ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

La Agencia de Medio Ambiente de Cuba convoca al concurso «Soy Resiliente»

La Agencia de Medio Ambiente de Cuba (AMA) convoca al concurso “Soy Resiliente”. El certamen constituye una iniciativa del proyecto internacional “Construyendo resiliencia costera en Cuba a través de soluciones naturales para la adaptación al cambio climático”,  y es concebido bajo el lema: “Comunidades y ecosistemas costeros frente al cambio climático”.

Sobre el Concurso

Modalidades para competir:

  • Poesía

  • Dibujo

  • Artículo

  • Reportaje

Bases:

  • EL certamen está abierto para todas las edades y se divide en cuatro categorías: Infantil, Infanto-Juvenil, Joven Revelación y Adulto.

    • Dibujo en formato de archivo de imagen (extensión JPG) compactada o documento en formato de archivo PDF para los trabajos de poesía, artículo y reportaje.

    • Al envío se anexarán los siguientes datos: título del trabajo, nombres y apellidos del autor, edad y dirección particular.

    • El estilo y la técnica utilizados son libres.

    • El trabajo debe ajustarse al tema central del concurso.

Recepción:

Los trabajos serán remitidos a las siguientes direcciones electrónicas según el territorio del concursante y en correspondencia con las áreas de intervención directa del proyecto:

Villa Clara: lpichardo1963@gmail.com / felix@cesam.vcl.cu  / Vía WhatsApp (+53) 54974022

Sancti Spíritus: fpenton@umass.yayabo.inf.cu

Ciego de Ávila: mcolivera2966@gmail.com

Camagüey: lisbet.font@reduc.edu.cu / lisbet@citmacam.gob.cu

Unidad de Manejo del proyecto (AMA, La Habana): selmira.perdomo@ama.cu

Premiación:

La premiación del concurso se realizará en el marco de la Jornada por la Ciencia Cubana. Se entregará un Premio por modalidad y por categoría. Los ganadores recibirán un set de productos promocionales del proyecto.

Además, los trabajos premiados serán:

  • Compartidos en redes sociales

  • Publicados en la revista de la Agencia de Medio Ambiente: “Cuba, Medio Ambiente y Desarrollo”

  • Expuestos en la Feria de la XIII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo.

  • Compilados y publicados en un Folleto de Premiados con registro editorial.

La convocatoria está abierta ya… ¡Seamos Resilientes! ¡Participa!

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

https://soyquiensoy.blogia.com

septiembre 23, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (16) Por ese mundo que anhelamos

Por Ricardo R. González

Fotos del autor

Los titulares aterran: Erupciones volcánicas en Filipinas, Japón, Alaska y México. Sismos que sacuden a Puerto Rico, Estambul y Chukotka Rusia. Verdadera catástrofe por incendios en Bolivia. Biodiversidad australiana, en llamas. Océanos que se calientan con la misma proporción que si cinco bombas de Hiroshima fueran arrojadas cada segundo…

Así anda el mundo en el que se reafirma que el cambio climático influyó en los fuegos incontrolables de Australia, aunque su gobierno niega el vínculo. Y si hubo algo, de contraparte, que merece todo el reconocimiento fue el Taller Cambio Climático (CC) y Tarea Vida impartido por excelentes profesionales villaclareños en el programa de las actividades centrales por el Día de la Ciencia Cubana.

Master Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de PVR en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

La experiencia acumulada demuestra que en un universo tan complejo no se puede perder tiempo. En este sentido la Dra. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Citma en el territorio, recordó que nunca imaginaron que la Natura impusiera el reto urgente de aplicar algunas de las medidas de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo (PVR) motivado por el paso de fenómenos meteorológicos como el huracán Irma y la tormenta subtropical Alberto.

Gracias a la implementación inmediata de lo trazado y al apoyo de múltiples organismos e instituciones se evitaron consecuencias mayores. Por ello uno de los panelistas, el master Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de PVR en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), dedicó su intervención a todo lo realizado que abarca lo que debe hacerse ante intensas sequías, inundaciones por lluvias prolongadas, sin olvidar los peligros sísmicos, las vulnerabilidades estructurales, económicas y sociales y las epifitias o enfermedades que afectan de manera simultánea a un gran número de plantaciones de igual especie y en la misma región.

El valor de la Meteorología aplicada para la adaptación al CC con enfoque investigativo, según la master Ismabel Domínguez Hurtado, investigadora del Centro Provincial Meteorológico de Villa Clara.

Párrafo aparte a la llamada resiliencia costera en Caibarién dirigida a reducir los riesgos de desastres, sin divorciarla de la resiliencia social. En otros términos, se trata de la capacidad de responder ante un disturbio que pudiera presentar un ecosistema o la propia sociedad, y la efectividad para adoptar medidas de conciliación —léase adaptación— frente a determinado cambio.

Master Leysi Iglesias Rodríguez.

No menos importante el valor de la Meteorología aplicada para la adaptación al CC con enfoque investigativo. Según la master Ismabel Domínguez Hurtado, investigadora del Centro Provincial Meteorológico de Villa Clara, resultan fundamentales los estudios agrometeorológicos vinculados a la integralidad de la producción agropecuaria y sus ramas, a la sanidad vegetal, la ganadería y ante la sequía.

Sobre esta última vale señalar que Cuba evidencia una disminución de los volúmenes medios históricos de lluvia, lo que constituye una alerta para la irrigación de las áreas agrícolas por la consecuente disminución de la disponibilidad hídrica.

Tampoco escaparon las precisiones relacionadas con los incendios forestales para diagnosticar condiciones de peligro, y aquellos vinculados a la calidad del aire haciendo énfasis en Sagua la Grande, Caibarién y en otras entidades, sin descartar el microclima existente en la Villa del Undoso que dispone de un proyecto para conocer elementos que pudieran ser modificados a largo plazo.

Un punto de consideración resulta la cayería del noreste a partir de un engranaje que incluye sus diversas inversiones, asentamientos costeros y llanuras con sus correspondientes afectaciones expuestas por la master Leysi Iglesias Rodríguez.

Entre las instituciones pertenecientes al Citma avaladas por un trabajo consolidado en múltiples aristas figura el Centro de Estudios y Servicios Ambientales (CESAM). A su nómina pertenece el Dr. en Ciencias Biológicas Ángel Arias Barreto, investigador auxiliar, quien disertó sobre el manejo ambiental en la Tarea Vida.

Si se habla de los arrecifes coralinos habrá que decir que presentan un blanqueamiento elevado producto de una enfermedad que conlleva a su decoloración provocado por el aumento de la temperatura del agua. Ello implica la expulsión de las algas que les proporcionan la coloración y sus respectivos nutrientes en una estructura subacuática en que el promedio general de afectaciones está considerado entre el 60 y el 75 %.

Desde otra mirada se cuenta con una excelente labor en el monitoreo de aves migratorias aplicado en el área protegida Refugio de Fauna Cayo Santa María desde 2011. Punto clave es el anillamiento de todas las especies que transitan por nuestra área con la captura de 1098 aves en abril, mayo y noviembre durante su arribo al país, aunque se ha comprobado que existe residencia de algunas de estas en el territorio.

El Dr. en Ciencias Biológicas Ángel Arias Barreto, investigador auxiliar, quien disertó sobre el manejo ambiental en la Tarea Vida.

Y en cuanto al seguimiento de los manglares a través de imágenes satelitales se advierte que, en algunos casos, recuperan los impactos ocasionados por «Irma» en 2017 cuando dañó 3 810 ha. Aproximadamente el 50 % está afectado o manifiesta algún signo de estrés en la cayería.

Otras líneas de estudio conciernen al comportamiento de la vegetación de las dunas a partir del vertimiento de arena en las playas de la cayería del noreste. Esta flora costera presenta variaciones en su estructura y composición florística en correspondencia con el tipo de duna, su altura, extensión, pendientes y orientación.

De igual forma se presta atención al desove del pargo a fin de insistir en la conservación de la especie.

Y le correspondió al Máster Edelkis Rodríguez Moya, al frente del CESAM, las referencias sobre el manejo integral costero y las líneas estratégicas relacionadas con las fuentes contaminantes, el manejo forestal, monitoreo ambiental y mantenimiento y rehabilitación de playas caracterizada, esta última, por su alto costo.

Las playas arenosas, los manglares y las crestas de arrecifes de coral son los elementos naturales protectores de las costas cubanas porque amortiguan los impactos del oleaje ante eventos extremos.

En la actualidad existen propuestas de soluciones para evitar las penetraciones del mar en Caibarién y la necesidad de restaurar su playa y la de Isabela; sin embargo, habrá que incluir a las personas residentes en la costa a fin de que influyan en la toma de decisiones, si se tiene en cuenta que no puede olvidarse el valor de la ciencia incorporada a la comunidad.

Los participantes en el Taller también expusieron criterios. Uno de los más atinados fue el del Dr. Ismael Cristóbal Santos Abreu, Premio Nacional de Medio Ambiente 2017, y Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba 2019, quien dio en la diana al sugerir que los resultados de estos estudios aparezcan en los programas didácticos y pedagógicos, que se encuentran en preparación, como excelente modelo de lo que hay que reflejar en los materiales de estudios para Cuba.

El Master Edelkis Rodríguez Moya, al frente del CESAM, expuso las referencias sobre el manejo integral costero y las líneas estratégicas relacionadas con las fuentes contaminantes, el manejo forestal, monitoreo ambiental y mantenimiento y rehabilitación de playas.

Una conclusión emana de fructíferas exposiciones. El enfrentamiento al CC constituye un gran programa social ante un panorama complejo que presenta Villa Clara con diversidad poblacional, pero siempre visto al hombre como centro de la Tarea Vida, por eso desde TECNOSIME, un colectivo a favor de la ingeniería, la ciencia y la tecnología, hubo consenso en actuar a favor de ese mundo que anhelamos.

Al intervenir el Dr. Ismael Cristóbal Santos Abreu, dio en la diana al sugerir que los resultados de cada estudio aparezcan en los programas didácticos y pedagógicos.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

enero 21, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Tarea Vida (14) Resiliencia

El Máster en Ciencias Luis Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo (PVR) en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma)

Por Ricardo R. González

¿Cómo? ¿Resiliencia? Y el término no es nada nuevo. De manera general se define como la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas. Sin embargo, el concepto ha experimentado cambios importantes desde la década de los 60.

Según la historia al principio se consideró como una condición innata, mas con el tiempo adicionaron factores no solo individuales, si no también familiares, comunitarios y culturales, y en medio siglo XXI algunos expertos lo consideran como un proceso comunitario y cultural.

Lo cierto es que, de una u otra manera, involucra también al medio ambiente, y la manera conceptual en este ámbito comenzó a manejarse a partir de 1970 con los aportes del ecologista canadiense C. S. Holling.

El Máster Luis Orlando Pichardo Moya, coordinador provincial de los estudios de peligro, vulnerabilidad y riesgo (PVR) en el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), la admite como «la capacidad de responder ante un disturbio que pudiera presentar un ecosistema o la propia sociedad, e incluye la efectividad para prepararse ante un determinado cambio».

Entonces entran a valorarse los efectos del cambio climático (CC) que necesita adaptación a nuevas condiciones apoyada en múltiples pasos. En otras palabras: «El antes a fin de crear el escenario y prepararse para el después».

Con su notoria experiencia en estos temas el especialista es partidario de estrategias de adaptación que procuren el respeto, la reconstrucción o regeneración de un ecosistema llamado a conservarse, sin apartar la mirada de esas comunidades que desarrollan su vida en ese entorno y que pueden considerarse resiliente ante todos los aspectos de la vida.

En medio de las coyunturas surgen noticias prometedoras. Existe un proyecto internacional llamado Construyendo resiliencia costera en Cuba que aplica soluciones naturales para la adaptación. El sitio de intervención seleccionado en Villa Clara recae en Caibarién de acuerdo con los estudios de PVR.

«Todo ello conduce a un incremento de la frecuencia e intensidad de la sequía y si los peligros se exacerban entonces el camino es resolver las vulnerabilidades existentes o hacerlas sustentables».

Acto seguido precisa que no pueden minimizarse los eventos climáticos, las intensas lluvias y las penetraciones del mar, y aquí resulta evidente la resiliencia de las zonas costeras que se enfrentan al ascenso del nivel del mar junto a las afectaciones por otros fenómenos.

Y sale a relucir la Tarea Vida o Plan de Estado para el enfrentamiento al CC. Esta trabaja a nivel de sectores en función de analizar qué se hace en busca de la necesaria adaptación en la agricultura cañera y no cañera, en los recursos hidráulicos, el turismo y en la construcción, por ello se insiste en la obtención y propagación de variedades tolerantes a la sequía, en la eficiencia del uso de los recursos hídricos, en el cuidado, mantenimiento y conservación de los recursos naturales a utilizar por el turismo, y en la utilidad del cemento de bajo carbono al generar menos emisiones de CO2 a la atmósfera, aunque Cuba no figura entre los grandes aportadores.

«En el consejo popular es donde se materializa el mayor porciento de aspiraciones de calidad de vida, desarrollo social, cultural y económico de sus habitantes, por lo que se impone conocer cuáles son sus problemas de adaptación al CC y ello demanda intensificar las acciones de trabajo comunitario».

Desde el punto de vista conceptual Pichardo Moya considera que el mensaje educativo ha mejorado; sin embargo, falta mucho desde el punto de vista de las respuestas.

«La mente del individuo no se desarrolla a la misma velocidad. A veces se olvida el pasado ante grandes huracanes y eso depende de las comunidades y de los lugares. En Cuba existen varios ejemplos: la comunidad El Guayabal, la propia Nueva Isabela, y a pesar del arraigo popular a sus entornos la solución no puede limitarse, exclusivamente, a la vivienda ya que impera tener en cuenta las costumbres, la transportación, los centros laborales…»

En el país existían aspectos logrados y se dejaron perder por parte de las comunidades, por lo que sería oportuno rescatarlas en alianza con las organizaciones de masas y la escuela en el reciclaje de la materia prima, en la lucha por el ahorro energético, y así las nuevas generaciones se familiarizan y crean conciencia, a la vez que pudiera extenderse como proyección educativa para la familia.

Se insiste en la utilidad del cemento de bajo carbono al generar menos emisiones de CO2 a la atmósfera, aunque Cuba no figura entre los grandes aportadores.

«Sin dudas las contingencias dejan una enseñanza, mas no ocurre lo mismo en las urgencias tanto en la parte doméstica como en el ámbito laboral. Viví recientemente una experiencia en una playa con 2 kg de plástico acumulados en 16 m2 en solo un día. La dejé limpia, pero al otro día estaba igual. Las personas vinieron, disfrutaron, y dejaron sus desechos, por lo que es necesario trabajar con la gente a favor de la limpieza. Recordemos que el calor, la falta de agua, y la suciedad abren las puertas a la proliferación de enfermedades. Empecemos todos desde edades tempranas con estos retos y que no queden solo en trasmitir conocimientos, si no socializar las experiencias, sin que las labores de higiene recaiga de manera exclusiva en el trabajador de Comunales».

En medio de las coyunturas surgen noticias prometedoras. Existe un proyecto internacional llamado Construyendo resiliencia costera en Cuba que aplica soluciones naturales para la adaptación. El sitio de intervención seleccionado en Villa Clara recae en Caibarién de acuerdo con los estudios de PVR y aquellos consejos populares de mayores incidencias por su proximidad a la costa, pero la visión resulta más abarcadora y admite un alcance general.

«Que se tenga una mejor costa en la Villa Blanca repercute en el resto del territorio y favorece a pobladores de otras provincias».

Este proyecto apoya la Tarea Vida y está en sus primeros pasos, a la vez que fortalece las capacidades para exigir a la sociedad su plan de reducción de riesgos y desastres basado en prioridades, financiamiento y otros factores necesarios para lograr la adaptación.

De manera particular incluye reordenamiento ambiental, humedales costeros rehabilitados, que ya muestran señas positivas en la recuperación de los manglares, tecnologías de soluciones de adaptación basada en comunidades, mejores espacios para la vida, propuestas de reagrupación de actividades de sectores que no resultan factibles en la zona donde están ubicados, alternativas de solución a vulnerabilidades claves en la comunidad, y mejorar las respuestas de los organismos con vistas a un ordenamiento para desarrollar mejor su labor.

Por todo lo expuesto vale también la resiliencia como un proceso de capacidad adaptativa en que las personas, instituciones y gobierno deben encontrar vías positivas a las situaciones adversas. Vencer constituye el gran reto.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

noviembre 4, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: