ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

El aplauso del pueblo

Aun en los tiempos libres se analizan las particularidades de cada caso para cumplir con esa máxima de que un médico jamás se separa de los estudios.

Una coyuntura inusual ha unido al colectivo del Cardiocentro villaclareño Ernesto Che Guevara y la sede de carreras pedagógicas Félix Varela, de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, en días que realzan el humanismo y se expande la gloria por la vida

Por Ricardo R. González

Fotos: Carlos Rodríguez Torres y cortesía de los entrevistados

Un estornudo intempestivo sorprendió a Leisy Acosta Cabrera a su llegada al hogar. Trabajaba en un centro de aislamiento para personas sospechosas del COVID-19, sin mantener ningún tipo de contacto con quienes allí permanecían. Era el domingo 6 de abril, y de momento no le perturbó su pensamiento; sin embargo, después apareció la tos, luego un poquito de dolor de garganta hasta que la fiebre hizo su irrupción.

Ya este cuadro preocupó a Leisy porque sabía que eran síntomas muy similares a los de la enfermedad. «No perdí tiempo y acudí al médico porque cada persona debe asumir la disciplina, pues son los galenos los facultados para precisar el diagnóstico».

Leisy Acosta Cabrera, una de las personas que permanece en el centro de aislamiento de la Universidad Pedagógica Félix Varela, y quien no encuentra palabras de agradecimiento por todo lo que ha recibido.

Lo cierto es que hoy ocupa una de las camas habilitadas en el centro de aislamiento de la universidad pedagógica Félix Varela donde está sumamente atendida.

Sus palabras muestran fortaleza, esas que salen del alma a fin de demostrar gratitud. «Desde que llegamos todo el personal te trata con especial cariño, los médicos ofrecen una tranquilidad increíble y están constantemente preocupados por sus pacientes. Así lo demuestran en los pases de visita, en sus indagaciones por si hay falta de aire o tos, sin apartarse de la toma de presión, de la temperatura corporal, o al auscultar los sonidos internos».

Más allá del desvelo de quienes visten las batas blancas, ahora convertidas en verdes con la debida protección, Leisy se siente maravillada con todo el personal, con aquellos que traen la merienda, con los que mantienen la limpieza de manera esmerada, y los que entregan el amor a través de las palabras y la esperanza con los hechos.

Ahora espera el tiempo establecido para repetir los exámenes, y desea aprovechar la ocasión y decirle al pueblo que no tema. «Ante un síntoma raro acudan de inmediato a los expertos, y cumplamos todos las medidas establecidas. Una vez en el centro de aislamiento sobra el intelecto y las buenas intenciones. Por ello mi agradecimiento eterno para todos los trabajadores y a una Revolución ante un tratamiento fuerte, sumamente costoso, pero brindado con mucho amor y de manera excepcional».

UNA ESCUELA CONVERTIDA EN HOSPITAL

 Los amplios pasillos de la Universidad Pedagógica regalan por este tiempo un silencio multiplicado, solo la marcha de los pasos o el insistente trapear de una persona develan que hay vida. En medio de todo el Dr. Luis Monteagudo Lima, al frente del equipo médico del hospital pedagógico, no deja de reconocer que ha sido una misión en extremo novedosa.

«Abril abrió con la propuesta de esta nueva tarea que dispone de unas 230 camas aproximadas para la vigilancia del virus.

«Hasta la fecha se han atendido más de 15 personas que han tenido contacto con otros ciudadanos o que experimentan algún signo y se hace necesario cortar la cadena».

La disciplina es rigurosa. Una vez que pasa el tiempo establecido llegan las pruebas de PCR. Si el resultado es positivo se traslada a la persona hacia el hospital Manuel Fajardo Rivero, y en caso contrario parte para su comunidad a fin de que el médico de la familia prosiga el seguimiento.

«Aquí estamos médicos cardiólogos, cirujanos cardiovasculares, perfusionistas y enfermeras con alto nivel de preparación. Ninguno con experiencia previa en este tipo de labor, pero firmes por la humanidad y por Cuba», sustenta el Dr. Luis Monteagudo Lima, al frente del grupo médico.

Como es natural Luis Monteagudo añora el universo del Cardiocentro, pero afirma que en el arte de curar nunca nada es extraño. «Es cierto que aquí no tienes el equipamiento sofisticado habilitado en la institución, pero al ver la fusión entre todos y la serenidad con la que se está trabajando no te sientes en ningún momento desprotegido».

El médico mira al infinito, mas no le hace falta mucho tiempo para hilvanar las ideas. «En estos momentos aquí no hay sectores, existe uno único que se llama intención y se llama Cuba., se llama unidad, prosperidad. Lo mismo ves a un doctor en ciencias que asume como auxiliar de limpieza, a dirigentes de todos los niveles al frente de la logística con un apoyo total. Nos sentimos muy satisfechos, y podemos dedicar todo el pensamiento a la salud y vigilancia de nuestros pacientes como sentido del colectivo de Cardiocentro que cada uno responde a sus líderes y a su historia».

OTRA UNIVERSIDAD DE EXCELENCIA 

Estos momentos se escriben a base de hermosos retos. De esos que erizan la piel, y si bien el equipo de galenos tiene los suyos no quedan a la zaga los representantes de la Educación Superior. Así lo demuestra el vicerrector primero de la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, Dr. Luis Antonio Barranco Olivera, que representa al sector educacional como jefe del grupo.

Entonces alude a una coyuntura que ha obligado a un cambio radical en el objeto social universitario. De la formación de profesionales en diferentes áreas del conocimiento se ha pasado al supremo objetivo de atender a pacientes.

«En ello también tenemos que convertirnos en una Universidad de excelencia con la búsqueda del detalle en cuanto a la alimentación, a las disponibilidades de agua durante 24 horas, a la recogida de ropas utilizadas, a la entrega de la limpia, y del servicio de limpieza de las habitaciones».

Para el vicerrector primero de la Universidad Central, Dr. Luis Barranco Olivera, «Educación-Salud, Partido-Gobierno hemos sido uno solo, un equipo excepcional que trabajamos de forma conjunta».

Mas es estar pendiente de la iluminación en las noches de la sede, y de cuanto detalle se relacione con su funcionamiento integral.

«Tuvimos una semana de ejercicio previo, Aquí nos quitamos los títulos, las áreas del saber, y no somos más que personas ofreciendo un servicio junto a representantes de las instituciones universitarias y personal de servicio que nos repartimos las tareas sin violar las disposiciones sanitarias».

— ¿Si hablamos de impactos?

— Un cambio total en nuestras vidas. La familia ha quedado en casa porque permanecemos aquí durante los 14 días que nos corresponden. Es algo diferente a lo que hacemos en una clase, en el laboratorio, para resultar un elemento eminentemente de servicio.

— ¿Otro tipo de clase?

— Exacto, y con otro aprendizaje. Los académicos tratamos de que todo resulte muy esquemático y aquí la dinámica te puede cambiar en un minuto.

En medio de todo llegan añoranzas. El Dr. Luis Barranco sabe que sus hijos se preocupan por el «nuevo trabajo» de su papá, por conocer si está vinculado directamente con la enfermedad en un sitio que cumple con rigor las normas de convivencia ante la posibilidad de casos positivos como ya ocurrió.

— ¿Y la fusión salud- educación?

— Un beneplácito. Incluso hemos utilizado algunos espacios que nos quedan libres en las noches para nuestras tertulias. Conversamos temas de interés y pudieran surgir hasta proyectos conjuntos de investigación relacionados con bases de datos, inteligencia artificial y otros que pudiéramos decir tienen un valor agregado. No se ha perdido ni un segundo en el campo de la ciencia, y quedan como saldo positivo para cuando retornemos a la normalidad.

LA NUEVA FACETA DEL DR. CARMONA       

No le hace falta hurgar mucho entre sus memorias para afirmar que de todas las experiencias vividas en sus 24 años de ejercicio profesional esta ha resultado la más compleja. Lo afirma el Dr. Raimundo Carmona Puerta, especialista de II grado en Fisiología y Cardiología.

De un mundo de laboratorio acompañado de modernas tecnologías se ha adaptado a las nuevas circunstancias porque durante su formación como médico recibió aquellas nociones elementales para enfrentar situaciones de desastres y epidemias.

Reconoce que no es igual recibir la teoría que enfrentarla en la práctica, mas no deja de manifestar su admiración por esos médicos que han desafiado terribles holocaustos en el universo y ahora le ha tocado a él ser parte de un fenómeno de expectativa universal.

Es su primera experiencia frente a una pandemia, mas una escuela de aprendizaje para el Dr. Raimundo Carmona Puerta.

«Es un orgullo mezclado también con ciertos temores, pero sientes una satisfacción interna al entregarle al pueblo todos los conocimientos por el bienestar de su salud.

El Dr. Carmona es uno de los médicos que accedió a la propuesta voluntaria de incorporarse a esta experiencia. «En dos o tres horas ya estábamos en el transporte que nos condujo hacia acá para enfrentar lo que nunca habíamos visto, con medidas de protección extremas».

Para él cada paciente constituye la razón de ser, la persona a la que quiere ayudar y dedicarle todos sus conocimientos, la mezcla entre lo profesional y ese vínculo afectivo que no puede faltar.

— Si tuvieras que dibujar el retrato de un médico ¿qué cualidades le agregarías?

— Vocación humanista por sobre todas las cosas, desechar intereses personales y pensar en sociedad, dejar de ser uno mismo para estar en los demás.

— Y cómo verías al mundo cuando termine esta pesadilla?

—Creo que nos hará mejores personas, removerá los sentimientos más profundos, y todos seremos portadores de una especie de escuela en función de la vida.

MEMORÁNDUM

— En Villa Clara funcionan 46 centros de aislamiento habilitados para la atención de los contactos de los casos confirmados de COVIT- 19, así como de las personas sospechosas.

— De ellos, 36 están en activo y se mantienen diez de reserva con 4 059 capacidades en total que llegan, también, a los municipios.

— Estas instalaciones responden habitualmente a sus funciones como escuelas, centros de campismo, entidades de alojamiento y de otros perfiles, excepto el servicio médico que corresponde a los profesionales de la Salud.

CONTRASTES

La CNN define la situación en la ciudad de los rascacielos: “Es como estar en una zona de guerra”, así trabajan los médicos durante la pandemia de coronavirus en una sala de emergencias en Nueva York».

Y en la llamada mitad del mundo Sputnik Mundo plantea: «El coronavirus arrasa Ecuador y deja tras de sí imágenes espeluznantes de cadáveres en las calles de Guayaquil envueltos en sábanas, en los colchones donde murieron, en cajas de madera artesanales o simplemente en bolsas negras de basura,

Sin comentarios.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

abril 10, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Cardiocentro villaclareño recuerda el capítulo de cirugías pediátricas

Dr. Onelio Rodríguez

Por Ricardo R. González

Las primeras operaciones en infantes realizadas en el Cardiocentro Ernesto Che Guevara de Villa Clara comenzaron a principios de la década de los 90 para totalizar 92 cirugías entre los años 1991-92.

Así lo recuerda el Dr. Rafael Onelio Rodríguez Hernández, máster en Ciencias e investigador agregado, al subrayar que la supervivencia rebasó el 95 %, aun sin estar creada la red cardiológica central que se hizo realidad a principios del presente siglo por iniciativa de Fidel.

«De manera estable se operó desde 1997 hasta alrededor de 2013 con cardiopatías no complejas para apoyar al Cardiocentro William Soler, de la capital cubana dedicado a complejos procederes. En este período fueron intervenidos más de 760 niños con una supervivencia superior al 98 %», precisa el galeno.

Esas cardiopatías encuentran hoy soluciones por métodos más modernos, como el cateterismo intervencionista, que puede resolver las comunicaciones interauriculares (CIA) y las coartaciones de la aorta, entre otras, por lo que no es necesario someter a los niños al quirófano.

Rodríguez Hernández puntualizó que no se han descartado los procederes en la infancia, y en el perfil de trabajo aparecieron otras patologías a tenor de la morbilidad algo elevada de la hipertensión portal, por lo que existe la acción coordinada con los especialistas del hospital pediátrico José Luis Miranda para accionar sobre este tipo de padecimiento que experimenta una supervivencia total en los casos abordados.

En la actualidad se mantienen junto al tratamiento de los angiomas en cirugía vascular, y las fístulas arteriovenosas traumáticas o espontáneas.

El resto de los cirujanos dedicados a la atención de adultos se involucró en este tipo de operaciones, a la vez que pasaron los seis meses de entrenamiento en La Habana.

«No existe intervención quirúrgica a título personal. En esto influye desde quien hace el diagnóstico en la atención primaria hasta todos los que intervienen para lograr el egreso», considera el Dr. Onelio Rodríguez.

Las cirugías pediátricas en el complejo villaclareño constituyen una parte de la memoria histórica de la institución que rebasa los 33 años de fundada.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

noviembre 5, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , | Deja un comentario

Sobre la ampliación del Cardiocentro villaclareño

Por Ricardo R. González

Foto: Carlos Rodríguez Torres

La primera fase de la ampliación del Cardiocentro Ernesto Che Guevara de Villa Clara debe quedar lista «en los próximos meses», según expresó su director el Dr. Jesús Satorre Ygulada.

Una de las inversiones más dilatadas que se recuerde en la historia del territorio asumirá la totalidad de las consultas de la rama que actualmente se desarrollan en el hospital oncológico Celestino Hernández Robau para, a la vez, dejar un menor número en las instalaciones centrales del propio Cardiocentro.

El futuro segmento tendrá, además, las salas de operaciones preoperatorias, un mínimo de oficinas administrativas, y aulas destinadas a impartir conferencias.

También contará con un sistema de cafeterías y ascensores, sin descartar la sala de atención médica internacional.

Cada recinto dispondrá del confort y las normas establecidas bajo un monto general que supera los 18 millones de pesos, de los cuales más de 3 millones 500 mil pesos deben ejecutarse en este año.

Al indagar las causas de la prolongada demora Satorre Ygualada alegó a múltiples factores económicos, entre otras, aunque en la actualidad las acciones constructivas reciben un fuerte apoyo gubernamental de máximo nivel y de las autoridades de la provincia para el impulso de lo que ha sido considerada una obra gigante.

Estas edificaciones se levantan en terrenos de la antigua Quinta de Dieguito que en la década de los 80 y principios de los 90 sirvió de pista improvisada para el aterrizaje de helicópteros que trasladaban órganos vitales desde la institución cardiovascular villaclareña hasta centros especializados habaneros para coadyuvar al Programa Nacional de Trasplantes.

Cardiocentro abrió sus puertas en julio de 1986 para sobrepasar hasta el momento las 10 mil cirugías cardiovasculares realizadas tanto en niños como en adultos, y superar el 95 % de supervivencia. A estas se suman las cirugías cardiovasculares extracardiacas y de grandes arterias para resultar el único centro del país que las realiza con un respetable trabajo y una sobrevida de casi el 100 %.

La red cardioquirúrgica central, que abarca las provincias centrales hasta Camagüey y a la que se suma Matanzas, está destinada para la atención de más de 3,6 millones de habitantes.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

marzo 27, 2019 Posted by | Enlaces | , , , | Deja un comentario

Avanza ampliación del Cardiocentro villaclareño

En representación de la principal institución cardiovascular del centro del país el doctor Jesús Satorre Ygualada precisó el programa de inversiones que se ejecuta en el lugar, y cuya primera etapa deberá concluir a fines el actual año.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Las transformaciones paulatinas en la antigua Quinta de Dieguito que ampliarán el confort del Cardiocentro de Villa Clara fueron apreciadas por glorias de la medicina, de diferentes instituciones y especialidades, que sobrepasan las cinco décadas de entrega profesional.

A ellos se les debe gran parte de la historia de las ciencias médicas de esta provincia aunque algunos ya están jubilados y otros prosiguen en el ejercicio cotidiano.

En representación de la principal institución cardiovascular del centro del país el doctor Jesús Satorre Ygualada precisó el programa de inversiones que se ejecuta en el lugar, y cuya primera etapa deberá concluir a fines del actual año.

Por su parte el ingeniero civil Andrés de Jesús Lorenzo Sánchez, jefe de obra, subrayó que se trabaja en el restaurante, cafetería y el área de la cocina comedor que es lo planificado para entregar en 2017 de acuerdo con el presupuesto asignado.

El profesor Álvaro Lagomasino Hidalgo intercambia con algunos de los galardonados.

El programa incluye la entrega, en diferentes plazos, de locales para oficinas, así como más de 50 habitaciones dotadas de todos los requerimientos que favorecerán a pacientes y familiares de la región central desde Matanzas hasta Camagüey con una densidad poblacional de 3,5 millones de habitantes.

Además del comedor para familiares y trabajadores el área dispondrá de un sistema de elevadores, y de la correspondiente lavandería en una obra detenida desde 2009 y calificada de inversión muy costosa.

Dispondrá, además, de un salón multipropósito para reuniones o ejercicio de la docencia, y de las áreas administrativas y de consulta externa, lo que evitaría la sobrecarga que hoy presentan los locales del complejo oncológico Celestino Hernández Robau que recibiría los beneficios de alojamiento en el Hotel Bristol una vez inaugurados los nuevos servicios del Cardiocentro.

Glorias de la medicina villaclareña de diversos perfiles.

En la actualidad la Empresa de Construcción y Montaje, unificada con la antigua ECOAI 1, acomete las labores de instalaciones eléctricas e hidrosanitarias, así como la evacuación de los residuales mediante un cronograma que se cumple con la llegada de los recursos en el tiempo establecido.

RECONOCEN A DELEGADOS A LA CONFERENCIA DEL SNTS

Durante la sesión fueron reconocidos los tres delegados directos de la provincia a la Primera Conferencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS), a efectuarse en La Habana entre el 9 y el 10 de junio próximos.

Dos de los tres delegados directos de la provincia a la Primera Conferencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTS): Juan Carlos Dupuy Nuñez y Rubén Moro Rodríguez.

Son ellos los doctores Rubén Moro Rodríguez, Juan Carlos Dupuy Nuñez y Gilberto Rodríguez Álvarez quienes se integran a la comitiva villaclareña con 27 representantes entre médicos, personal de enfermería, técnicos y de otras ramas.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

junio 6, 2017 Posted by | Enlaces | , , , , , , , | Deja un comentario

Vivencias del Cardiocentro de Villa Clara: Latidos compartidos

FOTO 1 AFOTO 1 BLa combinación muestra a Verónica Cárdenas Martínez a los pocos días de intervenida en aquel octubre de 1986. Luego de 30 años desarrolla su actividad normal en el establecimiento santaclareño El Encanto, de la cadena Panamericana.

Esta historia comienza a tejerse en julio de 1986 cuando Villa Clara abría su Cardiocentro para tributarle amor a la vida.

Por Ricardo R. González

Fotos: archivo personal

Verónica Cárdenas Martínez tenía una infancia feliz. Jugaba y se acogía a las rondas infantiles o a esas travesuras que incitaban a descubrir el mundo, mas desde temprano sentía que una falta de aire oprimía su pecho a medida que pasaba el tiempo, mientras que las recurrentes afecciones respiratorias y las marcadas palpitaciones presagiaban la necesidad de un estudio profundo.

Galenos del hospital pediátrico José Luis Miranda comenzaron las investigaciones y no tardaron en arribar a un diagnóstico. Sin dudas, existía una comunicación interauricular (CIA) o defecto cardíaco de nacimiento en la pared que separa las dos aurículas o partes superiores del corazón.

Se trata de una especie de orificio que aumenta el flujo de sangre enviado a los pulmones con presuntos daños en los vasos sanguíneos una vez llegada la adultez.

En ocasiones esta irregularidad desaparece por si sola, pero en otras requiere de la cirugía para evitar la futura hipertensión pulmonar, la insuficiencia cardíaca, u otras anomalías representadas por las arritmias o el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

Verónica mantuvo seguimiento médico hasta la apertura de Cardiocentro a donde fue remitida. Tenía entonces 25 años, y el 8 de octubre de 1986 entró al salón para resultar la cuarta paciente intervenida en la historia del centro.

«Recuerdo que los profesores Ismael Alejo Mena (ya fallecido) y Arturo Iturralde Espinosa fueron los cirujanos, secundados por el doctor Osvaldo González Alfonso como anestesiólogo. La operación fue a corazón abierto (con el empleo de la máquina corazón pulmón que reemplaza las funciones de los órganos durante el proceso). Tuve el privilegio que el doctor en ciencias Noel González Jiménez, (también fallecido), pionero en la realización de trasplantes cardíacos en Cuba y jefe del servicio de cirugía cardiovascular por entonces, participara en el acto, y de contar con excelentes atenciones en la Unidad de Cuidados Intensivos por parte de los doctores Ramona Lastayo Casanova y Mario Plasencia Pérez junto a todo un personal de enfermería caracterizado por su encomiable labor.

AÑOS EN RECUENTO

Tres décadas acaba de cumplir la instalación villaclareña que se convierte en parte de la región central y de todo el archipiélago. Entre tantas vivencias su colectivo no olvida el reto que enfrentaron aquel 24 y 25 de julio de 1986 cuando decidieron iniciar la obra. Entonces Teresa Vera Valle, residente en Manicaragua, y Marta Rodríguez Pérez, con domicilio en Vueltas (Camajuaní), traspasaron el quirófano para decirle adiós a sus respectivas irregularidades cardíacas.

FOTO 2También el doctor Ignacio Fajardo Egozcue, especialista de II grado en anestesia y reanimación, y uno de los fundadores, tiene un arsenal de recuerdos y nunca olvida las tensiones compartidas en aquellos primeros casos.

Llegaba la hora cero. Había que demostrar lo aprendido en los adiestramientos recibidos en la capital cubana por quienes abrirían el largo camino, y así iniciaron.

Luego de los casos de Teresa y Marta hubo un receso hasta octubre de 1986 a fin de precisar detalles y reorganizar determinados objetivos, y casi en el «debut» enfrentaron la primera urgencia con un paciente de 48 años intervenido meses antes en La Habana.

Había descuidado la disciplina que demanda el régimen postoperatorio y ello provocó un coágulo en la aurícula izquierda que motivó otra intervención para extraerlo y sustituir la válvula dañada.

Teresa Vera Valle (a la derecha) y Marta Rodríguez Pérez fueron las primeras pacientes operadas en el centro entre el 24 y el 25 de julio de 1986. Los cirujanos Álvaro Lagomasino Hidalgo, Ismael Alejo Mena y Arturo Iturralde Espinosa realizaron las intervenciones junto a los anestesiólogos Ignacio Fajardo Egozcue y Osvaldo González Alfonso.

 En estos años de recuento aflora el caso de aquella portadora de un síndrome congénito en la aurícula derecha que requirió provocarle un paro circulatorio total a baja temperatura.

Era otra prueba de fuego debido a que la persona quedaba, prácticamente, muerta ante la necesidad de llegar de inmediato hasta la vena cava para trabajar sobre la anomalía.

El proceder no podía exceder los 45 minutos. Los expertos trataban de ganar tiempo. Pericia y dominio absoluto de la profesión sin juego de nervios. Todo se logró y reanudaron la circulación sanguínea por todo el cuerpo de la enferma bajo plena normalidad, aunque este paso demandara unas dos horas con tal de llegar a los 37 grados centígrados requeridos.

Entre noches de tensiones y en medio del bregar cotidiano apareció la primera menor que demandaba tratamiento quirúrgico en edad pediátrica: Yanet Millán Castillo, de solo 10 años, portadora de una curiosa irregularidad. La hiperplasia o estrechez en uno de los segmentos de la aorta le ocasionaba una hipertensión arterial en las extremidades superiores, mientras en las inferiores ocurría todo lo contrario. Ello causaba ciertos trastornos en el desarrollo físico de la menor.

FOTO 3

Entre las personalidades foráneas que han brindado sistemática cooperación con la institución villaclareña figura el prestigioso cirujano cardiovascular uruguayo Mauricio Casinelli Arana quien participó en el último Cardiovilla realizado en el territorio.

 Con el paso del día a día se incorporaron tecnologías y dispositivos que posibilitaron una precisión diagnóstica óptima, sin descartar aquellos procederes que evitan cirugías mayores relacionadas con los percances isquémicos o las obstrucciones de las coronarias, a pesar de que no resultan aplicables a la totalidad de los casos pues depende de sus particularidades.

Cardiocentro también conoce de largas esperas por roturas de equipos, y a partir de 2003 consolidó la cirugía de las coronarias sin el empleo de la máquina corazón pulmón (C.E.C.), en las que más del 95 % ya no utilizan el dispositivo.

Y entre sus logros indiscutibles hay espacio para el servicio de Cirugía Vascular, el único existente entre las instituciones de su tipo en el país que rebasa las 1500 operaciones respaldadas con resultados de potencias desarrolladas en el mundo.

EL EPÍLOGO DE VERÓNICA

Verónica Cárdenas confiesa que pasada la operación sus síntomas desaparecieron. Solo quedó una arritmia marcada por una frecuencia cardíaca muy baja hasta que el organismo se adaptara a las nuevas circunstancias.

«Al pasar el tiempo decidieron situarme un marcapasos como regulador de mi vida».

— ¿Quedaste con alguna limitante?

— No las conozco. Desarrollo mis actividades normales con los cuidados propios de una operada, pero sin limitantes. Camino bastante porque no siempre puedo auxiliarme de un carretón, realizo los quehaceres hogareños, y cumplo responsabilidades laborales como portera—guardabolsos del establecimiento El Encanto, perteneciente a la cadena de Tiendas Panamericanas.

 

FOTO 4Un helicóptero sobrevoló la instalación a baja altura y aterrizó en sus proximidades en la tarde noche del 29 de julio de 1986. Era la segunda donación de órganos realizada en el Hospital Provincial Clínico Quirúrgico de Santa Clara, y la primera a solo cuatro días de la existencia de Cardiocentro.

—Y el colectivo de Cardiocentro?

— Es una prolongación de mi familia. Tendría que dedicar oraciones interminables para un verdadero centro de excelencia. Desde sus inicios mantiene su luz en función de pacientes y familiares. Trabajadores, sin distingo de oficios, que aman lo que hace.

«Hace unos días leí en Vanguardia un trabajo dedicado al Cardiocentro y cuánta razón tiene su director, el doctor Raúl Dueñas Fernández, al decir que la máxima del centro no es la de atender bien al enfermo, si no la de mimar a quienes necesitan del servicio y a sus acompañantes. Yo lo sentí. Eso lo logran a plenitud con una disciplina extrema. Por eso el pueblo pide que sigan como hasta ahora y que el joven relevo prosiga los pasos ante tanta entrega».

Entonces Cardiocentro cuenta con el permiso de la vida para continuar su historia. Ese ganado por su personal de enfermería, técnicos, auxiliares, porteros, cirujanos, anestesiólogos, especialistas… en fin, y con el recuerdo a quienes estuvieron un día y por diferentes causas ya no están, pero dejaron su impronta en ese afán de entregarlo todo a favor del prójimo. Humanos de esta era que velan y acarician esos latidos compartidos.

REALIDADES

— Cardiocentro sobrepasa las 9 mil operaciones en toda su historia con una supervivencia superior al 95 % considerada puntera en el país.

— Desde 2010 resulta la institución de su tipo que más intervenciones realiza por año con récord de 743, en 2004, y de 713, en 2006, y también resulta la de menor mortalidad siempre por debajo de la media nacional.

— Las reintervenciones reportan estadísticas muy bajas y desde 2010 constituyen las menores. Durante 2012 se registró un 1,1 % muy difícil de superar.

— La proyección comunitaria se destaca gracias al trabajo de la red Cardioquirúrgica Central que agrupa a las provincias de Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Camagüey, Ciego de Ávila, y se adiciona Matanzas.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/cibergonza

agosto 1, 2016 Posted by | Enlaces | , , , | 4 comentarios

   

A %d blogueros les gusta esto: