ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Fondo Cubano de Bienes Culturales de Villa Clara se inserta al verano

Niurka María Fonseca Delgado, directora filial FCBC de Villa Clara

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

Durante los meses difíciles de la pandemia los artesanos y artistas de la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) de Villa Clara no dejaron de trabajar, y ahora se insertan al plan de verano y a las acciones dedicadas al aniversario 331 de la fundación de la capital provincial.

Por este tiempo se extrañará el festival de moda EXUBERARTE, pero al decir de la directora de la filial en el territorio, Niurka María Fonseca Delgado, queda pospuesto para cuando las condiciones del país lo hagan factible antes del cierre del año.

El programa estival contempla la apertura del espacio Expoarte, situado frente al Monumento a la Acción contra el Tren Blindado, así como la tienda El Baúl, en el Parque Las Arcadas.

Para el día 14, a las 2:00 de la tarde, el Museo de Artes Decorativas acogerá la exposición del artesano Mario Reynó en la que expondrá obras confeccionadas durante en la permanencia en su hogar debido a las medidas orientadas en tiempos de COVID-19.

En otro orden está prevista la comercialización de productos en los portales del Museo de Artes Decorativas y en los de la Biblioteca Martí relacionados con textiles, calzados, y mobiliarios que se producen en los talleres del municipio de Placetas.

Entre las opciones aparecen lámparas, bancos y mesas, por citar algunas.

Fonseca Delgado destacó que en este programa tendrán un peso significativo los artesanos de Santa Clara, Camajuaní y Placetas, sin obviar las potencialidades de los residentes en otros municipios.

Las actividades del FCBC en la provincia cumplirán en todo momento las medidas establecidas para la etapa.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

julio 6, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Hospital Pediátrico de Santa Clara: Jornada feliz para una Edad de Oro

William Hernández Bermúdez (a la izquierda) y Juan Carlos Medina Hernández, en representación de los trabajadores de Cubacatering Santa Clara, visitan a una de las niñas portadoras de fibrosis quística que demanda ingresos prolongados.

Por Ricardo R. González

Fotos: Carlos Rodríguez Torres

Con frecuencia el lobby del Pediátrico José Luis Miranda de Santa Clara ofrece una faceta peculiar. No hay camillas ni se respira ese olor que delata al mundo hospitalario, solo un equipo de audio permanece en una esquina y a su alrededor los asientos que me permiten imaginar que, en cualquier momento, aparecen mágicos duendes capaces de insuflar felicidad al más triste de los corazones.

No traen ni jeringuillas ni indican sueros. Vienen cargados de sueños amparados en el humano proyecto Para una Sonrisa. Unos vestidos de payasos, otros desarrollando el intelecto mediante las adivinanzas, o con un canto de amor que abra el torrente de la esperanza.

A ellos se suman muchos de los colectivos laborales de la provincia que también se acercan para regalarles a los pequeños un abrazo de sensibilidad como el que, desde hace tiempo, tributan los trabajadores de la Unidad Empresarial de Base (UEB) Cubacatering Santa Clara, —que incluye a los aeropuertos Abel Santamaría, Las Brujas, en la cayería norte de la provincia, y el «Jaime González», ubicado en la Perla del Sur.

Para el Dr. Delvis Morales Chango, sicólogo del Hospital Pediátrico, no hay nada que ofrezca mayor agradecimiento que acordarse de un niño enfermo.

Es la entidad responsabilizada con el servicio de Gastronomía en las terminales aéreas y de cuidar por los insumos y el avituallamiento a las aerolíneas que habitualmente corren por las pistas locales o solicitan asistencia.

Y en medio del ajetreo del aterrizaje y el despegue de las aeronaves, de la propia responsabilidad que encierra la labor, estos hombres y mujeres donan propinas o una parte de su salario para adquirir lo que van a regalar en sus visitas a la institución.

Un joven como Juan Carlos Medina Hernández, quien asume la subdirección técnica de Cubacatering y comparte oficio con la de secretario general del sindicato, expresa el sentir de sus compañeros, ese que se resume por trabajar en función de los requerimientos hospitalarios encaminados a mejorar la calidad de vida de los infantes y el confort tanto para ellos como el que necesitan los familiares.

Este año trajeron microway y ventiladores destinados a las salas más limitadas, pero a la vez llevaron pelotas, mochilas, colores para dibujar el incentivo de la vida, junto a lápices, vasos, y un módulo contentivo de esas esperadas confituras, galleticas, bombones o los deliciosos refrescos que superaron las 200 bolsas para cada uno de los infantes hospitalizados.

Madres como Aliurka Nuñez Martínez, que conoce de ingresos prolongados con su hija desde los nueve meses de nacida y ya suma casi 15, sabe lo que representa este gesto. Su pequeña Ivetty Moreira Nuñez lo valora aunque no medien palabras, pero sí una mirada de gratitud.

Otro tanto ocurre con Yoeliany Pérez Peralta, de 12 años, y quien desde los siete meses de llegada a este mundo también padece de fibrosis quística como enfermedad irreversible.

Mientras tanto el Dr Delvis Morales Chango, estudioso de la siquis humana a través de la sicología, evalúa el acercamiento de los centros laborales al Hospital como algo perdurable y bonito pues, a su entender, no hay nada que ofrezca mayor agradecimiento que acordarse de un niño enfermo.

Niños y acompañantes reciben la interacción del Proyecto Para una Sonrisa que ta cumple dos décadas en el afán de mejorar el estado anímico de los pacientes internos en el centro asistencial.

El tiempo pasó. Las criaturas que permanecieron en sus camas abrieron los obsequios envueltos en la curiosidad de la infancia, mientras los que acudieron al lobby seguían a los artistas que regalaron otro día significativo para quienes, a pesar de las dolencias, tienen todo el derecho a colorear su universo.

Así lo sintió, también, William Hernández Bermúdez, el jefe de servicios y también de Seguridad y Protección de Cubacatering Santa Clara, porque en cada caso las bondades humanas recorren el alma cuando se demuestra la utilidad de la virtud, esa que se tradujo en jornada feliz para una Edad de Oro.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

diciembre 15, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

El Ciget tocó las puertas del alma

                                                   Trabajadores del Ciget durante la entrega de los obsequios.

Por Ricardo R. González

Fue en una de las tardes de este julio caluroso cuando los trabajadores del Centro de Información y Gestión Tecnológica de Villa Clara (Ciget) visitaron la Sala de Oncohematología del hospital pediátrico José Luis Miranda, de Santa Clara.

Cada uno portaba una bolsa de regalos, esos que fueron adquiridos con los esfuerzos del propio colectivo a fin de que quedara en la infancia el recuerdo de quienes resultan los más destacados entre las dependencias de su tipo en el país.

Todos aguardaban su momento. Allí estaba Luis, de solo 11 meses de nacido, o Wendy, quien ya cumplió 10 años, junto a otros pequeños. Ellos reciben complejos tratamientos ante enfermedades irreverentes de la sangre y sus tejidos en las que prevalecen leucemias, linfomas, y aplasias medulares, entre otras, que un día el destino puso en el camino.

Mas, en este sitio no hay espacio para lágrimas ni lamentaciones. El corazón se agranda para hablar de esperanzas. Se comparten alegrías y mucho más cuando los propios trabajadores del Ciget contaron hermosas historias de casos que estuvieron ingresados en el mismo recinto, y hoy desarrollan su vida sin contratiempos.

Bastó recibir su regalo para que el pequeño Luis disfrutara de su instrumento.

Poco a poco se entregaron los obsequios. Cada obrero traía el nombre del infante hospitalizado, y por el ancho pasillo imaginé a los personajes de nuestro José Martí en una especie de fiesta. Era como si resurgieran Meñique, Bebé y el señor Don Pomposo, Nené Traviesa, y Pilar con sus Zapaticos de Rosa.

Era sentir a Teresita Fernández o a Liuba María Hevia que, guitarras en mano, recorrían los cubículos para alegrar con sus canciones y entonar en coro gigante Porque tenemos el corazón feliz, el Gatico Vinagrito, o Dame la mano y danzaremos.

Todos se sumaron al agasajo. Los integrantes del centro visitante, el personal especializado de la Sala, los padres, los niños…

Sí, fue en una tarde de este julio en que se minimizó el calor para aplaudir sueños y encontrar en comunión los lindos colores del arco iris. Porque en esa jornada en que acababan de ratificar la condición de Vanguardia Nacional por segundo año consecutivo el Ciget tendió una especie de magia y llegó para tocar las puertas del alma.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

julio 18, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: