ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

Cuando los ángeles inspiran

La institución hospitalaria de la pediatría villaclareña arriba a su aniversario 60 en medio de tiempos difíciles que ha sabido enfrentar para regalarle vida a la infancia

Por Ricardo R. González

Fotos: Carlos Rodríguez Torres

Nada resulta tan prometedor para la infancia como mirarla con los ojos de la esperanza, regalarle en todo momento amor aunque algunos tengan su cabecita rapada, otros parezcan ocultar su enfermedad a partir del buen estado físico, y no pocos esquiven el desagradable encuentro con la aguja cuando, irremediablemente, aparece indicada para ellos.

En este bregar, prolongado durante días y noches, arriba el hospital pediátrico José Luis Miranda a su aniversario 60 desde que el 25 de junio de 1960 comenzó su primer capítulo, y casi siempre, en fecha de aniversarios, predominan las historias de vida contadas por los niños o sus progenitores; sin embargo, pocas veces se abordan las vivencias de quienes tienen en sus manos preservar la existencia del tesoro más lindo del mundo reservado para esos que «saben querer».

La Unidad de Cuidados Intermedios recibió una remodelación para garantizar el confort que reclama la atención al paciente.

El Dr. Jesús Sánchez Pérez, director de la institución, rememora cuando apenas el centro contaba con un centenar de camas y una capacidad profesional y tecnológica actual jamás soñada en aquella época en la que, erróneamente, le llamaban ONDI. Hoy dispone de 273 capacidades destinadas a la atención de toda la población infanto juvenil de la provincia y de la región central en algunas especialidades como la cirugía neonatal de alta complejidad, pero con resultados satisfactorios.

«El pasado año se realizaron 12 operaciones de este tipo en infantes con apenas 28 días de nacido y todos sobrevivieron, mas no puede hablarse del centro sin los saldos en la neurocirugía, la oncohematología, cardiopediatría, las unidades de terapia, nefrología y hemodiálisis, el estudio de la fibrosis quística, entre otros sumamente valiosos que aportan al aval colectivo».

Resulta meritorio, además, lo alcanzado en un indicador de primer orden representado en la mortalidad infantil que solo en el primer semestre de 2020 reporta un fallecido menor de un año. Un caso procedente de Sancti Spíritus diagnosticado con una malformación congénita irreversible para la vida.

Cuando el centro tenía planes para celebrar sus seis décadas apareció una pandemia que rompió gran parte de los sueños.

«Jamás habíamos vivido algo similar. Una experiencia sin límites que obligó a adoptar un enfoque y miradas nuevas destinadas al funcionamiento de la unidad, sobre todo en lo concerniente a la protección de los trabajadores, la disciplina entre los pacientes y la reorganización de todos los programas y acciones».

— ¿Qué lecciones deriva esta experiencia?

— Constituyó una enseñanza para el médico, el personal de enfermería, el trabajador de servicio. Nos demostró que en algunos aspectos se violaban procedimientos, sobre todo con la protección individual de cada obrero, y en el orden personal creo que el curso de la epidemia le dará otro giro al aprendizaje de la población cubana.

«Fueron tres meses de trabajo intenso con COVID-19. Inicialmente acogimos casos sospechosos, después otros ya confirmados, hasta que se decidió el traslado hacia el hospital Manuel Fajardo Rivero, y nuestros especialistas se incorporaron a este grupo para unificarlo todo en una institución hospitalaria. En este aspecto quedamos con el cuerpo de guardia de infecciones respiratorias agudas (IRA) y un servicio cerrado en función de la pesquisa y la identificación de pacientes sospechosos.

— Si hablamos de predominio ¿cuáles son las causas de ingreso que más inciden?

— Las IRA, las diarreicas agudas y los febriles inespecíficos como posible causa de arbovirosis por las propias características existentes para que prolifere el vector. No obstante, llama la atención que en tiempos de aislamiento en casa y en el que los padres debían estar más atentos se han incrementado los accidentes en el hogar, incluso las quemaduras en menores de un año.

«Nos satisface decir que la supervivencia de la leucemia linfoide aguda, considerada la más frecuente en la infancia, logra un 85 % como resultado sumamente alentador», precisa la Dra. Marta Beatriz García Caraballoso, al frente del servicio de Oncohematología.

DESVELOS QUE NO FALTAN

Pregúntele a las doctoras Marta Beatriz García Caraballoso, Tamara Cedré Hernández, o a cualquier profesional o trabajador vinculado al servicio de Oncohematología pediátrica si han podido entregarse por completo al sueño, o si en pleno período vacacional se ausentan despreocupadamente de la sala. Habrá relatos que impactan y otros que prefieren dejarlos en el plano reservado de los sentimientos.

Mas a Marta le satisface expresar que a pesar de todas las limitaciones y de un férreo bloqueo que trata de asfixiar se han mantenido los tratamientos de primera línea para los pequeños afectados.

«Las principales incidencias en estas edades se concentran en las infecciones y las recaídas, tanto en enfermedades hematológicas como en las oncológicas, pero nos satisface decir que la supervivencia de la leucemia linfoide aguda, considerada la más frecuente en la infancia, logra un 85 % como resultado sumamente alentador y no alcanzado por algunos países de primer mundo».

Ello también es el resultado de la interrelación con el resto de los servicios institucionales, cuyo aporte ha sido valioso para materializar los objetivos en un servicio que no solo tiene impacto en las provincias centrales del país, a tal punto que permanece en la dependencia una paciente tunera que, por las limitantes impuestas ante la COVID-19, le fue imposible el acceso a La Habana y recibe la atención de nuestros expertos, personal de enfermería y auxiliares del Pediátrico villaclareño.

Dr. Guillermo González Ojeda: «El caudal de trabajo de la unidad es bastante complejo, aun así la Cardiopediatria del centro del país logra estabilidad en el tratamiento de sus casos».

EL MUNDO DE LA CARDIOPEDIATRÍA

Lograr que un corazón sea feliz implica sacrificios, aun así la Cardipediatria del centro del país logra estabilidad en el tratamiento de sus casos con alta supervivencia y vínculos muy estrechos con el cardiocentro William Soler, de la capital cubana, para el tratamiento del paciente quirúrgico.

A la hora del recuento el Dr Guillermo González Ojeda, al frente del servicio, argumenta que durante 2019 se diagnosticaron 99 menores de un año sobre todo con cardiopatías congénitas y una tasa de incidencia elevada incluso al compararse con los resultados de la nación. No se registraron decesos por esta causa, a pesar de que se lamentó la pérdida de dos infantes que fallecieron por otras complicaciones asociadas a un síndrome genético y polimalformaciones.

En mayores de un año ocurrió una pérdida luego del proceso postquirúrgico como consecuencia de una cardiopatía severa.

El caudal de trabajo de la unidad es bastante complejo, a tenor de que asume la totalidad de las interconsultas de los casos ingresados en el Pediátrico al sospecharse la presencia de alguna afección cardiovascular. No se excluye la atención a la Neonatología del Ginecobstétrico Mariana Grajales, además del diagnóstico prenatal de las cardiopatías congénitas, sin descartar, incluso, algunos casos de otras provincias.

Al decir de la Dra. Lisset Ley Vega las cardiopatías no vienen solas. En ocasiones están acompañadas de defectos que obligan a valorar a los infantes en su conjunto.

Los expertos del servicio atienden a las provincias centrales y a territorios cercanos como Matanzas y otros sitios, independientemente de la labor investigativa en torno a la especialidad, más la docencia de pre y postgrado que tampoco falta.

En esta etapa de COVID-19 pediatras y cardiólogos han atendido a pacientes portadores del SARS-COV-2 en el hospital Manuel Fajardo Rivero como centro que integró al potencial facultativo de varias instituciones.

LO INTERMEDIO DE UNA TERAPIA

Considerada como piedra angular entre las salas de emergencia y otras dependencias clínico-quirúrgicas la Unidad de Cuidados Intermedios dispone de 12 camas; de las cuales, seis están destinadas a niños que necesitan ventilación artificial o aquellos que requieren aislamiento.

El Dr. Damián Vazquez Leyva, jefe de la dependencia, y el licenciado en enfermería, Osvaldo Rodríguez González, ratifican el ingreso de unos 50 pacientes mensuales debido, en lo fundamental, a las IRA complicadas, las neumonías, bronquiolitis, e infecciones del sistema nervioso central. También a otras relacionadas con la piel y partes blandas en alza en los últimos tiempos y a pacientes crónicos con requerimientos especiales a la hora de ventilarse en su larga estadía.

El Dr. Damián Vázquez Leyva, jefe de la dependencia, y el licenciado en enfermería, Osvaldo Rodríguez González, mencionan el ingreso de unos 50 pacientes mensuales debido, en lo fundamental, a las IRA complicadas.

Con apenas 32 años al Dr. Vázquez Leyva le propusieron asumir el mando de la sala cuando estaba recién graduado de medicina intensiva en emergencia pediátrica. Una prueba de fuego que ha contado con la colaboración de profesores de vasta experiencia como el Dr. Raúl González Leal, entre otros.

«El enfrentamiento a la COVID constituyó una muestra de aprendizaje. No estábamos acostumbrados a una pandemia diferente al resto de las infecciones respiratorias y tuvimos que profundizar en sus protocolos con el cuidado a la hora de vestirnos junto a las medidas de aislamiento y los procederes de desinfección. Ello obligó a incrementar la disciplina y a replantearnos cada proceder cuando recibimos las IRA graves.

La sala, remodelada para ofrecer un mejor confort, mantiene una supervivencia adecuada, y los fallecidos responden a enfermos crónicos de prolongada estancia, a portadores de fibrosis quística o aquellos que padecen enfermedades oncohematológicas.

Con el aporte de otros servicios que entregan resultados no despreciables arriba el hospital pediátrico José Luis Miranda a sus seis décadas de vida, no exentas de dificultades e insatisfacciones, pero en un largo camino a favor de esos ángeles que inspiran.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

junio 26, 2020 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: