ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Un lustro sin mortalidad infantil ni materna en las montañas de Manicaragua

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Como algo extraño y desconocido puede considerarse la mortalidad infantil y materna en las montañas manicaragüenses cuando ha transcurrido un lustro con registros que se mantienen en cero para ambos indicadores.

Entre las causas que lo motivan aparece la respuesta en las acciones desplegadas por médicos y enfermeras en el seguimiento a cada proceso de gestación, unido a las coordinaciones del consejo de dirección en el Hospital Paubla María Pérez Morales, de Jibacoa, el aporte de las organizaciones de masas y de varias empresas, así como de quienes intervienen en los programas de Salud cuyas características de terreno los hace desafiar las más complejas contingencias.

Uno de los médicos de la familia emprende la travesía a caballo para llegar al hogar de una gestante.

Por la propia topografía rural hay que recorrer la geografía ya sea a caballo, en yunta de bueyes, en una volanta, o en un tractor para llegar a las comunidades de difícil acceso.

En no pocas ocasiones debe desafiarse las lluvias, la crecida de los ríos o temporales en función de atender a los enfermos o a una embarazada que demanda el seguimiento especializado lejos de la institución de Salud jibacoense que tiene asignada a más de 4 mil habitantes.

Vale resaltar que cuatro municipios de Villa Clara despidieron 2019 con cero decesos en menores de un año: Encrucijada, Camajuaní, Caibarién y Cifuentes, en tanto Santa Clara, a pesar de las complejidades como capital territorial, concluyó con apenas 2,7 por cada mil nacidos vivos.

Por la propia topografía rural hay que recorrer la geografía ya sea a caballo, en yunta de bueyes, en una volanta o en un tractor para llegar a las comunidades de difícil acceso.

A nivel provincial se cerró el año marcando el indicador 4,7 por cada mil nacimientos por debajo de la media en el país, a lo que se suma la ausencia de mortalidad materna debido a causas directas, mientras el índice de bajo peso al nacer alcanzó 5 por cada 1000 nacidos vivos, aunque decrece el número de nacimientos como realidad que no se ha podido superar en un largo período.

En los resultados del Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) intervienen todas las instituciones y servicios relacionados con la atención a la madre y al niño, la labor de los hogares maternos y las organizaciones de masas, a lo que se suma el incremento de las consultas de infertilidad y los centros de reproducción asistida.

Punto y aparte para el control del riesgo reproductivo preconcepcional y el suministro de ácido fólico antes de que la mujer quede embarazada a fin de evitar malformaciones congénitas y que logre su proceso sin dificultades.

Durante los últimos años la provincia acumula las siguientes tasas de mortalidad infantil: 2008 (3,3), 2009 (4,4), 2010 (2,5), 2011 (5,7), 2012 (4,8), 2013 (3,9,), 2014 (3,2), 2015 (4,1). 2016 (3.1), 2017 (4,6), 2018 (3,5).

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

enero 10, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

Desde el corazón del Escambray

El sostenido trabajo en torno al Programa Materno Infantil en el Escambray villaclareño hizo que el pasado año concluyera con todos sus indicadores en cero, un hecho alcanzado por primera vez en la historia.

Médicos, personal de enfermería y auxiliares desafían peligros, vencen retos y hacen su vida entre un paisaje natural privilegiado con la premisa de velar por el prójimo. Así son ellos, así laboran

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Picos Blanco trajo a la vida del galeno José Félix Moreno Reyes una de sus experiencias inolvidables. No era de aquellas noches de cielos estrellados y que a lo lejos se escucha el revoloteo de una lechuza. Tampoco del «me paso» ante un inesperado doble nueve salido en la partidita de dominó, ni de las conversaciones habituales sobre el clásico descenso del arria de mulos con el sonido característico de los cencerros.

Una tempestad amenazaba. Parecía que la jornada no traería otras complicaciones hasta que en medio de ella llegó alguien procurando por el médico porque tenía un familiar con un cuadro clínico complejo.

Como un resorte el galeno preparó la mochila. Sueros, agujas y otros insumos posiblemente necesarios, pero existía un inconveniente: «la travesía se podía hacer solo a caballo, y yo llevaba años sin practicar».

No había otra alternativa. Emprendió el peligroso camino durante casi dos horas montado sobre el animal. «Cuando llegué las rodillas me temblaban. No sé si por el frío o el sofocón. Llegamos a la casa. Por el estado del paciente hubo que aplicar una venolisis, permanecer allí para observarlo, y emprender el retorno a Jibacoa en idénticas condiciones, aunque esta vez solo ya que el familiar del enfermo quedó en su casa.

Si le preguntan a José Félix cuál resulta la mayor complejidad de las labores diría que lo difícil del acceso. Caminos en muy mal estado, personas que viven en elevaciones resbaladizas y como único se llega es a caballo o a pie subiendo por las colinas, pero son seres humanos imposibles de desproteger.

Como parte de la organización del trabajo el doctor José Félix Moreno Reyes y la enfermera Mileidy Rodríguez Benítez revisan a diario la programación de las consultas en el terreno y otras incidencias.

En este caso el joven santaclareño cubre los descansos habilitados para el Dr. Víctor Damián Lazcano Hernández, quien habitualmente labora en el consultorio número 8, de la cooperativa Luis Lara, ubicado en una comunidad campesina jibacoense.

Si de sustos se trata también su colega Víctor los ha pasado; Cuenta la enfermera Mileidy Rodríguez Benítez que un día él desafió la crecida del río al regreso de Rincón Naranjo, La corriente arrastraba al caballo, y solo una caña brava que estaba bien fija resultó el milagro de la salvación, y es que cuando crece el rio ese lugar queda incomunicado como mínimo por 48 horas.

EL AMOR ABRAZA

Al parecer estos parajes reservan, además de su belleza, atractivos para que Cupido lance sus flechas. Una holguinera como Yordaika Elda Rivero Ramírez, la directora del policlínico Paubla María Pérez Morales, en Jibacoa, abandonó la ciudad de los parques y quedó aquí. Mileidy, la enfermera con 20 años de graduada, dejó atrás su camagüeyano Santa Cruz del Sur para proseguir su vida en el lomerío, y José Félix prefirió compartir los días con su esposa Leyla, una doctora que sí es oriunda de este lugar.

«El motivo, la trampa o el anzuelo lo desconocemos, argumenta José Felix. Quizás sea porque la población del lomerío es muy noble y son como especie de familias que no te puedes separar.

Accesos muy difíciles, con puntos donde el transporte llega solo tres veces por semana de estar bueno el camino, obligan al personal de Salud a largas caminatas. Así lo demuestra esta imagen de los doctores José Féiix, la enfermera Mileidy, y los galenos Yordaika Elda Rivero Ramírez, directora del policlínico de Jibacoa, y Ramiro López Arguelles, subdirector de Asistencia Médica en la Dirección de Salud en Manicaragua.

«Pudiera ser la tranquilidad del lomerío, su clima de aire puro, y a lo mejor es que las mujeres cautivan más en el amor.

«En mi caso llegué de Santa Clara en el último año que cursaba Medicina. A pesar de ser poblano me gusta mucho la campiña. Aquí la conocí a ella, y cuando los dos terminamos la carrera decidimos venir para acá. Ya llevamos casi seis años en la zona».

Cuando la pareja cumplió misiones en Brasil se trasladaban, imaginariamente, a esta porción villaclareña por sus condiciones topográficas muy similares y con áreas de complejo acceso.

RESULTADOS QUE HABLAN     

El mejor premio que puede recibir un galeno en la montaña es el afecto de su comunidad. Entonces superan expectativas, se vencen miedos, adquieres conocimientos que van más allá de la vida profesional y te impone el reto de estar lejos del gran especialista al que puedes consultarle un procedimiento de manera inminente.

Los fenómenos naturales han sido otro tipo de enseñanza. Repartir medicamentos, prestar asistencia médica y proceder a las evacuaciones en las más difíciles circunstancias constituye una escuela. Convivir entre ciclones e inundaciones, calmar el pánico, fungir como sicólogos ante estas situaciones engrosan el aval.

Varias veces se impone realizar la travesía en caballos.

La Defensa Civil imparte las orientaciones ante eventos meteorológicos y ya hay que prepararse, seguir las diferentes fases informativas y con ellas todo el aseguramiento de los recursos, incluso dotado de materiales y medicamentos para pasar un largo período incomunicado.

Que lo diga Yorday Hurtado, al frente de la cooperativa VI Congreso, quien valora el trabajo del médico y la enfermera como satisfactorio.

«Hemos tenido que enfrentar situaciones difíciles. Montarnos en una canoa y dirigirnos a zonas llenas de agua por todas partes, pero jamás vemos un gesto de contrariedad o de negación en el rostro de ellos».

Como profesional de la Salud José Félix se siente parte del resto de sus compañeros y del equipo del sistema al posibilitar que el Programa Materno Infantil en el Escambray villaclareño concluyera con todos sus indicadores en cero en el pasado año, un hecho logrado por primera vez en la historia.

Una zona sin dengue ni otras afecciones trasmitidas por el Aedes aegypti, y donde la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y el alcoholismo prevalecen entre las mayores incidencias

Yorday Hurtado, al frente de la cooperativa VI Congreso, valora el trabajo del médico y la enfermera como satisfactorio.

La comunidad de Víctor, José Félix y Mileidy está integrada por unas 46 familias que suman 250 integrantes, pero la cobertura médica está garantizada en cualquier sitio de la montaña.

—¿Por qué médico?  pegunto a Jorge Félix

— En la infancia tuve un accidente. No contaban conmigo, y al ver todas aquellas atenciones en medio de mi gravedad me dije; «Un día tengo que ser médico». Aquello influyó, no me interesó nada más, y ya lo cumplí.

— ¿Y los caballos, venciste el miedo?

— Los respeto. Cada animal es un mundo. Los monto por necesidad, pero hay que conocerlos.

Mientras tanto el galeno santaclareño, que ya es más de Jibacoa, anda por esos lares desde el corazón del Escambray donde las montañas parecen tocar el cielo y entre tanta vegetación se empina una palma real para reafirmar la cubanía.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

abril 18, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Tres más, y suman cinco

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

La noticia inmovilizó a Yesenia Águila García a las 12 semanas de gestación cuando el ultrasonido reveló que esperaba tres criaturas. Y la sorpresa fue mayor al saber que tendría cinco hijos porque ya contaba con dos anteriores.

Desde el pasado 16 de mayo esta ama de casa, de 26 años, disfruta de Roberto, Ricardo y Reude quienes llegaron al mundo con 2 150 gramos de peso (4,12 libras), 2 450 (5,7) y 2 800 gramos representativos de 6,3 libras gracias a un equipo del hospital universitario ginecobstétrico Mariana Grajales de Santa Clara que intervino en el proceso final.

Según el doctor Orlando Molina Hernández, jefe del servicio de Cuidados Neonatales, se aplicó la cesárea para este alumbramiento de gemelares triples a las 35 semanas de edad gestacional sin contratiempos ni factores de riesgo. La mamá estuvo ingresada durante la última etapa del embarazo y recibió adecuada atención prenatal, tanto por los especialistas de la atención primaria combinada con los profesionales del nivel hospitalario.

Las criaturas junto a parte del equipo que los atiende en el servicio de Cuidados Neonatales. El doctor Orlando Molina Hernández (en el centro) y los licenciados en enfermería Mindrey Rojas Ramos y Sandry García Ramírez. Tanto Roberto como Ricardo y Raude demuestran excelente vitalidad.

«Después de la operación no han existido complicaciones. Por el hecho de resultar un embarazo múltiple, y dos de los pequeños presentar bajo peso se mantienen en el servicio de Cuidados Neonatales para su observación continua, sin estar acoplados ni permanecer en incubadoras.

Una vez con el peso requerido se procederá al alta hospitalaria donde los esperan en el hogar de Manicaragua junto a Reude Martínez Consuegra, el padre de las criaturas que labora en la rama porcina.

Mientras tanto la feliz mamá aplica la lactancia materna cada tres horas y refuerza que los tres varones comienzan con R por el padre de los recién nacidos y sus dos abuelos que inician sus respectivos nombres con ella.

«Aun no puedo creer que ya tengo cinco hijos, pero le aporto a la natalidad de la provincia», comenta Yesenia Águila García.

Por su parte el doctor Alexander Martínez Pérez, director de la maternidad provincial, destacó que nacieron en un momento en que la natalidad decrece, pero el resto de los indicadores van estabilizándose ante un inicio de año que no fue favorable, y ya aparecen saldos prometedores, con considerable disminución del bajo peso al nacer.


El doctor Alexander Martínez Pérez, director de la maternidad provincial, afirma que de 2010 hasta la fecha la institución totaliza 12 partos de trillizos, y 274 múltiples gemelares durante el último quinquenio.   

De acuerdo con los estimados debe ocurrir un nacimiento triple cada 7 200 alumbramientos. De 2010 hasta la fecha la principal institución materna del territorio totaliza 12 partos de trillizos que corresponden con las estadísticas. El último aparece registrado en septiembre de 2013 hasta la llegada de Roberto, Ricardo y Reude; sin embargo los múltiples gemelares son frecuentes y reportan 274 en el último quinquenio.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

mayo 31, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Con las manos del alma

foto-1Laura Linet moldea el barro y despliega sus habilidades manuales como parte de una historia apoyada en la perseverancia familiar y el aporte de muchos que engrandecen la obra.

Cuando la sensibilidad multiplicada entre muchos y la perseverancia familiar se abrazan no existen barreras que limiten la vida aunque un Síndrome de Down afecte a la protagonista de esta historia.

Por Ricardo R. González

Fotos: Rogelio Mora Rojas

Las estribaciones del Escambray villaclareño conocen esta historia. La han visto crecer y empinarse con ella, como lo hace el sol de cada día desde Las Calabazas, un punto situado justamente a nueve kilómetros del poblado de Güinía de Miranda, donde Laura Linet Soto Ramos pasea sus sueños por la vida.

Ahora moldea el barro hasta lograr la figura deseada. Poco a poco configura la jarrita y una vez terminada escoge los colores a fin de vestir su obra. Nadie la presiona ni tampoco le sugieren aquellas tonalidades a utilizar, y ante la acuarela se decide por el azul, blanco y rojo como los de su bandera cubana. Así desarrolla el mundo creativo bajo los instintos que mueven el timonel de la imaginación.

Laura ya tiene 15 años y celebró su anhelada fiesta. Lindas fotografías le acompañan y a través del tiempo ha vencido los derroteros impuestos por el destino. De sus manos surgen macramés e infinidades de objetos artesanales confeccionados a base de materiales desechables.

Tampoco es extraño que recorte o mueva las agujetas para lograr un esmerado tejido, y que guste de la danza o del baile con apreciables aptitudes.

Una historia común que pudiera resultar intrascendente; sin embargo, Laurita es de esos casos que llegan al universo con una alteración en un par de cromosomas y marcan a las criaturas bajo el Síndrome de Down.

EN BUSCA DEL ARCO IRIS

La perseverancia familiar y el aporte de muchos devienen piedras angulares en el día a día de la joven que sigue siendo para todos una niña mimada. Bien lo sabe Yaimara Martínez Sarduy, quien además de ser su tía funge como instructora de Artes Plásticas y ha desarrollado el proyecto Un diamante en la montaña como joya que pule su brillo.

foto-2

Junto a su mamá Ania Ramos quien 15 años después del nacimiento de su primogénita trajo al mundo a Leandy.

Ella pone en práctica esa paciencia necesaria ante casos que no todos los días manifiestan idéntica disposición.

«Para lograr las motivaciones utilizo el juego y las adivinanzas sin forzar comportamientos. Es increíble sus preferencias hacia la pintura, la elaboración de objetos o las acciones apoyadas en barro y papel maché», subraya Yaimara.

Y dentro de ese mundo van en busca del arco iris, con el aporte de otros instructores como Yuneski Martínez Fuentes, especialista en música, que no deja de reconocer el rápido aprendizaje de su alumna, o de Ismary Valera Ibargollín, la promotora de la comunidad Las Calabazas, empeñada en la búsqueda de nuevos escenarios para continuar descubriendo el universo.

La complicidad de Yaimara, Yuneski e Ismary va más allá. Todos unidos buscan un proyecto integral en el que se den la mano el teatro, la danza, y la música en perfecta fusión.

Por sus propias características Laura habla poco, solo la entiende su familia, pero resulta muy cariñosa y su comportamiento no es nada agresivo. Quizás extraña mucho la escuelita José Galindez donde comenzó a transitar por esos laberintos inagotables del conocimiento gracias al sacerdocio de su maestra Margarita Bravo Rodríguez y de sus profesores de Educación Física y de Ajedrez.

Desde allí la menor limpiaba el entorno, izaba la bandera, y mostraba todo su interés en descubrir el universo hasta que un día el plantel cesó debido a la reestructuración educacional.

Ahora recibe los conocimientos mediante Daisy Toscano, una maestra ambulatoria que reside muy distante de la vivienda y quien no puede llegar a diario hasta la modesta casita ubicada en Las Calabazas.

foto-3

Laura domina al alazán sin contratiempos. En realidad es también parte de su vida que no conoce de temores.

Parece un sueño pero es real. Por eso se recuerda al poeta al reafirmar que «solo el amor engendra la maravilla». Coincide en ello Félix Marín Correa, el presidente del Consejo Popular de Güinía de Miranda, quien no deja de reiterar su gratitud por estas acciones dirigidas a la reinserción de Laura a la vida social. Incluso el proyecto cultural que la convierte en protagonista lo presentan en cuantos espacios sean posible y hasta sale de los marcos de la localidad. No por gusto suma tantas distinciones y reconocimientos.

En sus 27 años de ejercicio gubernamental considera que constituye una excelente motivación para que casos similares sepan que existen ventanas abiertas porque también tienen ganado el derecho a la vida, y para demostrarlo mensualmente programan una actividad organizada por la familia, los instructores y el consejo popular en la medida de las posibilidades.

«Gracias a todos, y a una Revolución que permite dignificar la existencia lo rural crece y se viste de gala en pleno lomerío del Escambray», puntualiza Marín Correa.

LAS CONFESIONES DE ANIA

Los instintos maternales despiertan el caudal de las emociones en Ania Ramos Sarduy. A veces su voz se ahoga invadida por el sentimiento, a tal punto que no puede olvidar el instante en que le confirmaron el diagnóstico de su hija. A partir de entonces creó las herramientas para enfrentar la realidad contra vientos y mareas.

Confiesa que pasó meses pensando en los 15 de su hija, en cómo sería la fiesta, y sobre todo en el futuro, mas se impuso, y disfrutó a plenitud aquellos momentos en que Laura aprendió las vocales y pronunció las primeras sílabas en su escuela.

«Yo trabajo — precisa— en la sala de Vídeo próxima a lo que fue su centro de enseñanza. Desde allí la miraba y apreciaba su adelanto a diario. Nunca tuve ilusiones en volver a parir porque mi niña no constituía un estorbo, pero hace poco lo decidí mirando hacia el futuro».

Pasaron 15 años. Ania Ramos no ocultó su temor de enfrentar otro embarazo, «pero gracias a este país me hicieron múltiples exámenes y sabía de antemano que mi segunda descendencia venía sin problemas».

foto-4También el baile constituye otra diversión gracias a las nociones de los instructores de arte.

 Desde hace seis meses Leandy es el nuevo inquilino de Las Calabazas muy bien recibido por Laurita quien comparte con sus padres la atención a su hermanito.

La vida en el hogar sigue su ajetreo con las vivencias de Ernani Soto Bravo, el jefe de familia orgulloso de cada integrante de su núcleo y delegado de la circunscripción por más de dos décadas, y por Enidia Sarduy Gómez, la abuela joven de Laura que desde el propio corazón de Güinia abraza la esperanza.

Mientras tanto Laura Linet no deja de practicar la equitación como el mejor de los jinetes, domina la bestia sin temores, y de vez en cuando descuelga el teléfono para conocer de sus abuelos paternos residentes allá por las lejanas vegas de Vueltabajo.

«Nunca me he sentido sola. Tengo el apoyo de la familia, de los vecinos y de todos los que se han sumado a este proyecto para nutrirlo con sus buenas intenciones», precisa Ania.

La vida sigue haciendo historia. Entre capítulos sorprendentes y protagonistas anónimos se impregnan valores a esas realidades que reclaman de múltiples colores. Instructores de arte que piensan en grande para que los nobles proyectos traspasen puertas y toquen corazones.

Y si dedicaciones comunes se trata las hay para un Fidel que también vibra en Las Calabazas y constituye el inspirador de nuevas contiendas labradas, sobre todo, con las manos del alma.

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91

enero 31, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: