Centro de Estudios de Química Aplicada de Villa Clara labora en la disminución de cargas contaminantes

Por Ricardo R. González

Contribuir a la disminución de cargas contaminantes constituye una de las acciones del Centro de Estudios de Química Aplicada (CEQA) adscrito a la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV).

La dependencia apoya su labor con servicios científico—técnicos dirigidos a la caracterización físico—química tanto de aguas potables como residuales a partir de las normas vigentes, sin descartar los estudios de diagnóstico e impactos ambientales, de peligro. vulnerabilidad y riesgos tecnológicos, y aquellos dirigidos a la reducción de desastres, entre otros.

Las doctoras Margie Zorrilla Velazco y Maira María Pérez Villar explicaron que los humedales son sistemas naturales para el tratamiento de aguas residuales a través de plantas y microorganismos adaptados a las condiciones de cada contaminante, por lo que impera investigar, primero, el tipo de agua residual para diseñar los sistemas de tratamiento adecuado.

Cada humedal se construye en las empresas para flujos pequeños de desechos a partir de las normativas tecnológicas ofrecidas por el CEQA.

El colectivo, perteneciente a la Facultad de Química y Farmacia, logró implementar uno de ellos en la Planta de Soldar Carriles (SOLCAR) de Placetas que cumple con las normas de vertimiento, en tanto se trabaja en el correspondiente a la Empresa Eléctrica en el área de su cocina comedor.

En la cartera de opciones aparece también la fitoremediación que no demanda de un sistema de tratamiento específico, pues su principio se basa en el empleo de plantas adecuadas a fin de depurar esos sitios contaminados, a la vez que comparten fines ornamentales.

Otra de las líneas del CEQA está encaminada a la remoción de los metales pesados, aunque resulta una fase más compleja al no ser degradados por las plantas. Los estudios realizados demuestran que en el caso del níquel y el cromo ofrecen alto por ciento de remoción.

Como clientes fijos de la subordinación universitaria figuran la ronera central Agustín Rodríguez Mena, la Empresa Constructora de Obras para el Turismo (ECOT) Cayo Santa María, y la Electroquímica de Sagua, por lo que el resto de las instituciones pueden contactar con la unidad de la alta casa de estudios villaclareña según sus intereses.

En los proyectos investigativos participan, además, los estudiantes de la Facultad de Química y Farmacia de la UCLV.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Anuncios

En Villa Clara: El abrazo a la Naturaleza

FOTO 1La armonía entre flora y fauna mezclada con la protección del entorno hacen de la finca integral La Yaya las motivaciones principales de sus labradores

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Una llovizna mañanera sorprende en esta sábana de piedras dotada de mágicos laberintos; sin embargo, no impide las andanzas que llevan a descubrir un entorno privilegiado cuyos protagonistas resultan el hombre, la flora y la fauna convertidos en cómplices de esa tranquilidad que alivia el alma.

Pertenece al macizo de Santa Clara, y desde la finca integral La Yaya, José Ramón Ortega Caraballoso y su familia forjan la vida. Él como artífice principal de una obra dedicada a la reproducción de animales y a garantizar que procreen bajo la armonía de un bosque entrelazado por árboles maderables y frutales como exponentes de la diversidad.

FOTO 2Ramón rodeado de gallinas cubalayas, una especie originaria de Cuba que hace nidos muy ocultos y está en peligro de extinción.

Apenas llegamos al sitio y un pavo real (Pavo cristatus) arlequín ofrece la bienvenida. En verdad exhibe su enorme cola abierta como parte de un espectáculo sin igual en franco desafío a sus similares blancos y los tradicionales verde azules también presentes en el lugar. Para su dueño constituye la especie de mayores complejidades reproductivas entre las tantas existentes porque presentan diversos secretos que ha dominado a través del tiempo.

Al parecer los animales llegan allí con la credencial de establecer residencia permanente. Ello ha motivado innumerables horas de investigación a fin de conocer las especificidades alimentarias, sanitarias, reproductivas junto al hábitat de cada variedad y adaptarlas a las necesidades exigidas por el medio natural.

«Un hobby desconocedor de vacaciones, que solo admite un cambio de actividad, pero me elimina el estrés y las complejidades de la cotidianidad».

El propio Ramón recuerda que al principio no faltaron los escépticos. Pocos concebían que pudieran lograrse frutos en un suelo tan agreste. Incluso su padre, que ya no está, siempre le auguró la pérdida de tiempo porque jamás vería sus anhelos

«Tuve la satisfacción de que aún en vida pudo apreciar parte de los resultados y llegó a reconocerlos. Aquí se obtiene el café para el consumo del año, y logramos hasta mangos con cuatro o cinco libras sin ápice de ciencia ficción, y aunque para algunos sorprenda tenemos una variedad de aguacate que nos regaló siete libras de peso en uno de sus ejemplares».

José Ramón Ortega demuestra que la palma real (Roystonea regia) si se puede plantar y reproducirse. Cuenta con cinco modalidades sembradas por él, y las primeras fueron traídas desde el Turquino. Algunas rebasan los nueve años, y ya ofrecen palmiche.

— ¿De dónde viene tanto amor por la Natura?

— Mis raíces son campesinas, mas las estancias laborales por la Ciénaga de Zapata, Topes de Collantes, en zonas del Oriente cubano, y el hecho de subir al Pico Turquino calaron huellas a fin de conformar este proyecto entre tanta Naturaleza, vegetación y un abanico de especies.

LOS OTROS ENCANTOS DEL PARAÍSO

Cada rincón de La Yaya sorprende. Baste adentrarse en el Bosque Martiano para constatar las bellezas naturales. Lo que otrora resultaba un arroyuelo sin acceso para animales y personas dispone de un suelo beneficiado con árboles robustos.

 FOTO 3Entre la diversidad de aves se aprecia el carpintero real de cabeza roja (Melanerpes erythrocephalus) que ahora resulta poco común y local en algunas regiones.

Puede que en esos parajes aparezca una jutía conga (Capromys pilorides) enmascarándose en los troncos de un árbol, en tanto la abeja melipona está diseminada por toda el área, y como detalle novedoso aparecen sus colmenas en vasijas de barro que impiden la vida efímera de los depósitos gracias a la colaboración de Elvey de la Paz Fernández y Loreta Francisco Ramírez, del taller de alfarería perteneciente al vivero El Tamarindo de Santa Clara.

Cuenta Ramón que el mundo de los enjambres también les hizo pasar un aprieto: «Siendo uno de mis hijos pequeño alguna de ellas se le introdujo por el oído. Hubo que correr hacia los hospitales de la capital provincial, pasamos un gran sofocón, y quien dice que hoy es el especialista de todas las colmenas existentes en la finca».

— Este universo resulta fantástico, ¿pero de qué viven los animales?

— Producimos lo necesario para cada variedad. La yuca constituye la base al obtenerse fácilmente en este tipo de terreno y la mezclamos con maíz y una parte del arroz de consumo a manera de pienso. Hay caña que se inserta al patrón alimentario, y logramos el autoconsumo para la sostenibilidad familiar en los diferentes renglones, excepto en sal y azúcar.

FOTO 4

Notoria curiosidad. Un almácigo con las raíces descubiertas. En el medio natural no existe, y tampoco es habitual que nazca y se desarrolle sobre una piedra. En la literatura aparece con varios nombres científicos.

Por su parte las producciones están contratadas con la CCS Fortalecida Eduardo Reyes Canto, de Manajanabo, en frutales, carne ovina y bovina, mientras la leche se entrega procesada en queso.

Una de las premisas que no admiten resquebrajamientos es la conservación del suelo mediante buenas prácticas ecológicas. En la finca no se incinera ningún desecho sólido, y toda excreta de los animales que permanecen en corraletas o cuartones es aprovechada como abonos orgánicos para beneficio del terreno.

El inquilino principal de este tesoro se autodefine como un cadete empírico que lo ha enfrentado todo por propia práctica auxiliado en las investigaciones, y para ello cuenta con el apoyo de la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA), la Empresa de Flora y Fauna, y los diferentes zoológicos a los que le ha donado algunas especies. Todas brindan la documentación y la asesoría dirigida al mejoramiento genético.

A pesar de las agotadoras faenas desde hace tres décadas asume el mandato de Delegado de circunscripción, y en la actualidad integra una de las comisiones de trabajo de la Asamblea Provincial del Poder Popular, junto a los 20 años en que ejerció la presidencia de su Consejo Popular.

Todo sería imposible sin el aporte de la familia complementado por su esposa Ileana Pérez, sus hijos con títulos profesionales, uno en Economía y otro por los caminos de la Informática, pero amantes de la actividad campestre, y por el resto de los integrantes del núcleo, incluso Melanys, la nietecita de solo seis años, ya demuestra aptitudes para asumir la continuidad de la finca.

De aquí a unos años La Yaya continuará con ese sosiego peculiar de paraíso terrenal. La perseverancia será la clave del éxito ante amaneceres que traen diferentes proyectos con luz de futuro, a pesar de que ya se hace sentir lo limitado del espacio. No obstante, se asumirá el reto de ver dentro de poco a patos mayas, gansos egipcios, y otras aves integrando esta colección que permite el abrazo a la Naturaleza.

FOTO 5

Tampoco faltan las abejas meliponas devenidas clave del éxito en la polinización necesaria en los frutales mediante la transportación del polen hasta el estigma.

MEMORÁNDUM

— La Yaya posee 19,2 ha. En ellas existe una reserva genética con varias especies en peligro de extinción. Pavos reales de diferentes colores, gallina cubalaya, como ave tradicional del país, cerdos criollos o de montaña que exigen poca cantidad de comida, ovino— caprino con razas puras, ganado vacuno, diferentes variedades de gallinas criollas, guanajos, patos, y equinos que se reproducen con facilidad.

— En sus demarcaciones vuelan y procrean pájaros carpinteros, zorzales, sinsontes, tocororos, tomeguines, zunzunes, cartacuba, y el negrito, entre otros.

— Unas 56 especies demandan los reglamentos del Bosque Martiano en el que puede encontrarse cacao, caimitillo, caimito, guanábana, limón, naranja agria, coco, guira, jiquí, caoba criolla, júcaro, pino roble prieto, ceiba, yagruma, algodón, café, piña, por solo citar algunas, a pesar de que las inclemencias del tiempo han destruido algunas que ya tienen previsto su rescate.

— Los frutales incluyen el mango en todas variedades, junto a ciruelas, mandarinas, guayabas, plátano, mamey, anón, guanábana, chirimoya, tamarindo y marañón, hasta llegar a 24 especies que no excluyen los cocoteros.

— El aviario muestra diversas aves de fantasía, además de pericos australianos, azulejos, canarios, mariposas, faisanes indio y blanco, palomas, isabelitas, patos, gansos, al tiempo que reproducen diversos tipos de codorniz en cautiverio.

— Entre los árboles maderables figuran el cedro, la majagua, la teca, la caoba hondureña, mientras en una pequeña presa se reproduce la biajaca criolla.

CONTRASTES

Ramón Ortega confiesa que trata de dormir bien, aunque puede lograrlo muy pocas horas debido a que este panorama de encantos no escapa de la acción inescrupulosa de los depredadores. Ello implica protección de la finca durante las 24 horas.

Junto a su equipo ha detenido y entregado a las autoridades a individuos que realizan hurtos en franca violación de los límites de una propiedad particular que también conoce del sacrificio de animales.

«Ellos ignoran el valor de las especies, el costo, y la entrega que conlleva el equilibrio logrado, y en ello tenemos experiencias muy desagradables porque nunca han interiorizado que la pérdida de un animal o el atentado a la flora afecta directamente a la Naturaleza».

No pocas veces aparecen jaulas y trampas para privarles la libertad a las aves de forma masiva. ¿Habrá derecho a eso?, se pregunta Ramón.

Lo cierto es que la humanidad está comprometida a mantener el equilibro que demanda la Natura como sostén imprescindible del Planeta y de sus actuales y futuras generaciones, pero no siempre los terrícolas cumplen.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/cibergonza

Delicias marinas de Villa Clara (Con múltiples fotos)l

FOTO 1 Para la entrada de al páginaJunto a los delfines o toninas también conviven en el Delfinario diversas variedades de peces, pequeños tiburones, tortugas, y hasta pelícanos pardos (Pelecanusoccidentalis)que refrescan de manera transitoria en viaje desde o hacia La Florida. Allí también está Julio, el león marino que llegó en diciembre de 2011 procedente de Holguín, y que espera pronto a su compañera. Su espectáculo figura entre las atracciones de la instalación.

La vida en el Acuario—Delfinario Cayo Santa María demuestra el cuidado extremo del entorno sin afectar el hábitat de las especies. Allí laboran hombres y mujeres que logran una feliz comunión para preservarlas

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

Nicky y Ángel constituyen una pareja. Al parecer son felices. Ella tiene cinco años mientras él la supera en uno. Bailan al compás de un mambo o de un rock and roll, pero también del ritmo trepidante de una salsa, de la movida macarena o con un reposado bolero. Todo pudiera resultar normal, mas lo peculiar en esta historia trasciende a tenor de que el binomio no pertenece a la especie humana porque son delfines protagonistas del show en el Acuario—Delfinario Cayo Santa María.

FOTO 2El show con delfines no excluye el matiz educativo porque en inglés y en español llega el llamado a convertirnos en protectores ambientales ante una Natura cargada de heridas. La afluencia de público oscila según la temporada: en períodos altos registrade 500 a 600 visitantes diarios, y en la baja entre 200 y 300.

Una y otra vez Nicky y Ángel tocan balones a gran altura, saltan entre aros de manera espectacular, o sorprenden con sus acrobacias a fin de demostrar lo científicamente corroborado: La inteligencia de estos mamíferos es tan grande que se sitúan en segundo lugar después del hombre y por encima de los simios, en tanto sus facultades para el aprendizaje figuran entre las más impactantes del Planeta.

Hace apenas dos meses y medio una bióloga de profesión graduadadirectora de los cursos de Gaviota de Gerencia y Gestión Turística asume la directiva del centro. Nunca lo imaginó, pues prefería la biología criminalística ejercida antes en La Habana durante cuatro años. Al llegar a esta porción del noreste villaclareño la vida de Aniusky Navarro Broche cambió, Ahora siente como suyo ese universo que protege junto a su avezado colectivo.

ENTRE PASARELAS Y PISCINAS

La institución, perteneciente al Grupo Marina Gaviota Cayo Santa María, abrió sus puertas en 2011 cuando solo disponían de cuatro delfines trasladados desde Varadero en viaje de unas seis horas que transcurrió sin dificultades como rememora Mario Toledo Legón, director general del Grupo. Una travesía que trataba de evitar sufrimientos a los ejemplares y lograr la rápida adaptación al nuevo hábitat.

Poco a poco llegaron otros inquilinos, entre ellos Isaac y Lucas nacidos en esos predios y convertidos en las pequeñas mascotas de la institución.

Para Aniusky no existen preferencias. Todos los animales tienen su función, y participan en la diversidad de programas habilitados que incluyen, además del show con delfines y el león marino, interacción grupal, baños en las piscinas, junto a otras acciones según las cualidades demostradas por cada uno. A partir de ello planifican lo que se quiere lograr para satisfacer, también, las exigencias de las excusiones insignias del Grupo Marina que arriban en catamarán.

FOTO 3Una representación de los 48 trabajadores de la instalación en sus diferentes categorías. Por su labor ostentan el Premio a la Excelencia concedido por la TripAdvisor, la web de viajes más grande del mundo por dos años consecutivos, en tanto la Global Piret considera que de todos los delfinarios visitados en Cuba es este el de más alto nivel.

Entre los versados entrenadores aparece Daniel San Pedro Rodríguez, uno de los amigos de Julio, el único león marino existente, por ahora, en el lugar. Él sabe de similitudes entre delfines y leones como mamíferos marinos y de semejanzas a la hora del aprendizaje, pero también de marcadas diferencias en las plataformas de entrenamiento pues en el caso de los lobos marinos admiten tanto el medio acuático como la tierra; sin embargo, los delfines solo pueden hacerlo en el agua.

«Estos —precisa— no responden a los nombres, trabajan con señales visuales; en cambio los lobos o leones del mar admiten familiarizaciones con sonidos y reconocen su identificativo».

Ya el establecimiento villaclareño dispone de 15 delfines con sorprendentes comportamientos. Desde el punto de vista sexual son los únicos que realizan el acto por placer en el medio acuático. «Son bastantes promiscuos. Pueden tener sexo macho con macho y hembra con su similar, y una característica de los masculinos es que pasan todo el año en estas prácticas para cuando la hembra esté en celo realizar el coito», explica San Pedro Rodríguez.

entrenador con delfínAmaestrar delfines es un arte cargado de paciencia y encantos. Hay que sentir extraordinario amor hacia ellos y vocación por lo realizado. En más de una ocasión impera el cambio de estrategia, de acuerdo con las características del animal.

Cada jornada implica el reporte del estado anímico y de salud de los ejemplares que cuentan con una pormenorizada historia clínica individual, sin descartar el suministro de medicamentos y vitaminas orientadas. Tampoco se descuidan los exámenes sanguíneos, y la dieta suministrada con los componentes básicos a base de jurel, calamares y pescados de plataforma.

Un complejo universo que trata de evitarles el estrés, al tiempo que se analiza el estado de las aguas con el nivel de oxígeno requerido y certificado por GeoCuba. Una vez concluidas las actividades cotidianas los entrenadores se introducen en las piscinas para interrelacionarse con los ejemplares como parte indispensable del enriquecimiento ambiental.

CON VIENTOS Y MAREAS

entrada al delfinarioEl Delfinario de Cayo Santa María no ha sufrido embates por fenómenos naturales, aunque dispone de las medidas y planes contra catástrofes u otras contingencias. Tiene la dicha de que

ningún ejemplar ha dado muestras de inadaptación, y solo lamenta la pérdida de Juana, una loba marina que llegó al término de su vida debido a la marcada edad.

Si de acciones conservadoras se trata no pueden olvidar aquellos agónicos días en que una delfina se debatía entre la vida y la muerte. Al ejemplar se le vio durante un recalo en Ensenacho. Una mordida considerable de un tiburón en mar afuera marcaba el fin de su existencia. De inmediato llamaron a la instalación para consultar su posible salvación.

«Ello nos puso en tensión. El colectivo de veterinarios y entrenadores se esmeraron con las curas prolongadas. La evolución era notoria, la salvamos, y Valentina nos dio la maternidad con nuestro primogénito Lucas, que ya tiene tres años, y fue el primer ejemplar logrado aquí en condiciones de semicautiverio», enfatiza Aniesky.

entrenadoraElla muestra sus cualidades con garbo, y aparece entre los artífices relevantes en los programas de interacción, aunque no oculte su enorme cicatriz visible en el dorso.

Como animales al fin quizás en determinados momentos exterioricen caprichos y se tornen majaderos; sin embargo, nunca han dado motivos para suspender un show. Quizás la moraleja de este mundo la aporta Wiliam León Naranjo, un joven entrenador con 11 años de experiencia, quien sustenta que el éxito con los delfines radica en la efectiva comunicación.

FOTO 4El delfinario abre a las 9:00 a.m. de lunes a domingo. Inicia con los programas de nado, show del lobo marino, espectáculo con delfines, interacción con los animales, sin descartar las excursiones que salen de la Marina en catamarán para contemplar las peripecias de los animales.

«En la medida que se profundiza este vínculo ellos saben discernirentrenador entre lo correcto e incorrecto. Los delfines no admiten castigos. Sería el método más frustrante para un guía, e induce a conductas agresivas. En lo individual, los animales me han enseñado la manera de comprender mejor al resto de los seres humanos porque ellos también constituyen una escuela».

FOTO 5Los delfines no duermen, solo reposan porque tienen que subir a respirar y vuelven a descender. En las noches se manifiestan dinámicos, sin experimentar una pasividad total.

Entonces vale la pena confraternizar en este entorno que entrelaza la magia y la paciencia gracias a seres humanos que, sin distingo de oficios, se convierten en excelentes protectores de sus delicias marinas.

MEMORÁNDUM

— Por su sociabilidad e inteligencia el delfín mular o nariz de botella (Tursiopstruncatus) resulta la especie más común y reconocida entre las más de 30 variedades existentes en la familia Delphinidae.

— Según estudios el animal vive de 35 a 40 años. Nadan a una velocidad de 5 a 11 km/h, mientras que en tiempos cortos pudieran alcanzar un rango máximo de 35 km/h.

— Las aletas dorsales varían en cada ejemplar. Tienen una sola descendencia cada dos o tres años con períodos de gestación entre 11 y 12 meses, en tanto poseen cerca de 30 sonidos que, unido a los movimientos corporales, permiten su comunicación aunque cada animal presenta uno característico con el cual se identifica.

— Esta variedad puede entrenarse para fines diversos. La propia marina estadounidense los utiliza en la detección de minas, protección de las instalaciones, y ataque a enemigos, entre otros.

para contrastesCONTRASTES

La imagen resulta elocuente. Cada año los habitantes de la aldea japonesa de Taiji sacrifican 20.000 delfines, ballenas, y otros pequeños cetáceos con los métodos más horrendos.

La masacre arranca en alta mar para conducir a los animales hacia la bahía. Una vez allí son arrastrados a las aguas poco profundas a fin de realizar la matanza en medio de terribles agonías, sin importarles la gestación de algunas ballenas o delfines ni la existencia de pequeñas criaturas.

También en las Islas Feroe, situadas entre el mar de Noruega y el océano Atlántico Norte, existen espectáculos denigrantes que toman la etiqueta de tradiciones «por diversión».

Muchos lugareños afirman que para iniciar la vida adulta, un adolescente debe matar a un delfín o una ballena.     

Sin embargo, en un punto norte de Villa Clara viven apacibles gracias a las bondades humanas que engrandecen la vida.

¿Tenemos o no nuestras Razones?

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/cibergonza

página 1 ra.

león marino con su entrenador

cantinero