo 11, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Implementados 11 acápites de la Tarea Vida en Villa Clara

La comunidad de Carahatas entre los objetivos de prioridad.

Por Ricardo R. González

Con sus once acápites específicos a corto, mediano, largo y muy largo plazo en las zonas aprobadas tiene Villa Clara implementada la Tarea Vida o Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático (CC).

Estas son: Cayos turísticos (Las Brujas, Ensenachos, y Santa María), los asentamientos costeros previstos a desaparecer entre 2050 y 2100, así como otras zonas y lugares con afectaciones que redundan en peligro, y la llanura costera marcada por la salinidad.

El programa incorpora, además, el corredor turístico habilitado en Caibarién y el saneamiento de Remedios por su incidencia vinculada a la cayería.

En otro orden los asentamientos ubicados en la playa Uvero, de Sagua la Grande, las existentes en el Piñón y en la comunidad Emilio Córdova, ambas de Encrucijada, y la de Juan Francisco, en Camajuaní, no escapan del seguimiento debido a que, según los estudios especializados en torno al comportamiento del CC, desaparecerán en años aun lejanos.

Por su parte áreas ya afectadas por fenómenos meteorológicos como Isabela de Sagua, La Panchita y Carahatas permanecen en punto de mira, sin descartar las partes llanas de la costa cuyos efectos globales están demostrados con el incremento de la temperatura superficial del mar, la intensificación de las precipitaciones, el blanqueamiento de los corales, el calentamiento de ríos y lagunas, y los cambios en la salinidad del mar.

Durante el pasado año la provincia planificó 155 acciones vinculadas con la Tarea Vida; de las cuales, fueron cumplidas 141 representativas del 91 %.

Una importante acción resultó el vertimiento de 818 400 m3   de arena en sectores de playas pertenecientes a los cayos Las Brujas y Santa María lo que posibilitó la recuperación de sus parámetros de calidad.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

enero 9, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (3): A un año de «Irma»

Por Ricardo R. González

Fotos: archivo

Ha pasado, justamente, un año de que la fuerza despiadada de «Irma» tratara de borrar varios puntos de la costa norte cubana. Para muchos resultarán inolvidables aquellas vivencias que no escapan de la mente e inscritas, también, entre las pesadillas más agobiantes vividas por el director del Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam) de Villa Clara, Edelkis Rodríguez Moya.

Junto a parte de su equipo, intentó entrar en Isabela de Sagua acabando de pasar el huracán a fin de constatar la magnitud del fenómeno y medir la penetración y alturas de las aguas.

Fue imposible hasta que dieron la orden para hacerlo al unísono con los pobladores. Las escenas él no quisiera recordarlas, y por ello insiste en la necesidad de interiorizar las prioridades delineadas en el plan de enfrentamiento al cambio climático denominado Tarea Vida.

Nadie duda que las circunstancias imponen retos, y constituye muy difícil de asimilar para quienes han desarrollado su vida cerca del mar apartarse de su medio. Allí están sus barcos, sus historias, las alegrías y tristezas, los cuartos crecientes y menguantes, y ese olor a salitre que prende en la piel curtida por el sol.

Ahora bien, las miras científicas avizoran que la tendencia a la desaparición de algunas playas y el peligro de penetraciones del mar se incrementarán con el paso del tiempo y la percepción del riesgo no alcanza los niveles necesarios.

Las escalas a corto, mediano y largo plazo, establecen que el mar se eleve y de acuerdo con los cálculos para 2030 existe un estimado de penetración de 27 cm más en la zona costera, por lo que impera reubicar las comunidades instaladas en esas áreas hacia tierra adentro y elevar el relieve.

Si bien las prioridades nacionales incluyen la cayería del noreste, las playas arenosas de Cayo Las Brujas y Santa María, y la ciudad de Caibarién como corredor turístico habrá que adaptarse y pensar en la preservación de la vida y de los bienes económicos.

Cuando se habla de mitigaciones no es solo pensar en las penetraciones del mar y las inundaciones. Será imprescindible que los habitantes conviertan los malos recuerdos en lecciones aprendidas y que, por esas propias vivencias, apliquen las estrategias de adaptación.

Habrá que dedicar espacio a analizar la intensidad de los vientos, en autoevaluarnos hasta donde hemos sido culpables de dañar el entorno para convertirnos en cómplices del cambio climático.

Los expertos no están de brazos cruzados. Desde hace mucho tiempo trabajan en la rehabilitación de las playas, pero la perspectiva va más allá porque el primer concepto para lograr la mitigación es reforestar, sin obviar la disminución de contaminantes.

Mas no resulta excluible el aporte de la población que también es culpable de las agresiones naturales. Se dice que el suministro artificial de arena resulta la solución de mayor peso a fin de contrarrestar la erosión de las playas. De paso se ha hecho en Villa Clara, pero si se tiene en cuenta que los manglares constituyen la tercera barrera de protección costera ¿cuántas veces se ha atentado contra ellas?

Los especialistas consideran que es marcada la disminución de la cobertura en Cuba atribuible también a la tala indiscriminada y el incorrecto manejo de los recursos.

¿Y cómo responderán los propios manglares al aumento del nivel medio del mar? Baste decir que hace unos 100 000 años la masa de agua aparecía 130 m por debajo del nivel actual, y las irresponsabilidades humanas sobre los entornos costeros harán que resulten críticas en los próximos años.

Otro tanto sucede con los arrecifes devenidos máximos protectores del oleaje ante fenómenos meteorológicos extremos. De encontrarse en buen estado disiparían hasta el 97 % de la energía del oleaje.

Según estudios la plataforma cubana pierde el 10 % anual de la cobertura de coral vivo, por lo que en los próximos 30 años las crestas perderán su máxima capacidad de contener la fuerza incalculable de las olas.

A un año del paso de «Irma» todavía quedan secuelas a pesar de un proceso de recuperación incalculable que sumó a todo un pueblo. Aun así persisten daños materiales y, sobre todo, en el alma.

Meditemos en esto para estar prevenidos y no tener que vivir pesadillas como las dejadas por el temible huracán a pesar de llevar un dulce nombre de mujer.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

septiembre 20, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Mi Comentario: La ciencia necesita innovación

Por Ricardo R. González

Ilustración: Martirena

A lo largo de 2017 aparecieron hechos representativos en los objetivos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en Villa Clara que van más allá de la obtención de la sede nacional por el Día de la Ciencia Cubana en el año precedente.

A ello se suma la aplicación de la estrategia dirigida al incremento de la producción de alimentos, aunque los resultados no satisfagan ni la vista ni las disponibilidades de la mesa cotidiana que compete a una larga cadena y formas productivas, pero tampoco pueden descartarse las acciones de los científicos dirigidas a factores que inciden en la calidad de vida, la informatización de la sociedad y la protección del medio ambiente.

A mi modo de ver uno de los impactos del período fue lo concerniente a la Tarea Vida, un Plan de Estado dirigido al enfrentamiento del cambio climático que no admite la espera porque el paso de «Irma» demostró lo absurdo de pensar en descansos ante fenómenos despiadados que descargan su furia sin contemplaciones, sobre todo en las zonas costeras.

Cuando este programa estratégico llegó, la provincia trabajaba, desde hace siete años, en los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo (PVR). Un dictamen minucioso por cada municipio y zonas de esta demarcación provincial. A tal punto que están concluidos y aprobados en su totalidad con la integración de múltiples organismos.

Esto es adelantarse en favor de la vida como también pueden incluirse los aspectos vinculados con la normalización y la calidad, sobre todo en la inocuidad de los alimentos, así como la efectividad del pronóstico meteorológico que presenta avales nacionales.

Tampoco pueden minimizarse los detalles inherentes a la conservación de la Memoria Histórica y Documental, la protección de la biodiversidad, y la aplicación de nuevas tecnologías y mejoras ambientales, entre otros objetivos.

Ahora bien, la sociedad tiene que percibir las transformaciones en la medida de lo posible, mas no faltan dificultades que van desde las irregularidades de las inversiones ambientales como estaban concebidas en el programa de erradicación de fuentes contaminantes, o el hecho que de las 128 entidades generadoras de desechos peligrosos que debían actualizar la licencia ambiental solo lo han hecho 68.

Existen problemáticas con el financiamiento, limitaciones y carencias de recursos para el desarrollo y cumplimiento de las misiones laborales, en tanto las potencialidades para elevar el proceso innovador en los sectores priorizados requieren transformarse en mayores o nuevos servicios tecnológicos.

No todo tiene el color de las rosas. Que lo diga el colectivo del Centro de Estudios y Servicios Ambientales (Cesam) como participante del vertimiento de arena en la cayería noreste cuya tarea para transformar el entorno está valorada en casi 8 millones de dólares con la utilización de una draga holandesa.

El monto pudiera asombrar y de hecho lo logra; sin embargo, sepa que por cada hora de inactividad en el proceso hay que pagar 2 millones de dólares.

En una etapa convulsa por diferentes situaciones globales queda claro que tanto la innovación como la normalización resultan determinantes si se quiere avanzar en cualquier empeño, por lo que también constituye prioridad la necesaria transformación empresarial que no siempre anda al compás de los tiempos                         .

La existencia del Programa Villa Clara con todos incorpora como uno de sus valores el reto de innovar en busca del desarrollo económico y social del territorio, pero este concepto no puede verse como eslogan o como algo para aplaudir en cada tribuna y olvidarnos, a la postre, de su existencia.

Hace falta interiorización, que las neuronas trabajen por nuevos resultados o mejorar los ya existentes, y que llegue el verdadero estímulo a quienes, desde su puesto, hacen lo posible y hasta lo imposible por aportarle soluciones a este mundo complejo.

Si algo tiene Villa Clara es un potencial científico consolidado y no por consignas o fanfarrias, si no por realidades perceptibles. Como dije una vez la ciencia no es el globo de Matías Pérez. Necesita creatividad, calidad y esfuerzos, pero resulta indudable que a pesar de dificultades, de trabajar apenas con un mínimo de condiciones, de no existir un salario que respalde merecidamente las acciones, los villaclareños y toda su comunidad de la Ciencia no ha fallado en el sagrado propósito de preservar la especie humana. Esa es una de las satisfacciones que deja el año ya concluido.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

enero 23, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: