ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Premios Oscar: Rami Malek mejor actor por “Bohemian Rhapsody”

La emblemática banda Queen dio inicio este domingo a la edición 91 de los premios Oscar. Con la voz de Adam Lambert se interpretaron los temas “We Will Rock You” y “We are the champions”. ¿Y por qué comenzar de este modo? Resulta que la historia de este grupo se narra en la película  “Bohemian Rhapsody”, que recibió cinco nominaciones, incluida mejor película y mejor actor (Rami Malek como el fallecido Freddie Mercury).

La ceremonia, que por primera vez en 30 años no contó con un conductor, premió a “Green Book” como mejor película, a pesar de que todos los pronósticos indicaban que la mexicana “Roma” se alzaría con la estatuilla más importante.

De todas formas, el largometraje de Alfonso Cuarón le dio a México sus primeras estatuillas, al consagrarse en las categorías mejor película extranjera, mejor fotografía y mejor dirección. Olivia Colman ganó como actriz protagónica por su trabajo en The Favourite.

                            Rami Malek durante los premios Oscar 2019. Foto: Tomada de Perú21.

Premios Oscar 2018:

MEJOR PELÍCULA: “Green Book”

MEJOR DIRECTOR: Alfonso Cuarón – “Roma”

MEJOR ACTOR: Rami Malek – “Bohemian Rhapsody”

MEJOR ACTRIZ: Olivia Colman – “The Favourite”

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO:  Regina King – “If Beale Street Could Talk”

MEJOR ACTOR DE REPARTO: Mahershala Ali – “Green Book”

MEJOR GUIÓN ORIGINAL: “Green Book”

MEJOR PELÍCULA ANIMADA: “Spider-Man: Into the Spider-Verse”

MEJOR PELÍCULA EN LENGUA NO INGLESA: “Roma”

MEJOR FOTOGRAFÍA: “Roma”

MEJOR CANCIÓN ORIGINAL: “Shallow”: “A Star is Born”

MEJOR GUIÓN ADAPTADO: “BlacKkKlansman”

MEJOR DOCUMENTAL: “Free Solo”

(Con información de agencias)

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

febrero 26, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Rosita Fornés: «Mi obra maestra no ha llegado» (Primera parte)

Por Ricardo R. González

Fotos: José Hernández Mesa

Decir Rosita Fornés es como destapar un cofre inimaginable, percibir la magia de esa caja de Pandora que trata de abrirse hasta recorrer el más diminuto de sus recodos. Es, también, suscitar intrigas, esperar sucesos, alimentar el deseo de conocer cómo transcurre su vida luego de que se apagan las luces de un escenario y el teatro recobra su calma habitual, o qué pasa lejos del set televisivo… En fin, tratar de descubrir su existencia con el simple atuendo que porta Rosalía Palet Bonavía.

El encuentro con la vedette de Cuba y de América era inminente. Quisimos desplegar una plática alejada del glamaour que destella esa mujer admirada por diversas generaciones. Una vez en su casa, resultaron más de tres horas de inmenso placer sin apenas pausas. Las nunca suficientes para conocer el mito que recorre su anatomía, con pinceladas matizadas por Lupe, el ser más querido por Rosa, fallecida un tiempo después de esta conversación, y quien, en su condición de madre, conocía a su hija palmo a palmo.

Un diálogo que inició a raíz de una de las declaraciones de la artista y su argumento —casi paradójico—de tener tres vidas. Las mismas que sustentaron el documental realizado por José Antonio Jiménez.

— Te diría que ya son cuatro o cinco, (y sonríe)… Cuando te pones a recordar todo lo realizado enmarcas tres etapas. Empecé siendo una adolescente que tuvo la suerte de iniciarse como aficionada.

No sabía nada del arte porque mi familia se oponía a que fuera artista. Comencé a los 15 años cuando me llevaron a La Corte Suprema. Al parecer le caí bien a la gente, y a partir de ahí inició esta larga historia.

Desde pequeña yo tenía mi vocación muy bien definida e imitaba a las grandes de la época. Pese a la oposición hogareña comencé mis estudios de canto, música, actuación con maestros excelentes que también influyeron en la formación de actrices de primera como Raquel Revuelta y Gina Cabrera, entre otras. Recuerdo a Enriqueta Sierra, e incluso tomé algunas nociones de ballet, al tiempo que trabajaba. Esa resulta mi primera vida que desarrollé hasta que marché a México después de llevar cinco años de actividad en Cuba donde abordé todos los géneros en temporadas recordables de zarzuelas y operetas dentro de lo lírico, sin descartar la interpretación de los principales autores.

Fue dirigida por Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig y Rodrigo Prats, los tres grandes del momento, mientras en las temporadas dramáticas conté con la sabiduría y el talento de Mario Martínez Casado, y con primerísimos actores como Otto Sirgo, con quien debuté, y con Enrique Santisteban.

Parto a México y me integro a una compañía de artistas argentinos, mexicanos y cubanos.

— Momento propicio para que aparezca como la primera vedette…  

 — Así es. Estuve un quinquenio con muy buena acogida de público y de la prensa, y luego de dos años más ya figuro como la primera vedette de América porque había cultivado todos los géneros necesarios: el canto, el baile, la actuación…en fin…lo que se dice hoy una artista integral.

— Sin embargo, hay un retorno de México precedido por circunstancias muy personales ¿Puede hablarse entonces de una segunda vida?

— Efectivamente. Vine con mi hija Rosa María Medel que iba a cumplir tres años. Tenía idea de regresar a tierras aztecas porque dejé firmado un contrato prometedor en el cine para realizar películas notorias. .. Yo no le había dado mucha importancia a la cinematografía, filmaba una película al año, pero no más.

Entonces me contrataron en exclusiva. El año en que vine debía hacer cinco filmes bajo la guía de los hermanos Calderón que hubiese constituido mi plenitud cinematográfica, mas mi divorcio con Medel cambió todo el panorama, y al llegar a Cuba comenzó la propaganda de escándalos en México. En realidad no me gustó, se removió demasiado el hecho de mi separación matrimonial, y él también asumió una posición drástica… Como la televisión había empezado aquí me propusieron hacerla, y mandé a decir que cancelaba momentáneamente el contrato en México lo que no tomaron a bien.

Después accedí a trabajar en coproducciones mexicano-cubanas para retirar aquella mala impresión porque yo le debo mucho a México en los inicios de mi carrera, pero inicié en Cuba y siempre tuve un programa de radio y de televisión patrocinados por las mejores firmas.

El triunfo de la revolución me sorprende en España donde tuve una hermosa acogida. Allí tenía un contrato prolongado. Paso dos años y los interrumpo en 1959.

Había dejado a mi hija en Cuba, y llevaba casi tres años fuera. Entonces comenzaron las propuestas para diferentes espacios. Fue cuando dejé a un lado lo de España y me quedé aquí. Allá comenzó mi tercera fase que duró hasta que hice el documental «Mis tres vidas».

— Pero usted ha descansado muy poco…

— Apenas nada. Además de la radio y la televisión, con espacios de alto raiting y totalmente en vivo, viajé por todos los antiguos países socialistas y por disímiles lares del mundo. Me identifiqué mucho con Cuba, con su pueblo, y para el trabajé. Viví etapas muy intensas de hasta 12 horas de filmaciones. Salía a las 7:00 o a las 8:00 de la mañana y retornaba tarde en la noche, y ya entro en una cuarta vida que no sé cuándo acabará.

Llevo más de 70 años como artista y el tiempo libre no lo puedo dedicar a descansar.

— Una parte del público la ha visto siempre como una figura antológica rodeada de mitos en la historia del arte ¿Es así Rosa Fornés?

— Eso de ser una figura antológica no lo había pensado. Soy una mujer con mucha sensibilidad que valora cada detalle sin menospreciar ni exagerar. Encuentro el punto medio de las cosas, y ello es muy importante en cada arista de la vida, saber hasta dónde se puede llegar y saberlo admitir, y siempre servir a los demás en todo lo que pueda.

No he puesto trabas ni zancadillas a nadie y por ello estoy muy feliz internamente, y agradezco el cariño que me profesa la gente, y sobre todo la amistad.

He recibido tanto de este pueblo que fue lo que siempre le pedí a Dios, que me concediera el reconocimiento del público como le ocurría a Rita Montaner.

— Ya que menciona a Rita Montaner ¿Qué opinión le merece?

 — Ella salía al escenario, y aunque estuvieran otros artistas valiosísimos era el acabose. La recibían con un cariño especial. Yo la seguía, tuve oportunidad de verla, y aunque decía que no se sentía bien de la voz siempre triunfaba. Poseía una vis cómica extraordinaria y una personalidad muy grande, a pesar de su carácter que no siempre se mostraba favorable.

Yo dije cuando empecé: «Ojalá algún día me pueda ganar el cariño del pueblo como lo tiene Rita, ese será mi mejor premio».

Pero ella seguirá siendo la única, y en lo que a mí concierne, paso a paso, he quedado en el corazón del público, aunque no exactamente como ella.

A veces me pregunto por qué me han aplaudido tanto si no he realizado algo de tanto valor…Eso me lo pregunto muchas veces. Y doy gracias porque me han premiado con el aplauso.

He salido a trabajar con fiebre, con estados gripales, con diferentes problemas que ya delante del público los he olvidado todo. Es como una especie de magia, y cuando culminaba el trabajo volvían de nuevo los malestares. Uno no sabe qué misterio sucede.

— ¿Es cierto que bailó un mambo con el mismísimo Benny Moré?

— Así es. A Benny lo admiré siempre. Fue un ser humano incomparable, y lamenté mucho su deceso. Lo conocí en México, allá por el año 1950, durante un espectáculo junto a la orquesta de Dámaso Pérez Prado.

En aquella ocasión cantó dos temas para robarse el show, y fue cuando bailé con él.

Yo me quedé perpleja. Recuerdo que me dijo: «Muchacha si es muy fácil. Mira para acá», y comenzó a improvisar una coreografía. Al final bailamos, y nos llevamos los mayores aplausos. Parece que todo salió bien.

— No llegar a ser cantante de óperas —como aquellas piezas que escuchaba en la discoteca de su abuelo— le provocó alguna que otra frustración?

— Me conformé con lo que la Naturaleza me dio. Llegué a cantar lo que creía, y me encaminé a la zarzuela y la opereta, pues reconozco que me faltaba para llegar a la ópera.

—Quiero referirme a personalidades e instituciones que han delineado su carrera artística. La Corte Suprema del Arte, Antonio Palacios, Mario Martínez Casado, Adolfo Guzmán, Germán Pinelli…

— La Corte Suprema… fue la posibilidad de iniciar mi camino. Debuté cantando la milonga «La hija de Juan Simón» acompañada de Manolo Tirado, un guitarrista andaluz, y es ese premio inicial perdurable en lucha con la oposición familiar para que no fuera artista.

Antonio Palacios es mi padre artístico. Quien me hizo ir a un teatro a protagonizar obras españolas. Allí conocí a Ernesto Lecuona quien me llevó a su compañía pues creyó en mí y me ayudó.

Con Mario Martínez aprendí bastante. Era un actor muy competente en una etapa en que había que estrenar semanalmente una obra. Hice por primera vez con él «Morena clara», y otras puestas de autores argentinos. También «Casa de muñecas», de Ibsen, «Doña Rosita la soltera, de Lorca, en fin… Un maestro de actores.

Adolfo Guzmán constituyó un maestro y amigo inseparables. Me ayudó mucho en mi programación musical. Lo recuerdo de manera especial porque era incansable en busca de la perfección. Para mí él y Rafael Somavilla eran excelentes maestros, pero Guzmán resultaba más completo.

Pinelli fue mi ídolo. Alguien con una cultura vastísima. Me ayudó siempre, y tenía unos conocimientos musicales y un dominio de la escena únicos. Uno de nuestros presentadores y animadores más completos de todos los tiempos.

De repente en TV fue un espacio televisivo inolvidable. Después de «Desfile de la Alegría», «Su noche favorita», «En órbita con la alegría», que duró poco tiempo, resultó el más importante. Lo quise mucho, y le puse alma y corazón.

Después vino «Cita con Rosita» que cerró mis programas fijos en TV…

— ¿Y por qué desapareció casi de la noche a la mañana?

— Se fue del aire porque yo lo dejé de hacer. Deseaba mucho que «Cita con Rosita» no cayera en la rutina y llegó el momento en que consideré que ya estaba obsoleto. Lo cambiaron de horario varias veces. También pasó para el entonces canal 2 con un diluvio de directores que ya no era Condall el exclusivo. Cada uno tenía sus ideas y lo realizaba a su manera, y el programa se convirtió en algo que parecía un remolino dislocado. Tampoco había muchos recursos. Hice algunas propuestas y estuvimos un año en espera de alguna respuesta, al cabo del tiempo me dieron el veredicto, y con los argumentos expuestos…decidí no hacerlo más.

— Se piensa que Rosita Fornés es una mujer que ha vivido a fuerza de ejercicio, que dispone de un gimnasio en su casa, que ve lejos los desempeños cotidianos del hogar, y que vive bajo estrictas restricciones alimentarias. ¿Falso o verdadero?

— Es una imagen distorsionada. Al principio de la Revolución se pusieron en moda los filminutos de ejercicios por TV. Eso es lo que yo hacía, pues gracias a la vida dispongo de un metabolismo que nunca tuve que ponerme una dieta rigurosa. A veces me pasaba unos kilos, pero moderaba y resolvía.

Claro no ingiero comidas sobresaturadas en grasas, ni en sal o azúcar, mas como de todo.

Incluso tengo una anécdota. Hubo un tiempo en que por exceso de trabajo no comía lo necesario, y padecí de anemia. El médico me dijo: «Usted tiene un sistema que necesita alimentarse porque quema tantas energías que requiere alimentarse».

Si aumentaba de peso después con el empleo de masajes estaba en forma en una semana, y seguía comiendo de todo. Hasta merendaba, y antes de acostarme también comía algo.

Nunca he tenido gimnasio en casa ni voluntad para hacer grandes tandas de ejercicios porque no tengo paciencia.  Y en cuanto a las cirugías…por favor…ya no sé por qué número voy, según la gente.

Debo decir que solo dos porque les tengo terror, y en la primera pasé un gran susto al separarse unos puntos y desgarrarse la piel alrededor del cuello. Aquello fue terrible. Tenía 40 años. Después vino otra en los ojos cuando fue a hacer «Papeles secundarios», y como han tenido que operarme tantas veces la cadera no quiero saber de las mesas de operaciones.

— En su vida ha enfrentado golpes duros y avatares impredecibles de la vida. En cierta ocasión dijo: «Soy una mujer que ha sufrido más de lo que la gente imagina».

— He superado cosas que sufrí y han sido muy tristes, aunque, lamentablemente, pienso que hay casos peores. He enfrentado situaciones sensibles, pero sigo adelante.

Y como no he sido una mujer superficial le doy a todo un valor sentimental, y por ello sufro más. Recuerdo a muchos compañeros de trabajo que he perdido, y me da dolor que hayan desaparecido, y también las «cosillas» que aparecen y suceden en los mejores matrimonios.

Me casé dos veces. Logré momentos muy felices y otros no tanto. Perdí a mi segundo marido (Armando Bianchi) de una manera muy trágica luego de 28 años de unión y cuando se recuperaba del alcoholismo.

Estuve un año que me parecía que no podía vencer esa pérdida. Yo misma salí de aquel bache dándome mis autoterapias. Nunca olvidaré que por entonces estaba «Cita con Rosita», e incluyeron en el espacio aquel tema «Llorando en la capilla». Por disciplina lo hice, pero en verdad nunca debieron programarlo…

Armando siempre me dijo que quería pasar de la vida a la muerte, y así ocurrió, sin darse cuenta. Le dio un coma en el agua que le hizo perder el conocimiento y vino el ahogamiento. Algo muy duro porque tuve que enfrentar toda aquella situación.

Con él tuve una experiencia extraordinaria. Me atrajo desde el primer momento. Hicimos muchos programas juntos hasta salir Mr y Mrs Televisión en 1953,  y todo culminó en una unión perfecta.

Viví una vida intensa con él, trabajé mucho, viajé con él…Adquirí nuevas experiencias en diferentes órdenes y partimos para España donde se inicia, como ya precisé, mi tercera vida.

Allí estuvimos casi dos años, y estrenamos varias obras

Pero tengo muchos motivos para vivir. No solo entre los míos, si no para quienes me necesitan en el buen camino de seguir adelante.

— Rosa, además de los contratiempos impuestos por la vida, ¿Le quedan sinsabores laborales?

— Hay también algunos que me hirieron. Hace muchos años hubo impedimentos e incomprensiones para que no tuviera una programación tan exitosa. Me lo hicieron sentir en varios momentos, sobre todo cuando estaba determinado director en el entonces Instituto de Radiodifusión (ICR) que me propinó hasta ciertas humillaciones al enfatizarme que mi personalidad molestaba porque era la imagen de la burguesía.

Yo siempre quería lo mejor para los programas, y trataban de que me oyeran en función de la calidad y de que todo quedara bonito. Esa persona siempre que me oía decir «porque yo quiero esto o lo otro» a fin de mejorar, me ripostaba «tienes que meterte en la cabeza que se terminó el estrellato, ya aquí no existen estrellas».

Recuerdo que estando el programa «Su noche favorita» en el primer lugar de teleaudiencia lo retiraron de la noche a la mañana. Y soporté, una vez, que me dijera: «Usted no puede salir vestida modestamente, usted siempre tiene que andar con plumas y lentejuelas…»

Y le respondí: «Yo puedo salir con un traje de ir a cortar caña, y sigo siendo Rosita Fornés».

Hay otras situaciones que ni quisiera recordar. Por suerte los tiempos cambiaron.

— ¿Hasta qué punto ser artista, y de su valía, ha incidido en su vida privada. Siente que ha pagado el precio de la fama, le ha incomodado perder su intimidad?

— (Se ríe) Ya me he acostumbrado a no tener intimidad completa, pero eso se recompensa con todas las muestras que he recibido en la vida, hasta tal punto que el día que salgo y nadie se da cuenta me hace sentir mal.

No es que viva pensando en la grandeza, es que necesito a este pueblo pegado a la piel. Me halaga un saludo cordial, un comentario, alguien que venga a interesarse por mi estado de salud. En fin… son esos tesoros espirituales que me hacen vivir.

(Continuará)

También puede ver este material en:

https://ricardosoy.wordpress.com

https://twitter.com/riciber91

febrero 11, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Rosita Fornés: «Mi obra maestra no ha llegado» (Segunda parte)

Por Ricardo R. González

Fotos: José Hernández Mesa

La tarde habanera avanzó casi sin darnos cuenta. Rosita conversaba y contaba anécdotas y otros sinsabores que calan en la vida de cualquier persona. En verdad, olvidamos la cronología en el tiempo.

Cada minuto traía el deseo de conocer mucho más sobre la vedette en torno a su arte y a lo que cada quien desea saber o imagina…

— Sin embargo, su edad ha causado polémicas y una sumatoria interminable…

— Desde que tenía 20 años comenzaron a situarme 20 más, y me he acostumbrado a esa larga cordillera. En ocasiones hasta risa me ha dado. Yo tengo la edad que quieren que tenga, pero confieso que nací el 11 de febrero de 1923.

— ¿Y es cierto que se considera presumida?

— Eso sí, aunque me han dado más fama sobre mi belleza de lo que en la realidad es. Me siento atractiva, pero no bella. Por ejemplo, mi boca es bonita si me río, pero no cuando estoy seria. Mi nariz no es perfecta, y me hubiera gustado tener los ojos más grandes. Y mi cuerpo ha sido bonito, pero no intachable.

He llegado a países donde mi nombre no es tan reconocido y la gente me miraba, y lo que sí puedo confesarte es que de vez en cuando me llega algún que otro piropo…porque admiro mucho el género masculino.

— ¿En qué sitio sitúa a su familia y a la religión?

— Nunca oculté que era creyente. Siempre tuve en casa el Sagrado Corazón, la Virgen de Fátima, Santa Bárbara, y la de la Caridad del Cobre. Permanecen en mi cuarto, y cuando salgo de viaje me acompañan en sus estampas.

No soy de asistir a misa con mucha frecuencia, mas rezo todos los días y pido mucha salud para las personas, y en cuanto a la familia para mí es trascendental. Muy cierto que mi carrera ha sido la realización, pero mis seres queridos han estado priorizados.

— Hay una faceta profundamente humana suya con El Ríncón o leprosorio de La Habana que incluye desde la presentación espectáculos musicales hasta su propia contribución monetaria…

— Data desde que una vez me invitaron a participar en un espectáculo y vi como esos seres humanos disfrutaban de la puesta. Yo les llevaba a diferentes solistas, orquestas, bailarines como en especie de revista musical al teatro que allí existe.

Me pidieron los enfermos que fuera su madrina, y ningún compañero a quienes llamé dentro de los artistas me dijo que no o puso algún pretexto, y eso lo agradezco sobremanera.

Íbamos varias veces al año, pero las dificultades de transporte han impedido en los últimos años esta afluencia humanitaria para personas que bien lo necesitan.

— Si fuésemos a conformar su autorretrato pudiéramos decir que es optimista, perseverante, amable, en determinados momentos explosiva, recia y tierna a la vez?

— Has dicho muchas verdades. Yo creo que me has estudiado y muy bien. Creo que en esa mezcla se dibuja a Rosita Fornés. En la fuerza, la perseverancia, en el hecho de sobreponerme a las cosas encuentro los mejores antídotos. Tengo días sumamente estresados, y otros más sensibles. A veces me castigo a mí misma, pero si de algo vivo feliz es que no le he hecho nada negativo a nadie, no he puesto zancadillas en la carrera de nadie, ni nadie puede decir que Rosita Fornés expresó una idea desfavorable sobre alguno de mis compañeros de trabajo.

— Uno de sus espectáculos contemporáneos más recordados fue Rosita tridimensional ¿Cierto?

— Recordado tanto por el público como por mí. Subió a la escena del teatro Karl Marx allá por la década de los 80. Estuvo varias semanas en cartelera a teatro lleno en cada función. La gente no se cansaba.

Yo creo que si se hubiera dejado todo un año en cartelera no aburriría, y aunque tenía a Rosita Fornés de protagonista pudiera decirte que todo el mundo brilló de una manera encomiable.

Un elenco de primeras figuras que aglutinó, además, a Mirtha Medina, Farah María, Héctor Téllez, Alfredo Rodríguez, Raúl Gómez, Leonor Zamora, el fonomímico Centurión, Miguel Ángel Piña, en fin… algo extraordinario.

La preocupación de todos era que saliera cada función como el público deseaba, y ese mérito fue compartido gracias al maravilloso elenco. Un espectáculo de lujo por todos ellos.

— Y otro indudable fue la puesta de Hello Dolly…

 — En efecto. Algo sensacional. Incluso tiene una anécdota quizás poco conocida. Resulta que casi a punto de su estreno una de las actrices seleccionadas manifestó que no iba a encarar su papel por determinadas circunstancias. Eso nos abrió tremendo cráter.

Nos rompimos la cabeza buscando quién podía reemplazar a dicha artista. Todas las puertas que tocamos estaban ya comprometidas o no le interesaba la oferta, y tomé una decisión.

Mirtha (Medina) se encontraba en México haciendo una temporada muy exitosa en Cancún como primera figura de un espectáculo.

La llamé personalmente, y le dije lo que pasaba. Nunca olvidaré que, sin pensarlo dos veces, me respondió:: «Estoy saliendo para La Habana porque el estreno va».

Eso nunca lo olvidaré de Mirtha. Dejó todo su programa a un lado, y vino con nosotros. La vida la premió porque logró una interpretación fenomenal, aunque representó el segundo papel de importancia en la obra, lo que demuestra que no hay actuaciones de segunda. Todo depende del talento de quien la asuma.

Yo protagonicé a Dolly Levi, el inolvidable Omar Valdés encarnó a Horario Vandergelden, como mi contrapartida, Mirtha representó a Irene Malloy, mientras Luis Castellanos dio vida a Cornelio Hackel, y Rebeca Martínez, a Minni Fay.

Años más tardes la propia Mirtha hizo My fair lady junto a Armando (Bianchi) e hicieron un dúo también sin par.

—El arte le ha traído satisfacciones y sinsabores ¿Cuáles incluye entre los placenteros y aquellos que no quisiera recordar?

— Soy artista por encima de todo. Tengo una colección de medallas, distinciones, premios, diplomas que jamás pensé tenerlos: la Orden Félix Varela de Primer Grado, Distinción Por la Cultura Cubana, la Lázaro Peña, Alejo Carpentier, Juan Marinello…los girasoles de Opina, las llaves de la ciudad de varias capitales cubanas, Hija Ilustre de Camagüey, la Distinción 23 de Agosto de la FMC, y el Premio Nacional de Teatro que jamás pensé lo recibiera tan pronto.

Y sobre todo las conferidas por mi pueblo que las llevo en el corazón.

Entre los sinsabores, a lo largo de la entrevista te he contado algunos, te diría otro de los lamentablemente ocurridos cuando recibí una invitación para filmar en México la película «El quijote cabalga de nuevo». El funcionario de la televisión en aquella época se negó porque él no autorizaba a ningún artista cubano a filmar en el extranjero… Sentí que existía evidente desconfianza sobre mí, y… punto final…, prefiero olvidarlos porque incluso muchos de sus ejecutores ya ni están.

—En cierta oportunidad usted expresó: «El camino del artista está sembrado de escollos que hay que vencer y nunca terminan, y sobre todo, hay que tener un sentido muy agudo de la autocrítica. ¿Cómo enfrenta Rosa Fornés a Rosa Fornés?

— Soy exigente al máximo e impongo metas. A veces una se equivoca, y es saludable reconocerlo. Si no me he dado cuenta de algo me gusta lo señalen de manera constructiva. Hay criterios que enseñan pues no siempre cada actuación es brillante. A veces se aplaude hasta el delirio, y una reconoce que no estuvo a esa altura. Por tanto la próxima vez tiene que ser mejor.

— Cuando comenzó su carrera artística su máxima preocupación era conquistar al público. ¿Para lograrlo se necesita solamente derroche de tecnicismo?

— El artista nace con una especie de ángel que se va cultivando. He conocido muchos exponentes con un dominio de la técnica impecable, y no han llegado. Quienes escojan este camino tienen que entregarse en cuerpo y alma. Los años te hacen sentirte una especie de psicólogo, y te das cuenta que debes confiar en la gente. Captar la bondad y la hipocresía, y el público no se equivoca. Quizás no domine un detalle técnico, pero identifica muy bien una entrega real de una ficticia.

Yo creo que he tenido ese ángel, sin ser alguien que conozca perfectamente todas las raíces del arte.

— A usted le molestaba que le hablaran de relevos…

— A mí me parece que esa palabra la utilizan indebidamente. Cada quien tiene su estilo, su manera de expresar los sentimientos, y la forma de proyectarse va en evolución con el paso de los años. La forma de hacer arte varía con el tiempo y las generaciones, y hay muchas artistas que hemos coincidido, pero ninguna imita a nadie.

A Rita (Montaner) la vi, pero no la imité, su personalidad era diferente a la mía, pero ella tenía un estilo incomparable. Rita fue y es Rita. La auténtica representación de la cubanía. La única.

A mí me han preguntado: ¿cuál usted cree que sea su relevo? Y he dicho, hay estilos, no relevos.

Y traigo a colación al Benny, a Alicia Alonso, a Bola de Nieve… ¿puede hablarse de relevos? Son personalidades extraordinarias.

Esté donde esté Mirtha Medina es excelente. Actúa, canta, baila y lo hace todo muy bien. Rebeca Martínez es otro ejemplo. Las tres trabajamos juntas en varios espectáculos, y nadie puede decir que una imita a la otra, que ellas me «copian» a mí, no es así. Cada una tiene un sentido muy preciso y delineado dentro de su carrera.

— Hablemos de cine. Muchos actores y actrices influyeron en su vida o compartieron escena; sin embargo hay una película de su estancia en México que aún no ha visto…

 — Yo debuto en el cine mexicano haciendo «El deseo», y fue tan convulsa su filmación que no asistí al estreno, e incluso nunca la he visto, aunque me gustaría hacerlo para ver lo que hice.

Era muy exigente, a veces iba a filmar una escena, y cuando la terminaba me echaba a llorar por lo que había visto.

Confieso que el primer rostro que me impactó del celuloide fue Greta Garbo. Su imagen se me quedó para siempre, y también debo adicionar a Marlene Dietrich, Joan Crawford, Bette Davis…

Entre los hombres admiré a Clark Gable, Robert Donat…

— Pero hay un nombre: Mario Moreno (Cantinflas)…

 — Te diría que lo conocí casi de manera casual, Él viaja a Cuba invitado por la entonces CMQ y prepararon un espectáculo para tributarle un grandioso recibimiento porque ya él era muy famoso.

Me designaron como contrafigura en ese programa, y dispusieron que fuera a recibirlo en el aeropuerto. Nos conocimos y lo dejamos en el hotel Nacional donde se hospedó.

Yo lo idealicé un poco. Él se fue fijando en mí en los ensayos. Se acercaba y le gustaba conversar conmigo, y aquello comenzó a motivarme hasta nacer una atracción muy bonita, pero en aquella época las circunstancias eran diferentes

Salimos a diferentes sitios siempre acompañados por el resto del elenco o con alguien de mi familia.

Debo decir que a mi padre le simpatizó mucho, y él insistió en que viajara a México para debutar en el cine.

Me dijo que, en su país, quería formalizar ese romance que nació aquí; sin embargo, conocíamos que él estaba casado. Aún así habló con mi padre, que era una especie de guardaespalda mío y una persona muy recta, y le prometió solucionar su divorcio. Llegué a enamorarme de él. Puedo decir que fue mi primer amor en serio e inesperado.

El tiempo pasó, y se afectó la relación con Mario. Mi padre veía que su situación matrimonial no se solucionaba. Él me pidió que tuviera paciencia y me hizo otras promesas, pero mi padre dijo: «no veo claridad y nos vamos para Cuba».

Aquello terminó, y quedamos como buenos amigos.

— ¿Y Manuel Medel?

— Ya había terminado aquello con Mario Moreno, y sabía de la fama que tenía Medel. Lo conocí personalmente en un vuelo desde México a La Habana. Él venía a pasarse unos días de vacaciones y yo también.

Lo felicité por su éxito, y durante su tiempo de estancia en Cuba no nos volvimos a ver.

A mi regreso a México me llaman porque se iba a inaugurar el famoso teatro Tívoli. Medel era el empresario, actor y director de esa compañía que quería que yo trabajara como vedette.

Después, el tiempo se encargó de lo demás hasta que nos casamos. Fue también una relación intensa y bonita de la que nació mi hija Rosa María Medel.

Ambos trabajamos en la película «Cara sucia», estando ya embarazada de Chiquitina.

Y luego de cuatro años de matrimonio decidí separarme de él.

— En la filmografía cubana el nombre de Rosa Fornés no aparece mucho. ¿Lamenta esta escasa incursión?

 — Me hubiera gustado hacer mucho más. El ICAIC surgió en un momento en que yo estaba madurando artísticamente y era más joven. Quizás la imagen mía daba un aire de burguesa, y en aquellos tiempos la temática tenía sus situaciones.

Me hubiera gustado que quedara un documental, pero con «Se permuta» llegó una verdadera realización. Fue mi debut cuando ya el ICAIC cumplía 25 años. La quiero mucho y fue un éxito tanto teatral como en el cine, y me tributó innumerables satisfacciones. Se lo agradezco mucho a Juan Carlos Tabío quien concibió una trama excelente junto a un elenco de primer orden.

Pero la historia no fue tan simple, y te la cuento. El guión inicial fue concebido por Jesús Gregorio, un joven a quien la muerte le sorprendió muy joven, y en realidad la obra transitó por grandes sinsabores.

En un inicio se llamaría Lola permuta, y hasta algunos dudaron en darme el papel estelar, Si no lo reclamo con fuerza no me lo dan, aunque fue escrito para mí.

Con la muerte de Gregorio el libreto lo abordaron Tabío y Titón, pero a todas cuestas el libreto cinematográfico de Tabío resultó momentáneamente rechazado.

Sin embargo, el grupo de teatro Bertolt Brech se interesó por la muestra, y Mario Balmaseda la hizo suya. Comenzamos de inmediato los ensayos, y el éxito fue rotundo.

Al parecer ello conmovió a los más escépticos del ICAIC quienes valoraron la posibilidad de aprobar el rodaje hasta que se logró.

Aún así mi personaje perdió más del 25 % comparado con la puesta teatral, pero logramos una de las más populares películas en la historia del cine revolucionario en la que el propio Mario e Isabel Santos, junto al resto del reparto resultaron de primera línea.

Después de ello pensé que iba a filmar más seguido, pero hice una participación especial en «Plácido», con el desaparecido Jorge Villazón, un poco para borrar aquella imagen de que si no me proponían protagónicos yo no aceptaba papeles. Media hora de grabación para quedar en minuto y medio luego de las tijeras de edición. De tres secuencias que iba yo a tener solo la dejaron en una, y hasta fue cortada.

Hasta cantaba, y tenía una escena final muy linda junto a Villazón, pero…

Después vino «Papeles Secundarios», del realizador Orlando Rojas, en la que intervinieron el actor español Juan Luis Galiando y la cubana Luisa Pérez Nieto.

En esta tuve un personaje bastante interesante. Pasaron los años y llegó el cortometraje «Quiéreme y verás» en el que me hubiera gustado una actuación más extensa, y cierra «Las noches de Constantinopla» .junto a Francisco Rabal, Verónica Lynn y Jorge Alí, en una coproducción cubano-española. Nada más.

En la foto aparece Lupe, la mamá de Rosita, quien aun vivía. Un ser en extremo simpático y ocurrente

— Repasemos entonces el mundo de los discos en el que tampoco resulta amplio el catálogo…

— Quizás yo tuve parte de culpa. Trabajaba tanto en mis espectáculos y espacios de TV que nunca me preocupé por mi discografía. Terminaba un programa semanal y ya tenía encima el próximo. Tampoco contaba con un representante y de todo me encargaba yo.

Cuando vine a darme cuenta comenzaron a fallar los planes o no se cumplían las propuestas de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM).

No obstante dejé grabado algunos long playing y varios discos de 45 rpm. En México hubiera podido grabar con la RCA Víctor, aun así aparezco en un disco con artistas famosos.

En Cuba dejé, además grabaciones para la firma Panart y Puchito. Tengo infinidades de números con excelente calidad en el ICRT de los cuales muchos se perdieron, y hace un tiempo la EGREM sacó una recopilación en dos CDs, y otro cassette de «Las voces del siglo»

Pero la consagración me la propició Abdala, al grabarme el CD Rosa del tiempo con números clásicos en mi repertorio y otros nuevos.

— En los últimos años las caderas le han propinado varias visitas al quirófano…

— Yo he cometido varias locuras en mi vida, y confieso que no me he cuidado mucho. Jamás hice calentamiento previa antes de salir a escena, y una de mis tantos disparates fue bailar cancán pasados los cincuenta años.

Recuerdo que el climax llegó durante una de las funciones del espectáculo Vedettisima. Luego de estar minuto y medio bailando cancán sentí una especie de contracción muscular sin dolor.

El doctor Rodrigo Álvarez Cambras me atendió, y situó un tratamiento a largo plazo, sin entonces pensar en operaciones, pero seguí y seguí en giras, espectáculos por todo el país y en el extranjero y… ocurrió lo que tenía que ocurrir. La desviación existente en mi columna vertebral influyó sobre las caderas, y de ahí las reiteradas intervenciones quirúrgicas.

— ¿Con ocho décadas vividas y de ellas gran parte dentro del arte mantiene inigualable la llama de esperanzas?

— Sí, aunque ya no se pueda esperar tanto, pero mantengo esperanzas que me alimentan enormemente. Me siento incansable a pesar de que no soy ya tan dinámica y hay cosas que se han tenido que dejar de hacer.

Abusé mucho de mi trabajo, no me cuidé en algunas cosas, y ello me ha propiciado una lección severa en la cadera que ha conllevado a varias intervenciones quirúrgicas.

Me hubiera gustado visitar algunos países en los que nunca estuve como Francia, Inglaterra e Italia. Me quedé con las ganas de conocer la singularidad de Japón o de China, y de Sudamérica me faltó Argentina y Chile.

— Al cabo del tiempo ¿cómo ve a ese público que generación tras generación la ha convertido en un patrimonio privilegiado de cada cubano, y que desea que la vida le regalara?

Doy gracias a Dios por todo ese pueblo que me situó en un lugar cimero. No tendré nunca como pagarle porque a el me debo.

Pedir más de lo que he recibido sería convertirme en una persona demasiado ambiciosa, y solo quisiera que el día en que llegara mi momento me siguiera queriendo de la misma forma en que Rosita Fornés los quiere a cada uno de ustedes.

— Entonces, inevitablemente, ¿Rosa de Cuba?

— Nací en Nueva York, mis padres son españoles, considero a México mi segunda patria por tanto que le aportó a mi vida desde el punto de vista artístico y personal, pero vivo en Cuba.

Siempre que me he presentado en el extranjero ha sido como artista cubana, así me conocen en todos los países que he visitado., porque aquí me crié, me formé, y el público me ha dado más de lo que merezco. Por eso siento que Cuba es mía y la llevo en el corazón.

Y así será porque la escena cubana siempre tendrá la distinción de la mejor de las Rosas.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

febrero 11, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

El “Regreso” de Blanca Rosa Blanco a la pantalla grande

La noticia de “la primera mujer cubana en dirigir, escribir y protagonizar un largometraje retumba en los medios cubanos y extranjeros. Unido a eso, que su directora se aventure, en ópera prima, a poner sobre la mesa el género policíaco en el cine parece ofrecerle mayor singularidad al tema.

La protagonista de la noticia es la popular actriz Blanca Rosa Blanco, quien estrenó El Regreso el pasado diciembre en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y luego ha presentado la cinta en varias salas del país.

Tras una exitosa carrera en la interpretación, Blanca busca nuevos horizontes y se aventura a dirigir y escribir la historia de muchas mujeres, en un solo caso policial. Con la asistencia en el guion y la dirección de Alberto Luberta, el filme habla de violencia de género, del silencio de las mujeres abusadas, de impunidad y de condenas injustas.

¿Por qué un tema tan delicado como el abuso sexual para su primer filme? ¿Cuánta realidad hay en lo que cuenta?

Es ficción, pero tiene un pretexto social. Lo que hay real son los testimonios de las mujeres violadas, en boca de actrices que interpretan víctimas de maltrato sexual, pero con testimonios cercanos a los reales de mujeres que conocí, que pude investigar y que tuve cerca. Estamos hablando de que si las mujeres no hacen la denuncia no existe el caso, puedes tener el hecho más insólito o el más connotado, pero si no hace una declaración no hay caso y eso es una realidad.

Otro dato importante es que yo conocía y tenía elementos de muchas personas que cumplían por una causa que le tocaba cumplir. Todo esto era un pretexto para tener esa denuncia en un policíaco, unido a la condena por el silencio que somete a las mujeres debido al prejuicio de que nunca les creen o que su condición ante la vida no les permite que las personas crean en ellas.

– Son pocas las mujeres que hacen cine en Cuba, y cuando lo hacen y tocan estos temas algunos las tildan de feministas, ¿se definiría usted como una mujer feminista?

No, para nada. Yo no tengo una posición, no soy para nada partidaria porque creo que en ese momento estamos condenados a ser parte de una sola cosa, sería traicionar mi manera de ser ante la vida, tengo una mente súper amplia con relación al ser humano y a todo. También creo que hay violencia contra los hombres, ¿y eso qué me haría entonces? Yo defiendo el género humano y defiendo la no violencia contra el género, pero de ahí a mantener un concepto feminista, no.

Las personas están marcadas por una estructura y un concepto en el cual yo no creo. Creo que cada quien vale por lo que piensa, por la obra que hace, no creo en etiquetas. Me parece que la gente debe ser feliz como quiere ser, que si quieren vivir hombres juntos o mujeres juntas lo hagan y creo en esa diversidad, por eso es que no le doy espacio a las etiquetas, aunque respeto a las personas que lo hacen.

– ¿Cree que el tema es poco visible en Cuba?

Pienso que lo poco visible es el género, igual sí se ha tocado de manera superficial, de hecho, yo creo que en la película podía haber profundizado más en la parte más dolorosa del silencio de la mujer, pero esa es otra película que debería hacer, definitivamente.

– ¿Por qué escogió el género policíaco para debutar como directora de cine?

Es obvio que es un género que tengo muy cerca, estuve diez años interpretando un personaje con acceso a mucha información y tenía deseos de sacarlo un poco del marco de lo que te permite el audiovisual en la televisión, que tiene otros códigos. Haber tenido la oportunidad de tocar muy de cerca el género en un formato tan diferente como el cine nos está abriendo también un camino a darnos cuentas de que hay que quitarse un poco el prejuicio de que sea el cine de género un cine menor, que por ser popular pueda ser menos acogido o diferente, yo creo que hay que abrir el abanico.

Me gusta mucho el género, conozco su literatura, me gusta el policíaco cubano y creo que merece un espacio, si pudiese seguir en él creo que sería interesante, me encantaría poder seguir haciéndolo en el cine, en la televisión no creo que corra el riesgo.

En una entrevista Yadier Fernández decía que era fácil ponerse el uniforme de policía, pero lo difícil era humanizarlo. ¿Cómo hicieron para humanizar a estos personajes?

Siempre tuve la idea de que los personajes no fueran prototipos, queríamos romper con los códigos, tal vez no en el extremo, pero sí saber que las personas en medio de esas circunstancias eran capaces también de retomar un romance, de sensibilizarse con la música, que tuvieran sus propios complejos.

– ¿No sintió miedo al emprender un proyecto con un perfil parecido al que interpretaba en Tras la Huella?

No, realmente no porque como este personaje de la mayor Mónica siempre estaba preestablecido, ya todo el mundo sabía lo que iba a hacer, cómo iba a reaccionar, cómo era su vida, lo que queríamos era desprendernos de eso y hacer un personaje nuevo, diferente. Sí había referencias, por supuesto, no las puedes borrar, pero no creo que Mónica tenga mucho que ver con Patricia. Es inevitable la comparación.

No es menos cierto que nosotros pensamos hacer una película a partir de lo que ya conocíamos y aunque era lo más cómodo, ¿por qué tenemos que darle vida a un personaje que ya existe? Podemos sencillamente replantearnos todo, cambiarle el nombre y buscarnos la vida con un nuevo proyecto. Aunque era realmente lo primero que tenía en la mente: sabes que este personaje funciona, sabes que el género funciona, entonces lo más cómodo es ir por ese camino, y realmente hubiera sido fallido hacerlo. Referentes puede haber porque yo soy la misma persona, el mismo ser humano y fue mucho tiempo.

Alberto Luberta fue un pilar fundamental de El Regreso, pues este reconocido guionista tiene amplio conocimiento del género, ya que acompañó a Blanca durante buena parte de su estancia en Tras la Huella. “Yo necesitaba alguien que me cubriera las espaldas, que tuviera cierto conocimiento del género, que fuera también inquieto, que fuera dispuesto a someterse a una obra a cuatro manos, que mucha gente no está dispuesta por millones de razones”, comenta la actriz, y asegura que todo fluye si ambas partes ponen la obra como lo más importante.

– ¿Cómo se complica el trabajo cuando tiene que dirigir y actuar a la vez?

Fue un reto para mí y para el equipo, que tenía conciencia de que era algo complejo, de que delante tenían a la actriz y también todo el tiempo a la directora.

Creo que tuve un equipo dispuesto a correr ese riesgo, que sabía que estábamos expuestos al error, que también podíamos tener aciertos y desaciertos, que estaban experimentando junto conmigo un proceso.

Ensayamos mucho y eso nos permitió tener un rodaje tranquilo de siete semanas como estaba previsto. Además, estamos hablando de una película con muy pocos participantes, muy precisos y concentrados; todo el mundo conocía su rol.

La directora asistente, Tania Ceballos, fue imprescindible en este proceso desde el principio hasta el final, lo tenía todo organizado. También gracias a la producción de Carlos de la Huerta, que la vida nos unió y ahora somos pareja. Realmente fue una experiencia difícil, en la que sufrí mucho, en la que las satisfacciones eran pocas, porque sentía que no tenía el control de todo lo que podía estar sucediendo.

El público había notado la ausencia de Blanca de la pequeña pantalla, luego de su salida del espacio Tras la Huella, hasta que apareciera en los capítulos finales de la recién concluida tele serie Conciencia, de Rudy Mora.

¿Por qué escoge este momento de su carrera para empezar a dirigir?

Justamente porque es este momento de mi carrera. Porque hace aproximadamente dos años desde que salí de Tras la huella que no he trabajado como actriz, porque las oportunidades ahora mismo y mis exigencias no están en el mismo lugar, las cosas que quiero hacer no se corresponden con lo que está sucediendo exactamente. Creo que la televisión está en un momento complejo en cuanto a producción y uno va cambiando sus necesidades. El trabajo en Tras la Huella fue demasiado tiempo y ya no era yo. Llegó un momento en que no había proceso de creación, sino de repetición. También los directores no me daban oportunidad de hacer otra cosa y fue muy difícil. Eso fue una de las cosas por las que tomé la decisión de replantearme todo, me fui dos años, me desintoxiqué y me atreví con lo que quise siempre que era dirigir y por eso fue que surgió este proyecto.

Durante las primeras presentaciones del filme a partir del pasado 26 de diciembre, Blanca no se ha mostrado como la directora y actriz de la trama que se exhibe en pantalla, sino como el ser humano que se emociona y agradece ver que su obra ha causado algo en el público.

“Me gusta estar en contacto con la gente, tomarle la temperatura, tocar con la mano lo que está pasando, ver si reaccionan en los mismos momentos, realmente las primeras presentaciones fueron así. Me emociona ver que las personas reaccionan, que hay aplausos al final, lo que uno espera que ocurra ha ido sucediendo espontáneamente.”

Un detalle que distingue esta cinta es que su escenario sale del acostumbrado ámbito habanero del cine nacional, algo que encontraría fácil justificación si Blanca no hubiese nacido en La Habana. Sin embargo, es la ciudad de Matanzas el escenario de la trama.

– ¿Por qué la ciudad de Matanzas?

Primero porque considero que el cine en los últimos tiempos está muy saturado del escenario habanero y Matanzas es un lugar que he conocido durante mucho tiempo, estuve un año trabajando allí, viajando semanalmente y me entusiasmaba mucho lo que sucedía con las luces en Matanzas, es una urbe muy cinematográfica.

Es una ciudad que tiene una historia particular y a mí me gusta mucho recrear esos mitos a título personal. Ahí también hay personas que necesitan ser protagonistas de algo, creo que era importante darle a la ciudad un protagonismo. Es otro escenario y lo nuevo siempre es atractivo por supuesto, las personas se involucran, te quieren ayudar, quieren ser parte de eso.

A pesar del protagonismo de la ciudad de los puentes en la ópera prima de Blanca Rosa Banco como realizadora, los matanceros aún no han podido disfrutar del filme en su ciudad, algo que la actriz devenida directora lamenta mucho. “Matanzas no ha visto la película, no hemos tenido respuesta de ningún directivo, ni de la cultura ni del gobierno de Matanzas. Es una pena que realmente esté sucediendo todo lo contrario en el resto del país, que nos han solicitado que llevemos la película, y eso es lo que hemos hecho nosotros”.

El Regreso está cosechando mucho éxito en Cuba y parece tener oportunidades fuera de fronteras, con una propuesta de llevarla al Festival de Cine cubano en Minnesota, “eso es como la primera oportunidad de llevarlo a un público de otra cultura, en otro contexto”.

Próximamente volveremos a disfrutar de sus habilidades como actriz en la más reciente producción de Jorge Luis Sánchez sobre la vida del poeta cubano Julián del Casal y tal vez, más adelante, de sus capacidades como directora en un documental que está en su fase inicial como proyecto.

Mientras tanto, Blanca disfruta el proceso de estreno de su ópera prima, y piensa en otra oportunidad que tal vez no es exactamente un policíaco, quizá un drama. “De lo que sí estoy convencida es de que realmente sí quiero seguir intentándolo, y que no me voy a divorciar de la actuación tampoco, pero sí quiero intentar tener una segunda oportunidad”.

(Con información de L. Eduardo Domínguez y Patricia Hernández Acevedo. Cubadebate)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

enero 25, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Festival del Nuevo Cine Latinoamericano: La revancha a los cuarenta (+ Cartelera)

El Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana ha sostenido una revolución por cuarenta años. Desde su primera edición el 3 de diciembre de 1979, ha representado una avanzada, idóneo para forjar una imagen de la actividad fílmica de la región, afianzar un proyecto artístico que trasciende los límites de lo estético y consolidar una visión del mundo comprometida con nuestra geografía política y cultural.

Los integrantes del movimiento del nuevo cine, consolidado entre los años cincuenta y sesenta, inauguraron el evento convencidos de la necesidad de un espacio simbólico capaz de reagrupar los perfiles de una identidad. Ahora no existen ni el movimiento ni el sujeto histórico que fundó el Festival, pero sobrevive el propósito de cohesionar, desde una postura francamente política, una particular sensibilidad cinematográfica, dada, antes que en la ascendencia de las imágenes, en la identificación de los creadores con un sistema de valores y un marco de representación sociopolítico común, con una expresión propia de cultura.

Los padres intelectuales del Festival –Alfredo Guevara, Miguel Littin, Glauber Rocha, Fernando Birri, Julio García Espinosa, Tomás Gutiérrez Alea, entre otros–, estaban motivados por la posibilidad de reunir las cinematografías nacionales como manifestación de un tronco común. Sobre todo, los primeros eventos fueron la constatación de que aún se sostenían las bases planteadas en Viña del Mar hacia 1967, momento en que se celebra el insigne 1er Encuentro de Cineastas Latinoamericanos. El certamen habanero viene a ser una continuación del espíritu que alimentó aquel suceso. No por gusto en la declaración de esa primera edición, la convocatoria rezaba que “se propone continuar la línea de trabajo iniciada en los Festivales de Viña del Mar, Mérida y Caracas, y contribuir así al encuentro entre los autores y al intercambio entre las cinematografías y movimientos cinematográficos más auténticos y significativos de Nuestra América”.

En dicha convocatoria, además, se apuntaba como declaración de principios: El Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano tiene como principal objetivo promover el encuentro regular de los Cineastas de América Latina que con su obra enriquecen la cultura artística de nuestros países, contribuyendo al rescate y afirmación de la identidad propia y a la defensa de los valores nacionales y rasgos comunes a nuestros pueblos frente a la deformadora intromisión y dominación cultural imperialista; asegurar la presentación conjunta de los filmes de ficción, documental, dibujos animados y actualidades y el intercambio de experiencias artísticas, técnicas, organizativas y de producción y distribución; y contribuir a la difusión y circulación internacional de las principales y más significativas realizaciones de nuestras cinematografías.

De estas palabras no solo podemos extraer la ideología con que se creó el evento, sino la naturaleza misma de su razón de ser. Ahí se explica el por qué continúa siendo medular el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano. En puridad, cualquier evento, práctica artística, acontecimiento estético necesita renovarse para subsistir. El encuentro habanero necesita (re)organizarse y (re)inventarse a sí mismo constantemente, desde luego. No cabe la menor duda de que este hecho cultural ha constituido un campo de pensamiento fundamental para reflexionar y meditar la experiencia de las cinematografías que conforman la región. Ha garantizado un marco desde el cual solidificar un producto, al condicionar el despliegue de la inventiva creadora y contribuir a ser más críticos y menos ingenuos.

Para favorecer la reflexión sobre las particularidades del cine producido entre nosotros, el Festival ha insertado como parte de su agenda de trabajo la meditación sobre las problemáticas que más aquejan y urgen a las realizaciones del área: desde el retraimiento impuesto por certámenes de otros lugares del globo –hoy cada vez más superado– o el control de la distribución de las películas o los fondos monetarios para la concreción de proyectos. Acodados en dicha perspectiva, sus tareas se esplazan hasta edificar una zona desde la que observar el cine latinoamericano, promover a los realizadores, defender los bienes propios, comunes, y proponerlo a unos espectadores dominados por los códigos de un mercado multinacional que todo lo estandariza, quiérase o no.

Un festival es un horizonte de identidad. El Festival habanero es una alternativa: un terreno necesario bajo los dictados de la globalización, cuando solo la mirada en conjunto permitirá contrarrestar los mandatos de los centros de poder. Este contecimiento que viene acaeciendo hace ya cuarenta años, es el espacio idóneo para aunar a un cine cada vez más disperso, múltiple, variado, que en la contemporaneidad conforma un mapa en el que convergen intereses estéticos disimiles. Es el escenario en que se juntan voces e ideas, erigiendo una plataforma de proyección internacional capaz de discutir el devenir cinematográfico del subcontinente, así como cuestionar la hegemonía ejercida por el discurso institucional del primer mundo. Latinoamericana es una cultura que en pocos años ha sabido nutrir un pensamiento capaz de diseccionar los surcos de su imaginario y su historia: el Festival habanero es portador de esa tradición, la cual, según se conozca mejor, será más propiciadora de una estética propia.

Cada vez es más necesario el Festival de La Habana. Es fundamental para ese nuevo cine que cada año emerge en el contexto de los países de América Latina; para esas voces que garantizan la emergencia de nuevas gramáticas. El Festival es el circuito que aúna y muestra la fuerza de nuestra práctica fílmica en su conjunto; es un modo de densificar la memoria colectiva y evisar los valores que nos identifican. Y en tal sentido, no solo ha sido útil al cine latinoamericano y sus realizadores, sino a la cultura de la región en general.

(Con información del Diario del Festival)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

diciembre 6, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Robert Redford dejará la actuación tras concluir “The Old Man & The Gun”

El ganador del Oscar, Robert Redford, se retirará de la actuación luego del estreno de su próxima película ‘The Old Man & The Gun’, dijo el actor de 81 años a Entertainment Weekly en una noticia que se publicó el lunes.

Redford, conocido por películas como ‘Butch Cassidy y Sundance Kid’ y ‘África mía’, interpreta a un ladrón de bancos experimentado en la nueva película, que se estrenará en septiembre.

“Nunca digas nunca, pero llegué a la conclusión que esto habría sido el final para mí en términos de actuación, y voy a jubilarme después de esto porque lo he estado haciendo desde que tenía 21 años”, dijo Redford a la revista.

“Pensé, bueno, es suficiente ¿y por qué no terminar con algo que es optimista y positivo?”, agregó.

En la película, Redford interpreta a Forrest Tucker, un delincuente que fue atrapado robando bancos en 17 ocasiones, pero que en cada ocasión que fue encarcelado logró escapar.

‘Para mí, es un personaje maravilloso para interpretar en este momento de mi vida’, dijo Redford sobre Tucker, cuyos robos cubrieron unos 60 años en la vida real.

Redford saltó a la fama en 1967 con un papel en ‘Descalzos por el parque’ junto a Jane Fonda, y consolidó su estrellato con papeles en clásicos como ‘El golpe’ y ‘Todos los hombres del presidente’.

En 1980, ganó un Premio de la Academia de Hollywood por su debut como director en ‘Ordinary People’ (Gente corriente) y en 2002 recibió un Oscar por los logros de su carrera.

En cuanto a si también se retirará de la dirección, Redford dijo: ‘Ya veremos’.

(Con información de Reuters)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

agosto 6, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Festival de Cannes excluirá a Netflix y prohibirá selfies en la alfombra roja

El Festival de Cine de Cannes excluirá a Netflix del evento de este año después de que la compañía de transmisión de vídeo se mantuvo firme en su negativa de estrenar sus películas en el cine, dijo el director del festival, quien añadió que las “selfies” o autorretratos en la alfombra roja también estarán prohibidos.

Netflix proyectó dos filmes en Cannes el año pasado, pero los organizadores habían dicho que la compañía no podría volver a competir en el festival si no los exhibía en cines.

“El año pasado, cuando elegimos dos de sus películas, pensé que podría convencer a Netflix de exhibirlas en los cines. Fui presuntuoso: se negaron”, dijo Thierry Fremaux a la revista Le Film Francais.

“A la gente de Netflix le encantó la alfombra roja y le gustaría mostrarnos más películas. Pero han entendido que su intransigencia sobre su modelo (de negocio) choca con el nuestro”, agregó. De todos modos, Netflix podría exhibir sus filmes al margen del festival, fuera de la competencia oficial.

Por otro lado, la decisión del festival de prohibir las “selfies” tomadas por miembros de la audiencia en la alfombra roja provocó un revuelo. Fremaux dijo que este tipo de fotos generaban “un lío”.

Consultado sobre si esa decisión era anticuada, Fremaux dijo: “No, es más bien lo contrario y ya verán que otros hacen lo mismo”. Las “selfies”, dijo, “van en contra de la reputación de Cannes. Una cierta elegancia y discreción”.

Fremaux también dijo que estaba poniendo fin a la exhibición para la prensa de las películas antes de su estreno mundial en la competencia oficial. La selección para el festival que se celebrará del 8 al 19 de mayo será anunciada el 12 de abril.

La estrella australiana Cate Blanchett dirigirá el jurado este año.

(Con información de Reuters)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

marzo 26, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Falsa muerte de Sylvester Stallone causa revuelo en las redes

En las últimas horas, comenzó a circular en Internet una versión que indicaba que el reconocido actor Sylvester Stallone había fallecido, como consecuencia de un avanzado cáncer.

Sin embargo, se trata de otro falso rumor como los que ya involucraron antes a otras celebridades como Thalía, Marco Antonio Solís, Chayanne e incluso Cristian Castro.

Stallone, actor de reconocidas películas como Rocky se encuentra en perfecto estado. Quienes inventaron el rumor de su muerte usaron fotos en las que se ve al actor demacrado y casi sin pelo y explican que falleció como consecuencia de un largo cáncer.

Esas fotos son parte de la película “Creed 2”, en la cual su personaje, Rocky Balboa, padece cáncer. El rumor de su fallecimiento ya había tenido lugar en septiembre de 2017.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

febrero 20, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , , , , , | Deja un comentario

Todos los nominados a los Premios Oscar 2018

La Academia de Cine de Hollywood ha anunciado este martes los nominados a los premios Oscar 2018, la edición número 90 de los premios de Hollywood, cuya gala se celebrará el próximo 4 de marzo.

‘La forma del agua’, de Guillermo del Toro, favorita a los Oscar 2018 con 13 nominaciones. ‘Dunkerque’, con ocho candidaturas y ‘Tres anuncios en las afueras’, con siete, son las principales rivales.

Hay 24 categorías y estos son los finalistas por apartados:

MEJOR PELÍCULA

MEJOR DIRECCIÓN

MEJOR ACTRIZ

MEJOR ACTOR

MEJOR ACTOR SECUNDARIO

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA

MEJOR GUION ADAPTADO

MEJOR GUION ORIGINAL

MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA

MEJOR PELÍCULA ANIMADA

MEJOR FOTOGRAFÍA

MEJOR DISEÑO DE PRODUCCIÓN

MEJOR VESTUARIO

MEJOR MONTAJE

MEJORES EFECTOS ESPECIALES

MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA

MEJOR MONTAJE DE SONIDO

MEJOR MEZCLA DE SONIDO

MEJOR BANDA SONORA

MEJOR CANCIÓN

  • Mighty River, en Mudbound, de Mary J. Blige

  • Stand up for something, en Marshall, de Diane Warren, Common

  • This is me, en El gran showman, de Benj Pasek, Justin Paul

  • Remember Me, en Coco, de Kristen Anderson-Lopez, Robert Lopez

MEJOR DOCUMENTAL

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL

  • Edith+Eddie, de Laura Checkoway, Thomas Lee Wright

  • Heaven is a Traffic Jam on the 405, de Frank Stiefel

  • Heroin(e), de Elaine McMillion Sheldon, Kerrin Sheldon

  • Knife Skills, de Thomas Lennon

  • Traffic Stop, de Kate Davis, David Heilbroner

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN

  • DeKalb Elementary, de Reed Van Dyk

  • The Silent Child, de Chris Overton, Rachel Shenton

  • The Eleven o’clock, de Derin Seale, Josh Lawson

  • Wate Wote/All of US, de Katja Benrath, Tobias Rosen

  • My nephew Emmett, de Kevin Wilson, Jr.

MEJOR CORTOMETRAJE ANIMADO

  • Dear Basketball, de Glen Keane, Kobe Bryant

  • Garden Party, de Victor Caire, Gabriel Grapperon

  • Lou, Dave Mullins, de Dana Murray

  • Negative Space, de Max Porter, Ru Kuwahata

  • Revolting Rhymes, de Jakob Schuh, Jan Lachauer

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

enero 25, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Dos mil críticos de cine eligen las 20 películas más aburridas de la historia

50 Sombras de Grey”, también conocida como “la película más aburrida de todos los tiempos”. Imagen: El Periódico.

La revista británica NME consultó a unos 2 mil críticos de cine para elegir las 20 películas más aburridas de la historia del cine. La lista definitiva está compuesta por filmes del séptimo arte occidental, principalmente producidos en Hollywood.

Llama la atención la presencia lo mismo de bodrios románticos, como el que encabeza el listado, hasta de superproducciones históricas como Celopatra, que protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton obtuvo cuatro Oscar en 1963.

Cintas pertenecientes a una saga de culto como Star Wars o clásicos de todos los tiempos como La odisea del espacio de Stanley Kubrick o El árbol de la vida  de Terrence Mallick también forman parte de la selección que no está definida por la calidad artística de las obras, sino por su poca capacidad de entrener.

La convocatoria realizada por la publicación NME está vinculada con la iniciativa de la multinacional de tecnología Samsung de celebrar el estreno de Washing Machine: The Feature Film, una cinta conceptual que durante 66 minutos muestra el ciclo de una lavadora de ropa. Según la propia compañía, esta creación audiovisual es “infinitamente más interesante” que algunos de los títulos del ‘ranking’.

Así que si usted tiene problemas de insomnio, busque uno de estos filmes.

Las 20 películas más aburridas de la historia

1. ‘50 Sombras de Grey‘, 2015

2. ‘El Proyecto de la Bruja de Blair’, 1999

3. ‘Star Wars Episodio I – La Amenaza Fantasma’, 1999

4. ‘Brokeback Mountain’, 2005

5. ‘Transformers’ (primera parte), 2007

6. ‘The Postman’, 1997

7. ‘The Artist’, 2011

8. ‘Australia’, 2008

9. ‘Vanilla Sky’, 2001

10. ‘Seven Years in Tibet’, 1997

11. ‘Batman y Robin’, 1997

12. ‘2001 A Space Odyssey’, 1968

13. ‘Matrix Revolutions’, 2003

14. ‘Showgirls’, 1995

15. ‘Far and Away’, 1992

16. ‘The Tree of Life’, 2011

17. ‘Noah’, 2014

18. ‘Meet Joe Black?’, 1998

19. ‘Lincoln’, 2012

20. ‘Cleopatra’, 1963.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

enero 5, 2018 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Filme Alanis, de Argentina, Gran Ganador del Festival de Cine de La Habana

La argentina Anahí Berneri (D), directora de la película Alanis, recibe el Premio Coral al Mejor Largometraje de Ficción, durante la entrega de los Premios correspondientes al 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, efectuado en el cine Charles Chaplin, en La Habana, Cuba, el 16 de diciembre de 2017. ACN FOTO/Omara GARCÍA MEDEROS

El filme Alanis, de la realizadora argentina Anahi Berneri obtuvo el premio al mejor largometraje de ficción (LF) en la 39 edición del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano que tuvo su gala de clausura hoy en la capitalina sala Chaplin.

En esa categoría el Coral especial fue para Una Mujer Fantástica (Chile), de Sebastián Leilo y la actriz protagonista de la cinta, Daniela Vega ganó el galardón en Actuación Femenina junto a Sofía Gala, actriz principal de Alanis.

El actor de Carpinteros Jean Jean (República Dominicana) fue el seleccionado como mejor intérprete masculino, la mejor dirección se concedió a la argentina Lucrecia Martel y la dirección artística a Renata Pinheiro, ambas por Zama.

También para Zama el galardón en sonido, reflejado en la persona de Guido Beremblum y el Coral de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica.

Los méritos fotográficos en los LF fueron reconocidos de igual manera y se alzó en este tópico María Secco, por Restos de viento (México); Pablo Giorgelli y María Laura Gargarella obtuvieron el lauro en guión con la cinta Invisible (Argentina).

En post-producción otorgaron sus premios las empresas Habanero Films, que reconoció a Los Helechos, de Antolín Prieto (Perú); la Burbuja de Sonido, a Caballo de Mar, de Ignacio Busquier (Argentina) y Boogieman Media a Foto estudio Luisita, de Sol Miraglia (Argentina); Aracne DC y Arte Sonora, al documental Silvia, de María Silvia Esteve (Argentina).

Entrega del Premio Coral de Largometraje, en el apartado de Animación, a El libro de Lila, de Marcela Rincón (I), de Colombia. Foto: Omara García/ ACN.El jurado de la Asociación Católica Mundial para la Comunicación (SIGNIS) entregó mención a Plaza París (Brasil), de Lucía Murat y el coral para A tus ojos (Brasil), de Carolina Jabor.

En el acápite de guión inédito se entregaron menciones a Kiribati, de Vladimir Cruz (Cuba) y a Planta permanente (Argentina), de Ezequiel Radusky y Diego Lerman; mientras que el premio fue para La pecera, de Glorimar Marrero (Puerto Rico).

El mejor cartel correspondió al del documental ¿Qué Remedio? La Parranda, de la cubana Diana Carmenate; en animación se otorgó mención a Lupus, de Carlos López Salamanca (Colombia) y el lauro para el corto a Cerulia, de Sofía Carrillo (México) así como también premio especial para el cortometraje Los dos príncipes, de Yemelí Cruz (Cuba), entre los largos animados sobresalió El libro de Lila, de Marcela Rincón (Colombia).

De los cortos de ficción mereció el coral Genaro, de Andrés Porras y Jesús Reyes (Colombia).

Entre los documentales se alzó, en el apartado de cortos, La casa de los lúpulos, de Paula Hopf (México); de los largos documentales El pacto de Adriana, de Lissette Orozco (Chile) obtuvo el premio especial del jurado mientras que el coral fue Baronesa, de Juliana Antunes (Brasil).

Medea, de la costarricense Alexandra Latishev se alzó con mención especial entre las óperas primas; en igual categoría se premió también a la contribución artística, mérito que recayó en Por la ventana (Brasil), de Caroline Leone; el galardón especial en esta categoría lo obtuvo Matar a Jesús (Colombia), de Laura Mora y La novia del desierto (Argentina), de Valeria Pivato y María Cecilia Atán, se hizo con el coral en este punto.

María Novaro, por la cinta Tesoros (México) se alzó con el lauro en edición; la mejor música original correspondió al grupo O Grivo, por la banda sonora de Joaquim (Brasil), de Marcelo Gomes.

De cara a su edición 40 a celebrarse el ya próximo 2018, el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en esta ocasión se presentó como un suceso de afianzamiento, una pausa que sirve de impulso, según expresó su presidente Iván Giroud.

RESUMEN DE LOS PREMIOS CORAL DEL 39 FESTIVAL DEL NUEVO CINE LATINOAMERICANO Y DE LOS COLATERALES

Ficción Largometraje: Alanis (Argentina) Anahi Berneri
Especial del Jurado: Una mujer fantástica (Argentina) Sebastián Lelio
Corto y mediometraje: Genaro (Colombia) Andrés Porras y Jesús Reyes
Especialidades
Dirección: Lucrecia Martel, por Zama (Argentina)
Guion: Pablo Giorgelli y María Laura Gargarella, por Invisible (Argentina)
Fotografía: María Secco, por Restos de viento (México)
Edición: María Novaro, por Tesoro (México)
Sonido: Guido Berenblum, por Zama (Argentina)
Música Original: O Grivo, por Joaquim (Brasil)
Dirección Artística: Renata Pinheiro, por Zama (Argentina)
Actuación Femenina: Sofía Gala, por Alanis (Argentina) y Daniela Vega, por Una mujer fantástica (Chile)
Actuación Masculina: Jean Jean, por Carpinteros (República Dominicana)
Ópera Prima
Mejor Ópera Prima: La novia del desierto (Argentina) Valeria Pivato y María Cecilia Atán
Especial del Jurado: Matar a Jesús (Colombia) Laura Mora
Contribución Artística: Pela janela (Brasil) Caroline Leone
Documental
Largometraje: Baronesa (Brasil) Juliana Antunes
Cortometraje: La casa de Los Lúpulos (México) Paula Hopf
Especial del Jurado: El pacto de Adriana (Chile) Lissette Orozco

El cineasta Ernesto Daranas (I), recibe el Premio Coral del Público, por la película Sergio y Serguei, durante la entrega de los Premios correspondientes al 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, efectuado en el cine Charles Chaplin, en La Habana, Cuba. Foto: Omara García/ ACN.

Animación
Largometraje: El libro de Lila (Colombia) Marcela Rincón
Cortometraje: Cerulia (México) Sofía Carrillo
Especial del Jurado: Los dos príncipes (Cuba) Yemelí Cruz y Adanoe Lima
Premio del Público
Sergio & Serguéi (Cuba) Ernesto Daranas
Cartel
¿Qué Remedio? La Parranda (Cuba) Diana Carmenate
Guion Inédito
La Pecera (Puerto Rico) Glorimar Marrero

Premios Colaterales del 39 Festival de Cine de La Habana

• Federación de CineClubes de Cuba entrega el Premio El Mégano: Gloria City (Cuba)
• Federación Internacional de Cineclubes entrega el premio Don Quijote: Plaza París (Brasil)
• Emisora Radio Habana Cuba entrega el Premio Roque Dalton: La cordillera (Argentina)
• Matanzas como subsede del Festival entrega Premio Vigía: Yo soy Malú(Cuba)
• Casa de las Américas: Matar a Jesús ( Colombia)
• Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano otorga el Premio Cibervoto a partir de las votaciones realizadas por los cibernautas en el Portal del Cine Latinoamericano y Caribeño: Largo: La cordillera (Argentina); Ópera Prima: La novia del desierto (Argentina); Documental: Dedo na ferida (Brasil); Cortometraje: M.A.M.O.N (México)
• Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF): Temporada de caza(Argentina)
• Premio Únete: Una mujer fantástica ( Chile)
• Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba: Atrapado (Cuba)
• Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica: Los Perros (Chile)
• Premio del Círculo de Cultura de la Unión de Periodistas de Cuba: Gloria City ( Cuba)
• Premio Vitral de la Asociación Cubana del Audiovisual (ACAV): Sergio&Serguéi (Cuba); Mención Especial: Por qué lloran mis amigas (Cuba)
• Premio Glauber Rocha Prensa Latina: Matar a Jesús (Colombia); Mención: La película de mi vida (Brasil)
• FEISAL: El pacto de Adriana (Chile)
• Centro Memorial Martin Luther King entrega Premio de la Editorial Caminos: Mala Junta (Chile)
• Centro Cultural Pablo de la Torriente, Premio Memoria: Pizarro(Colombia);El Pacto de Adriana (Chile); El color del camaleón (Chile); Premio Especial del Jurado: El proyecto (Cuba)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

diciembre 17, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Entregan premios colaterales del 39 Festival de Cine de La Habana

Entrega de los premios colaterales del 39 Festival de Cine de La Habana. Foto: Habana Film Festival

El filme colombiano Matar a Jesús se alzó con dos lauros en la entrega de los Premios Colaterales del 39 Festival de Cine de La Habana, otorgados este viernes en la Sala Taganana del Hotel Nacional de Cuba.

-Federación de CineClubes de Cuba entrega el Premio El Mégano: Gloria City (Cuba)

-Federación Internacional de Cineclubes entrega el premio Don Quijote: Plaza París (Brasil)

-Emisora Radio Habana Cuba entrega el Premio Roque Dalton: La cordillera (Argentina)

-Matanzas como subsede del Festival entrega Premio Vigía: Yo soy Malú(Cuba)

-Casa de las Américas: Matar a Jesús (Colombia)

-Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano otorga el Premio Cibervoto a partir de las votaciones realizadas por los cibernautas en el Portal del Cine Latinoamericano y Caribeño: Largo: La cordillera (Argentina); Ópera Prima: La novia del desierto (Argentina); Documental: Dedo na ferida (Brasil); Cortometraje: M.A.M.O.N (México)

-Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF): Temporada de caza(Argentina)

Premio Únete: Una mujer fantástica ( Chile)

-Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba: Atrapado (Cuba)

-Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica: Los Perros (Chile)

Premio del Círculo de Cultura de la Unión de Periodistas de Cuba: Gloria City ( Cuba)

Premio Vitral de la Asociación Cubana del Audiovisual (ACAV): Sergio&Serguéi (Cuba); Mención Especial: Por qué lloran mis amigas(Cuba)

Premio Glauber Rocha Prensa Latina: Matar a Jesús (Colombia); Mención: La película de mi vida (Brasil)

-FEISAL: El pacto de Adriana (Chile)

-Centro Memorial Martin Luther King entrega Premio de la Editorial Caminos: Mala Junta (Chile)

-Centro Cultural Pablo de la Torriente, Premio Memoria: Pizarro (Colombia);El Pacto de Adriana (Chile); El color del camaleón (Chile); Premio Especial del Jurado: El proyecto (Cuba).

(Con información de Habana Film Festival)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

diciembre 15, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , , , , | Deja un comentario

Las vidas de Isabel Santos

De pequeña descubrió el cine y entonces el mundo —su mundo— comenzó a hacerse inmenso. Hoy la conocemos como una actriz, una gran actriz que ha logrado traspasar la frontera de lo real y convertirse en un referente de actuaciones cuidadosas y sentidas.

Podría tener cualquier nombre cuando la vemos llorar, sufrir, desgarrarse, reír o vivir en la pantalla, pero el verdadero es Isabel Santos, una de las mejores intérpretes del cine y la televisión cubana.

Isabel es un rostro muy fácil de distinguir en películas como ClandestinosLa vida es silbarMiel pa­ra Oshún o más recientemente Vestido de no­via, y La pared de las palabras. Ha incursionado en la televisión pero es una mujer de cine, una actriz sincera, perseverante, que construye sus personajes como si en ello le fuera “otra” vida.

Perseverancia

Creo que siempre el mundo de poder actuar me interesó, lo que no conocía la palabra actriz, no estaba en mi cabeza, quizá no está en la cabeza de ningún niño. Me despertó mucho interés el carrito del cine móvil. Yo tenía muy poca edad, pero recuerdo que era un camioncito que tenía un proyector, iba por todos esos bateyes para llevar el cine. Entonces, todo el mundo sacaba su taburete y cuando llegaba el carrito móvil era una fiesta porque te ponían un documental, un noticiero y una película y a veces las películas se repetían, pero la gente volvía a verla.

Ver las proyecciones en aquella pantalla en la pared de un almacén donde había abono, fue fascinante para mí. Mi pasión por el cine después se hizo muy consciente pero tiene su raíz en mi niñez.

Llegar hasta aquí ha sido un camino difícil, primero por el lugar donde crecí. Nací el 4 de septiembre de 1961 en la provincia de Camagüey, pero nos mudamos a un batey de pocas casas, don­de no había luz eléctrica y la escuela era una casita de guano con niños de varios grados. Ya en cuarto grado pasé a la escuela del pueblo del central, que quedaba a dos kilómetros de mi casa y tenía que hacer ese recorrido todos los días. Des­pués la secundaria me quedaba en otro pueblo que se llama Minas y en noveno grado se hizo la captación para la Escuela Nacional de Arte (ENA), tuve mucha suerte, me hicieron la prueba y aprobé… en fin, pasé mucho trabajo pero eso es querer lo que uno se propone en la vida… He sido muy perseverante y también se lo debo mucho a mi madre.

En la ENA teníamos excelentes profesores, que nos hacían sentir orgullosos. El profesor era como un espejo, no solamente impartía la clase, nos enseñaba lo que era la disciplina y el rigor en esta carrera, que es muy difícil.

La formación en las escuelas de arte es algo que, en este momento, me preocupa muchísimo. Claro, cada generación es diferente, la mía fue muy luchadora y soñadora. Queríamos de verdad ser mejores, no había una competencia agresiva ni envidiosa, ni se sacaba la parte mala del ser humano. Los años 90 acabaron con eso, fue un momento muy duro para el país y la pirámide se invirtió.

Ahora, a esos profesores que son ancianos y están en sus casas, yo les tocaría la puerta y le diría “usted tiene este salario y quiero que forme nuevas generaciones”. No solamente de sueños vive el hombre, pe­ro creo que hay que tocar las puertas, no me canso de de­­cirlo, hay que atender a los artistas que nos quedan.

Actuar es robar vidas

A un actor lo define la verdad absoluta, la sinceridad, el no traicionarse. Vivimos muchas vidas y tienes que ser muy observador, ver lo que te rodea porque entras en la piel de otro personaje. Yo actúo de mis vivencias, soy una robadora de vida, lo hago inconsciente.

Puedo estar en una reunión, en una fiesta o en un velorio y empiezo a guardar información en un disco duro y un buen día cuando tengo un personaje hay un bombillo que me hace ¡tac! y ahí lo tengo. Además, cada vez que construyo un personaje tiene una música diferente. Son ejercicios que te enseñan en la escuela y que, cuando los practicas mucho, los haces sin darte cuenta, pero hay que estudiar mucho, no es pararte delante de una cámara y ser siempre el mismo.

Salir en una pantalla no te define como un actor ni bueno ni malo. Ser actor no es un juego, los medios no son un juego, hay quien dice “el que tenga los medios tiene el poder”, pero cuánto daño hacemos con las personas que no se saben dirigir a la población, en la música que ponemos, en cómo se visten… eso marca tendencias.

Yo siempre tengo buenas relaciones con todos los actores que trabajo y si no la tengo la busco, muchas veces lo logro, otras no. Pero los actores cu­banos, por lo menos los de mi generación somos muy solidarios y nos apoyamoscuando estamos en una película y cada uno se va contando su historia para que una maquinaria pueda engranar en otra.

Personajes

Isabel Santos y Jorge Perugorría en La Pared de las Palabras.

Con los personajes puedes sufrir mucho o no, porque estás haciendo otra vida, que quizá tiene puntos de contacto contigo. A mí hay personajes como el de La pared de las palabras que me tuvo casi dos meses en un estado de silencio y no porque yo me lo propusiera, sino porque para una madre perder un hijo es terrible y en la película desde que comienza se dice que Elena va a perder a su hijo. Yo creo que nunca me propongo ese estado de ánimo pero me lacera.

Todos los personajes me han marcado. Una vez una amiga me dijo que maltrataba mucho mi físico y es que cada personaje te exige cosas diferentes. Pa­ra la película que acabo de filmar con Lester Hamlet, Ya no es antes (título provisional), basada en la obra de Alberto Pedro Weekend en Bahía, donde comparto rol con Luis Alberto García, yo quería tener una gestualidad diferente que no es la mía, sino la de una mujer que todo el tiempo se toca la cabeza y por eso me corté el pelo.

Engordar para una película, bajar para otra, po­nerte lentes que son tan agresivos para los ojos…sí, yo creo que me he agredido mucho físicamente, pero pa­ra mí eso es un disfrute porque yo trato —no siempre lo logro— que cada personaje tenga su mundo.

Tengo una edad difícil, ya no soy la protagonista, pude protagonizar muchas películas cuando era jo­ven pero ahora los personajes son otros y ese mo­mento que me dan tengo que aprovecharlo al máximo. El personaje secundario lo tengo que hacer como si fuera el protagónico porque no sé si lo van a cortar, tengo que entregar mucho para lograr que mi escena no se la lleve el director.

He disfrutado todos mis personajes. A partir de que termino, el personaje ya no es mío. El último día cuando dicen corten, yo me estoy quitando la imagen del personaje, porque quiero que para el espectador sea una sorpresa. Inmediatamente cambio y llego a mi casa muy feliz por haber hecho otra vida, por vivir otro proceso y por saber que estoy haciendo lo que me gusta y no por un premio, sino por el aplauso.

Premios… Aplausos

El público cubano es muy inteligente y siempre eres por lo que ese público que te ha aplaudido, para muchos sigo siendo la muchacha de Clan­destinos y voy a cumplir 55 años, eso no se paga con nada, ese es mi aplauso, ese es mi público natural. Podré tener premios de otras partes, pero mis dos corales son muy importantes y los aplausos del público cubano.

Cuando se hizo la premier de Vestido de novia, en el Chaplin, en un momento de la proyección la gente empezó a aplaudir, eso sí fue un premio, te das cuenta que el cine vibra aunque la gente no ha­ble.

Los premios los tengo en un tablón, algunos están más descabezados, otros menos, pero cada uno tiene un valor sentimental. Eso sí, a veces vienen cuando menos lo esperas.

Actriz y documentalista

La figura del director es fundamental. Yo creo en el director que es capaz de decir qué hará Isabel Santos con este personaje que no tiene nada que ver con ella. Ahí están los grandes directores. Me gustan que me dirijan, que me pidan cosas difíciles, yo siempre lo comparo con la plastilina, el actor tiene que ser dúctil, ser un material moldeable y tratar de hacer cosas diferentes para que el director tenga varias opciones.

El vínculo entre el actor-director es mágico. Creo que de todos los directores con los que he trabajado he aprendido.

El fotógrafo también es fundamental para mí en una película y los grandes fotógrafos te enseñan mucho. Eso me ha llevado a veces a querer contar historias pequeñas en un documental.

Yo sé que soy actriz, no realizadora porque el intrusismo como lo critico me cuesta trabajo y cuando aparece una historia me digo: la tengo que contar. Pero una mujer documentalista andaría todo el tiempo buscando historias, yo no, un día aparece una y la cuento.

Hasta ahora he realizado tres documentales: San Ernesto nace en la Higuera; luego pasaron diez años para que se me ocurriera Viaje al país que ya no existe con Iván Nápoles en Vietnam; y ahora acabo de terminar uno que se llama El camino de la vida, que se trata de la vida de Isabel Álvarez Morán, una sobreviviente del Cerco de Le­ningrado que vive en Cuba con 93 años; se es­trena ahora en marzo.

Es una historia de 35 minutos pero muy conmovedora sobre una mujer que, además, me ha enseñado muchísimo. Ha sido una vida que sé que me voy a robar porque es una mujer que lo ha perdido todo y sin embargo, la vida es muy importante.

Isabel

Con esta edad, hay cosas que yo daría la vida por te­nerlas y sé que no las voy a tener nunca… Quisiera regresar a mi padre, desearía volver a sentarme con todos los amigos que no están, lo necesito. A veces levanto el teléfono y digo ¿qué número mar­co? … ¡Si yo tuviera la capacidad de volver a empezar y lograr que mis sueños se hicieran realidad! pero esa es la vida, te da y te quita.

Mi vida ha sido trabajo, creo que he sido muy consecuente con lo que pienso. Eso sí, me ha costado mucho, me ha costado pérdidas tremendas, en todo sentido.

Tuve un sueño y lo he cumplido. Cuando pasan los años te das cuenta que hay una obra consagrada con sacrificio y un aplauso que te ha dado el público, ya con eso te digo que mañana me puedo morir.

Creo que cumplí y que logré el sueño más grande que tuve siendo niña que era verme en esa pantalla como en el carrito de cine móvil. Yo lo logré y eso me hace ser una mujer feliz.

(Con información de Granma)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

diciembre 14, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Walt Disney avanza sobre Century Fox

El comprador asume una deuda de la Fox de 13.700 millones de dólares, lo que eleva la operación a unos 66.100 millones dólares. Foto: Diario de Atlantis.

La Compañía Walt Disney continúa extendiendo su imperio, y este jueves anunció la compra de varios activos del grupo 21st  Century Fox, con lo que, entre otras cosas, se hará cargo de series como “The Simpsons”, informaron fuentes locales.

Se trata de activos que están valorados en unos 52.400 millones de dólares.

De esta manera, la compañía de Mickey Mouse se hará cargo de los estudios de cine y televisión de la Fox, así como de otros sectores de su negocio internacional de cable y televisión.

Además, el comprador asume una deuda de la Fox de 13.700 millones de dólares, lo que eleva la operación a unos 66.100 millones dólares.

La noticia, esperada y largamente rumoreada en los últimos tiempos, se oficializó esta mañana.

Pero la pregunta que muchos se hacen por estas horas es ¿qué ha comprado realmente Disney?

La adquisición representa que The Walt Disney Co. adquiere tanto al estudio como otra serie de activos de entretenimiento y deportes del imperio de Rupert Murdoch.

The New York Times destacó que el acuerdo marca “un antes y un después” con una “unión histórica de dos pesos pesados de Hollywood”.

Para la compañía fundada por Walt Disney representa la posibilidad reforzar sus negocios de televisión, además del cine, y algunos mencionan la posibilidad de lanzar un próximo formato al estilo Netflix.

Además, Disney se hará cargo de franquicias populares como X-Men, Avatar, Fantastic Four, Deadpool, The Grand Budapest Hotel, Hidden Figures, Gone Girl, The Shape of Water, Planet of the Apes, Ice Ageo The Martian, entre otras.

En cuanto a los canales, la compañía de Burbank sumará Twentieth Century Fox Television, FX Productions y Fox21, espacios que crearon series tan
famosas como “The Americans”, “American Horror Story”, “Homeland”,”This Is Us”, “Modern Family” y hasta “The Simpsons”.

Disney también adquiere FX Networks, National Geographic Partners, Fox Sports Regional Networks, Fox Networks Group International, Star India y los intereses de Fox en Hulu, Sky, Tata Sky y Endemol Shine Group.

(Con información de ANSA)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

diciembre 14, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , | Deja un comentario

¿Qué filmes competirán en el 39 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano?

La renovada página web del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano divulgó los 94 filmes que concursarán en el mayor evento cinematográfico de Cuba y uno de los más importantes de América Latina.

La lista la integran 19 largometrajes de ficción, 18 óperas primas,18 cortos de ficción, 19 largometrajes documentales, cuatro cortometrajes documentales, dos largometrajes de animación y 14 cortometrajes animados.

Esas serán las cintas que competirán durante 10 días de diciembre por los premios Corales. No obstante, el Festival se extiende mucho más y en total son más de 400 los filmes programados para exhibirse en La Habana desde la inauguración el 8 de diciembre en el teatro Karl Marx hasta la clausura el 17 del mismo mes en la sala Charles Chaplin.

Obras según nacionalidad

  • Cuba: 43

  • Resto de América Latina: 265

  • Estados Unidos: 25

  • España: 18

  • Francia: 12

  • Alemania: 8

  • Reino Unido: 7

Durante una conferencia de prensa celebrada el pasado lunes, el presidente del Festival, Iván Giroud, declaraba con orgullo que la venidera edición destaca por la cantidad de obras dirigidas por féminas: “El 34 por ciento de los filmes en concurso son dirigidos por mujeres. A algunos les parecerá todavía una cifra insuficiente, pero representa un aumento significativo con respecto a años anteriores”.

Dentro de los títulos presentados por cineastas mujeres, Giruod destacó que “este año coinciden directoras de varias generaciones como Lucia Murat de Brasil o Lucrecia Martel de Argentina”.

Un punto lamentable para el presidente del Festival es el bajo índice de inscripciones del dibujo animado (14 cortos y dos largometrajes).

En la sección principal del evento, Largometrajes de Ficción, destacan Argentina y Brasil con cinco obras presentadas, mientras que Cuba solo tendrá dos: Los buenos demonios, de Gerardo Chijona y Sergio & Serguéi, de Ernesto Daranas.

Largometrajes de ficción en competencia

Argentina (5):

  • Alanis/Anahí Berneri

  • Zama/ Lucrecia Martel

  • Una especie de familia/ Diego Lerman Sanchis

  • La cordillera/ Santiago Mitre

  • Invisible/ Pablo Giorgelli

Brasil (5):

  • Aos teus olhos/ Carolina Jabor

  • O filme da minha vida / Selton Mello

  • Joaquim/ Marcelo Gómes

  • Vazante/ Daniela Thomas

  • Praça Paris / Lúcia Murat

México (3):

  • Las hijas de Abril / Michel Ari Franco Maimon

  • Restos de viento/ Jimena Montemayor

  • Tesoros/ María Novaro

Chile (2): 

  • Una mujer fantástica / Sebastián Lelio

  • Los perros/ Marcela Said Cares

Cuba (2):

  • Los buenos demonios/ Gerardo Chijona Valdés

  • Sergio & Serguéi / Ernesto Daranas Serrano

Colombia (1):

  • Siete cabezas/ Jaime Osorio

República Dominicana (1):

  • Carpinteros/ José María Cabral

Cintas presentadas la pasada edición:

  • El pozo/ Hernán Garbarino/ Argentina

  • Fuera de temporada/ Sabrina Campos/ Argentina

  • Pequeño manifiesto en contra del cine solemne/ Roberto Porta/ Argentina

  • De tanto olhar o céu gastei meus olhos  / Nathália Tereza/ Brasil

  • Nada  / Gabriel Martins/ Brasil

  • La duda/ Juan Cáceres/ Chile

  • Lecciones de vuelo/ Patricio Pino/ Chile

  • Reo/ Mauricio Corco/ Chile

  • A la deriva/ Alexis Durán/ Colombia

  • Genaro/ Andrés Porras, Jesús Reyes/ Colombia

  • Río Muerto/ Manuel Ponce/ Colombia

  • La casa del árbol/ Juan Sebastián Quebrada/ Colombia, Francia

  • 25 horas/ Carlos Barba Salva/ Cuba, Estados Unidos

  • Hambre/ Alejandro Montalvo/ México

  • No pases por San Bernardino/ Hugo Magaña/ México

  • Nosotros y ellos/ Yordi Capó/ México

  • A.M.O.N. (Monitor Against Mexicans Over Nationwide)/ Alejandro Damiani/

  • México, Uruguay

  • Hijo por hijo/ Juan Avella/ Venezuela

Ópera Prima

  • El futuro que viene/ Constanza Novick/ Argentina

  • La educación del Rey/ Santiago Esteves/ Argentina

  • La novia del desierto/ Valeria Pivato, Ma. Cecilia Atán/ Argentina, Chile

  • Adiós entusiasmo/ Vladimir Durán/ Argentina, Colombia

  • Temporada de caza/ Natalia Garagiola/ Argentina, Estados Unidos, Francia, Alemania

  • Arábia/ Affonso Uchôa, João Paulo Dumans Guedes/ Brasil

  • As duas Irenes (Las dos Irenes)/ Fabio Meira/ Brasil

  • Pela janela (Por la ventana)/ Caroline Leone/ Brasil, Argentina

  • Mala junta/ Claudia Huaiquimilla/ Chile

  • La defensa del Dragón/ Natalia Santa Carrillo/ Colombia

  • Matar a Jesús/ Laura Mora/ Colombia, Argentina

  • Medea/ Alexandra Latishev/ Costa Rica, Argentina, Chile

  • El vigilante/ México

Documentales:

  • Cuatreros/ Albertina Carri/ Argentina

  • Cocaine Prison / Violeta Ayala/ Bolivia, Australia, Francia, Estados Unidos

  • Baronesa / Juliana Antunes/ Brasil

  • Dedo na ferida (Dedo en la herida)/ Silvio Tendler/ Brasil

  • Blanca oscuridad/ Juan Elgueta/ Chile

  • El pacto de Adriana/ Lissette Orozco Ortiz/ Chile

  • El color del camaleón / Andrés Pablo Lübbert / Chile, Bélgica

  • Los niños/ Maite Alberdi Soto/ Chile, Colombia, Francia, Holanda

  • Amazona/ Clare Weiskopf, Nicolás Van Hemelryck/ Colombia

  • Pizarro/ Simón Hernández/ Colombia

  • Señorita María, la falda de la montaña/ Rubén Mendoza/ Colombia

  • El silencio de los fusiles/ Natalia Orozco/ Colombia, Cuba, Francia

  • El Proyecto/ Alejandro Enmanuel Alonso Estrella/ Cuba

  • Gloria City/ Isabel de la Caridad Santos Téllez/ Cuba

  • Las mujeres deciden/ Xiana Yago/ Ecuador

  • Las Nubes/ Juan Pablo González/ Estados Unidos, México

  • La casa de Los Lúpulos/ Paula Hopf/ México

  • La libertad del diablo/ Everardo González/ México

  • La luz y la fuerza/ Alejandra Islas/ México

  • Los árboles no dejan ver el bosque/ Gastón Andrade / México

  • Omar y Gloria/ Jimmy Cohen/ México

  • Heredera del viento/ Gloria Carrión Fonseca / Nicaragua

  • El sitio de los sitios/ Natalia Cabral, Oriol Estrada/ República Dominicana

Animación

  • Cenizas/ Luciana Digiglio/ Argentina

  • La Tierra en mis manos. Sin agua/ Nicolás Conte/ Argentina

  • Oceano (Océano)/ Renato Duque/ Brasil

  • Vênus. Filó a fadinha lésbica (Filó, la hadita lésbica) / Sávio Leite/ Brasil

  • Cantar con sentido. Una biografía de Violeta Parra/ Leonardo Beltrán/ Chile

  • Lupus/ Carlos Alberto Gómez Salamanca/ Colombia, Francia

  • El libro de Lila/ Marcela Rincón/ Colombia, Uruguay

  • Los dos príncipes/ Yemelí Cruz Rivero, Adanoe Lima/ Cuba

  • Bzzz/ Guicho Núñez, Anna Cetti/ México

  • Cerulia/ Sofía Carrillo/ México

  • Nos faltan/ Lucía Gajá, Emilio Ramos/ México

  • Última estación/ Héctor Dávila Cabrera / México

  • Irma/ Alejo Schettini, Germán Tejeira/ Uruguay

  • Bákiro/ Miguel José New Gaviria/ Venezuela

  • La mora y el cocuyo/ Isaías Pérez/ Venezuela

  • Pequeños héroes/ Juan Pablo Buscarini/ Venezuela

Guion Inédito

  • 7:35 a.m./ Anahí Berneri, Javier Van de Couter/ Argentina

  • El Tiemblo/ Néstor Colombo/ Argentina

  • La hora mágica/ Natalia Moret, Victoria Galard/ Argentina i

  • La larga vida de los recuerdos/ Gustavo Cabaña/ Argentina

  • La verdad escondida/ Milva Scollo

  • Libre/ Pablo Schuff, Gabriel Claudio Los Santos

  • Perimetral/ Rodrigo Guerrero

  • Planta Permanente/ Ezequiel Radusky, Diego Lerman

  • Procuro Olvidarte/ Paula Markovitch

  • Quinquela/ Juan Bautista Stagnaro

  • Queen Bee/ Denisse Arancibia/ Bolivia

  • Adriana/ Nelson Pedrero/ Chile

  • Helena/ Camila Luna Toledo, María de la Luz Almeyda/ Chile

  • Taxímetros/ Iván Ávila, Sebastián Trujillo/ Chile, Ecuador

  • Barrio enjaulado/ Jaime Andrés Ballesteros/ Colombia

  • Cuarto Oscuro/ Federico Durán, Guillermo Escalona/ Colombia

  • Cuero duro/ Martín Máuregui, José Luis Rugeles/ Colombia

  • La casa del lago/ Orlando Culzat/ Colombia

  • Puentes en el mar/ Patricia Ayala/ Colombia

  • Kiribati/ Vladimir Cruz / Cuba

  • La zona muda/ José Luis Aparicio, Daniel Delgado/ Cuba

  • Manifiesto/ Fabián Suárez / Cuba

  • Del perdón y otros imposibles/ Ernesto Andrés Suárez/ Ecuador

  • Viejos Malditos/ Xavier Chávez/ Ecuador

  • Diógenes/ Leonardo Barbuy/ Perú

  • La pecera/ Glorimar Marrero/ Puerto Rico

Postproducción:

  • Caballo de mar/ Ignacio Busquier/ Argentina

  • Foto Estudio Luisita/ Sol Miraglia/ Argentina

  • Silvia/ María Silvia Esteve/ Argentina

  • La tonada del viento/ Yvette Paz/ Bolivia, Brasil

  • Frío en la montaña/ Edison Gómez/ Colombia

  • Bongó Itá/ Mayckell Pedrero / Cuba

  • Los Helechos/ Antolín Prieto/ Perú

  • Atacama/ Enrique Rodríguez Bencomo/ Venezuela, Chile

Los pasaportes para el 39 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano o Festival de Cine de La Habana están a la venta desde el pasado 20 de noviembre.

El pasaporte contiene siete entradas por un valor de 10 pesos en moneda nacional.

Según divulga el comité organizador de la cita, es posible adquirirlos de martes a domingo en los siguientes cines:

  • Multicine Infanta (10:00 a.m. a 8:00 p.m.)

  • La Rampa (10:00 a.m. a 8:00 p.m.)

  • Yara (10:00 a.m. a 8:00 p.m.)

  • Riviera (10:00 a.m. a 8:00 p.m.)

  • Chaplin (10:00 a.m. a 8:00 p.m.)

  • Acapulco (9:30 a.m. a 5:30 p.m.)

  • Alameda (9:30 a.m. a 5:30 p.m.)

  • Payret (9:30 a.m. a 5:30 p.m.)

  • Lido (9:30 a.m. a 5:30 p.m.)

  • Glauber Rocha (10:00 a.m. a 4:30 p.m.)

  • Teatro Miramar (2:00 p.m. a 6:00 p.m.)

  • Casa del Festival (9:00 a.m. a 6:00 p.m.)

Además, también será posible obtener -y esto constituye una novedad en la historia del Festival- el póster representativo de la actual edición por cinco pesos cubanos en la Casa del Festival (Calle 2, esquina 17 en el Vedado, La Habana), desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

(Con información de José Raúl Concepción, CubaDebate)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

noviembre 24, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , | 3 comentarios

A %d blogueros les gusta esto: