ricardosoy

Ricardo R. Gonzalez

CIGET de Villa Clara. Con categoría superior

«Sentido de pertenencia por la organización, la unidad y la voluntad incondicional para realizar las tareas», constituyen para el director del Ciget, máster Norge Quesada Buchillón, tres de las fortalezas del centro.

Por Ricardo R. González

Poco a poco hacen su camino en el que no faltan limitantes, mas a pesar de que 2018 resultó un año tenso para el colectivo del Centro de Información y Gestión Tecnológica (Ciget) de Villa Clara ratificó la categoría superior o condición de Vanguardia Nacional como premio al trabajo.

Son apenas 29 trabajadores, pero en sus filas existen 12 master, dos doctores, uno próximo a discutir su tesis, y otros dos en formación dentro del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) al cual pertenecen.

Para el máster Norge Reinaldo Quesada Buchillón, director de la institución, uno de los principales avances recayó en el marcado incremento de los servicios al sector no estatal si se compara con etapas anteriores.

La entrada en vigor de la política de propiedad industrial http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/08/10/establecen-normas-juridicas-para-el-sistema-de-propiedad-industrial-cubano/#.XQKeXBZKiM8  hizo que viniera una avalancha en el trabajo dedicado a este giro.

«Prevalecieron la tramitación de la propiedad industrial dirigida a marcas, eslogan, y signos distintivos de identificación en cinco sectores estratégicos: construcciones, salud, industria alimentaria y agroindustria azucarera y no azucarera para sumar unas 250 acciones gracias a la oficina dedicada a estos objetivos que se proyectó para la implementación de estas políticas con el gobierno de la capital provincial», precisa Norge Quesada.

— Fue un período en el que transcurrió el evento TECNOGET. ¿Influyó en el veredicto para ratificar la condición?

— Rompió todas las expectativas y resultó un factor contribuyente. Más de un centenar de trabajos presentados junto a un cómputo superior a los 160 participantes. Contamos con talleres preeventos y conferencias magistrales, por lo que resultó uno de los iconos para el Ciget. Este certamen se convierte en una necesidad a nivel de provincia y de país.

— En medio de los preparativos llegó la aplicación de la III Encuesta Nacional de innovación…

— Fue otro de los retos. Por encargo del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente participamos en este proceso en el que Villa Clara, junto a Holguín, resultó de las provincias con mayor cifra de empresas seleccionadas. Ello conllevó a redoblar esfuerzos y facilitó el sobrecumplimiento del plan de ingresos.

— Si nos detenemos en los aportes económicos. ¿Qué ofrece esta mirada?

— Si bien nuestros resultados se miden por los impactos científico—técnicos que tiene en empresas y en el sector no estatal es una entidad autofinanciada con sus indicadores económicos a cumplir.

«Aportamos 856 mil pesos, de ellos 37 mil en CUC, y tenemos un positivo pago por resultados, que casi duplica el salario medio. Todo ello, unido a otras condicionantes elevó la productividad e incrementó las motivaciones en los trabajadores.

— En cuanto a líneas de trabajo ¿cuáles son las otras aristas sumadas al colectivo?

— Contamos con la visualización en sitios y portales en la provincia vinculados con la informatización de la sociedad. También se diseñó el portal de la ciencia que propiciaron más de 420 recursos informativos tributados a estos, además de seguir con las búsquedas informáticas y traducciones para nuestros clientes.

La informatización de la sociedad no escapa de la mira de sus especialistas.

— ¿Y la superación?

— Existe un plan anual con las posibilidades de cada especialista, a través de cursos, postgrados, maestrías, en fin… según las brechas y necesidades de aprendizaje para lograr un avance en el desempeño, sin obviar las capacitaciones internas, en vínculo con la Universidad Central «Marta Abreu» de Las Villas, y el resto de las asociaciones existentes en el territorio, sin descartar aquellas capacitaciones suscitadas a través de los eventos.

— Si le pregunto las tres fortalezas existentes en el colectivo?

— Diría que el sentido de pertenencia por la organización, la unidad y la voluntad incondicional para realizar las tareas.

— A mi juicio son trabajadores que asumen nuevos contenidos por muy recargado que estén…

— El pasado año fue un ejemplo. Aquí hay desdoble, aceptan y redoblan esfuerzos para cumplir las tareas. Sacrifican tiempo de su vida personal a fin de satisfacer los objetivos, aunque lleguen con premura de tiempo.

El marcado incremento de los servicios al sector no estatal resultó uno de los pilares durante 2018 si se compara con etapas anteriores.

— A qué cree que se deba esto, es una disciplina propia de cada trabajador o a la adopción de dicha cualidad por parte de quien llegue?

— Eso lo da la propia cultura de la organización y está implícito el sistema de trabajo. Cada integrante se siente con confianza de que pueden hacer el esfuerzo porque existe una retribución tanto en las formas de pago, en el mejoramiento de las condiciones de trabajo, en la trasparecía para solucionar los problemas, sin dejar de tener muchas limitantes.

— 2018 marcó la historia de este centro, pero ¿puede hablarse de insatisfacciones?

— La fundamental es lograr que el Ciget sea, verdaderamente, un centro de interfase entre la ciencia, la academia, la investigación y la producción. Es un largo camino, un sueño deseado.

«Las otras serían más internas relacionadas con el incremento de trabajos en publicaciones científicas, en disponer de recursos para mejorar la informatización a base de procesos automatizados que dependen de disponibilidades y financiamientos destinadas a lograr mayores pretensiones.

— Digamos para dar un salto más grande que el histórico realizado por Javier Sotomayor en Salamanca, España…

— Tanto cualitativo como cuantitativo. Mucho más con poco más.

La necesaria cultura del detalle caracteriza al colectivo desde la propia recepción.

— En una etapa de limitantes y de características personales ¿Le han enseñado los trabajadores a dirigir?

— Mi tránsito por el Ciget ha sido una cátedra. Me satisface dirigir a personas con alto nivel de preparación y condiciones humanas excepcionales. Ello te exige más. No somos perfectos y existen interioridades.

«Tampoco soy un director de excelencia, solo un cumplidor de su trabajo y alguien que debe responder a las tareas asignadas, pero trabajar en el Citma resulta una escuela permanente, de aprendizaje y superación cotidianas.

OTROS LAUROS DEL COLECTIVO

  • Premio Academia Provincial por la tecnología para el diseño e implementación de paquetes tecnológicos a fin de mejorar el desempeño empresarial, de los autores Leonel Alfaro, Cloris Caballero y Laury Lorenzo que resultó, además, premiado por la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías de avanzada como el primer Ciget en el país que lo obtiene.

  • De las entidades del Citma en Cuba solo tres seleccionaron un delegado directo al reciente Congreso de la CTC, entre estos el del Ciget de Villa Clara cuyo veredicto recayó en Lidvel Estévez Yero.

  • Participación en ocho eventos nacionales, uno de ellos con carácter foráneo.

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

junio 17, 2019 Posted by | Enlaces | , , , , , , | Deja un comentario

Científicos estudian en ríos de Europa fuentes y peligros de los microplásticos

Una cifra sobre los residuos plásticos, un tema que ha aparecido en los titulares este año en repetidas ocasiones, fue nombrada la estadística del año 2018. Foto: Getty Images.

Las investigaciones sobre la contaminación de plásticos son recientes y durante bastante tiempo los científicos creían que las botellas y bolsas de plástico se degradaban en el mar bajo el efecto de las olas y los rayos del sol, pero se ha descubierto que los microplásticos están también en los ríos. Los expertos insisten en que la solución está en tierra firme.

Desde el océano Pacífico hasta el océano Ártico, los investigadores a borde del barco científico Tara han constatado la omnipresencia -en todos los mares del mundo- de micropartículas de plástico, no más grandes que un grano de arroz. La embarcación se ha trasladado luego a 10 de los 15 mayores ríos europeos, del Támesis al Tíber, pasando por el Rin, el Sena o el Tajo.

“Vemos cosas totalmente diferentes de lo que vemos en el mar; por ejemplo, estas diminutas microesferas” provenientes de cosméticos, dice el líder científico de la expedición, inclinado sobre una lupa en el laboratorio del Tara, amarrado en un puerto de Londres.

Unos ocho millones de toneladas de plástico terminan cada año en los océanos, 600 000 de ellas en Europa.

La misión más reciente de la tripulación del barco científico tiene como fin “entender de dónde vienen los microplásticos”, dice Romain Troublé, director ejecutivo de la Fundación Tara.

El marino y científico sostiene que el problema “está a nuestras puertas. El desafío del plástico en el mar está principalmente en tierra firme”, y recalca que es posible detener la filtración comenzando ya por eliminar todo el “embalaje superfluo”, para lo que es también importante, añadió, encontrar los orígenes precisos de esa “hemorragia” de microplásticos.

Como parte de esa búsqueda, los científicos del Tara arrastrarán las redes con malla ultrafina en diez ríos con diferentes niveles de salinidad, aguas arriba y aguas abajo de las principales ciudades en sus desembocaduras.

En el laboratorio, entre tanto, cada pieza de plástico de 1 a 5 mm es aislada con pinzas, cortada por la mitad y colocada individualmente en tubos diferentes.

La mitad de los miles de tubos almacenados hasta el mes de noviembre se usarán para identificar los tipos de plástico y, por lo tanto, para rastrear su origen.

Los otros tubos enumeran las especies que colonizan el hábitat artificial de plástico que sirve como “balsa” para muchos microorganismos acuáticos.

El objetivo es identificar a “bacterias patógenas, capaces de transmitir enfermedades de un animal a otro”, explica otro miembro del equipo, Jean-François Ghiglione.

En tierra, los investigadores revisan cuidadosamente las playas en busca de residuos de cucharas o envases depositados por la marea creciente, mientras que la bióloga marina Leïla Meistertsheim busca una de las nasas llenas de mejillones colocadas en el agua un mes antes.

“Los mejillones son bocas abiertas, bioacumulan todo, así que la idea es usarlos como bioindicadores”, contando en el laboratorio los microplásticos que contienen en sus tejidos, explica.

Los científicos del Tara, que ahora irá a Hamburgo, han hallado aguas abajo del Tamésis, durante la marea baja, una alfombra de microplásticos… Cepillos de dientes, bolígrafos y muchas cosas que no se pueden identificar a simple vista”, contó Meistertsheim.

La situación es más compleja cuando eso sucede en sitios de pesca. En esos casos, la investigación del Tara permitiría a las personas saber “si es mejor no comer” lo que se capture en esos lugares, dijo la investigadora.

Un reciente informe del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) estima que una persona podría ingerir de promedio hasta 5 gramos de plástico por semana, el peso de una tarjeta de crédito. Pero los peligros de estos plásticos y sus aditivos químicos para los seres vivos son todavía poco conocidos.

Por eso el estudio del equipo del Tara se propone analizar cada plástico en términos de “composición, los contaminantes, las especies que viven en ellos y el efecto que tendrán en los organismos”, precisó Ghiglione. Las conclusiones globales de los 40 científicos y 12 laboratorios asociados en el estudio no se conocerán hasta de aquí a varios años.

El G20 cerca de un acuerdo marco para reducir plásticos en el mar

El Grupo de las 20 primeras economías mundiales está a punto de llegar al primer acuerdo marco para reducir los plásticos del mar, en un encuentro este domingo en el que Japón propuso “un marco viable” sobre desechos de plásticos marinos que involucra a países emergentes y menos desarrollados, y fue bien recibido por los países miembros.

El ministro de Medio Ambiente Yoshiaki Harada, que asiste a la reunión de ministros de Medio Ambiente y Energía del G20, con sede en el país asiático, dijo a los periodistas el sábado a última hora que el reciclaje del 9% de los plásticos que se producen es insuficiente para terminar con la contaminación.

Por su parte, los activistas sostienen que la única solución a largo plazo es reducir la utilización y, por tanto, la fabricación.

La contaminación plástica se ha convertido en una preocupación internacional cada vez mayor, en particular tras las prohibiciones impuestas por China y otros países a la importación de residuos plásticos procedentes del extranjero.

Muchos países, entre ellos Japón, han visto cómo se acumulaban los residuos plásticos a raíz de la prohibición.

Entre las muchas preocupaciones está la cuestión de los microplásticos, los pequeños trozos de residuos degradados que son difíciles de recoger una vez que entran en el agua.

Los microplásticos tienden a absorber productos químicos nocivos y se acumulan en el interior de peces, aves y otros animales.

La propuesta presentada en la reunión del G20, sería el primer acuerdo marco para reducir la contaminación plástica en el océano, y se espera que sea incluida en un comunicado conjunto de los ministros del G20.

(Con información de AFP)

También puede ver este material en:

https://twitter.com/riciber91

http://soyquiensoy.blogia.com

junio 17, 2019 Posted by | Enlaces | , , , | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: