Un CC que no es de juego

¿Existen afectados por golpes de calor en Villa Clara? ¿Cómo se manifiestan las expresiones de vulnerabilidad en las personas? ¿Por qué sentimos más exaltación en esta época? ¿Qué hace el Instituto Nacional de Medicina Deportiva para proteger a sus atletas? Cuatro expertos de diferentes ramas advierten sobre los desafíos de la era.

Los efectos del CC no pueden verse a la ligera. «Hay que tener conciencia y ojos abiertos para constatar lo que está pasando», enfatiza el intensivista Jorge Luis Alonso.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Ser médico acentúa su pasión por el prójimo, pero apreciar las realidades de la existencia desde el sexto piso del Hospital Mártires del 9 de Abril de Sagua la Grande, donde radica la Unidad de Cuidados Intensivos, le induce a nuevos retos por el bien de la humanidad.

Así define su precepto el doctor Jorge Luis Alonso Freyre, el intensivista sometido a un régimen de guardia intenso, y quién ha sentido experiencias incalculables dentro de una profesión que ama.

Junto a su equipo tiene la dicha de haber salvado a tres villaclareños marcados por una gravedad diferente al sufrir golpes de calor provocados cuando la temperatura corporal rebasa los 40° C y supera los mecanismos de regulación propios.

«Entre ellos una mujer, otro joven de solo 25 años, y un anciano, aquejado, además por un Parkinson e insuficiencia renal. Los pacientes llegaron con temperaturas por encima de los 40 grados, trastornos de la conciencia, muy excitados, y en mal estado general».

Para afirmar que se trata de un golpe de calor se necesitan varios exámenes. Recuerda otro caso registrado en el Cardiocentro de Santa Clara, y aunque tuvieron una evolución favorable se constatan los efectos del cambio climático (CC).

Quizás por ese compromiso que contrajo con sus semejantes, el doctor Alonso Freyre preside y organiza desde hace cuatro años el Taller Cambio Climático y Salud que acaba de realizar su tercera edición junto al I Coloquio de Educación Ambiental.

Es una de las pocas experiencias, quizás la única, de este tipo realizada en Cuba al vincular un fenómeno global relacionado con los cambios del tiempo, el clima y la salud en su repercusión humana.

«Todo parte de investigaciones anteriores dirigidas por el doctor Luis Lecha Estela en Sagua la Grande que integran prestigiosas publicaciones foráneas y nacionales.

Lo cierto es que la tendencia al incremento de la temperatura reporta un efecto notorio sobre la salud humana que incide en el ascenso de las enfermedades cerebrovasculares e isquémicas como principales causas de muerte en el territorio.

Como defensor absoluto de la Naturaleza insiste en pensar en los glaciares aunque no vivamos allá, en que no se puede dar la espalda al incremento del nivel del mar, «pero cuando se habla que una persona puede fallecer por un cuadro debido al empeoramiento de las temperaturas, o que puede sufrir un golpe de calor por bañarse en la playa a las 12:00 del día sin protección, o al ver que la propia familia está afectada por estas situaciones es que comenzamos a tomar conciencia».

Entonces deja claro el fundamento de que la mejor forma de adaptación y mitigación a estos holocaustos radica en la educación ambiental como parte del desarrollo sostenible.

«Por ello vinculamos a los estudiantes de Medicina a este evento que establece frecuencia cada dos años, porque en el período que media son ellos quienes desarrollan sus investigaciones. Por eso la respuesta a lo que hacemos para preservar la salud constituye la piedra angular de este intercambio».

AQUELLOS POLLITOS EUROPEOS

La experiencia que tuvo el doctor Luis Lecha Estela a inicios de los 90 con la fatídica importación de pollos de ceba desde la antigua Checoslovaquia marcó una parte de su vida. Era una ventana abierta para el desarrollo de la avicultura cubana; sin embargo, los animalitos murieron al enfrentarse al calor del trópico, y luego de los estudios realizados por múltiples instituciones la conclusión fue una: fallecieron por inadaptación al calor.

Ello constituyó el puntillazo para que el científico villaclareño comenzara sus investigaciones dedicados a la parte humana.

Formado en la desaparecida URSS confiesa que siente el efecto del tiempo a partir de su propia sensibilidad, y ante casos extremos puede dolerle la cabeza o subirle la presión arterial.

«En este complejo abanico no es solo hablar del accionar de las temperaturas o de las lluvias. La interrelación temperatura-humedad-vientos o los llamados índices complejos resulta vital ya que expresan la sensación térmica real, pues el calor no obedece de manera exclusiva a la temperatura, si no que debe vincularse, además, a la humedad y los vientos, a la posición donde nos encontremos (al sol o a la sombra). En fin…un diapasón complejo».

El profesor Luis Lecha sostiene que al evaporarse 600 gramos de sudor se pierde una caloría de calor, pero si no hay viento seguimos empapados. Por todo ello la adaptación es imprescindible para enfrentar las variaciones del clima y del tiempo.

Lo que no todos conocen es que las averiguaciones iniciaron entre 1986-90 con el monitoreo en 17 hospitales de Cuba, a partir de los reportes de la ocurrencia diaria de asma, enfermedades cardiovasculares, infarto, cefaleas, isquemias cerebrales, y las infecciones respiratorias agudas (IRA). Estos comportamientos se compararon con los datos meteorológicos aportados por las estaciones en cada momento para formar las bases de datos.

Así surgieron los primeros estudios de este tipo realizados en el país en pos de alerta temprana para la salud humana cuando comenzaba a hablarse del CC y de sus efectos sobre la salud con un equipo que trabajaba desde Cuba, Estados Unidos y Alemania.

«El primer sistema de alerta salió en 1996. Por aquella etapa no existían computadoras sofisticadas ni altas tecnologías, y tuvimos que viajar a Washington a probar el sistema. Ya en 2006 se pudo desarrollar desde el Centro Meteorológico Provincial a partir de las modernizaciones tecnológicas», sustenta Lecha.

— Si nos apoyamos en que más de un millón de cubanos son asmáticos, y un 35 % de la población es hipertensa ¿hay que pensar en los cambios de tiempo?

— El asma es de las causas más frecuentes de asistencia a los cuerpos de guardia, sin descartar los problemas cardíacos, pero la población tiene que incrementar esos puntos de alerta, y deben implementarse entre las prioridades del sistema de salud al disponer cada estudio de basamento científico. Sagua la Grande lo aplica por la acción de un grupo de profesionales de diversas ramas que sigue dando sus frutos. No así en los restantes lugares.

«Tos, catarro, muerte súbita, desmayo, accidentes vasculares severos, falta de aire, cefaleas, dolores articulares, variabilidad en el carácter son indicios que muchos sienten en su cuerpo originados por los cambios de tiempo. Todo depende de la capacidad de adaptación o no que es expresión de la vulnerabilidad de cada persona».

De estos efectos meteorotrópicos tampoco hay percepción de riesgo en un mundo donde la temperatura toma niveles nunca antes observados, en tanto prolifera el incremento del mar, existe la variación de las precipitaciones, predomina la sequía, hay pérdida de la calidad del agua, y más huracanes.

EL INSOPORTABLE CALOR

La máxima del ingeniero Lency Carvajal Medina con su amplia experiencia dentro de la Meteorología precisa que «todo en la Naturaleza depende de un equilibrio de energía».

Una de las causas de esas temperaturas tan elevadas recae sobre el viento de componente sur-suroeste. El aire procedente del sur se calienta a lo largo del territorio sobre todo en la tarde, a lo que se suma días de poca nubosidad y de mucha insolación.

Al margen de lo que muchos piensan Lency Carvajal confirma que junio resulta el mes más caluroso del año, y no agosto.

«Desde hace varios años notamos, además de las elevadas temperaturas, que las mínimas están quedando muy altas, la oscilación térmica día-noche, que podía marcar alrededor de los 12 a 14 grados, también saturan, y no podemos escapar del estrés térmico del día.

«Si a ello sumamos que muchas de nuestras ciudades poseen poca cobertura verde esto influye para que el asfalto, las paredes y techos absorban fuertemente la radiación solar y despidan el calor en horas nocturnas».

— Entonces ¿qué hacer?

— Primero no exponernos a los rayos del Astro más de lo necesario, caminar por la sombra, hidratarnos mucho y vestirnos adecuadamente. El CC no es teque, tampoco juego. Es un fenómeno histórico que siempre ha sucedido a lo largo de la evolución del Planeta, pero los ciclos se acortan motivado por las acciones indiscriminadas del hombre, la emanación de gases contaminantes, unido a otras condicionantes que llevan a situaciones complejas. Los cambios están y suceden muy rápido.

¿DESAPARECERÁN LOS ESQUÍES?

Retornar a sus raíces constituye un sueño para el doctor Jorge Pavel Pino Rivero, un sagüero de pura cepa que está al frente del Instituto Nacional de Medicina Deportiva. Se declara un hombre de acción, y prioriza los temas relacionados con el CC por su impacto en los atletas.

Y habla de dos investigaciones recientes. Una de estas refiere que dentro de 80 años será imposible esquiar en los Alpes porque no existirá nieve, en tanto la otra se relaciona con el béisbol a raíz de una fundamentación realizada en los Estados Unidos y da fe que las temperaturas elevadas provocan un avance más rápido de la velocidad de la pelota porque existe menos resistencia al desplazamiento de esta y por tanto los batazos son largos.

«Tanto las altas como las bajas temperaturas, sin descartar las alturas, influyen en los rendimientos. Sin embargo, el deportista tiene que adaptarse a dichas circunstancias, y es cuando hablamos del síndrome general de adaptación existente desde los años 60… Hay respuestas biológicas, fisiológicas y mentales, entre otras, en los que interviene el efecto climatológico».

— ¿Y en el caso de Cuba?

— Entrenamos con altas temperaturas y humedad relativa. En una hora de práctica se pierde un litro de volumen plasmático, y dicho escape influye en el rendimiento deportivo. Por ello insistimos en que los deportistas no esperen la sensación de sed para hidratarse durante el proceso de prácticas o de competencias.

«Pero hay que agregar el horario.  Al trasladarse de un continente a otro viene el llamado proceso de jet lag o síndrome del cambio de horario y desincronización por vuelos de larga distancia. Y se presenta un grupo de síntomas atribuible a esas variaciones de horarios y temperatura e incluso en alturas pues no es lo mismo permanecer sobre 3000 m sobre el nivel del mar que en puntos más bajos».

«Paralelamente a los protocolos establecidos por el Comité Olímpico Internacional, Cuba no da la espalda a los estremecimientos provocados por el CC», precisa el doctor Jorge Pavel Pino.

 — Desde el punto de vista de hidratación ¿qué efecto ha causado el Ergo Plus netamente cubano?

El país dispone de unos 20 mil atletas, y es cierto que dábamos agua con azúcar como reconstituyente por lo que especialistas del Instituto Nacional de Medicina Deportiva y la Empresa Mixta Coracán SA. consolidaron un proyecto para mitigar el efecto de las altas temperaturas. En esto influyó también el coterráneo y doctor José Luis Santana Lugones, y apareció el Ergo Plus.

«Hasta hace tres años el país importaba una bebida deportiva que costaba entre 40 mil y 50 mil dólares, ahora con la nuestra no hay diferencias cualitativas y garantiza saldos satisfactorios en cuanto a los niveles de rehidratación, recuperación y desempeño durante los entrenamientos, así como la disminución de calambres, contracturas musculares y otros síntomas».

Como buena nueva el doctor Jorge Pavel Pino Rivero asegura que a partir de este año todos los niños pertenecientes a las escuelas de iniciación deportiva comenzarán a hidratarse con esta bebida isotónica de variados sabores.

Ahora recuerdo las palabras de Jorge Luis Alonso, el organizador del Taller, cuando me enfatizó que si un médico dedica gran parte de su tiempo a estudiar estos fenómenos se incrementa el deseo y deber de hacer por la existencia.

—¿Entonces, en deuda con la vida?

— Seguro.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Por la sonrisa de la infancia

El hospital pediátrico José Luis Miranda de Villa Clara arriba este domingo a su cumpleaños 57.

«Al trabajo de médicos, personal de enfermería, técnicos y representantes de otros perfiles hay que reconocer la labor de  pantristas y auxiliares de limpieza que llegan de madrugada a fin de iniciar sus labores», sustenta el doctor Yandry Alfonso Chang, vicedirector de Asistencia Médica de la institución.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Yanitza Acea Contreras llegó muy nerviosa al servicio de Neonatología del hospital pediátrico universitario José Luis Miranda en una de estas noches de junio. Su hijo de apenas días de nacido presentó una inflamación de sus glándulas mamarias y ella indagaba la causa.

No olvida que fue la doctora Viridiana Pérez Méndez quien la recibió y le explicó las características de la afección y de las medidas necesarias a cumplir.

Han pasado 15 días y ya el rostro de Yanitza no muestra la incertidumbre. Su bebé Eduard Miguel Delgado Acea mejora, y la progenitora alaba las cualidades del servicio.

«Llegué muy angustiada. Te retiran al niño hacia el cubículo y no se sabe lo que va a pasar. Gracias al trato recibido fui relajándome, aunque de inmediato me percaté de la limpieza de la sala, la rápida atención y la comida reforzada para las madres que lactan a sus pequeños. Tampoco se violan las entrevistas a fin de informar el estado de salud y aclararle las dudas a los familiares».

La profesora de la secundaria básica Fe del Valle de Santa Clara admira el trabajo de todo el colectivo. Ha estado con su otro hijo en dependencias de la institución hospitalaria y puede afirmar que en el caso de la Neonatología pediátrica «es una unidad de excelencia».

POR LOS PRÍNCIPES ENANOS

La institución de Salud de la infancia villaclareña arriba, este 25 de junio, a su aniversario 57. Para el doctor Yandry Alfonso Chang, vicedirector de Asistencia Médica, constituye un cumpleaños que se debate entre retos y compromisos en el afán de que un señor arco iris ilumine a los pequeños y le reintegrarle la felicidad a la familia.

Una entidad con alcance territorial en algunos de sus servicios, y un Cuerpo de Guardia —sometido desde hace tres meses a una reparación general— pero que no deja de ofrecer la atención reubicado en otros salones.

«Hasta el cierre de mayo esta sección sobrepasaba los 4000 pacientes vistos en un período en que las afecciones respiratorias y las diarreicas presentan marcada incidencia por la época del año», declara Alfonso Chang.

Mas resulta vital la referencia al colectivo de Oncohematología como especialidad dedicada al diagnóstico y tratamiento de las enfermedades propias de la sangre y los tejidos. Leucemias, linfomas, aplasias medulares, entre otras, conforman parte del amplio espectro que cada año incrementan los casos.

Un equipo que atiende desde Villa Clara hasta Ciego de Ávila y mantiene una supervivencia entre las más altas del país. Baste decir que ante la leucemia linfoblástica aguda (LLA) —considerada la de mayor incidencia en la infancia— solo un 15 % de los enfermos llegaba a los 5 años de vida de 1962 a 1972. A partir de 1987 registra entre el 70 y el 80 %, a pesar de los crucigramas a resolver por sus profesionales dada la existencia de un férreo bloqueo que tiende sus garras hasta los preciados citostáticos ante una incidencia de tres a cuatro infantes por cada cien mil habitantes.

Qué decir de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que figura también entre las punteras en el país. Dotada de 10 camas recibe de 30 a 40 infantes promedio por mes, en tanto el Estado cubano desembolsa de 2500 a 3000 pesos por paciente en cada día, de acuerdo con la gravedad y requerimientos.

Los diferentes estadios infecciosos (sepsis) figuran entre las principales causas de ingreso, sin descartar los tumores cerebrales, afecciones oncohematológicas, accidentes en la edad pediátrica, o infantes que han requerido complejas intervenciones quirúrgicas, en su mayoría por causas irreversibles para la vida.

La UCI tampoco está ajena a las limitantes y aun así posibilita que sus resultados redunden en la disminución de la tasa de mortalidad infantil en Villa Clara.

De recorrido por los pasillos del Hospital el doctor Yandry Alfonso se detiene en la cirugía neonatal, así como en la terapia intermedia que muestra su estabilidad y absorbe a pacientes crónicos de larga estadía, mientras el servicio de Neonatología consolida su personal y ha podido lograr que todos los recién nacidos con intervenciones quirúrgicas complejas sean vistos por sus especialistas.

No menos importante el tratamiento a los pacientes con fiibrosis quística, a los portadores de la enfermedad celiaca, y aquellos con padecimientos nefrológicas que también incrementa la cifra de enfermos, sin soslayar la Clínica del Adolescente, el Centro de Neurodesarrollo dedicado a la rehabilitación de los menores con daños neurológicos, y el Proyecto Para una Sonrisa que prestigia a la institución y llena la espiritualidad de los niños en sus dos décadas de existencia.

Y si de perseverancia se trata hay que dedicar espacio al servicio de afecciones respiratorias que también incrementa el registro anual a causa de neumonías, bronqueolitis y asma. O al de cardiopediatría que también enfrenta complejas situaciones diagnósticas desde edades tempranas de la vida.

«Con carácter territorial aparecen los servicios de Oncohematología, Nefrología y Hemodiálisis, el de fibrosis quística, Terapia Intensiva, Reumatología y Cirugía Neonatal compleja», precisa Alfonso Chang.

EL MUNDO DE LA NEONATOLOGÍA

Viridiana Pérez Méndez es una de las neonatólogas del Pediátrico villaclareño, y en sus años de ejercicio muestra todo el regocijo del mundo por devolverle la vida a sus preciadas criaturas.

Todas son como especie de hijos, y junto a su colectivo disfruta que el accionar cotidiano influya en la disminución de los registros de mortalidad infantil.

Con 32 trabajadores; de ellos siete galenos y un peso extraordinario del personal de enfermería atienden a los recién nacidos de la provincia, procedentes del hospital ginecobstétrico universitario Mariana Grajales, que demandan tratamiento especializado.

La doctora Viridiana Pérez Méndez junto al enfermero Rafael Bermúdez Reinoso, pasan visita al pequeño Eduard Miguel Delgado Acea con solo días de nacido.

 «Admitimos hasta los 30 días de nacido, y las causas más frecuentes de ingreso se relacionan con procesos sépticos o infecciones, pero sobre todo los de piel y partes blandas y las incidencias respiratorias vinculadas con la época del año», señala la doctora.

No obstante advierte la importancia de mantener una higiene adecuada en el hogar con la suficiente ventilación donde permanezca el menor, al tiempo que recomienda el lavado correcto de las manos y el aseo de todas las pertenencias del bebé, y suprimir el hábito de fumar en la habitación designada para la criatura.

«Algo que no puede faltar es la lactancia materna como vía idónea de protección al niño. Esta deberá mantenerse a libre demanda y como mínimo hasta los seis meses de nacido».

LUNARES VISIBLES

Ninguna obra es perfecta, y la institución villaclareña no escapa de numerosos lunares que afectan la eficiencia y calidad requeridas.

No siempre las respuestas y la comunicación con los familiares son óptimas, y en ocasiones falla la ética que demanda su revitalización.

El estado constructivo muestra las grietas de los años en medio de una compleja infraestructura llena de laberintos y pasillos que cuentan, increíblemente, con baños cerrados en una sala tan importante como la de Nefrología, aunque ya uno de ellos está abierto.

Determinadas filtraciones dejan huellas en la terapia intensiva. Y a pesar de que el centro no registra planteamientos en los últimos procesos de Rendición de Cuenta y en otras encuestas intrahospitalarias en ocasiones existen demoras en el Cuerpo de Guardia ante la afluencia de pacientes y la limitada presencia de especialistas, a la vez que los trabajadores no disponen de la totalidad de los medios de protección y de otros insumos básicos para elevar esa satisfacción que merece la infancia como eslabón más sensible en la familia.

«Para mí el servicio de Neonatología de este Hospital Pediátrico puede considerarse de excelencia», sentencia Yanitza Acea Contreras, la mamá de Eduard Miguel.

A ello se suma el déficit de recursos humanos en enfermería y no resultan mínimas las indisciplinas sociales junto a las despreocupaciones de los acompañantes ante el cuidado de los niños, en tanto hay congestión en el Cuerpo de Guardia por remitidos incorrectos que deben valorarse con toda la profesionalidad en las áreas de Salud.

Aún así hay pupilas que se mantienen atentas las 24 horas para hacer que la tranquilidad llegue de nuevo a la vida de pequeños y familiares. Así, por las dependencias del centro resucita Meñique junto a las enseñanzas que deja La Edad de Oro, o se descorren aquellos personajes de los fantásticos cuentos de Había una vez.

Imaginamos a Teresita Fernández, esa maestra santaclareña que nunca se ha marchado, o a su discípula Liuba María Hevia recorriendo los pabellones para cantar Porque tenemos el corazón feliz o a sugerir esa danza interminable de niños que se dan la mano en una ronda irrepetible, mientras los trabajadores del Hospital exhiben sus satisfacciones no exentas de fuertes retos por lograr la sonrisa de la infancia.

REMEMBRANZAS

La llamada ONDI nunca existió. Solo de nombre, pues Marta Fernández Miranda, esposa de Fulgencio Batista Zaldívar, asumía la dirección de la Organización Nacional de Dispensarios Infantiles (ONDI) y cedió el terreno destinado a un futuro hospital.

Pero según los testimonios de fundadores en aquel enero de 1959 el sitio estaba lleno de yerba bruja, mientras el ganado pastaba por sus alrededores. Escasamente existían dos paredes de lo que sería la esperada edificación. 

Poco a poco comenzó a crecer y a configurarse lo que sería el Cuerpo de Guardia ya a principios de la Revolución hasta que a las 10:30 de la mañana del 25 de junio de 1960 quedó inaugurada la institución por el doctor José Ramón Machado Ventura, entonces Ministro de Salud.

Al principio solo contaba con 109 trabajadores; de ellos 12 médicos e igual cifra de enfermeras y 109 camas. En la actualidad posee 1226 obreros con 180 especialistas, además de los residentes en los distintos niveles, siete estomatólogos, 14 sicólogos, más de 300 en la nómina del personal de enfermería, además de los tecnólogos de la Salud y el indispensables trabajadores de servicios, entre otros.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Celebra Villa Clara el Día Mundial del Medio Ambiente

La doctora Zenaida Rodríguez Negrín, directora del Centro de Bioactivos Químicos, recibe el Reconocimiento Ambiental Territorial.

Una grata noticia se hizo pública durante las celebraciones villaclareñas por el Día Mundial del Medio Ambiente al ser acreedora la Empresa de Proyectos de Arquitectura (EMPROY) del Premio Nacional a quienes se destacan por preservar el entorno.

Un aliciente que llega cuando naciones poderosas dan la espalda a los protocolos y tratados internacionales sobre el abismal cambio climático (CC), y ante ello, desde el centro de Cuba, se aboga por hacer el máximo a favor de la protección humana y su entorno.

Con este precepto se abrieron las puertas de Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas (UCLV) para ponderar los resultados del territorio por este 5 de Junio, y darnos cuenta de cuánto le debemos aún al Planeta en materia medioambiental.

Una vez más la provincia resultó Destacada a nivel de país, y escogió de anfitriona a la alta casa de estudios debido a sus saldos integrales en la preservación del entorno, junto al aporte de muchas de sus instituciones, entre ellas el Jardín Botánico, el Centro de Bioactivos Químicos (CBQ) y el Centro de Estudios de Química Aplicada (CEQA).

Un consagrado en la protección del Medio Ambiente, como lo es el doctor Ismael Santos Abreu, fue galardonado con la Distinción Juan Tomás Roy de carácter excepcional.

Bajo el lema Conéctate con la vida más de diez instituciones y organismos destacados en estas acciones recibieron sus estímulos, mientras otras siete personalidades también resultaron distinguidas por la actitud responsable y consagración en el quehacer ambiental.

Son ellos los doctores Abel Goya Valdivia y Elena Rosa Domínguez; las masters Yamila Suárez Aguiar, Lourdes Castelo Valdés, y Jorge Yeras Díaz—Veliz, así como el meteorólogo José Lamadrid Borrell y Osvaldo López Jiménez.

Con carácter excepcional el Sindicato de Trabajadores de la Ciencia impuso la Distinción Juan Tomás Roig al doctor Ismael Santos Abreu, multilaureado por sus contribuciones al cuidado del entorno y por su meritoria labor pedagógica, mientras el Centro de Bioactivos Químicos (CBQ) recibió el Reconocimiento Ambiental Territorial.

También se entregaron los Premios Provinciales de Medio Ambiente por el mejoramiento sistemático del desempeño ambiental en aras de reducir los impactos negativos. En esta oportunidad recayeron en la Empresa de Proyectos de Arquitectura de Villa Clara (EMPROY), la Ronera Central Agustín Rodríguez Mena, y la Empresa de Proyectos e Ingeniería UEB Villa Clara (ENPA), como colectivos.

En el caso de personas naturales se congratuló al doctor Alfredo Noa Monzón, del Jardín Botánico de la UCLV.

Si bien el territorio logra el incremento de su área boscosa respecto al año precedente, al tiempo que fortalece la labor de las áreas protegidas, y se implementan los estudios de peligro, vulnerabilidades y riesgo (PVR) enfilados también a la adaptación y mitigación de los efectos del cambio climático, no es menos cierto que la contaminación aparece como el principal problema ambiental del territorio.

A ello se refirió la doctora María del Carmen Velasco Gómez en sus reflexiones finales. En este sentido no puede descartarse los efectos de la deforestación, la degradación de los suelos, la calidad del agua y la presencia de 511 focos contaminantes.

Falta mucho por hacer en defensa de nuestros ecosistemas, de la biodiversidad y de la vida, sentenció.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Los nuevos trillizos ya están en casa

En el momento del egreso junto al doctor Orlando Molina Hernández y a otros representantes de la Salud.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Al filo del mediodía de este 5 de junio Roberto, Ricardo y Reude Martínez Águila dijeron adiós al hospital universitario ginecobstétrico Mariana Grajales de Santa Clara para marchar hacia su hogar.

Las criaturas egresaron con un peso satisfactorio, según explicó el doctor Orlando Molina Hernández, al frente del equipo de Cuidados Neonatales que brindó asistencia tanto a la madre como a los pequeños en esta última etapa.

Los trillizos nacieron el pasado 16 de mayo luego de la cesárea realizada a Yesenia Águila García de 26 años, quien cuenta con dos varones anteriores de ocho y seis años.

Antes de abandonar la institución ginecobstétrica Yesenia declaró a Vanguardia que había realizado un embarazo normal desde las 12 semanas en que el ultrasonido reflejó que se avecinaba una triple partida.

Este alumbramiento de gemelares triples ocurrió a las 35 semanas de gestación, previo al ingreso materno durante el último período gestacional.

Antes de la partida Ricardo se acogió a los beneficios de la lactancia materna.

Entre las causas que provocan embarazos gemelares figuran la poliovulación femenina, las tensiones nerviosas, el tratamiento por infertilidad, el uso indiscriminado y sin prescripción de anticonceptivos orales, y la tradición hereditaria por vía materna o paterna.

De acuerdo con los estimados debe ocurrir un nacimiento triple cada 7 200 alumbramientos. De 2010 hasta la fecha el principal centro materno del territorio totaliza 12 partos de trillizos que corresponden con las estadísticas.

Y a pesar de la realidad aun Yesenia no puede creer que tiene cinco hijos, por lo que comienza la nueva historia desde su hogar manicaragüense.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Tres más, y suman cinco

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

La noticia inmovilizó a Yesenia Águila García a las 12 semanas de gestación cuando el ultrasonido reveló que esperaba tres criaturas. Y la sorpresa fue mayor al saber que tendría cinco hijos porque ya contaba con dos anteriores.

Desde el pasado 16 de mayo esta ama de casa, de 26 años, disfruta de Roberto, Ricardo y Reude quienes llegaron al mundo con 2 150 gramos de peso (4,12 libras), 2 450 (5,7) y 2 800 gramos representativos de 6,3 libras gracias a un equipo del hospital universitario ginecobstétrico Mariana Grajales de Santa Clara que intervino en el proceso final.

Según el doctor Orlando Molina Hernández, jefe del servicio de Cuidados Neonatales, se aplicó la cesárea para este alumbramiento de gemelares triples a las 35 semanas de edad gestacional sin contratiempos ni factores de riesgo. La mamá estuvo ingresada durante la última etapa del embarazo y recibió adecuada atención prenatal, tanto por los especialistas de la atención primaria combinada con los profesionales del nivel hospitalario.

Las criaturas junto a parte del equipo que los atiende en el servicio de Cuidados Neonatales. El doctor Orlando Molina Hernández (en el centro) y los licenciados en enfermería Mindrey Rojas Ramos y Sandry García Ramírez. Tanto Roberto como Ricardo y Raude demuestran excelente vitalidad.

«Después de la operación no han existido complicaciones. Por el hecho de resultar un embarazo múltiple, y dos de los pequeños presentar bajo peso se mantienen en el servicio de Cuidados Neonatales para su observación continua, sin estar acoplados ni permanecer en incubadoras.

Una vez con el peso requerido se procederá al alta hospitalaria donde los esperan en el hogar de Manicaragua junto a Reude Martínez Consuegra, el padre de las criaturas que labora en la rama porcina.

Mientras tanto la feliz mamá aplica la lactancia materna cada tres horas y refuerza que los tres varones comienzan con R por el padre de los recién nacidos y sus dos abuelos que inician sus respectivos nombres con ella.

«Aun no puedo creer que ya tengo cinco hijos, pero le aporto a la natalidad de la provincia», comenta Yesenia Águila García.

Por su parte el doctor Alexander Martínez Pérez, director de la maternidad provincial, destacó que nacieron en un momento en que la natalidad decrece, pero el resto de los indicadores van estabilizándose ante un inicio de año que no fue favorable, y ya aparecen saldos prometedores, con considerable disminución del bajo peso al nacer.


El doctor Alexander Martínez Pérez, director de la maternidad provincial, afirma que de 2010 hasta la fecha la institución totaliza 12 partos de trillizos, y 274 múltiples gemelares durante el último quinquenio.   

De acuerdo con los estimados debe ocurrir un nacimiento triple cada 7 200 alumbramientos. De 2010 hasta la fecha la principal institución materna del territorio totaliza 12 partos de trillizos que corresponden con las estadísticas. El último aparece registrado en septiembre de 2013 hasta la llegada de Roberto, Ricardo y Reude; sin embargo los múltiples gemelares son frecuentes y reportan 274 en el último quinquenio.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

La vida es hoy

La historia de Yoel Ramos Mesa es la de un hombre a quien el destino le jugó una mala pasada, pero ha sabido encontrar los matices de la existencia. Hoy ofrece una clase magistral a través de esa escuela llamada perseverancia.

Gracias a su propia innovación Yoel puede activar su computadora. Con este trabajo obruvo Premio Relevante en un Fórum de Ciencia y Técnica, pues según él: « No es dar un ejemplo a los demás, es desarrollar el empeño de realización personal contra vientos y mareas».

 Por Ricardo R. González

Foto: Ramón Barreras Valdés

Yoel Ramos Mesa no cree en lágrimas. Tampoco en lástimas, y diría que hasta destierra el significado de lo fatídico a pesar del incidente ocurrido aquel domingo 7 de abril de 1991 que cambió totalmente su vida cuando apenas tenía 19 años.

No le cuesta trabajo evocar vivencias desagradables ni escapa de contarlas. Según él resultó un día común. Salió de pase de la Escuela Nacional de Tropas Especiales, ubicada en la pinareña región de Los Palacios, para compartir con los vecinos del asentamiento aledaño. Ya en la tarde el calor era insoportable y decidieron refrescarse en un río poco caudaloso y desconocido para el muchacho cifuentense.

Con las acrobacias de la edad se tiró al agua, y de inmediato una colisión le hizo saber la dureza del fondo.

Han pasado los años y «el impacto no resultó tan serio ni perdí el conocimiento»; sin embargo, cuando trató de incorporarse ocurrió algo extraño, lejos de esa herida en la cabeza que le ocasionó los primeros puntos de sutura recibidos en su anatomía.

«El traslado se realizó de manera cuidadosa, pero sin una mínima reacción. No considero que haya sido ni dramático ni trágico, pero el fenómeno vino después».

A partir de ese momento conoció el mundo de la emergencia médica. Los primeros diagnósticos acontecieron en el hospital de San Cristóbal. Allí cosieron la herida provocada por el choque… No obstante, las radiografías corroboraron lo que el personal médico suponía: Una fractura de columna motivaba la parálisis. Afectó la médula aunque conservaba su estructura, mas el golpe produjo limitantes severas que apagaron el movimiento de los miembros inferiores y superiores.

«En horas de la noche de ese día llegamos al Hospital Militar de La Habana. Luego para el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq) donde procedieron a múltiples exámenes y a la primera cirugía a la que era sometido en mi vida. Fue el 12 de abril del 91.

Estuve más de 20 días en terapia intensiva con fiebre, crisis en los riñones, en fin… nunca más apareció la reacción esperada, y así llevo 26 años de los 45 que tengo».

NI OCASOS NI VENDAVALES

Por momentos Yoel no creía lo que estaba pasando. Era sano y nunca padeció de una enfermedad crónica. «Es difícil enfrentar una parálisis con tan corta edad. Esto cambió mis días y los de mi familia, entre ellos los de mi mamá, María Magdalena Mesa García, quien tuvo que dejar de trabajar con la finalidad de atenderme a tiempo completo al depender totalmente de otras personas para realizar las cosas elementales».

Como el campeón del más encumbrado deporte Yoel Ramos no se amilanó. Sabía que el reto era enorme, pero jamás dejó que las decepciones tocaran a su puerta, por lo que se propuso vencer grandes obstáculos.

«El autodominio resulta vital ante la imposibilidad de poder enfrentar la vida con objetividad. Soy de un carácter fácil, no me incomodaba por nada, y asumí mi situación según las circunstancias. Es cierto que cambia la perspectiva, pero no te puedes detener ni aunque existan montañas frente a ti».

Es probable que este hombre no admita la palabra refugio para disipar situaciones, en cambio la literatura le propinó una de las tantas formas que le alimentó el alma.

«El hábito de leer me ayudó a enriquecer el día a día. Era el inicio del período especial con apagones terribles. Ni pensar en una computadora o en un radio, y la literatura me cautivó. Antes me gustaba la lectura, pero a partir del accidente devino algo fuera de lo común. Leía de todo, literatura soviética, los autores cubanos en diferentes géneros, y los clásicos de García Márquez e Isabel Allende. Me encantó El siglo de las luces, de Carpentier, a pesar de que resulta más barroco, pero lo entiendo, en cambio a Lezama tenía que leerlo más despacio.

— ¿Suscribes que los libros engrandecen al individuo?

— No se puede prescindir de ellos. Cambian la manera de ser de las personas, ofrecen conocimientos e incluso la posibilidad de discernir y sacar conclusiones.

Por las paredes de su hogar aparecen varias fotos que recogen diversos momentos de su estancia en las FAR y recuerdos familiares. Desde su silla de ruedas los repasa, y no oculta su predilección por las pistolas desde que era niño. A tal punto que se acercaba a los policías para verlas de cerca.

«No pienso que mi paso por las FAR me forjó la disciplina porque desde pequeño la tenía, pero sí me curtió y más la estancia dentro de las Tropas Especiales. Esta inclinación se la debo al excelente claustro de profesores del preuniversitario Carlos Liebknecht (Yabú 2) que marcó mi conciencia para siempre.

Sin pena alguna revela que los cálculos le causaban pavor porque se considera más partidario de las letras. Por ello declinó aquellas aspiraciones de estudiar ingeniería naval.

«Ahora bien, las Tropas Especiales me fascinaban. Había que tener buena preparación física y me fue de maravilla. Estaba enamorado de la carrera… Aun estuviera en las FAR porque todavía me siento un soldado».

LA MAGIA DEL MOUSE

El hecho de innovar siempre ha estado presente en Yoel. Le gusta ir al detalle y descubrir la interioridad de las cosas. Después del suceso tuvo que reinventar. Pasaba mucho trabajo para saciar su pasión por la lectura, sobre todo al pasar las páginas de los cuadernos hasta que un día se propuso vencer el contratiempo.

«Al no tener movilidad ni en las manos ni en las piernas inventé una especie de atril. Allí situaba el texto. Con la boca sostenía un rayo de bicicleta protegido en la punta y lograba correr la página. Así me leí los tres tomos de El Capital que no es un «ladrillo» como muchos piensan».

                                   Su mamá María Magdalena lo ayuda a colocarse el dispositivo fruto de su innovación

— ¿Y qué pasó al llegar la computadora?

— Ante un mundo tan atractivo tuve que crear mis mecanismos. Adrián Berazaín me inspiró con ese soporte para alternar con la filarmónica, y yo tenía que dominar el mouse. Ideé un mecanismo con varios aditamentos a fin de fijarlo. Una vez logrado situaba la lengua por detrás del labio y apoyado en la barbilla provocaba el movimiento total del llamado ratón. Pensé que iba a demorar una eternidad, mas la idea fluyó muy rápido. El aparato me resultó fácil y logramos poner el cursor donde va».

— Fue tu primer éxito en un Fórum de Ciencia y Técnica…

— Me fui hasta Holguín y quedé sorprendido al anunciarse que tenía Premio Relevante con mi primera innovación. En realidad me apoyo muy poco en el teclado inteligente. Después obtuve otra mención al crear una modalidad para el juego de ajedrez por el sistema Braile a través de la computadora.

UN OPTIMISMO CRÓNICO

Yoel Ramos es de los humanos que necesitarían extender las horas del día. Como bien dice: «Lo mío no tiene remedio. Es un optimismo crónico», y mediante un pariente radioaficionado reactivó la Asociación en su municipio y asumió la presidencia desde 2011 en algo que para él tiene de magia y fomenta amistades.

A su vida han llegado muchas manos tendidas. Tantas que teme olvidar involuntariamente a algunas, y no deja de mencionar a las FAR, la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, el Ministerio del Trabajo, Salud, Educación, el INDER, Cultura y los trabajadores sociales, entre otras.

«A la ACLIFIM me unen sentimientos emotivos y profundos. Constituye algo especial, pero siento de cada una ese apoyo material, espiritual y sicológico, como también de la Casa de la Cultura y su especialista Iliana Águila, quien me ha insertado a los talleres literarios. Ya he escrito algunos cuentos, pero de momento prefiero dejarlos en la privacidad».

En la vida hay sueños, y entre los del cifuentense estuvo aspirar un día a graduarse del nivel superior, y con mucho esfuerzo lo logró en 2012.

«Otra de mis grandes sorpresas. Ser el graduado integral de Cultura Física en ese año con Título de Oro, y leer el Juramento de graduados. La tesis fue relacionada con las discapacidades y tuvo sus momentos porque al no existir la bibliografía necesaria me costó ciertas dificultades con el tutor y el oponente.

— ¿Qué significa para ti María Magdalena Mesa García?

— Es mi madre. Ocupa un espacio insustituible y resulta un complemento vital. Tiene una historia intachable en la FMC y en los órganos del Poder Popular. Si en 26 años no me ha salido una escara, algo difícil en casos con situaciones medulares severas, se lo debo a sus cuidados extremos y a los de toda mi familia que es extraordinaria.

«Mientras leía el Juramento tuve la sensación que cumplía con quienes confiaron en mí, principalmente con mi mamá».

Parte de su familia que constituye un todo. Entre ellos su mamá María Magdalena Mesa García (a la derecha de Yoel) y su abuelo Florentino Mesa Díaz que cumplirá el próximo 26 de Julio sus 100 años. Faltan en la foto Adolfo Ramos Escobar, el papá de Yoel, y su hermano Yoandy Ramos Mesa.

— Dicen que ella cursó contigo la Universidad…

— Muy bien que se hubiera podido graduar. Estuvimos en la Sede Universitaria Municipal y ella me trasladaba a las aulas. Teníamos que atravesar el pueblo de un extremo al otro con mi silla de ruedas. Llevábamos algo de comer y era mi madre quien tomaba las notas de clases.

«En los exámenes yo tenía que dictarle las respuestas para que las escribiera, y en tercer año decidieron unificar las sedes en Sagua la Grande».

— ¿Y el cielo se te nubló?

—Jamás. Tenía que seguir la carrera. Fuimos a múltiples organismos y conseguimos que los profesores viajaran a Cifuentes o de lo contrario nos enviaban los módulos. Así logramos terminar con excelentes maestros.

Yoel Ramos Mesa se declara un eterno enamorado de la vida con un racimo de aspiraciones pendientes porque una discapacidad no significa el ocaso de la vida. Perseverancia, optimismo y valor son preceptos constantes. Por eso cada día que pasa abraza un postulado de la ya desaparecida chilena Gladys Marín quien sustentaba una convicción peculiar: La vida es hoy.

— Para ti ¿la vida sigue siendo hoy?

— Porque haya recibido un buen arañazo con solo 19 años no debo reciprocar con palos. Soy un individuo sin rencores. El ayer pasó, el mañana está por venir. Lo que falta por hacer se impone, y no podemos dejar que la discapacidad venza y doblegue. Nunca estaré en el sillón dejando que pasen las horas. Por eso, y por mucho más, me fijo en el arco iris, creo en la esperanza, y busco la nobleza en la existencia porque estoy seguro que la vida es hoy.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Villa Clara vacuna a sus mascotas

Por Ricardo R. González

El Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología (CPHEM) de Villa Clara informó que durante el resto de mayo procederá a la vacunación contra la rabia de todas las mascotas existentes en los hogares villaclareños.

Los propietarios de perros y gatos deberán solicitar el servicio a domicilio en los departamentos de Higiene habilitados en cada policlínico de su comunidad.

La doctora María del Carmen Prieto, al frente de la actividad de Zoonosis en la provincia, destacó que los operarios de vectores visitarán las viviendas una vez realizada la petición por lo que cada ejemplar recibirá la vacuna en el domicilio donde habita.

Se pretende inmunizar al 100 % de estos animales, y en caso necesario el período de vacunación pudiera extenderse hasta junio como parte de la Campaña Nacional de Vacunación Antirrábica.

La afección está considerada entre las enfermedades víricas infecciosas que acaba siendo mortal en casi la totalidad de los casos una vez que aparecen los síntomas clínicos, según precisó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El virus es transmitido por perros domésticos, mas afecta también a otros animales, tanto domésticos como salvajes, y se propaga a las personas mediante la saliva dejada en arañazos o mordeduras.

Las primeras manifestaciones de la rabia resultan similares a las de la gripe con debilidad o malestar general, fiebre y dolor de cabeza durante varios días.

Pueden presentarse punzadas o picazón en el sitio de la mordedura hasta evolucionar a disfunción cerebral, ansiedad, confusión y agitación.

Conforme avanza el padecimiento la persona puede presentar delirios, comportamiento anormal, alucinaciones e insomnio.

El periodo agudo termina normalmente entre dos y diez días, pero una vez que aparecen los signos clínicos avanza casi siempre hacia un estadio crítico.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91