ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Una villaclareña conquista a Arequipa

Llegada a Perú de la brigada médica cubana compuesta por 85 colaboradores.

Dulce Milagros Hernández Ibañez enfrenta, junto a otros colegas, la difícil situación que padece Perú ante la COVID-19. Historia de amor a la manera de los cubanos.

Por Ricardo R. González

Fotos: cortesía de la entrevistada

 Llegó a Perú sin pensar en el icónico Machu Picchu ni en esas particularidades de los acueductos subterráneos de Cantalloc, y sí en el panorama que encontraría en la nación que, en 1970, sufrió el sismo más devastador de la historia para el que Cuba aportó unas 150 mil donaciones de sangre. Dulce Milagros Hernández Ibañez arribó como integrante del contingente internacional Henry Reeve a fin de aliviar a los humanos que necesitan preservar una salud amenazada.

De Lima solo pudo apreciar las luces de la ciudad desde la altura porque le sorprendió la noche a la llegada de lo que califica una experiencia inolvidable, sobre todo el momento del descenso de la aeronave próximo a las 11:30 de la noche del pasado 3 de junio.

«Muchas emociones vividas al unísono. Nos esperaba nuestro embajador, Sergio González González, al pie de la escalerilla del avión, además de la presencia de las autoridades peruanas de Salud, y los jóvenes médicos de este país que estudiaron en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) cuyo comportamiento ha sido incondicional al ofrecernos todo el apoyo y resultar como esa familia con la que siempre podemos contar. Por demás, la nube de fotógrafos y periodistas que no querían perder ni un segundo del arribo».

Un viaje aproximado de seis horas, con escala en Barranquilla, Colombia, que ofreció el primer contraste al sentir en la piel un cambio de temperatura abismal que entregó calor desmedido a la salida de La Habana para chocar, al término de la travesía, con un frío provocante de temblores que impedían hablar.

EMOCIONES DE UN PRIMER TIEMPO

 Cuatro villaclareños integran el grupo de 85 colaboradores que brindan atención en igual cifra de regiones bien distantes de la capital del país. A ellas llegaron luego del descanso necesario en la capital peruana. Es tan marcada la distancia que se impuso el traslado por vía aérea. Así conocieron el rostro de Ayacucho, Moquegua, Ancash y Arequipa donde trabaja esta licenciada en enfermería con 31 años de experiencia.

En plena labor de terreno. Dulce profundiza las pesquisas en zonas de residencias que no reúnen las mejores condiciones.

Se suman, además de Dulce, la Dra. Dania Albelo Pérez, de Santo Domingo, en Moquegua, y los licenciados en enfermería Raúl Triana y Alexander González, ambos de Sagua la Grande, en Ancash.

El colectivo en Arequipa desempeña sus acciones entre el hospital regional Honorio Delgado, y la Atención Primaria a la que fue asignada la enfermera santaclareña.

«Nos deslizamos hacia comunidades de difícil acceso, con terrenos agrestes, incluso donde nunca había llegado una brigada de Salud, como es el caso de Santa Isabel de Siguas. La labor en el terreno resulta indispensable, por lo que enfatizamos en las pesquisas para buscar casos sospechosos a la Covid-19, sin descartar las pruebas rápidas a los personas que lo requieran».

— ¿En el caso de resultar positivos?

— Actuamos de acuerdo con los protocolos establecidos, procedemos al cerco epidemiológico de los contactos y, posteriormente, el seguimiento clínico por 14 días. También se realiza consulta médica en carpas habilitadas en cada comunidad hacia donde nos desplazamos. A diario son atendidos alrededor de 150 casos por nuestra brigada y en ocasiones la cifra se sobrepasa.

— ¿El criterio de los peruanos?

— Están muy contentos con el trabajo. Diría que se han acostumbrado a nuestra atención médica y cuando nos trasladan para otra comunidad preguntan por nosotros, ya que muchos quieren atenderse con los cubanos.

SORPRESA EN «EL PEDREGAL»   

A Dulce Milagros Hernández Ibañez le sorprendió un gesto muy hermoso a la llegada a la comunidad de El Pedregal, distante a 917 Km de Lima. Una joven cubana, estomatóloga santiagüera, casada con un médico peruano que estudió en esa provincia oriental, han brindado apoyo incondicional.

Si algo resulta importante es el cumplimiento de las estrictas medidas de protección antes de emprender el trabajo diario.

«La Dra.Lankiu nos refería que desde que se enteró de la llegada de una brigada médica cubana padecía de insomnio debido a la emoción, estaba ansiosa por saber de qué lugares de Cuba procedían y sin dudas, ha sido de gran ayuda para el colectivo».

Baste decir que Brasil, Perú y México resultan los países más afectados por el coronavirus en Latinoamérica.

Según fuentes la provincia de Arequipa concentra el 93.5% de los casos positivos en la región desde el inicio de la pandemia, seguida por Islay y Caylloma, con su centro urbano en El Pedregal.

¿QUIÉN ES DULCE MILAGROS?

Un ser humano que responde verdaderamente a su nombre. Alguien que escogió su carrera por amor porque desde niña siempre deseó estudiar medicina y terminó siendo enfermera. Una vocación de la que no se arrepiente ejercerla por los incuestionables valores humanos.

«Desde 2014 laboro en la dirección de Salud en Santa Clara, y cumplo mi segunda misión porque la primera fue en Venezuela, hace nueve años, donde me desempeñé como jefa de la misión Milagro en el estado de Bolívar».

Ya en las noches trata de vencer el cansancio, pero vienen las añoranzas: el deseo de ver a su hijo Yasiel Torres y al pequeño de este, de dos años, más allá de las fotos que atesora en el celular. De repente también llegan las ansias de viajar hasta Corralillo, donde ellos residen, y darles el beso que de momento impide la distancia.

De igual forma a sus padres Dulce y Antonio (Machito) que gracias a ella resulta una profesional internacionalista por su motor impulsor.

Entre la oscura noche y el titilar de las estrellas confiesa que de Santa Clara lo extraña todo, «hasta los carretones de caballo porque cuando se está lejos de tu tierra te percatas que la quieres mucho más, con sus virtudes y defectos como todo, pero es lo nuestro. Razón tuvo Colón al sentenciar que: «Es la tierra más hermosa que ojos humanos han visto».

Un día y otro, y Dulce vence el intenso frío y la hora de diferencia que la separa de su Patria. A veces se cuestiona las bajas temperaturas que la envuelven y tanto calor en su caimán antillano, a la vez que mira el cielo y no resulta tan azul como el de Cuba.

Este año también extrañará la ausencia para el aniversario 60 de la FMC, mas «estamos orgullosas de saldar nuestro deber y de regresar con la misión cumplida».

Puede que el sueño demore en llegar… Dulce seguirá contemplando las imágenes de su hijo y del nietecito querido junto a las de sus padres que le mostraron el camino del bien. El alba traerá un nuevo día para esta villaclareña que, a base de acciones, siente por la humanidad y conquista a Arequipa.

Arequipa es uno de los veinticuatro departamentos de Perú y el cuarto más poblado. Está ubicado al suroeste del país y de acuerdo con el censo de 2017 contaba con 1 382 730 habitantes.

ACTUALIDAD PERUANA

A pesar de que la República de Perú figura entre los países de mayor diversidad biológica y de recursos minerales en el mundo la situación de la Covid-19 influye sobremanera.

Hasta el pasado 17 de agosto Perú registraba 26 mil 658 fallecidos y 549 mil 321 casos confirmados durante toda la pandemia; sin embargo, en fecha reciente se notificaron más de 7 mil casos en un solo día.

Respecto a los grupos etáreos, el mayor número de afectados se registra entre los 30 a 59 años. Le sigue el de 18 a 29 años y, luego, el de 60 años a más.

Por las propias condiciones el presidente de la nación, Martín Vizcarra Cornejo, determinó que los domingos vuelvan a los toques de queda durante todo el día, así como el despliegue de ministros a diferentes regiones con acciones inmediatas para contener la pandemia en el país.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

agosto 22, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

Emociones compartidas

Miles de nasobucos se elaboraron en los talleres del FCBC de Villa Clara para disimiles destinos.

Gestos humanitarios de creadores y artistas pertenecientes a la filial villaclareña del Fondo Cubano de Bienes Culturales llenaron un capítulo de lo que pudo hacerse por los semejantes en tiempos difíciles de pandemia.

Por Ricardo R. González

Fotos: cortesía del FCBC

Fue en los momentos duros de la COVID-19 cuando varias historias surgieron producto de un amor humanitario. Eran protagonizadas por creadores y artistas pertenecientes a la filial villaclareña del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) sin pretensiones de hacerlas célebres ni publicitarias. Salieron espontáneas para regalar, entre todos, una obra por la vida.

Ahora que viene a la mente el recuento la directora de la filial en la provincia, Niurka María Fonseca Delgado, y la especialista de Promoción y Comunicación, Tania Ramos Cabrera, se detienen en aquellos primeros días agudos de la pandemia.

Estaban reunidas, y de pronto entró una llamada. Era Omar Andrés Gil, al frente de la terminal aérea Abel Santamaría de Villa Clara, con un mensaje claro. En horas tempranas del siguiente día recibirían un vuelo y carecían de los nasobucos para el personal destinado a la atención de la aeronave.

«De inmediato contactamos con Osvel Cándido Estrada Mena, del proyecto D OSVEL, ante la urgencia planteada. Él reside en Santa Clara, y esa noche viajó a Camajuaní donde radica su taller para trasladar los 3 mil nasobucos a donar que ya estaban comprometidos con una empresa. Esa misma noche llegaron a manos de los representantes del aeropuerto, y a partir de ese momento los artesanos comenzaron a confeccionar esas piezas para sobrepasar las 192 mil distribuidas a varias instituciones y organismos», precisa Niurka.

Cada entrega fue voluntaria. Los creadores llegaban o se comunicaban con la dirección del FCBC y preguntaban: ¿Qué hace falta? Todo sin importar las pérdidas económicas, el gasto de tejido importado, el tiempo extra de laboriosidad. Y a solicitud del Consejo de Defensa Provincial (CDP) se elaboraron batas sanitarias de protección para los centros de Salud, en tanto cumplimentaron el pedido de las 10 mil mascarillas que la Casa Matriz les solicitó para distribuirlas en la enseñanza artística del país.

«Lo más importante fue que los creadores decidieron quedarse sin tejidos para satisfacer las necesidades de la provincia. Muchos perdieron la cuenta de cuántos nasobucos confeccionaron porque también los entregaban de manera gratuita en sus respectivas comunidades y a las empresas y organismos que las necesitaban, y siempre pendientes del personal que por su trabajo enfrentaban la primera línea como los médicos, el personal de enfermería, auxiliares, todos los trabajadores de la Salud, e incluso la prensa que por su propia labor requerían protección.

TRIPLE AAA: OTRO TIPO DE ENERGÍA

«Apenas descansamos hasta llegar a las 20 mil mascarillas», expresa Domingo Pérez Rojas, del taller Triple AAA.

Quizás se apoyan en las fortalezas que ofrecen las baterías triple A; sin embargo, es el identificativo de uno de los talleres de confecciones habilitado en Camajuaní cuyos 35 trabajadores contratados y siete artesanos se sumaron a la avanzada y lograron sus resultados.

Domingo Pérez Rojas bien sabe que las máquinas apenas descansaron hasta llegar a los 20 mil nasobuscos que quedaron en la comunidad o en otros destinos porque lo válido recayó en su utilidad.

Pudieron remitirse a las principales instituciones de Salud, o al importante hospital Manuel Fajardo Rivero al asumir el peso de los afectados por la COVID-19, a los imprescindibles estudiantes de la Universidad Médica enfrascados en las pesquisas por las barriadas, o a los funcionarios de la Aduana General de la República, a los trabajadores de Servicios Comunales o a la Empresa Tabacuba… La obra estaba, no importaban los nombres.

Y entre tanto bregar también confeccionaron 7 mil sobre batas para los requerimientos de Salud provincial. Algunas vendidas a bajo precio, a partir de la cantidad de tejido empleado, junto a otras destinadas al municipio a raíz de los dos eventos de transmisión local que propiciaron cuarentena. Uno en el Consejo Popular (CP) José María Pérez, y otro en el CP Camajuaní 2. No se podía esperar otra respuesta.

LA DUALIDAD DE CASTELLANOS

No es el Castellanos del «que bueno baila usted», como sentenciara el Benny, pero sí tiene de músico. Es probable que lo vea por algún sitio de Santa Clara ejecutando su guitarra junto a sus compañeros del trío, mas un día Daniel Castellanos Braojos decidió compartir su pasión musical con la artesanía, sobre todo en la confección de calzados.

«Supimos la respuesta de nuestros colegas del FCBC de donar sus producciones y no podíamos quedar atrás porque nos impactó la carga solidaria y humana que tendrían esos actos. Preguntamos hacia dónde había que ir, y nada mejor que dirigir la entrega al Hogar de Ancianos número 3, de la capital provincial, que acababa de pasar por un evento de COVID-19».

Castellanos precisa que los abuelos se encontraban en la escuela especial regional Marta Abreu, y hasta allí se dirigieron en una tarde lluviosa con la diversidad de calzados adaptados a la talla de cada uno.

«Lo vivido nos golpeó el corazón. Parecían niños que tenían en sus manos el primer juguete y no querían separarse de su par de zapatos si de momento no se encontraba la talla con las características específicas acorde con el pie, aunque para todos hubo solución».

Daniel Castellanos Braojos y su equipo llegaron al Hogar de Ancianos número 3, de Santa Clara, que pasó por un evento complejo de la enfermedad.

Los artesanos mantuvieron la distancia, los ancianos en la zona roja. Se retrataban, cantaban, aplaudían…

«Desde lejos nos saludaban, expresaban de distintas maneras su gratitud, y confieso, sin pena alguna, que nos saltaron las lágrimas».

EL DESTINO MÁS LEJANO

Entre los tantos artistas que no podían quedar fuera de esta acción humanitaria figura el grupo JONAS, y hasta Corralillo llegaron sus integrantes con su carga de amor.

Juan Miguel Pérez Morales manifestó que indagaron cuáles resultaban otros objetivos vulnerables en la provincia y les plantearon que los hospitales siquiátricos cuyos pacientes poseían serias dificultades con el calzado,

«Había que ver el recibimiento ofrecido en tierras del litoral cuando arribamos para dejar las contribuciones, pero también lo hicimos con el homólogo de Santa Clara. No solo con artículos destinados a los enfermos, también para los trabajadores que asumen atenciones complejas y necesitan sus recursos».

A este grupo tampoco le importó tener pérdidas económicas ni el hecho de acudir a cancelaciones de contratos previamente establecidos.

«Hay cosas que resultan imposibles describir con palabras, y el hecho de haberles regalado un momento de felicidad a quienes lo necesitan, unido a la dedicación del personal de salud, son vivencias indescriptibles que no encuentro palabras porque hay que sentirlas».

No importó la distancia si la satisfacción se hizo inmensa, según describe Juan Miguel Pérez Morales luego del viaje a Corralillo del grupo JONAS.

Ya de regreso del más norteño de los municipios no importaba la distancia recorrida ni el cansancio de un viaje prolongado. Venían con la satisfacción de haber demostrado utilidad, de contribuir con su país, y de llenar el alma con la riqueza espiritual que no recompensa el dinero.

Todos los integrantes de la filial villaclareña del FCBC demostraron el humanismo en jornadas necesarias, como también lo han hecho ante contingencias naturales o sucesos que reclaman emociones compartidas, sin apartarse de las faenas productivas dirigidas a la producción de alimentos y realizadas cuando la epidemia azotaba duramente al país. Son villaclareños que, por sobre todas cosas, ofrecieron su inmenso corazón.

MEMORÁNDUM

— A todos los donativos se unieron los realizados por los Hermanos Gutiérrez, de Placetas, con la confección y montaje de la cerca perimetral del Hogar de Ancianos número 3, de Santa Clara, la reparación de 31 luminarias exteriores y la entrega de 250 jarros de aluminio. Por otra parte repararon e instalaron turbinas y baños sanitarios que beneficiaron a los policlínicos de la Villa de los Laureles, cuyo monto monetario resulta considerable.

— El grupo Guazú realizó contribuciones a la ACLIFIM y a la ANSOC y a los centros de clasificación de deambulantes con calzado artesanal para totalizar 176 pares, en tanto Bantú distribuyó 300 conjuntos sanitarios en el hospital Manuel Fajardo Rivero.

CONTRASTES

Es muy triste detenerse en el flujo informativo derivado del panorama internacional por la COVID-19. El Reino Unido informó que la proporción de fallecidos en residencias de ancianos ocupa una sexta parte de las víctimas mortales totales.

Europa Press señala que: «Al menos 12.193 personas mayores usuarias de residencias de ancianos públicas y privadas de toda España han fallecido en el marco de la crisis provocada por la pandemia».

Y el Director de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, aseguró que quienes sufren mayoritariamente «son las personas más sabias de nuestra sociedad, las más valiosas, y no las podemos dejar fuera de nuestras comunidades porque eso es lo que nos hace humanos».

¿Se les habrá dispensado a estos abuelos toda la atención que reclaman en tiempos difíciles?, ¿se preocuparon por garantizarle los medios de protección y los mínimos personales? ¿Se habrá sensibilizado el corazón de los que tienen que hacerlo?

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

julio 11, 2020 Posted by | Enlaces | , , , | Deja un comentario

Colaboradores villaclareños de la Salud presentes en 49 países

Por Ricardo R. González

Hasta 49 naciones llega el abrazo solidario de los colaboradores villaclareños de la Salud en gesto de amor por la humanidad.

Según informó la máster Arelys Tejeda Márquez, jefa del Departamento de Colaboración Médica en la provincia, suman 1705 profesionales en total cuyo grueso presta su servicios en Venezuela, seguido de Angola, Qatar, Guatemala y Argelia.

Al Contingente Internacional de Médicos Especializados en el Enfrentamiento de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve pertenecen otros 164 coterráneos que contribuyen en 19 países vinculados en su mayoría a la peor pandemia registrada en el mundo.

Este grupo quedó constituido de manera oficial el 19 de septiembre de 2005 en La Habana a fin de cooperar de inmediato en cualquier país que sufra una catástrofe, huracanes, inundaciones u otros fenómenos naturales, además de epidemias que constituyan verdaderos desastres naturales y sociales.

La cifra de atendidos por este grupo en todo el Orbe supera ya los 3.5 millones de personas.

Cuba inició su colaboración médica internacional hace 60 años. Argelia fue el país que recibió la primera misión de la mayor de las Antillas en mayo de 1963. Estuvo integrada por 29 médicos, cuatro estomatólogos, 14 enfermeros y siete técnicos de la Salud.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

http://twitter.com/riciber91

https://ricardosoy.wordpress.com/

julio 11, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Un remediano en el corazón de Lombardia

El hospital de los cubanos en Lombardía.

Por Ricardo R. González

Fotos: cortesía del entrevistado

Hay impactos que quedan grabados para siempre en la vida de los humanos y todavía Carlos Carides Ian recuerda los minutos finales en el aeropuerto internacional José Martí de La Habana cuando un grupo de italianos presentes abandonaron sus asientos para, con lágrimas en los ojos, gritar: «Gracias Cuba».

Algo similar ocurrió a la llegada a Roma luego de que un vuelo de Alitalia cruzara el océano a fin de llevar al primer grupo de cubanos afiliados a la Salud a la propia Lombardía, la región más golpeada de Italia por el virus COVID-19.

Han transcurrido un mes y 10 días, y ya a las 48 horas de estar allá la brigada inauguró el hospital de campo dotado de 32 camas y una sala de cuidados intensivos.

«Laboramos a plena capacidad, rodeados de enfermos en su totalidad, y con asistencia completa que demanda diversos tratamientos, incluido el aseo», refiere este enfermero de 53 años, con 35 de ellos dedicados a su especialidad y máster en enfermedades infecciosas.

A veces Carlos Cariles se pregunta si es cierto que vive en el epicentro de la enfermedad en la urbe italiana, con una cifra de casos infestados verdaderamente alarmantes, sin contar el número de fallecidos en el resto de los centros asistenciales de la ciudad.

«El primer mes resultó en extremo difícil, pensaba en los niños, pero nuestro hospital solo atiende adultos. En ese tiempo no conocimos lo que era el descanso. Todo el personal en turnos rotativos, incluso en las noches de guardia».

Mientras Carlos cuenta sus vivencias leo un cable que subraya:« Lombardía, la región más golpeada de Italia anuncia medidas más estrictas para frenar el avance del Covid-19», a tenor de que ese país alcanzara la cifra más alta de decesos en el mundo, y un nuevo récord de 792 víctimas en un día.

Muchas veces Carlos Carides se remonta a su islita, a ese San Juan de los Remedios que tanto ama e imagina. Extraña a sus vecinos, a su gente, a quienes día a día comparten el buchito de café si lo hay, o simplemente, la alegría.

Y por las noches, quizás en ese espacio antes de conciliar el sueño y vencer el cansancio piensa mucho en su familia. Trae a su mente a Sisi y Gerson, sus dos hijos y orgullo permanente, y se pregunta cómo habrán pasado la jornada. Sabe que sin el sostén familiar todo se desvanece. Ellos son su razón de ser, a quienes les dedica sus éxitos profesionales y como persona.

Ya sus padres no están, pero los siente a cada segundo y van con él donde quiera que esté.

«Lo más grande que me ha sucedido fue perder a mi madre cuando estaba cumpliendo otra misión sumamente delicada enfrentando al ébola en Sierra Leona. Es una de las cosas más terribles que me han sucedido…» Y una lógica pausa impone el silencio.

En plenas faenas sentado dentro de la carpa.

— Dos vivencias desgarradoras: ébola y COVID.

— Así es en el primero estuve entre 2014 y 2015 en una experiencia sin igual. Jamás nos habíamos enfrentado a un virus de esa índole y tan letal en el propio centro del fenómeno. Era difícil todo, portar el traje ante las altas temperaturas africanas, sin menospreciar la letalidad de la enfermedad. Se trabajó muy duro, pero salvamos vidas, y nos queda la satisfacción que tanto en una como en otra misión sientes el privilegio de reinsertar a los enfermos a la sociedad y a su medio familiar.

— Sabes que todas las noches la población sale a las calles a tributarles un aplauso a sus valientes…

— Estamos al tanto y los agradecemos, mas no soy un héroe ni un valiente, soy un simple continuador de las ideas de nuestros antecesores, de todos en cada una de las épocas, de Fidel y de Raúl. Ellos lucharon en su tiempo, a nosotros nos toca este.

— Por qué enfermero?

— Por la grandeza de ver la vida de otra manera. Pertenezca al grupo de batas blancas que el objetivo supremo es hacer por la existencia. Tener el regocijo de ver cómo el paciente grave sale para su hogar y recibe el afecto de los suyos luego de una enfermedad, como también sufres, y mucho, cuando resulta imposible lograrlo.

«Estoy seguro que si se logra el propósito de reanimarlo duermes con una tranquilidad enorme».

— Qué vivencias estremecen tu corazón en Lombardía?

Existen innumerables muestras de gratitud. Cada paciente que marcha de alta deja una carta de agradecimiento a nuestro hospital. Hay que ver los contenidos, de esos que te aprietan el corazón, te aplauden en las calles, y ves las banderas cubanas e italianas unidas, y se nos acercan para conocer de cerca a los que vinieron a ayudar. ¿Es eso o no impresionante?

Muestras solidarias con Cuba

— A Cuba, a Remedios ¿algún mensaje?

— Que seguiremos luchando dentro y fuera de nuestro país, que adopten todas las medidas necesarias para vencer cualquier contingencia, y mucha fuerza, la que siempre hemos demostrado.

«Felicidades Cuba, felicidades a todo el personal de enfermería que el próximo 12 de mayo estaremos celebrando nuestro día».

Así se despide Carlos Carides Ian, el enfermero que anda por otros lares cumpliendo su deber con la humanidad, el integrante de la brigada Henry Reeve que llegó en el primer vuelo a Lombardía, luego de vencer 10 horas desde La Habana hasta Roma y 60 minutos adicionales para llegar a una de las veinte regiones que conforman la República Italiana.

El por sobre todo ser humano y el incondicional hijo de su añorado Remedios.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

http://twitter.com/riciber91

https://ricardosoy.wordpress.com/

mayo 3, 2020 Posted by | Enlaces | , , | Deja un comentario

Toda la gloria, cubano

Por Ricardo R. González

Todavía esta imagen da vueltas sobre mi cabeza. No sé su nombre ni a qué Comando de Rescate y Salvamento pertenece. Lo cierto es que fue uno de los tantos habaneros en desafiar el peligro quizás la noche más dura y oscura sufrida por la capital cubana.

A él no le importó ni la intensidad de las olas ni si la lluvia le golpeaba fuertemente la piel, o si un peñazco pusiera fin a su existencia. A lo mejor tampoco describiría cómo terminó de vestirse y llegó al puesto. Solo había que cumplir la misión.

Para él será imposible borrar aquel infortunio nocturno, andar a ciegas sobre las ruinas de lo que dejó el tornado, apenas sin visualizar la magnitud de los hechos, entre vehículos, ómnibus y camiones inservibles y una población pidiendo auxilio a gritos.

Pero había que llegar al Hospital Hijas de Galicia, radicado en el municipio Diez de Octubre, uno de los más afectados por el fenómeno, desafiando tendidos eléctricos caídos o cualquier eventualidad a presentarse durante la incertidumbre de la noche.

Cuentan las historias que allí, en el centro hospitalario, hubo personal médico herido, pero en el Cuerpo de Guardia había pacientes de la calle con disimiles dolencias.

El cuadro no resultaba nada fácil, y según reportes el Hospital tenía 82 embarazadas, 14 neonatos, y dos de ellos con peligro para la vida.

Algo quedaba claro: Había que evacuar a todos, en medio de total oscuridad, calles plagadas de obstáculos y vehículos sin poder transitar dado el panorama existente.

No sabrá tampoco este hombre cuántas veces tuvo que subir y bajar las escaleras que separan la planta baja del tercer piso donde permanecían los infantes con el único «regalo» que fue el área a quien el destructor fenómeno le dejó el fluido eléctrico.

Hasta hubo que asumir un parto en medio de la evacuación, pero a se tocan las fibras de la solidaridad no hay nada ni nadie que pueda coartar las buenas intenciones.

Y a ello hay que añadir la sólida preparación que tienen nuestros rescatistas, las brigadas de salvamento, los bomberos, el personal de la Defensa Civil, la Cruz Roja, y los cooperantes de un pueblo que ante las desgracias se crecen, oran, y a su manera no pierden la fe ni la esperanza.

Vuelvo a la foto de este hombre. La calificaron como la imagen del día. Yo la denominé la imagen del sentimiento, la de un hombre super agotado, con una mirada a lontananza, pero con los pies a prueba de plomo.

¿En qué estaría pensando? ¿en sus hijos?, ¿en su familia?, o si regresaría al hogar…Y en sus manos, la reliquia mayor que portaba aquella noche del último domingo de enero que pudo ser apacible, pero resultó cruel y despiadada.

Gracias a este segundo padre protector se rescató del abismo. A lo mejor, de aquí a unos años, va en tu búsqueda para que le cuentes una historia tenebrosa, pero llena de orgullo

¿Miedo? Sí, por qué no, es de humano sentirlo, mas hay coyunturas que lo vuelven minúsculo porque se impone hacer por la existencia.

Repasen de nuevo la foto. Una pequeña lucecita sobre el casco del salvador haciendo milagros, y el rostro también muestra lágrimas. No importa camarada. Bien que las vale. Por ti y por cada uno de tus compañeros, de los organismos, de la población que aportaron el abrazo necesario a una Patria herida.

Aún no te conozco, pero no dudo que cualquier día pueda hacerlo con alguien a quien tu país te agradece y desea toda la gloria, cubano.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

febrero 5, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: