ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Daiquirí diferente

Una representación del colectivo del bar Daiquirí: Alexis Ramírez García, Liamary Echeverría Rodríguez, Valery Fernández Díaz, Anay Rodríguez Rodríguez y Ricardo Álvarez Ramos.

Texto y fotos Ricardo R. González

No lleva las onzas requeridas de ron Carta Blanca, tampoco la cucharadita de azúcar, ni jugo de medio limón, o el hielo picadito que pone el toque final a la refrescante bebida, pero lo cierto es que todo se circunscribe al bar Daiquirí, centro gastronómico existente en pleno bulevar santaclareño, que en la actualidad muestra un nuevo rostro.

Confieso que no soy muy amante de los chicharos, pero hace pocos días pasé por el establecimiento y me sorprendió el olor que llegaba a la acera. Pregunté a quienes aguardaban para adquirir sus productos y casi al unísono me dijeron: «Cuando pruebe el que cocinan aquí su opinión va a cambiar».

«En esta etapa cambiamos totalmente de ofrecer un servicio de bar y de minireservado a la venta de productos alimenticios para llevar», afirma Anay Rodríguez Rodríguez, administradora del establecimiento.

Luego volví, compré mi ración, y ahora mi paladar no quiere distanciarse de la unidad perteneciente a la Empresa Municipal de Restaurantes y Recreación.

Busqué a Anay Rodríguez Rodríguez, su administradora, e inquirí por si existía algún secreto para su elaboración.

«No hay ninguno, cumplir lo que establecen las artes culinarias y realizarlas con amor a partir de la dedicación que ponen los trabajadores. Confeccionamos el menú con lo mismo que posee el resto de los establecimientos, a veces a la hora de sazonar vienen los dolores de cabeza, pero ahí hay que crecerse y buscar alternativas. «Simplemente nuestros cocineros le entregan todo a su cocina y a su trabajo, y lo hacen a fin de mantener su prestigio profesional y para que la población se sienta a gusto y reciba un producto de calidad».

Si bien la leguminosa se ha convertido en el plato de referencia del Daiquirí, los tiempos de pandemia han obligado a cambiar el sistema de trabajo.

Y en este camino Anay subraya que brindan el servicio de lunes a sábados, a partir de las 10:00 a.m. hasta que se agoten las raciones preparadas, ya que el domingo lo destinan a labores de higienización general.

«Ofertamos, también, el arroz combinado con pollo, empellas u otro tipo de subproducto, sin descartar croquetas y embutidos en dependencia de los suministros que nos llegan.

«Existen los contratos de compra a los proveedores de la miniindustria que incluye mermeladas, vinagre, vino seco, puré de tomate, zumo de limón que también vendemos en pomos sellados o a granel siempre que existan disponibilidades».

— ¿Cómo oscilan los precios?

— Vinagre y vino seco, 30.00 pesos el litro, jugo de limón, 35.00 pesos el envase grande y 15.00 el más pequeño, puré de tomate condimentado a 30.00 pesos el kg, en tanto las mermeladas se venden a 20.00 cada kg, el dulce de fruta bomba, a 30.00 (kg) y si desea la cubeta sellada de 4 kg, a 120.00 pesos.

Desde las 10:00 a.m. se procede al expendio de los productos hasta finalizar con el total de raciones preparadas.

Muchos de estos recursos eran utilizados en la elaboración de las comidas para nuestro reservado que admite unas 12 personas. Con la llegada de la enfermedad se buscó una lista de precios oficiales y se venden por kilogramos o por unidades.

La cocina es un arte. Quien no lo sienta así no logra buenos resultados. Que lo diga Valery Fernández Díaz.

— ¿Y la complicidad con las adulteraciones?

— El día que detectemos que a un producto le falte un mínimo de calidad ese no sale a la calle. Somos reacios al llamado «bautizo» ni que en el caso de los potajes resulte un aguacero porque al cliente hay que respetarlo. La calidad es la razón de ser. Mantenemos la condición de Vanguardia Nacional por cuarto año consecutivo, luchamos por tenerla siempre, y ahora comenzamos los primeros pasos para emprender el Perfeccionamiento Empresarial.

UN COLECTIVO SIN PRESAGIOS

Para nadie es secreto que ese rinconcito acogedor, situado al lado del restaurante El Gobernador, permaneció cerrado por dos años debido a una remodelación capital. Los días finales de diciembre les trajo la reapertura, mas la llegada de la inesperada pandemia obligó a cerrar el pasado 11 de marzo.

Apenas dos meses y unos días en funciones, y si algo tienen los integrantes del colectivo de Anay es que ninguno habla ni de presagios ni de mala suerte, por lo que al calor de estos tiempos readaptaron sus funciones.

«Emprendimos este servicio completamente diferente al del bar. Parte de nuestros integrantes se reubicaron en otras unidades vinculándose al Sistema de Atención a la Familia (SAF) con la entrega de los productos a los ancianos en sus domicilios, y otros laborando en la cocina de las unidades en las que fueron reubicados».

También nuestra carpa habilitada en el Sandino tuvo que cerrar para evitar la aglomeración de personas y la proliferación del SARS-CoV-2.

«Nos adaptamos a cualquier tarea gracias a una fuerza laboral predominantemente joven, cuyas edades oscilan entre los 25 y los 40 años, que también alterna con el uso de hornos de carbón cuando no tenemos disponibilidades de gas o se aplican otros métodos para cumplir nuestra misión.

Así encamina sus pasos el establecimiento ubicado en pleno bulevar de la capital provincial. Ansioso de retomar a sus funciones tradicionales que llegarán. Mientras tanto prosiguen es esta etapa con un Daiquirí útil, agradecido y, sobre todo, diferente.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

junio 17, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Cuba elimina el pago en CUC en las unidades gastronómicas del sistema de comercio

El Ministerio de Comercio Interior informa a través de su página web que desde el mes de febrero se elimina el pago en CUC en las unidades del sistema de comercio que prestan servicios gastronómicos; lo que permitirá adquirir en CUP productos tales como refrescos, agua, helados, confituras, cervezas y otras bebidas alcohólicas.

El pago será exclusivamente en pesos cubanos, teniendo en cuenta las condiciones actuales de automatización de los sistemas contables de dichas unidades.

Con ello, además, se adecúan los servicios de la gastronomía a otros similares que prestan el resto de las unidades del comercio interno, entre ellas Palmares, Cimex y otras.

(Con información del Ministerio de Comercio Interior)

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

febrero 29, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Del mostrador al cliente

Digna Morales Molina considera que quien dirige tiene que lograr dos cosas: que te respeten y te quieran como características indispensables.

Suman cinco años consecutivos en los que Villa Clara obtiene las celebraciones nacionales por el Día del Comercio, la Gastronomía y los Servicios a pesar de vivir tiempos difíciles. Aun así lo lograron y encaminan el trabajo hacia nuevos retos.

Por Ricardo R. González

Fotos. Ramón Barreras Valdés

Digna Morales Molina, la directora del Grupo Empresarial de Comercio (GEC) en Villa Clara, no rechaza a la prensa, aunque en verdad prefiere vencer contiendas difíciles antes de conceder entrevistas; sin embargo, obvió la premura del tiempo e incluso confesó algunos de los aprietos relacionados con el oficio. Nunca habla en primera persona, y si de logros se trata los atribuye a su Consejo de Dirección y al enorme potencial de trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios existentes en la provincia a quienes defiende a capa y espada.

«Esos son los verdaderos triunfadores de haber ganado la sede por el día de nuestro sector por quinto año consecutivo, y acto seguido le pregunto si el cumplimiento del plan de circulación mercantil, correspondiente al pasado año, les quitó el sueño en algún momento. No busca evasivas, sin pensarlo dos veces responde de manera afirmativa.

«Nos puso tenso a todos. Al pasar julio y agosto, que resultan la «zafra grande» para la actividad, todavía faltaban millones de pesos por recaudar de un plan en extremo alto que, por primera vez en la historia, ascendió a 2 mil 232, 5 millones de pesos con un trimestre inicial del año bien complicado y la acumulación de objetivos que no podían cumplirse.

«Pocos conocen cuántos sueños perdimos, y de todo el esfuerzo invertido. Los transportistas salían a las 3:00 de la mañana de un día y regresaban a la 1:00 o a las 2,00 de la madrugada del siguiente para buscar mercancías a distintos puntos de Cuba, incluso muebles para romper el bloqueo de alguna forma porque vamos hacia un encadenamiento productivo con la Forestal y la Agricultura».

— ¿Siempre mantuvieron la decisión de cumplir o en algún momento flaqueó?

— Algunos sugerían que la valorábamos, pero dije que no. Si vamos a pensar como país era estratégico hacerlo para no afectar el presupuesto estatal, sin acordarnos en ese momento en el lugar de la emulación. Cuando se renuncia al plan estás renunciando a más posibilidades de mercancías para el pueblo. Constituye una derrota, y como si todo fuera poco luego la cifra fue incrementada y ascendió a 2 mil 238 millones de pesos para sobrecumplir con 8 millones por encima de lo estipulado.

— ¿Acaso casualidad, suerte o qué?

— Recuerda el proverbio que en la unión está la fuerza. El MINCIN la Estatal, la Mayorista de Alimentos, la Universal, Registros Comerciales, el Frigorífico… todos fuimos (y somos) uno. Sentimos la unidad de un equipo, junto a los transportistas, a Camiones del Centro, a quienes conducen los vehículos de la subordinación local, los de aseguramiento al Comercio y todos nos pusimos en función de buscar. Llegamos a Pinar del Río detrás de los refrescos, a Holguín por la cerveza, hasta hemos traído cemento siempre amparados por las resoluciones que establecen un marco legal.

— Pudiéramos decir que la táctica fue similar a la empleada en una partida de ajedrez?

— Tienes que estar en constante movimiento, que las neuronas trabajen de manera colectiva con el aporte de posibles soluciones, encontrar estrategias, y en este sentido también contribuyeron los centros de elaboración que diversificaron sus producciones y una parte fueron destinadas a las bodegas.

La bodega 16 de Marzo mantiene su confort. Durante 2019 el GEC ejecutó 255 obras en el plan de reparaciones y mantenimiento, otras ocho como inversiones por concepto de construcción y montaje, en tanto 47 fueron beneficiadas por el financiamiento de la contribución al Desarrollo Local.

¿Y cuándo comenzaron a pensar en la emulación?

— Que quede claro. Cumplir el plan no es solo recoger dinero, hay que verlo como más entrega de productos y mercancías en medio de limitantes que no son fáciles. Y una vez que cumplimos las asignaciones entonces perfilamos detalles para alcanzar el primer lugar por parte de un territorio que no tiene pérdidas ni deudas con el presupuesto del Estados ni cuentas por cobrar y por pagar, unido a un fuerte trabajo sindical.

— Independientemente de lo económico fue factor decisivo la cantidad de obras inauguradas o remodeladas?

— Gran parte de los centros son complejos que dignifican el comercio. Situaría de punteros al Somos Jóvenes por su propia integralidad con un poco de todo. También Los Pinos que gusta mucho entre la población. Vista Hermosa con sus encantos, la mesa buffet de San Pablo y El Gobernador que por su posición seguirá gobernando en el bulevar.

— ¿Y Coopelia?

— Un reto. No está todavía como queremos. Hay que trabajar en la planta baja. Se han puesto algunos juegos, pero falta mucho sobre todo de tecnologías virtuales en el piso. La nueva planta procesadora de helados pertenece al Combinado Lácteo y tiene que guardar en las neveras del centro. Claro, no es el Coopelia de antes, pero debe seguir perfeccionándose.

— Casi siempre las miradas recaen sobre la capital provincial. ¿Qué ha pasado con los municipios y poblados?

— Los planes de distribución se crean sin paternalismos ni beneficios para nadie. Depende también de la agilidad de los directivos. A veces no llega determinado producto, pero los de cada lugar salen y buscan en función de la población, sin faltarle a la ley.

En Ranchuelo, por su aniversario, se hicieron obras y objetivos pendientes y se rejuvenece el motel Las Tecas. Otro tanto en Santo Domingo que recibió su impulso y se trabaja en El Laguito y en Amaro que estaba totalmente destruido. Ya allí funciona su restaurante y se labora en el rescate de las habitaciones y en otros proyectos.

Encrucijada va a tener una de las mejores discotecas de la provincia.

Remedios. Placetas, Sagua, Isabela también han recibido beneficios, mientras Carrillo se ha encaminado y está el compromiso de terminar el resto de las obras correspondiente a Comercio. Tampoco descuidamos a Buenavista que reclama dedicación.

— Hay acciones consolidadas, mas no todo son loas y no siempre se alcanza la satisfacción…

— Nunca digo que estamos bien. Podemos obtener diez años consecutivos el primer lugar y vamos a tener insuficiencias.

Nos queda una grande con el Plan Turquino. Los montañeses se merecen más que lo que le hemos dado. Repasaremos punto a punto del asentamiento para ponerle imaginación, inteligencia, capacidad y corazón.

Tenemos una inconformidad enorme con el Sistema de Atención a la Familia (SAF). No resulta el más malo de Cuba, pero hay que darle todo lo que debe tener. Constituye prioridad uno para este año porque debe modificarse la vida de esas personas que merecen atención especial.

Somos Jóvenes, uno de los recintos convertidos en complejo por la diversidad de sus opciones.

— Sin tapar el sol con un dedo todavía prosigue el hurto en determinados almacenes y entidades…

— Es otra de las grandes insatisfacciones vigentes, pero también cogemos a muchos de sus autores. Quien roba no puede vivir tranquilo.

— A Ud. la describen como una mujer fuerte de carácter y temible en sus decisiones. ¿Es así su autorretrato?

— No soy tan recia como me pintan, a veces oyes anécdotas sobre mí que resultan inciertas, y tampoco doy miedo. Soy un ser que escucho a todos, a mis compañeros, a quienes vienen a quejarse, a los que tienen un problema y necesitan algo, entonces hago lo tenga que hacer, dentro de lo establecido para ayudar, y aclaro que oigo detenidamente las críticas. Cuando el pueblo me señala no me pongo brava porque, la mayoría de las veces, tiene razón.

— Y qué siente Digna Morales cuando alguien le dice que no puede cumplir?

— En las videoconferencias que realizamos con los municipios hay quien llora de vergüenza para decirme que no ha podido satisfacer el plan, y lloran por pena. En ese momento esa persona se siente impotente y entonces tenemos que ayudarla en la búsqueda de soluciones. Directores de mucho prestigio han llorado de pena.

— ¿Incluso hombres?

Sí, y me siento contenta, no porque estén llorando porque eso me pone mal, sino porque uno siente que lo quieren a uno y eso, aunque parezca que no, estimula mucho.

— Toda meta cumplida impone saltos mayores…

— Ya para este año tenemos 450 millones por encima del plan. Y enero ha sido un mes complicado, pero iremos abriendo caminos. Lo que no se puede es estar conforme, siempre en inquietud constante. Las festividades y el acto por el Día del Trabajador del Comercio, la Gastronomía y los Servicios resultan estimulantes, pero lo importante es el compromiso que nos pone. Decidimos que los directores y los económicos, como siempre, van a hacer el juramento al Che antes de comenzar el acto y en días venideros nos vamos a Santiago para hacerlo con Fidel.

El nuevo Taller de Reparaciones de Efectos Electrodomésticos, otra de las obras puesta en función dentro de los servicios.

¿Seguirá Digna como la constante hacedora de realidades por el bien?

No me cansaré. Se piensa como país buscando soluciones y no mirando para arriba. Hasta que no las encontremos no duermo. Cuando hay una queja hay que oír, si te apresuras puedes dar una respuesta incorrecta.  Trabajando mucho es como se logran las cosas, pensar siempre en el pueblo y en mi caso particular, en la defensa de la empresa estatal socialista.

EL OJO DE LIBORIO

— Aunque responde a situaciones nacionales el módulo de aseo no es sistemático.

— Poca diversidad de sabores en Coopelia, a pesar de la apertura de la fábrica de helados

— No siempre hay un trato ético en las unidades del sector.

— Objetos toscos a altos precios y poca diversidad en surtidos

— En algunos merenderos se expenden productos sin el gramaje establecido para cada oferta.

— Bodegas que no pueden descuidar su estética y falta de higiene.

— El problema del peso en las balanzas sigue afectando al consumidor. Casi siempre en desventaja para este.

— La llamada Protección Al Consumidor es teoría, no funciona en la práctica.

— Inconcebible que un escaso metro de tela metálica aparezca en el mercado a 100.00 pesos y unos mocasines casi en competencia.

— Se ve a las claras que no siempre se le suministran a los productos la cantidad de ingredientes que llevan, lo que conspira en contra de la calidad.

— Vayan sorpresivamente a la trastienda y almacenes de los grandes mercados y establecimientos para que vean cómo guardan artículos de primera necesidad que no salen al mostrador y se reservan para las amistades.

— Por qué en Santiago de Cuba hay tanta diversidad en la red gastronómica y en Villa Clara no.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

febrero 3, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: