Celebra el Inivit medio siglo de aciertos agrícolas

 Por Ricardo R. González

Los trabajadores del Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales (Inivit) jamás imaginaron que un día contaran con el principal banco de germoplasma de plátanos y bananos existente en América, y mucho menos que contribuirían a la sostenibilidad productiva en múltiples renglones agrícolas como fundamento principal para celebrar las cinco décadas de existencia.

Su colectivo protagoniza esta historia como garantía de la disponibilidad de semillas de alto valor genético a través de cultivares de raíces, rizomas y tubérculos de yuca, boniato, malanga y ñame, entre otros, que superan los clones comerciales anteriores, sin apartarlos de los concernientes a plátanos y bananos, calabaza, fruta bomba, hortalizas y granos.

Aun así reina la inconformidad, y su director, el doctor Sergio Rodríguez Morales, considera que solo logran el 50 % de lo que pudieran hacer en una institución cuyos resultados son frutos de un trabajo integrado, de un colectivo consagrado a la Ciencia.

Para compartir con los obreros asistieron Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro del Buró Político y secretario general de la CTC, Julio Ramiro Lima Corzo, integrante del Comité Central y primer secretario del Partido en el territorio, Alberto López Díaz, presidente del órgano de Gobierno en la provincia, Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de la Agricultura, el viceministro primero del Citma, doctor Fernando González Bermúdez; y otros funcionarios.

La mirada de los investigadores se sitúa a tenor de los tiempos en el logro de variedades de viandas según las especificidades de cada región del país y de acuerdo con el propósito de hacerlas más resistentes ante los retos impuestos por el cambio climático.

También defienden el precepto de que la mitad del incremento de los rendimientos depende de la calidad de las semillas y de su variedad, mientras la otra parte obedece a los insumos.

El amplio perfil los lleva a definir aquellas tecnologías dirigidas al manejo integrado de plagas y enfermedades, así como al saneamiento necesario para evitar mayores daños; sin embargo sienten como suyo la imposibilidad de que los renglones alimenticios no se vean con prontitud en la mesa del cubano.

En ello influye una larga cadena que incluye la comercialización y los programas de autoabastecimiento municipales, por lo que impera que cada territorio elabore proyectos a partir de sus particularidades.

El consorcio productivo, ubicado en el municipio villaclareño de Santo Domingo, se traslada a los territorios cubanos. Ya suman 62 recorridos de instrucción con vistas a sugerir un cambio de mentalidad de campesinos y productores que ya prefieren las ofertas logradas en el establecimiento, a la vez que constituye un aprendizaje de esos secretos del surco por parte de los científicos.

Durante la jornada de agasajo se reconoció el esfuerzo de los 99 trabajadores con más de dos décadas en el colectivo, otros 29 superan los 25 años, y unos 30 fluctúan entre los 30 y los 40 años de labor. Cinco pilares sobrepasan las cuatro décadas y fueron estimulados de manera especial. Son ellos: Rubén Marichal García, Fermín García Rodríguez, Inocente Marañón Dueñas, Sergio Rodríguez Morales y Alfredo Morales Tejón.

También recibieron distingos los investigadores consagrados, y la nueva cantera de jóvenes, así como aquellos fundadores que convirtieron este sueño en realidad, en especial Miguel Ángel García Rodríguez, quien ya jubilado prosigue con la fuerza de un trabajador activo.

La Medalla Marcos Martí, representativa del Sindicato de Trabajadores Agropecuarios, Forestales y Tabacalero, llegó para 34 obreros con más de 20 y 25 años en el sector, en tanto múltiples galardones de diferentes organizaciones y entidades de la provincia y del municipio dominicano confirieron honores a un colectivo con medio siglo de ciencia e innovación al servicio de la agricultura cubana.

Al resumir la celebración Ulises Guilarte reconoció la meritoria trayectoria de quienes también influyen en el desarrollo y transformaciones tecnológicas de los principales colectivos de esa rama en el país.

El Inivit mantiene por más de 20 años la condición de Vanguardia Nacional entre los múltiples distintivos nacionales y foráneos que no excluye en estos últimos el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Anuncios

Un universo pintado de verde

Luego de la fase de climatización las vitroplantas son sacadas de la biofábrica y se siembran en casas de cultivo hasta cumplir todo el ciclo antes de llevarlas a los productores en el campo.

Hace 25 años inició este camino dirigido al mejoramiento genético, la propagación de plantas y el desarrollo tecnológico a partir de variedades logradas por embriogénesis somática. Hoy el Instituto de Biotecnología de las Plantas es líder en sus perfiles con sitio preferencial en el área de Latinoamérica, sin olvidar que la mira principal del colectivo abraza como destino a Cuba.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

El Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) tiene el privilegio de aportarle a la vida desde un mundo peculiar. De ese que se desenvuelve entre el intelecto y la paciencia, entre laboratorios colmados de soportes con el verde de las vitroplantas, pero también de la sabiduría humana y de esos secretos, a veces caprichosos, que atesora la tierra. Una historia comenzada, hace 25 años, cuando un grupo de investigadores de la facultad de Ciencias Agropecuarias, perteneciente a la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, delinearon sus sueños.

Desde entonces se labra ese camino destinado al desarrollo de investigaciones dirigidas al mejoramiento genético, sin apartarlo de la producción de semillas avaladas por su alta calidad, aunque lo concerniente a la comercialización de los productos en la red de mercados concierne a otros ministerios y organismos.

Muchos de sus investigadores y obreros ya dominan hasta el lenguaje de esas plantas, descubren sus comportamientos y misterios con el prisma de que no todo escapa de los sinsabores. Bien lo sabe el doctor Osvaldo Fernández Martínez, un ingeniero agrónomo que desde hace casi seis años, conduce a un colectivo integrado por algo más de un centenar de trabajadores; de los cuales 20 resultan investigadores que abrazan la máxima de constituir un centro innovador por naturaleza.

El compromiso es mayor cuando se sabe que fue Fidel el inspirador de este proyecto encaminado al logro de nuevos cultivares y tecnologías para la propagación de plantas en su biofábrica, y en el resto de las unidades de su tipo en el país.

«El IBP puntea en Latinoamérica en bananos y plátanos logrados por embriogénesis somática, además de alcanzar el mejoramiento genético de estos y del frijol, en tanto se trabaja en la caña de azúcar, y en la propagación de árboles forestales y frutales a fin de buscar la biodiversidad y aquellos sitios para su mejor adaptación», insiste el doctor Osvaldo Fernández Martínez, director de la institución.

Mas ya no son aquellos tiempos iniciales en que los objetivos básicos estaban circunscriptos a la papa, el banano y el plátano. Se han sumado más directrices, y ahora aparecen nuevas líneas para muchos insospechables con el accionar de unos siete proyectos de carácter nacional y cuatro internacionales.

Un pilar importante lo constituye la reanimación de la red de laboratorios del país al introducirse tecnologías de propagación que implican hacer ciencia más cerca del pueblo.

EL DÍA A DÍA DE UN PROYECTO

Quizás los fundadores ni imaginaron que el IBP se convertiría con el tiempo en líder del área de Latinoamérica en este mundo de la biotecnología vegetal, ni que tampoco alcanzaría métodos de impacto para la producción de recursos forestales difíciles de propagar como en los casos del cedro (Cedrus), la teca (Tectona grandis), y la caoba (Swietenia macrophylla) sin apartarse del aspecto económico y a la vez ecológico.

Trabajan, además, con el bambú (Bambusoideae), el eucalipto (Eucalyptus), el pino (Pinus) y las plantas melíferas para obtener un equilibrio desde el punto de vista de la percepción ambiental.

A solicitud del turismo comenzaron la producción de plantas ornamentales de alto valor, lo que amplía el perfil del centro e influye en la sustitución de importaciones con semillas logradas por métodos biotecnológicos.

«Entiéndase entre estas las Phalaenopsis que incluye diversos tipos de orquídeas caracterizadas por su extrema belleza y que en el mercado internacional presentan un costo enorme. A ellas se suman la familia de Anthurium, sobre todo las rojas caracterizadas por ser una planta de interiores con extraordinaria inflorescencia, y que también ya ofrece sus resultados. Vale decir que este año logramos producir para la venta a la llamada industria del ocio y a otras instituciones», sustenta Fernández Martínez.

Mientras eso ocurre en el plano decorativo nadie duda que a la mayoría de los cubanos les gusta saborear la buena taza de café; sin embargo, la realidad muestra cafetales envejecidos que no se apartan de las acciones por parte de la institución.

«Es propósito introducirnos en la recuperación del café a partir de la embriogénesis somática. Por supuesto Cuba en la preferencia de acuerdo con lo estudiado en las áreas montañosas. Actualmente más del 70 % de los cafetos tienen entre 30 y 40 años para hacerlos improductivos y con tendencia al decrecimiento de la producción.

«Tampoco olvidamos la necesidad que tiene Centroamérica de revitalizar el café arábica (Coffea arabica). Poseemos la tecnología, la tiene también el potente consorcio Nestlé, mas hemos logrado un nivel de eficiencia superior gracias a costos de producción muy baratos que permiten entrar en el mercado internacional con precios competitivos, pero primero hay que resolver nuestro problema».

— ¿Hay previsión de determinada área?

— Para 2018 queremos iniciar por la zona oriental a partir de los daños reforzados por los huracanes. Están las condiciones creadas para el envío de las primeras plantas y su adaptación en condiciones naturales en zonas de Guantánamo.

La master Maité Chávez Milián, representante comercial del IBP, chequea la calidad de los resultados mediante la embriogénesis somática como método que permite enorme capacidad de propagación con mejoras genéticas. Corresponde a la institución el envío de vitroplantas desde Guantánamo a Pinar del Río.

 En otro orden el IBP consolida el mejoramiento genético del frijol con algunas variedades que demuestren su fortaleza antes los golpes del cambio climático y en aras de lograr la soberanía alimentaria que demanda el país.

Según el director de la institución existen variedades resistentes al estrés por intensas sequías y altas temperaturas que han sido probadas fuera de época.

La mirada internacional confirma la continuidad de los trabajos en la biofabrica de Brasil en todo lo concerniente al proceso de embriogénesis somática en caña de azúcar; sin descartar que el centro brinda asesoría técnica para construir unidades de este tipo fuera de Cuba. Existen perspectivas en algunos países como Jamaica que se sumaría a las ya existentes en Argentina, Brasil y Colombia.

Las previsiones que aparecerán en el camino van dirigidas a otras naciones con la característica de explotación conjunta y de cobro por unidad vendida.

PARA CUBA Y PARA EL MUNDO

Si algo tiene presente el IBP es la forma de contribuir a las exportaciones. En los últimos tres años los ingresos superan los 100 mil dólares por dicho concepto, si se tiene en cuenta que constituye una unidad pequeña, aunque aporta de 1,5 a 2.0 millones de plantas anuales.

En este universo las líneas productivas e investigativas constituyen la razón de ser; no obstante, hay espacio para el desarrollo de maestrías, postgrados y doctorados en biotecnología vegetal calificados de excelencia. Esta última modalidad ha graduado a más de un centenar de cursantes cubanos y de otras regiones de América Latina e Iberoamérica.

De distintivos también puede hablar su colectivo en esa defensa de insistir en las mejoras genéticas y la rápida propagación como formas de economizar el trabajo. Reconocimientos internacionales, del Ministro de la Educación Superior y su homólogo de la Agricultura, varios premios del Citma y de la Academia de Ciencia de Cuba (ACC), así como los de innovación tecnológica, y publicaciones en revistas evaluadas entre las de más alto rango dentro de la biotecnología mundial.

Las plantas ornamentales de diferentes variedades constituyen perfiles de reciente incorporación. Observe la belleza de este ejemplar como rubro que influye en la sustitución de importaciones dado el alto costo de muchas especies en el mercado foráneo.

La condición de Vanguardia Nacional se mantiene entre sus pabellones, sin olvidar la capacitación a empresarios y campesinos, mientras su economía está certificada como aspecto que garantiza la sostenibilidad.

Si algo aparece con definida claridad es que la inconformidad y el deseo de hacer más constituyen las máximas del IBP. Al doctor Osvaldo Fernández le pregunté una vez que si las acciones desarrolladas por la laboriosidad colectiva pudieran incidir en esa necesaria excelencia demostrada por las plantas. Un tiempo después retoma su respuesta:

— Los resultados ofrecen avales, tanto en la producción como en la docencia, sin que tengamos una obra perfecta. El camino presenta aun baches y grietas. Nos toca a nosotros resolverlos, pero es hermoso ver a los trabajadores en la búsqueda de soluciones desde el laboratorio, y a la vez compartiendo tareas en el campo, o marchar sin reparos, incluso alejados de la familia, a cooperar con diversos centros productivos y a impulsar otras biofábricas en cualquier punto de Cuba.

AGENDA 2018

— Con dos palabras definió el doctor Osvaldo Fernández algunas de las aspiraciones del IBP para 2018: Mucho trabajo, dijo, y precisó que uno de los perfiles del centro será el de aportar para la agricultura cubana y al mercado de exportación o sustitución de importaciones que repercutan en la economía del país.

— Iniciarán trabajos con el cacao como renglón exportable; sin olvidar que la especie necesita una reanimación en Cuba y en el extranjero.

— En el caso del plátano y el banano se introducirán nuevos cultivares resistentes a la sigatoka negra (Mycosphaerella fijiensis), considerada la enfermedad más compleja que afecta a nivel mundial, causada por un hongo que ataca a las hojas y provoca pérdidas de más del 50% en el rendimiento de las cosechas.

— Desde el punto de vista microbiológico comenzarán pruebas con determinados productos para el control de esa plaga a partir de bacterias aisladas de la hoja del banano. Ello reducirá las fumigaciones con agresivos químicos en busca de la sostenibilidad en la agricultura.

— Estarán enfrascados en la exportación de 200 mil minitubérculos de papa dirigidos al Caribe. Cada uno valorado en 40 centavos dólar con bajos costos de producción.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Instituto de Biotecnología de las Plantas celebra sus 25 años

Si algo caracteriza al colectivo del Instituto de Biotecnología de las Plantas (IBP) de Villa Clara es desplegar esas neuronas intranquilas más allá de los cultivares de papa, plátanos y bananos para que el destino de la investigaciones redunde en el desarrollo científico y productivo del país.

Quizás resulte la premisa básica del centro que transita por sus 25 años de fundado a partir de una idea de Fidel destinada al desarrollo de investigaciones encaminadas al mejoramiento genético de las plantas, sin apartarlo de la producción de semillas de alta calidad.

Hoy se mira la senda transitada en busca de una agricultura sostenible y para su director, el Doctor en Ciencias Osvaldo Fernández Martínez, se siente el orgullo de los resultados alcanzados por estudiantes, investigadores y profesores formados en el campo de la biotecnología vegetal.

Adscrito a la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas (UCLV) el camino ha mostrado retos y obstáculos desde que un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Agrícolas junto al primer director del IBP, el doctor Juan Nivaldo Pérez Ponce, delinearon esos sueños que ya permiten el crecimiento constante de la actividad científica y comercial, con ingresos significativos por concepto de ventas en el mercado nacional e internacional.

El IBP mantiene su mirada en la generación de productos competitivos de alto valor agregado que surgen del proceso de innovación tecnológica, mas las diversas líneas le permiten incursionar en el café, con el desarrollo y propagación de híbridos caracterizados por su alto potencial productivo, en las acciones con especies forestales que resultan difíciles de propagar, o de variantes de plantas ornamentales de alto costo en la palestra foránea.

Fernández Martínez subrayó que los perfiles fundamentales aparecen vinculados al impacto económico y a la vez ecológico, como detalle que no descuidan desde el punto de vista de la percepción ambiental, sin descuidar la embriogénesis somática en plátanos y bananos, como una opción eficiente de semillas de calidad superior, junto a otros cultivos de importancia agrícola.

Por esta vía ya se trabaja en la producción de posturas de café que influirá, sobremanera, en la recuperación de este cultivo a partir de los daños ocasionados por los huracanes. El inicio está previsto para el año venidero por la zona oriental del país.

Es de primer orden la cartera de fondos exportables y la sustitución de importaciones. Vale decir que durante los últimos tres años los ingresos superan los 100 mil dólares por concepto de exportaciones, a pesar de constituir un centro pequeño cuya plantilla oscila entre 100 y 104 trabajadores, de ellos una veintena de investigadores.

Durante la celebración se reconocieron a los fundadores, jubilados y a los que ya no están, mientras leyeron mensajes de varios integrantes que dejaron su capítulo a lo largo de la historia del IBP.

El doctor Andrés Castro Alegría, rector de la UCLV, significó en las palabras de elogio la tenacidad de un colectivo que vence adversidades para seguir adelante.

Representantes de organismos internacionales, de las principales instituciones afines del país, y de las organizaciones de la provincia se integraron al agasajo de una institución que no admite el descanso.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Apego a la tierra

«Si de producciones se trata la palabra precisa es la de diversificar. Que no se convierta solo en un programa de viandas y hortalizas, sino que incorpore diferentes módulos pecuarios y la aspiración de cumplir con 12 mil 500 q de tabaco este año», subrayan Amado Pérez Colina, delegado de la Agricultura y José Luis Valladares Santana, presidente de la ANAP en ese territorio, respectivamente.

 A un año de constituido el Movimiento político productivo 90 X 90 en Camajuaní algunos integrantes y testigos ofrecen sus vivencias de este regalo permanente a Fidel que ha cambiado el sentido de sus vidas.

Por Ricardo R. González

Fotos: Pablo García

Esta historia no inicia con el clásico Había una vez ni transcurre adornada por la fantasía. Es real, y tiene mucho de sol, de sudar la camisa, de contratiempos que llevan a la búsqueda de soluciones o de inconvenientes llamados a resolverse en el camino. Que lo diga Abimael Léon González, integrante de la CCS Antonio Briones Montoto, radicada en Aguada de Moya, un punto camajuanense insertado al Movimiento político productivo 90 X 90.

De sus 46 años lleva 27 ligados a la Agricultura, aunque llegó a graduarse de música y de Economía. Pudiera decirse que cambió la percusión y los números para vestirse de guajiro. Ahora resulta un alto productor que entregó 130 q de tabaco al Estado entre las 200 mil posturas sembradas en el pasado año, y más de 3 mil q de viandas, granos y hortalizas dentro de variados renglones como pepino, yuca, plátanos, maíz y frijoles.

Abimael Léon González tiene que trabajar con gafas oscuras. De percusionista y economista pasó a ser campesino, y su reto es sembrar 400 mil o 500 mil posturas de tabaco con un promedio en el año superior a los 5 mil o 6 mil q, pues siente un apoyo extraordinario.

Al Movimiento llegó motivado desde el principio. Lo seleccionaron por sus propios resultados. «Como presidente de mi CCS asistí a una reunión celebrada en la «Julio Antonio Mella» con la máxima dirección política de la provincia. Allí fluyeron las primeras ideas y comenzó esta prometedora aventura en la que aprobaron, además, a dos de mis campesinos».

— ¿Hasta qué punto de vista la inserción a esa fórmula productiva representa un antes y un después?

— Mis contribuciones anteriores no pueden compararse con las actuales. Esto fue creado como regalo al cumpleaños 90 de Fidel, y es una motivación superior. Diría que un sagrado compromiso con él y el pueblo. Le he puesto más interés a las labores, al tiempo que me ha consolidado como ser humano.

— ¿Por qué?

— Tengo experiencias indescriptibles. Se me han salido las lágrimas y como hombre no me da pena confesarlo. Hay que ver las caritas de los niños cuando llegamos a la Sala de Oncohematología del hospital pediátrico José Luis Miranda y a través de una simple mirada expresan su agradecimiento, o lo que sientes por dentro al donar alimentos para un círculo infantil, al Hospital de Vueltas, al seminternado de primaria o a la secundaria ¡Compadre, se te llena el corazón, y puedes decir: Esto es Cuba.

— Gracias al Movimiento tienes una de las experiencias más grandes de tu vida…

— Estuve entre quienes visitaron hace poco Santiago de Cuba. Nunca había llegado a la parte oriental. Sentir la hospitalidad de sus pobladores y del primer secretario del Partido Lázaro Expósito Canto dejó una huella inolvidable. Visitamos el otrora Cuartel Moncada, la linda Plaza de la localidad, pero más fuerte fue llegar hasta el cementerio Santa Ifigenia.

«Este recorrido me trajo contradicciones. Yo deseaba que después de integrado el Movimiento algún día sus integrantes se encontraran con Fidel; sin embargo, no hubo tiempo. Se nos fue físicamente, mas él siempre está y lo que hacemos es para homenajearlo.

«Yo no quería perder al Comandante. Parado frente a su tumba le prometí para este año logros que ya van camino al cumplimiento y otros que ya están materializados».

Poco a poco Abimael descubre los secretos del surco, y está convencido que la Agricultura no puede apartarse de los caminos de la Ciencia y la Técnica.

«Las visitas al Instituto Nacional de Investigaciones en Viandas Tropicales (Inivit) han sido una escuela, y las experiencias de su director Sergio Rodríguez Morales una fuente de aprendizaje. Busco productos que resistan la sequía y las plagas o enfermedades. La falta de agua a la yuca le hace menos daño. Podrá atrasarse su cultivo, pero no se seca.

Satisfecho con las variedades de yuca y boniato procedentes del Inivit anda ahora tras un tipo específico de calabaza, y fuera de los trajines agrícolas disfruta mucho de su paternidad desde hace algo más de un año. A pesar de que quisiera incrementar este tipo de «producción» está consciente de que debe pensarlo junto a su compañera.

— Y sin te dieran a escoger entre la música y el campo…

Sin vacilaciones responde que por el segundo porque está feliz.

«Yo estuve de percusionista en la época de oro de la Orquesta Aliamén cuando «La merenguera» estaba en boga y la agrupación la dirigía Tomás Muñóz, mientras Sixto Llorente (El Indio) era uno de sus cantantes. Con ellos permanecí siete años; sin embargo, no puedo olvidar mi paso anterior por grupos aficionados de Camajuaní como Onda Son y Danilo y su Son. Ya son tiempos pasados con gratos recuerdos; pero abrazo el campo, mi sombrero, y un nuevo son».  

LO QUE UN DÍA LLEGÓ CON GANAS

Rolando Ruiz Rodríguez, el especialista principal de Cultivos Varios en Camajuaní, vio nacer el Movimiento 90 X 90. En aquella reunión en la CCS Julio Antonio Mella estaban productores de avanzada del municipio y surgió la idea de constituir este potencial.

«Comenzamos el análisis a partir de 57 campesinos de avanzada en cultivos varios y sus entregas al Estado. Poco a poco completamos la cifra, y lo oficializamos en mayo de 2016 durante el acto provincial por el aniversario 55 de la ANAP, efectuado en este municipio. En aquella oportunidad fue abanderado, al tiempo que sus integrantes recibieron una placa identificativa para las fachadas de sus casas.

Luego revisamos los planes de siembra para el incremento de ventas al Estado en todas sus manifestaciones: Acopio, Turismo, Frutas Selectas y el procesamiento para la industria con el suministro de frutas y hortalizas.

«Esta iniciativa que prendió en Camajuaní ha sido visitada por otros municipios para apreciar qué parámetros se tienen en cuenta, cómo se controlan las producciones a través de un expediente individual a partir de lo que se siembra, las cifras de lo que se va a entregar y los recursos puestos a disposición», precisa Rolando Ruiz Rodríguez, especialista principal de Cultivos Varios en el municipio.

«Los resultados fueron considerables. También se hizo, por primera vez, un levantamiento de recursos necesarios a fin de incentivar las producciones, por lo que entregamos sistemas de riego, alambres, grampas, combustible, neumáticos para tractores y camiones, turbinas, calzado, botas de goma, vestuario destinado a las labores agrícolas y herramientas indispensables que muchos jamás pensaron en ello».

— ¿En sus 10 años de experiencia dentro de la esfera de Cultivos Varios puede hablarse de impactos con este Movimiento?

— Es como de la noche al día. El movimiento representa el 76 % de las producciones entregadas al Estado en el primer año de constituido. Han participado en cuatro ferias, y resulta una iniciativa de Camajuaní con la que ya se dan los primeros pasos para extenderlo a otros municipios.

«Antes del Movimiento era muy difícil cumplir las asignaciones, a pesar de las cualidades de nuestras tierras para asumir los cultivos. Ahora trabajamos mucho con el sistema de rotación. La técnica era muy rústica y con los 90 campesinos ha cambiado la mentalidad. Cualquiera de ellos habla de clones de boniatos, de yuca, de tecnologías porque se ha experimentado para ver aquellos de mayores resultados.

«Es cierto que producíamos, pero ignorábamos la técnica y esto resulta inadmisible. Lograr vitroplantas de plátano en el territorio era imposible debido al rechazo total. En lo que va de año el Movimiento ha comprado 72 mil posturas de plátano, y unas 30 mil de malanga como hecho sin precedentes, en tanto tenemos productores que aportan más de 5 mil q de comida, y otro tanto respetable de plátano macho al Estado».

— Camajuaní tiene 3 486 campesinos. Es tan estricto el Movimiento que solo admite 90?

— Jamás cerramos puertas. Los 90 fueron un símbolo ante el cumpleaños de Fidel. Ahora para el día 13 en que se cumple el primer aniversario de constitución y el cumpleaños de nuestro eterno Jefe incorporaremos a otro grupo y llegaremos a 103. Eso sí, siempre dependerá de resultados. Para ello existe un consejo que evalúa a cada productor, incluso algunos ya han salido porque sus entregas quedaron por debajo.

— ¿Y no piensan diversificar el módulo de producciones?

— Comenzamos por cultivos varios, pero empezamos a crecer en la rama porcina, cunícula, apícola, ovino caprino y frutales con vistas a lograr la integralidad.

—Visto así parece una maravilla ¿Cierto, o hay también un poco de sueños?

— No es tampoco la total excelencia, pero comparado con tiempos atrás es muy notorio. La gente no oculta sus motivaciones y existe trasmisión de conocimientos y generalización de las experiencias. El propio campesino se ha dado cuenta que está llamado a innovar.

Magdiel Romero López, al frente de la CCS Julio Antonio Mella.

En esta historia no pueden faltar las vivencias de Magdiel Romero López, al frente de la CCS Julio Antonio Mella que vio el nacimiento del proyecto allá en la zona de El Guajén—Pavón. Su cooperativa suma 108 socios, entre ellos 36 mujeres, mientras nueve campesinos aparecen en la nómina del Movimiento en la entrega de frutas, hortalizas y granos mayoritariamente.

Para el licenciado en Derecho, que incluso ejerció en la Fiscalía, ha sido una renovación productiva, pero a la vez un fortalecimiento de la espiritualidad sin separarla de las acciones educativas.

En esto también coinciden Amado Pérez Colina, delegado de la Agricultura y José Luis Valladares Santana, presidente de la ANAP en Camajuaní, respectivamente, quienes recalcan que además de lo eminente productivo no olvidan los aportes humanos. Por ello cada 13 de agosto oficializarán la entrega de donativos al Hospital Pediátrico de Villa Clara.

Son todos hombres que desafían inclemencias del tiempo junto a esos rayos solares penetrantes en la piel, o las preocupaciones cotidianas gracias a esas motivaciones cuya principal misión consiste en producir para el pueblo. Son ellos quienes portan su sobrero, visten, de vez en cuando, con guayabera, y disfrutan de una controversia o de un guateque campesino mas, por siempre, con apego a la tierra.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

Obtiene villaclareño Premio Nacional Anual de Innovación Tecnológica 2016

El Doctor en Ciencias José Antonio Cruz Alfonso, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones en Viandas Tropicales, se alzó con el Premio de Innovación Tecnológica 2016.

Por Ricardo R. González

Fotos: Ramón Barreras Valdés

El doctor villaclareño José Antonio Cruz Alfonso obtuvo el Premio Nacional Anual de Innovación Tecnológica 2016 que cada año confiere el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) en reconocimiento a resultados novedosos en las esferas económica, social y medioambiental.

El distintivo llega por el trabajo «Impacto de la generalización del pepino (Cucumis sativus L.) cuyo cultivar está generalizado en todo el país y ocupa el 60 % de la superficie sembrada en un aproximado de 7000 ha.

El aporte de este investigador del Instituto Nacional de Investigaciones en Viandas Tropicales, de Santo Domingo, permite obtener una efectividad de 7885,78 pesos por ha debido a la calidad de las semillas, con una ganancia nacional ascendente a 55 200 400, 00 pesos en moneda nacional, sin descartar el ahorro por sustitución de importaciones equivalente a 3 414 026 en moneda convertible.

A ello se suma la probada tolerancia a dos especies de mildiu o enfermedades y plagas fundamentales que atacan a las hojas, el tallo o los frutos producto de la acción de hongos, en tanto las pruebas gustativas evidenciaron mayor satisfacción ante una variedad con posibilidades de extender su presencia en todos los meses del año.

En esta oportunidad el jurado evaluó 17 trabajos relacionados con las temáticas agroalimentarias, salud, industrias y energía, Medioambiente, y el MINFAR, entre otras.

De estos quedaron solo 4 entre los finalistas hasta que se decidió el veredicto a favor de Cruz Alfonso.

Estos pepinos demuestran resistencia a las enfermedades y mayor satisfacción al gusto del paladar.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/riciber91

A %d blogueros les gusta esto: