ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Aclaraciones sobre las nuevas recetas médicas

De izquierda a derecha: el Dr. Víctor Cañizares Pérez, jefe del departamento provincial de medicamentos y tecnologías médicas, el Lic. José Ángel Pérez Díaz, al frente de la sección provincial de servicios farmacéuticos, y la MsC. Nancy Bernal Pérez, especialista del grupo de análisis y planificación de medicamentos.

Por Ricardo R. González

A partir del lunes 19 de febrero deberá implantarse en las unidades de Salud la nueva receta habilitada para el expendio de medicamentos.

Según explicaron el Dr. Víctor Cañizares Pérez, jefe del departamento provincial de medicamentos y tecnologías médicas, el Lic. José Ángel Pérez Díaz, al frente de la sección provincial de servicios farmacéuticos, y la MsC. Nancy Bernal Pérez, especialista del grupo de análisis y planificación de medicamentos, pudiera ocurrir que el día de implementación se retrase en determinados territorios por situaciones de distribución.

Lo que sí aclararon los expertos es que habrá un margen de 15 días hábiles (hasta el 12 de marzo) para la coexistencia de la validez entre las recetas anteriores y el nuevo documento.

La población pregunta si las nuevas recetas tendrán idéntico tiempo para su vencimiento respecto a las anteriores.

— No habrá cambios. Las recetas normales (destinadas a renglones de rutina) serán válidas por 30 días, las relacionadas con antibióticos por una semana, y las emitidas en cuerpos de guardia solo por 24 a 72 horas. .

— ¿Habrá que presentar en los establecimientos farmacéuticos el método junto a la receta para adquirir el fármaco?

— El método constituye solo una guía para el paciente y no es necesario presentarlo para comprar las medicinas.

— Cuando el medicamento por receta no existe o se terminó en la farmacia a la que pertenece la persona ¿puede obtenerlo en otro establecimiento?

— Si es un medicamento regular se compra en cualquier farmacia del municipio de residencia o en la de otros territorios. No así en provincias diferentes, pero aclaramos que en el caso de los medicamentos controlados es obligación de la farmacia localizarlo, y emitir una notificación a otra de sus homólogas que lo tenga disponible para que el interesado acuda a comprarlo.

— Pero este autorizo tiene límite específico…

— Debe adquirirse lo más rápido posible ya que no pueden guardarse productos por largo tiempo. Si es de un municipio a otro pudiera llegarse a determinado acuerdo; sin embargo, constituye una infracción para la farmacia retenerlo por varios días.

— ¿Y si llega un enfermo registrado en la entidad que se comprometió a reservar el fármaco en busca del mismo producto?

— Automáticamente se le vende al paciente de esa farmacia porque es una cuota asignada a dicho establecimiento acorde con la cifra de enfermos censados.

— Las nuevas recetas presentan más casillas (escajes). Esto llama a una mayor atención por parte de facultativos y la población.

— Ambos deben revisar el correcto llenado, si falta la dosificación del fármaco o cualquier otro detalle.

   — Pero muchas veces se vira a la persona porque la receta no consigna la dosificación.

— Si se omite algo cada farmacia cuenta con un libro de incidencias para reflejar los datos del especialista que olvidó lo establecido. La incidencia va al libro y se analizará con el médico. Si hay alguna dificultad con el expendio del medicamento por determinada causa la población puede dirigirse a la administración del centro siempre que resulten fármacos tradicionales.

— En caso de medicamentos con efectos similares a las drogas se admitirá el expendio por recetas rutinarias?

—Totalmente prohibido. Parkisonil, Carbamazepina: y similares nunca serán indicados por recetas, y lo que tengan efectos parecidos a las drogas solamente se venderán por certificados bien fundamentados. Con los similares a drogas no se aceptan errores.

La nueva modificación lleva el número completo del Carné de Identidad. El paciente cuando concurra al consultorio, al policlínico o al hospital deberá portar su documento de identificación porque se plasmará en el recetario. Igual ocurrirá con la tarjeta del menor.

— Hablemos de la nueva receta. ¿Será un documento legal que pudiera implicar procesos penales?

— Con todas las de la ley. En caso de violaciones por parte de los médicos, de los farmacéuticos o de la población pudieran verse implicados en procesos penales.

—Se habla en la receta de impresión diagnóstica a la hora de prescribir los antimicrobianos. ¿Puede interpretarse como la causa por lo que está indicado?

Correcto.

—Hay características muy particulares a la hora de emitir las recetas ¿Cuáles serían las principales?

— La nueva modificación lleva el número completo del Carné de Identidad con sus 11 dígitos. El paciente cuando concurra al consultorio, al policlínico o al hospital deberá portar su documento de identificación porque se plasmará en el recetario. Igual ocurrirá con la tarjeta del menor, aunque la criatura tenga pocos meses de nacida.

—Varía la clasificación existente de la red de farmacias?

—Queda sin transformaciones. Las farmacias internas son para uso hospitalario exclusivamente. Las extrahospitalarias su prioridad es el hospital a la cual pertenece, pero también admite el resto de la población. Incluso como existen servicios que se ofrecen para otras provincias es el único caso en que se habilita la compra de medicamentos para quienes residan fuera de las demarcaciones villaclareñas.

—En cuanto al llamado popularmente tarjetón ¿Hay cambios?

— Ninguno, el paciente lleva su certificado a la farmacia correspondiente tanto para la renovación o la apertura y el personal lo procesa.

—Sin embargo, existen novedades al respecto

— Con los medicamentos de tarjeta control que han estado en falta o en baja cobertura como el Captopril, el Enalapril, un grupo de diuréticos u otros siempre que resulten de igual grupo farmacéutico y el paciente no lo puede adquirir por esas ausencias reiteradas se concurrirá a su médico de la familia y consultará si es factible utilizar el similar existente.

En caso afirmativo el galeno emite una receta con este tratamiento y se adjunta al certificado ya existente en la farmacia sin que implique la anulación del medicamento tradicional. Una vez en existencia se prosigue con el indicado desde el inicio. Es solo una alternativa transitoria.

— ¿Por qué si en el período de 30 días no entra el producto deseado y al mes siguiente aparece en el mercado no se venden todas las cantidades que se han dejado de adquirir?

— Debe quedar claro que las disponibilidades actuales no permiten despachar períodos vencidos. Los medicamentos no se ofrecen de forma retroactiva. El atrasado no lo ingiere el paciente, y si lo hiciéramos abriríamos las puertas a cierta tendencia al acaparamiento.

—Habrá cuños institucionales ¿Qué persiguen?

— Villa Clara fue la primera provincia del país en crearlos y sirvieron de base nacional para su creación. Son varios tipos que identifican a cada institución. Estos llegarán al territorio en los próximos días y evitarán mecanismos ilícitos, pues serán controlados por folios y a qué médico pertenece. Tampoco se podrá realizar el intercambio de recetas entre galenos, y estos cuños irán plasmados en el extremo superior derecho de las recetas.

— Pudiéramos decir que se agotaron las medidas respecto a las recetas?    

— Diríamos que se inicia el camino. Vendrán otras.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

febrero 18, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Mi Comentario: La «migraña» de los medicamentos

Por Ricardo R. González

Ilustración: Martirena

No voy a referirme al desabastecimiento de medicamentos por respeto al lector. Además ¿quién no lo sabe y lo sufre? Pero varios funcionarios han hablado en los últimos tiempos de posibles mejorías para tal o más cual trimestre. Pasan los días, transcurren los meses, y el panorama continua inamovible.

Busco y (re)busco respuestas sin encontrar aseveraciones que abriguen la esperanza pues los argumentos, a nivel de país, están circunscritos al déficit de materias primas, la falta de financiamiento para la producción, obsolescencia tecnológica, indisciplinas en los eslabones de la cadena, inexistencia de fiscalización en las unidades que comercializan los fármacos, alto costo de transportación, mercados lejanos como la India u otros que cierran las puertas a Cuba, por citar algunos.

Fármacos de primera línea como los hipotensores, reguladores de la diabetes y diuréticos, vitales para la salud, encabezan la lista de los muchos inmersos en el movimiento de un cachumbambé que no acaba de estabilizarse. Ello deriva inquietud entre los enfermos debido a que si bien las explicaciones no dejan de tener fundamento mantienen una cuerda floja de inseguridad al proseguir el déficit de medicinas en etapas que reaparecen las ya olvidadas, se «evaporan» otras, y vuelven a esconderse aquellas que manifestaron un destello fugaz durante algún período.

Eso lo saben quienes cada semana hacen las agobiantes colas en las farmacias. Desde las 2:00, las 3:00 de la madrugada o mucho antes, con la expectativa de que la suerte acompañe al llegar al mostrador.

Ahora bien, sí voy a referirme a situaciones creadas cuando las mareas traen déficits en cualquier renglón y abren el triste capítulo de las miserias humanas.

Ya está «instituido» el revendedor de cola en unidades farmacéuticas y aquellos que acaparan los primeros lugares. Las mismas caras, los mismos rostros. Esos que marcan, además, para fulanito, menganita y esperancero y se hacen habituales sin el menor escrúpulo.

Las estampas incluyen a los que acuden con casi un recetario en mano y fechas abiertas en las recetas. Si el fármaco está en existencia allí mismo le ponen día y mes a la vista de todos, y de no existir lo recetado el documento se guarda y sigue con plena vigencia hasta que le corresponda su momento.

En medio de esta contradictoria diversidad me pregunto si sacarán a la venta la totalidad de los productos recibidos en una farmacia o quedarán algunos entre estantes y gavetas interiores para satisfacer compromisos y amistades. En otras palabras, si pertenecen a esa reservita que queda detrás en espera del beneficiado.

Aclaro que no generalizo ni dudo de los deberes a cumplir por los farmacéuticos, pero señores hay de todo en la viña del señor, y existen casos que burlan las normativas.

Tampoco olvidemos que muchas veces se obvia la localización del producto en otra unidad, ni pueden minimizarse los rejuegos malabáricos entre lo prescrito en la receta y la cantidad despachada. Casi siempre los ancianos, las personas impedidas o los muchachos son los que reciben la estocada, aunque debe aclararse que en momentos de déficit existen resoluciones para regular las ventas, pero que esto no ampare las sendas de lo cotidiano.

La «migraña» causada por la falta de fármacos suma a Villa Clara y afecta al país. Lo cierto es que dentro de una sociedad que llama a la solidaridad y a compartir lo que se tiene existen insensibles ajenos a las necesidades de los semejantes y actos alejados por completo de esos buenos sentimientos.

Hay casos que prefieren el vencimiento de un medicamento antes de ofrecerlo a alguien necesitado. Y no todo ciudadano tiene la posibilidad de recibirlo desde el exterior.

Imperdonable ese acaparador de fármacos que en viviendas o en otros sitios los propone a precios desorbitantes sin pensar en el prójimo. Lo mismo una Duralgina, que un antibiótico, o una pomada destinada a la piel.

Y ni hablar de esos que se esfuman de las instituciones hospitalarias, con uso exclusivo en estas, pues de vez en cuando aparece un Rocephin entre la vecindad escapado de los muros de la entidad.

El cuadro básico de fármacos en este país totaliza unos 800 renglones; de ellos cerca de 400 son tributados a las farmacias comunitarias, pero los restantes tienen exclusividad hospitalaria, en tanto a los dispensarios llegan solo 76 productos importados, por lo que el peso mayoritario de disponibilidades recae sobre la industria nacional.

Los responsables tendrán que mantenerse bien atentos al mundo de las facturas para evitar gato por liebre. Y aquellos que se ríen del dolor y las penurias humanas para satisfacer el apetito nefasto de los billetes recuerden que la vida es una caja de sorpresas. Cierto que el dinero hace cada vez más falta, pero a esos despiadados les pregunto ¿qué harían si estuvieran del lado de los necesitados y un hijo, un nieto o un anciano de su familia pidiera a gritos alguno de esos renglones que están en manos de los deshumanizados?

Hay tela por donde cortar, mas ojalá que aquellos insensibles modifiquen conductas para que disfruten, algún día, de esa dignidad que muchas veces emprende la fuga.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

noviembre 30, 2017 Posted by | Enlaces | , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: