Diabetes mellitus, peligro en ascenso

La doctora Julieta García Sáez (al centro) rodeada de niños que integran el proyecto relacionado con la obesidad, muchos de los cuales lograron estabilizarse a base de ejercitación y cambios en sus patrones alimentarios.

Por Ricardo R. González

Las noticias relacionadas con la diabetes mellitus (DM) no resultan halagüeñas. Cada año en vez de disminuir las cifras de portadores en el mundo tienden al notorio incremento a lo que no escapa la realidad villaclareña.

Una pesquisa masiva realizada, este miércoles, en áreas del Parque Vidal de Santa Clara para determinar los niveles de glucemia en la población concientizó a los asistentes que muchas veces desconocen que son diabéticos y dejan las puertas abiertas para la aparición de otras complicaciones.

La Dra. Julieta García Sáez, endocrinóloga pediatra y quien ha desarrollado diferentes proyectos junto a un equipo de profesionales, aludió al aumento marcado de la afección en niños de año en año.

Infantes diabéticos y colaboradores de los proyectos ayudan a medir las cifras de glucosa.

En este sentido alertó sobre la llegada de los meses más complejos debido a la influencia de temperaturas agradables; sin embargo, se incrementan las acciones virales, las desestabilizaciones inmunológicas, y la influencia del estrés por marcadas razones, lo que acentúa la aparición de la diabetes tipo I dependiente de insulina al no aportar el páncreas los niveles necesarios de esta hormona facilitadora de que la glucosa penetre en las células y suministre energía.

Villa Clara tiene en la actualidad 204 menores de 19 años con DM tipo I, y resulta la segunda provincia del país con mayor incidencia, pero en la de tipo II pudieran existir pacientes que no están diagnosticados, por lo que la atención primaria debe fortalecer el trabajo de pesquisa a fin de evitar consecuencias mayores.

«Los estilos de vida influyen en estos patrones. La alimentación inadecuada impuesta por la vida «moderna» a base de pastas, refrescos enlatados, frituras con grasas recalentadas, unido a la obesidad y la falta de ejercicios sistemáticos, son cómplices negativos. Por ello las personas no solo enferman de diabetes, si no de hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares, por citar algunas», asevera la experta.

                              El chequeo de la talla y el peso fueron factores esenciales antes de realizar la prueba de glucemia.

Desde 2008 la provincia desarrolla el proyecto comunitario Diabetes y yo, bajo la rectoría del hospital pediátrico José Luis Miranda, dirigido a la educación de los niños y de la familia.

«Comienza en la institución hospitalaria, pero nos trasladamos a la comunidad del menor para sacarlo del entorno hospitalario donde el médico ordena y el niño cumple. En su comunidad el pequeño está alegre y situado en el entorno rodeado de su familia y amigos»

Otro proyecto está dirigido a los niños obesos. Muchos de ellos ya están sanos con la sola modificación del ritmo de ejercicios y los patrones alimentarios bajo la orientación de endocrinólogos, enfermeros, nutricionistas reanimadores cardiovasculares, y psicólogos que desempeñan un papel indispensable.

También se trabaja en el vinculado a la hipertensión arterial, a partir de una estudio realizado hace años en escuelas primarias de la capital provincial cuyas estadísticas resultaron alarmantes.

Para la Dra. Julieta García Sáez y todo su equipo bien valen los esfuerzos y obstáculos a vencer si conlleva al regocijo de ver crecer a una infancia saludable.

La Dra. García Sáez ofrece detalles del comportamiento de la enfermedad a la periodista Luz María Martínez Zelada, de la Agencia Cubana de Noticias.

El 14 de Noviembre está inscrito como Día Mundial de la Diabetes en tributo al al natalicio de Frederick Banting (1891) quien, junto con Charles Best, descubrió la insulina, en octubre de 1921.

La DM aparece como octava causa de muerte en el mundo y es responsable de 1,5 millones de muertes anuales. Una de cada 11 personas en el universo figura entre los afectados, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 8.5% de los adultos está enfermo, en tanto los vaticinios anuncian unos 313 millones con la llegada de 2040.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Anuncios

Vuelve el horario “normal”: Este domingo, atrase una hora su reloj

A la una de la madrugada de este domingo cuatro de noviembre, deben atrasarse una hora los relojes, con lo cual quedará restablecido el horario normal en el territorio nacional, en coincidencia con los países del hemisferio norte que lo utilizan.

La Oficina Nacional para el Control al Uso Racional de la Energía (ONURE) explicó a la  Agencia Cubana de Noticias que con la aplicación del horario habitual habrá un mayor uso de la luz artificial, lo que hace crecer el servicio de electricidad en el horario de superior demanda, que ocurre entre las cinco de la tarde y las nueve de la noche.

Obviamente, sugirió, es imprescindible que tanto en los hogares como en los centros de trabajo se adopten medidas encaminadas a utilizar en ese horario sólo los equipos e iluminación necesarios para no forzar al sistema electro energético nacional.

El hecho es que su restitución implica que entre las 18:00 y las 19:00 horas exista una alta coincidencia del alumbrado con la cocción de alimentos, que incrementa considerablemente la máxima demanda.

Solo en el sector residencial, su requerimiento en este período puede llegar hasta el 80 por ciento del total, por lo que es imperioso incrementar las acciones de divulgación en los medios locales y nacionales, teniendo en cuenta la necesidad de reducir el consumo por población de 5:00 pm a 9:00 pm.

El cambio de hora trae nuevos desafíos a la generación de energía eléctrica en el país, sobre todo porque en esta época aumenta la demanda y se necesita más combustible fósil en aras de evitar afectaciones en la población.

De ahí la necesidad de concientizar a cada cubano sobre el uso racional de la energía eléctrica.

Respecto al sector estatal, es vital que tenga actualizados la totalidad de los estudios de acomodo de carga, lo cual figura en la Ley Eléctrica, y analizar con todos los centros la posibilidad de no consumir en el siguiente intervalo (entre las 6:00 pm y las 7:00 pm), además de dirigir las acciones de control a los mayores consumidores.

(Con información de ACN)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Juan Valentín Lorenzo Ginori: «Vivo con la intensidad de mi tiempo»

Declara el Dr. en Ciencias que en días recientes se sumó a los profesionales de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas con la Categoría Docente Especial de Profesor Emérito

Por Ricardo R. González

Fotos: SMB y colaboración familiar

Juan Valentín Lorenzo Ginori es un hombre realizado. Prefiere que lo vean inmerso en las bondades y tropiezos de la cotidianidad sin adjetivos sobredimensionados ni halagos grandilocuentes. De su padre aprendió las lecciones más honestas de la vida. Un técnico electricista que partió, definitivamente, en 1999, y quien lo motivara a seguir el camino del oficio.

A él le dedicó el mayor de los regalos cuando a los 21 años lo viera convertido en todo un ingeniero electricista durante la graduación universitaria de 1969. Desde entonces se traza el camino de este esperanceño que en días recientes recibió la Categoría Docente Especial de Profesor Emérito de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV).

No es un extraterrestre ni alguien encerrado en la burbuja exclusiva del magisterio. Marchó a alfabetizar con solo 13 años, y más allá de la docencia y la investigación se declara amante del deporte. El fútbol, el béisbol y el voleibol los disfruta como espectador; sin embargo, el atletismo le fascina para mantener el bienestar físico.

De la música prefiere varios géneros, y aunque confiesa no ser gran bailador tampoco constituye un cero a la izquierda.

Ya el almanaque le indica 70 años; de ellos, cinco décadas de ejercicio profesional, y dentro de su título de ingeniero electricista en telecomunicaciones y electrónica buscó los espacios más gustados porque no había tenido vocación para desempeñarse en otras esferas.

Un currículo de más de 30 páginas descubre a esta persona de bien, y entre tantas responsabilidades, méritos, participación internacional, tutorías… destaca que le ha quedado tiempo para vivir.

«Siempre he reservado una parte de este de una manera normal, pendiente de mi hijo y mi cónyuge. Quizás no les dediqué todo el que hubiera querido, pero llevé una vida familiar bastante estable también con mis padres, y no pudiera dedicarme a mis labores sin el apoyo de mi esposa».

— Durante la ceremonia de entrega de la Condición de Profesor Emérito el primer nombre que Ud. mencionó fue el de Maritza. ¿Qué representa en su trayectoria?

— Dentro de poco cumpliremos las bodas de oro. Ha compartido conmigo los buenos momentos y los no tan agradables. Y ahí está Maritza Pérez Fabelo como apoyo fundamental. Lo que he dicho es un acto de justicia, a lo mejor por ser graduada de Psicología, con 45 años de ejercicio, sabe llevar muy bien su profesión.

La rectora de la UCLV, Dra. Osana Molerio Pérez, concedió el diploma acreditativo y un cuadro de José Martí al condecorado.

— Dentro de todas las ramas ¿cuál ha sido el momento más difícil?

Cuando por necesidades de la UCLV me nombraron jefe del departamento de Física. Estuve seis años. Había sido profesor de la asignatura como alumno ayudante. Ello me enseñó que la Física tiene sus complejidades y guarda distancia con lo que uno aprende en las carreras de ingeniería.

— ¿Contratiempos?

— Quise dar una respuesta a fin de mejorar mi formación en Física y eso me apartó de la línea que llevaba. Cuando concluí la responsabilidad tuve que recuperar ese tiempo, y pase al Centro de Estudios de Electrónica y Tecnologías de la Información (CEETI), aunque nunca he abandonado la docencia, tanto de pregrado como de postgrado.

— ¿Un solo momento difícil?

— Hay otro. Asumí las funciones de decano en la Facultad de Ingeniería Eléctrica. Requería consagración y estuve dos años. Debido a la intensidad de las responsabilidades mi actividad como docente e investigador se deprimió.

— En tiempos complejos de periodo especial ¿cómo logró vencer obstáculos para llegar puntual y ejercer las responsabilidades profesionales?

— Aunque parezca paradójico fue una de mis mejores etapas. Fidel planteó que el desarrollo de las ciencias podían vencer todas las limitaciones y se le dio mucho auge a la investigación científica con nuevas dependencias dedicadas a ella. Me designaron director de lo que era el CEETI. Íbamos en bicicleta a diario a pesar de que la alimentación no era la mejor, y como soy de buen apetito algunos platos que no resultaban preferidos por mis colegas me lo cedían en el comedor de la Universidad. Increíblemente en esos años completé mi formación como científico.

— Ha tenido que ver con la ingeniería biomédica ¿De qué manera?  

— Constituye una rama importante de la tecnología. Realizamos aplicaciones en colaboración con el Centro de Neurociencias de Cuba para el almacenamiento de las señales dirigidas a electrocardiogramas, encefalogramas y otras variantes; sin descartar el estudio de pacientes con algoritmos novedosos cuyas experiencias se publicaron en revistas internacionales.

«Otros estudios recayeron en la variabilidad de la frecuencia cardíaca, y sobre el mejoramiento de la calidad en las imágenes médicas obtenidas mediante la tomografía axial computarizada (TAC), entre otros».

— La carrera de Ingeniería Biomédica quedó establecida en la UCLV. De pronto, desapareció…

— Luego de siete años de ejercicio decidieron dejarla solamente en la   Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría de La Habana (CUJAE) y en la Universidad de Oriente. Llegamos a graduar de 150 a 170 profesionales, y en la actualidad impartimos postgrados para los diplomados en esa carrera que laboran en las provincias centrales.

— Si tuviera la posibilidad de modificar aspectos de la docencia actual ¿cuáles cambiaría?

— Los programas están siempre en cambio y actualización según los tiempos. Hay que impregnar la dialéctica, y un componente fundamental del trabajo del profesor es la concepción adecuada de los contenidos de cada modalidad de estudio.

— Desde su punto de vista ¿qué requisitos consolidan a un buen profesor?

— Un dominio profundo de las disciplinas que imparte, un caudal de actualización, conocimientos de los principios pedagógicos básicos, y mucho respeto hacia los alumnos. Nunca puede considerarse que una pregunta es insulsa. Y tengo la satisfacción de contar con un estímulo creado por la FEU, consistente en la Tiza de Oro, según la visión que poseen los estudiantes sobre sus docentes.

— Con toda sinceridad ¿Ha ocurrido que los alumnos le hagan preguntas que no ha sabido responder?

— Afirmativo. Me encanta que suceda. Del estudiantado he aprendido mucho. Es también un aula dentro de otra. Cuando enfrento una asignatura trato de resolver la mayor cantidad de dificultades del libro de texto. Hay algunas muy difíciles y voy dejando la solución para después. Da la casualidad que en un curso de maestría un alumno muy bueno se refirió a un problema que él no había resuelto y yo tampoco. Eso me costó casi dos noches sin dormir hasta que le llevé la respuesta.

Una vez en casa el laureado comparte el diploma con Maritza Pérez Fabelo, su esposa, y colaboradora en todo lo alcanzado.

— Entre la Matemática y la Física ¿cuál prefiere?

— Tengo más vínculo con la primera y sustenta más las asignaturas que he impartido, aunque la Física es la ciencia madre del método científico. En el Dpto. de Física crearon un diploma para reconocer a los físicos por Naturaleza y tengo el honor de que haya llegado a mí. Admiro la Física, aunque no soy especialista.

— ¿Y entre la docencia y la investigación?

— La docencia tiene un papel fundamental en la formación del investigador universitario. Al impartir asignaturas se adquiere una disciplina universal. Abrazo más la investigación, a pesar de que la docencia tiene un rol importante, y me gusta mucho la tutoría.

— ¿Es cierto que Ud. le pronosticó un buen futuro a Miguel Díaz—Canel Bermúdez sin resultar un previsor?

— Lo tuve en mi aula en la época en que yo fungía como jefe de la carrera de Electrónica. Era estudiante destacado y lo vinculé como alumno ayudante. Tenemos incluso un artículo conjunto escrito para una revista. Él terminó su tesis en el Instituto Técnico Militar José Martí (ITM), mantuvimos el vínculo, y lo animé a que trabajara en la UCLV. Así lo hizo como profesor durante tres años.

«Por sus características integrales en cierta oportunidad le dije que llegaría muy lejos. No me equivoqué. Nos hemos reencontrado varias veces y siempre recuerda ese detalle».

— ¿Qué le ocurrió a Lorenzo Ginori con un brazo enyesado?

— Tuve un accidente durante un corte de caña y me enyesaron el brazo. Soy normalmente derecho, y los alumnos pensaron que se suspenderían las clases. Cuál fue la sorpresa al ver que utilizaba la mano izquierda sobre el pizarrón. No había escapatoria.

— ¿Y en los Juegos Criollos de 2003?

— Era, cuando aquello, decano de la Facultad de Ingeniería Eléctrica y convocaron a un maratón masivo. Yo corría unos 5 km tres veces a la semana, y el trayecto competitivo estaba previsto desde la zona de El Gigante hasta la Universidad. Cuando llegué al punto de partida solo encontré a tres profesores de Educación Física y unos diez estudiantes del equipo de Atletismo. Nadie más. No me quedaba otro remedio que participar, y ni hablar de resultados. No fui el último en llegar porque uno de los estudiantes se lesionó durante la carrera y concluí en la penúltima posición.

— Entre tantos distintivos ¿cuáles no dejaría de mencionar?

— Las ordenes Frank País de I y II grados, y la Orden Carlos J. Finlay, conferidas por el Consejo de Estado, la Categoría Docente Especial de Profesor Emérito de la UCLV, y la de Académico de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC).

— ¿Cómo ve Lorenzo Ginori a Lorenzo Ginori?

Alguien que ama su profesión, que trata de darlo todo sobre la base de ser cada día mejor persona, y el que desea años de lucidez para formar a las nuevas generaciones y científicos.

«Un cubano que comparte las realidades de su país y vive con la intensidad de mi tiempo. Quien ve en el futuro un reto y compromiso de entregarle las mejores formas para contribuir a que resulte exitoso. Ah…, y quien seguirá viendo al Tren Universitario como el medio disponible para llegar a mi primer y único centro de trabajo: la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas».

PEQUEÑO DOSSIER

Se graduó en 1969 en la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas y obtuvo su doctorado en Ciencias Técnicas en 1982, con 34 años, y sin estar liberado de sus funciones. Master en Ingeniería de Telecomunicaciones en el Instituto Superior Politécnico José A. Echeverría, La Habana, 1975. Profesor Titular Consultante de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la UCLV, e Investigador Titular.

En el centro de estudios superiores ha sido Jefe del Dpto. de Electrónica (1974-84), Vicedecano (1985-86), Director del Centro de Estudios de Informática (1986), Jefe del Dpto. de Física (1986-1991), Director del Centro de Estudios de Electrónica y Tecnologías de la Información (CEETI, 1992-2001 y desde 2004 hasta 2009), y Decano (2002-2003).

Tiene más de 160 ponencias, siete libros, 12 Premios CITMA. Ha impartido diversos cursos y seminarios de postgrado, sin descartar el asesoramiento a catorce tesis de maestría, diez tesis doctorales, y es miembro de los Comités Académicos de los programas de Maestría en Señales y Sistemas y del Comité Científico de Doctorado en Informática.

Resaltan sus conferencias en universidades de México, Canadá, así como sus estancias investigativas en instituciones de España, Bélgica, Brasil e Italia, entre otros méritos.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Se prepara Villa Clara para Encuentro de Tecnologías y Gestión del Conocimiento (TECNOGESC 2018)

Por Ricardo R. González

Villa Clara incentiva los preparativos para la realización del 8vo. Encuentro de Tecnologías y Gestión del Conocimiento (TECNOGESC 2018) como vía estratégica encaminada a profundizar el conocimiento, la tecnología y la calidad en función de la competitividad empresarial.

Las sesiones están previstas para los días 25 y 26 de octubre bajo los auspicios del Centro de Información y Gestión Tecnológica (Ciget) de Villa Clara.

Entre las temáticas fundamentales figuran las tecnologías de la información y la comunicación (Tics) vinculadas a la gestión empresarial, y la gestión como apoyo al nuevo modelo económico cubano.

Aparecen, también, la Propiedad Industrial y su importancia vital en la innovación y trasferencia de tecnologías, y la Gestión Ambiental dentro del contexto empresarial del archipiélago.

El Comité Organizador seleccionará los trabajos para su presentación en las modalidades requeridas.

A fin de recibir mayor información los interesados deberán contactar de inmediato a través de las siguientes direcciones electrónicas:

tecnogesc2018@ciget.vcl.cu o comercial@ciget.vcl.cu

El certamen tiende sus miras hacia la garantía del necesario desarrollo sostenible visto como aquel que satisface las necesidades actuales, sin comprometer los recursos y posibilidades de las generaciones futuras.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

La historia de Filiberto: Un ébano centenario

«Yo soy de los que afirma a mal tiempo buena cara».

Hay privilegios que no todos llegan a compartir, y más cuando se alcanzan con plenas facultades para enfrentar la vida. La barriada de El Condado tiene a una de esas personas que abre su alma con el regocijo de ser feliz

Por Ricardo R. González

Filiberto Casamayor Llanes repasa cada una de sus vivencias con voz mesurada, pero sin ápice de agotamiento. Diría que comienza a hojear un libro imaginario de voluminosas páginas de las que afloran recuerdos de todo tipo. Tampoco gesticula ni le tiemblan las manos, y a veces le parece un sueño vivir un momento único de plenitud.

Acaba de celebrar su centenario con una lucidez hasta el infinito, adueñado del privilegio de rememorar fechas y acontecimientos sin el mínimo patinazo, y cuando casi va finalizando ese libro imaginario compara su existencia con las carrileras del ferrocarril que tanto recorrió en sus años laborales. «Rectas en su mayoría y con extremas precauciones, por parte de quien guía la locomotora, a la hora de enfrentar las curvas».

Quizás la haya convertido en esa máxima con la que enfrenta cada uno de los días, esos que acumulan infinidad de aguaceros al venir al mundo el 5 de julio de 1918 para empezar a escribir su historia.

«Soy cifuentense, mas desde hace muchos años resido en Santa Clara. Aquí he tenido los momentos más alegres con las reuniones familiares al arribar a cada aniversario, y también por la satisfacción de contar con mis cinco hijos que constituyen un verdadero regalo cada vez que anunciaban un nacimiento».

Entonces los nombra… Israel, Mariluz, Candelaria, Filiberto y Juan gracias a la unión con su eterna compañera Lidia Susana Palacios González.

Sin que la mente falle relata cómo la conoció: «Estuvimos una década de noviazgo, y cuando yo tenía 30 años nos casamos. Por aquel tiempo trabajaba en el ramal de Trinidad como fogonero y después en la faceta de maquinista. Llegaba a Fomento, de donde es oriunda, y seguía a Trinidad y Casilda. Hice muchos favores en el traslado de personal hacia esos destinos y entre tantas personas estaba ella».

— Y cómo fue el flechazo de Cupido?

— ¿Quieres saberlo? Un domingo de descanso me fui para el Parque de su pueblo. Empezamos a conversar y poco a poco surgió el deseo de vernos con mayor frecuencia. Así surgió el romance, y cada vez que pasaba el tren estaba cerca de la línea para decirme adiós.

— Sin que nadie se entere. ¿No hubo nunca una «corridita»?

— Y Susana que se mantiene muy atenta al diálogo es la primera en sonreír. «Quien diga que no que tire la primera piedra… Siempre hubo algo, pero en todo momento reinó el respeto hacia ella y a la casa. Que yo sepa jamás se enteró, si lo supo no me lo demostró, y aquí estamos llevando una vida muy feliz».

—Qué detalles son los que más admira de su compañera?

— Ante todo el haber conformado el hogar que tenemos junto a los hijos y nuestros siete nietos. Es más joven que yo, pero no descuida su arte presumido en la manera de vestir, usa todavía tacones y hay que verla bailar.

— Y dicen que tiene una voz prodigiosa?

Entonces la propia Susana irrumpe y entona una de las canciones que constituye parte de la historia de la pareja.

«Ella canta bello. No por gusto una orquesta de prestigio por aquellos tiempos quería contratarla. Me gusta que me entone sobre todo un bolero que es el predilecto».

Y luego de interpretarlo Susana le da un beso como expresión de amor y también de gratitud.

META EN LOS 120

La vida de Filiberto, su comportamiento y las ganas de vivir han suscitado que en su barriada de El Condado nazca el proyecto comunitario Casamayor Cuba cuyos objetivos están dirigidos a la atención a quienes forman parte de la tercera edad.

Tania Hernández Rodríguez es la delegada de la circunscripción 5, del Consejo Popular Condado Norte, y manifiesta su satisfacción por trabajar en la comunidad en busca de soluciones a las problemáticas con el aporte de todos.

Los 100 años de Filiberto provocaron un verdadero maratón festivo. Desde temprano en la mañana hasta altas horas de la noche. Y el homenajeado, presente.

Al cumpleaños 100 de Filiberto asistieron su familia, los vecinos y funcionarias del Gobierno Provincial y Municipal. En el extremo derecho aparece Tania Hernández Rodríguez, delegada de la circunscripción 5, del Consejo Popular Condado Norte, y coordinadora de Proyecto Casamayor Cuba.

Hubo danzas, folclore con el grupo Ococún, al que se unió la comparsa de la FEEM. Tampoco faltó la conga en la que Susana bailó con tacones en plena calle y Filiberto movía discretamente su anatomía desde la silla privilegiada donde estaba. Como si fuera poco las voces y guitarras del trío Cacique irrumpieron para regalar esas melodías inolvidables que forman parte de lo mejor de la cancionística.

«Me sentí de maravilla con la alegría de mis vecinos y de todos. Ellos son muy buenos. No tuve cansancio, y gracias a este Proyecto, que tengo la dicha de liderar, se mejora la calidad de vida en un área prevaleciente de adultos mayores. Anteriormente celebramos el siglo de existencia de María Florinda Pérez Rojas, y entre los múltiples propósitos está el de brindar atención especial a los ancianos que viven solos bajo las iniciativas desarrolladas por Tania y su equipo».

Filiberto apenas hace pausas para hilvanar una idea con otra. Su expresión resulta excelente, y es de quienes piensan que la vida no siempre se muestra como un carnaval. Tiene también sus espinas y momentos tristes. A él lo marcaron los años en que transcurrieron la niñez y su juventud, aunque declara que ante estos casos hay que aplicar el refrán de que «a mal tiempo buena cara».

«Llegué hasta el sexto grado, no pude avanzar más, y mi abuela me colocó en una zapatería, pero en realidad no me gustaba. Entonces mi papá trabajaba en los trenes y aquello sí me llamaba la atención hasta que me hice fogonero y después maquinista».

Si de algo vive satisfecho es de que conoce todas las particularidades de las carrileras cubanas desde Santiago de Cuba a La Habana. Trasportaba preferiblemente carga, y alguna que otra vez asumía los trenes de viajeros, incluso en medio de la entrevista le daba consejos a un vecino que sigue las sendas del ferroviario y le advertía sobre un tramo en extremo peligroso existente en el oriente del país.

— En esas experiencias entre rieles ¿tuvo algún momento desagradable?

— No tengo que memorizar mucho para recordar un asalto al tren al inicio de la Revolución. Por suerte aquí estamos haciendo historia.

— Sin embargo, hay un pasaje suyo que, si bien no es a lo desconocido, puso en tensión a toda la familia…

— Ocurrió un día que cancelaron el tren. Salí de Fomento a las 9:00 de la mañana, y me dije voy a hacer toda la travesía que hace la locomotora, pero caminando. No me cayó atrás ni un toro ni otro animal, aunque atravesé potreros. Mi familia estaba muy preocupada. Santa Clara me vio aparecer a las 4:00 de la tarde, y yo estaba como si nada hubiera ocurrido.

Así en plena armonía llevan 70 años de casados Lidia Susana y Filiberto. Aunque ella es más joven no niega que muchas consultas relativas a fechas y otros detalles se las realiza a él.

Llegar a centenario depende mucho de los estilos de vida. Filiberto Casamayor considera que no es nada mágico, pero hay que cuidarse. «Nunca fumé ni de juego, y en cuanto a la bebida solo en alguna celebración. Lo que se empieza hoy y sigue mañana tiende a la adicción, mientras que en etapa de carnavales bebía alguna cervecita sin exceso. Eso sí, se exige un buen comer.

«Hice ejercicios físicos casi todas las mañana. Eso ayuda mucho y no me aparté de las caminatas. En los últimos tiempos padezco solamente de un poco de dolor en las articulaciones. Me operaron un ojo de cataratas, espero por la intervención en el otro, y tengo bastante buena la audición».

— ¿Ni diabetes ni hipertensión?

— No las conozco. Cada vez que venían a tomarme la presión me decían la tiene normal.

— ¿Qué le pide a la vida? 

— Mucha paz. A las nuevas generaciones que se aparten de la bebida y la «fumadera», sin descartar el hecho de mantener una buena convivencia con mi familia y vecinos, Quisiera también que el mundo borrara la guerra de los mapas, y que me siga dando mucha salud a fin de cumplir mi meta de llegar a los 120 años porque nacer y vivir en Cuba constituye un privilegio que no cambio por nada. Estoy sano, solo un catarrito ligero alguna vez, y me siento 100 % cubano.

Así es Filiberto, el hombre que puede compararse con esa madera negra y muy rígida que se empina desde la barriada de El Condado como un ébano centenario.

 MEMORÁNDUM

 — En la provincia residen 183 centenarios, entre las más de 182 380 personas que superan los 60 años, representativos del 23,4 % del total de la población, mientras Placetas constituye el segundo municipio en envejecimiento en el país, según informes del  Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

— Villa Clara mantiene su hegemonía de provincia más envejecida del país, seguida por La Habana (21,3 %) y Sancti Spíritus, con el 21,2 %. Actualmente el 20,1 % de la población cubana tiene 60 años o más y los pronósticos indican que para 2030 alcanzará el 30 %, lo que significa un tercio de la población.

— Nuestro territorio inscribe varios de sus municipios entre los 10 más envejecidos del archipiélago. A la Villa de los Laureles se suman Remedios, Encrucijada, Quemado de Güines, y Camajuaní.

— El país dispone de 2 176 centenarios, y se demuestra el ascenso desde 2008 hasta la fecha.

CONTRASTES

Si bien Cuba aparece entre los países de América con mayor índice de envejecimiento poblacional no es menos cierto que desde hace cuatro décadas las cifras de natalidad no muestran un rostro feliz como índice necesario para alcanzar la adecuada sucesión poblacional.

El país no supera los más de 2,1 hijos por mujer y cada año decrece el número de nacimientos, como situación vigente también en Villa Clara que se incluye entre las tres provincias, junto a La Habana y Sancti Spíritus en las que mueren más personas de las que nacen, según datos publicados por la ONEI.

De acuerdo con los estudios figuran entre sus causas los aplazamientos de partos para realizar objetivos y prioridades vinculadas con la vida profesional, sin descartar la emigración de las féminas en plena edad reproductiva, la necesidad de vivienda, carencia de círculos infantiles, y la situación económica que golpea notoriamente en la vida cotidiana, entre muchas otras.

Recientemente se aprobaron decretos y resoluciones para promover la maternidad dado que el incremento de la fecundidad constituye un reto considerado inaplazable. Sin embargo, aún los resultados no alcanzan lo esperado, pues si bien existen buenas intenciones muchas de las condicionantes para ello aguardan por soluciones.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Viven en Villa Clara 183 centenarios

Villa Clara registra más de 182 380 pobladores que rebasan la sexta década de vida.

Por Ricardo R. González

Villa Clara, la provincia de mayor envejecimiento en Cuba, acoge en su demarcación a 183 centenarios entre los más de 182 380 pobladores que rebasan la sexta década de vida.

Estos últimos representan el 23, 5 % del total de la población, mientras los más longevos registran su residencia en Quemado de Güines y Placetas.

En la llamada Villa de Los Laureles el 25 % de sus habitantes supera los 60 años, y resulta el segundo territorio más envejecido del país en una provincia que incorpora a varios municipios entre los diez con mayores estadísticas de ancianos en el archipiélago.

Figuran entre estos también: Remedios, Encrucijada, Quemado de Güines, y Camajuaní.

Según informó la doctora Mirtha Rosa Hernández González, al frente del Departamento del Adulto Mayor en Villa Clara, hasta el cierre del pasado año Cuba tenía 2176 personas con más de 100 años para las que existe un programa de atención integral trazado por el MINSAP.

De acuerdo con estudios corroborados este grupo presenta pocas enfermedades debido a que han logrado por sus propios mecanismos o por condicionantes genéticas minimizar las afecciones mayoritarias atribuidas al envejecimiento.

Se espera que para 2030 un tercio de la población de la isla supere los 60 años. En la actualidad el 20,1 % de sus habitantes transita por esas edades.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Reconocen a Centro de Investigaciones Informáticas de la Universidad villaclareña

La Dra. Osana Molerio Pérez, rectora de la UCLV, entregó el reconocimiento al Dr. Rafael Bello Pérez, al frente del CII.

Por Ricardo R. González

Fotos: SMB

Lo que hasta hace décadas era identificado como el Centro de Cálculos perteneciente a la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV) se convirtió en el Centro de Investigaciones Informáticas (CII), y su colectivo mereció el reconocimiento al arribar a su cumpleaños 45.

Ello forma parte de las festividades del alto centro docente por su aniversario 65, y a través de una Resolución rectoral confirió el distintivo a la dependencia universitaria por el aporte a la ciencia y la innovación tecnológica en función del desarrollo, entregado por la Dra. Osana Molerio Pérez, rectora de la UCLV, a quien está al frente del CII, Dr. Rafael Bello Pérez.

El CII tiene como misión la introducción práctica de los aspectos más novedosos de la computación a fin de solucionar problemáticas de relevancia científica o aquellas dirigidas a las esferas sociales y económicas que incidan, de manera favorable, en la industria del software y la informatización de la sociedad.

Son propósitos, además, contribuir a la formación de recursos humanos con altos índices de calificación en función del desarrollo del país, y que aporten al financiamiento de la institución y al mejoramiento de las condiciones de vida.

Varios organismos del territorio se unieron al reconocimiento y confirieron sus diplomas de agasajo a la Dra. Yanet Rodríguez Sarabia, decana de la Facultad de Matemática, Física y Computación, a la que pertenece el colectivo, y al propio director del centro, Dr. Rafael Bello Pérez.

Momento especial resultó la evocación al Dr Ricardo Grau Ábalo, quien fuera líder de dicha sección y ejemplo perenne para tantas generaciones hasta su partida definitiva en fecha reciente.

Una de sus tantas participaciones, junto a expertos de otros complejos investigativos, resultó la creación de nuevos modelos matemáticos para la predicción de mutaciones y la resistencia a fármacos de virus como el VIH y la influenza de distintos tipos realizado entre investigadores de la UCLV y su homóloga de Ghent, en Bélgica.

En la actualidad el CII prosigue en sus principales líneas investigativas relacionadas con la ciencia e ingeniería de la computación con marcado énfasis en la llamada inteligencia artificial, así como en el procesamiento digital de señales e imágenes y en la analítica del aprendizaje, entre sus variadas aristas.

Tampoco descuida el desarrollo de prototipos de productos de software a partir de resultados científicos concretos, y la colaboración a través de consultorías o servicios científico-técnicos con entidades de producción de software para el desarrollo de productos comerciales, sin descartar el valor agregado.

Sus profesionales participan, también, en el proceso docente de algunas facultades de la Universidad Central y cuentan con programas acreditados de excelencia por parte de juntas de competencia nacional.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

A %d blogueros les gusta esto: