Mario Vega: La victoria desde primera

MAYITOSiempre fue tenido por un pelotero inteligente, de los que no se le escapaba nada en el terreno y hoy tal vez no haya coach, de primera o de tercera, más inquieto y al propio tiempo feliz que Mario Vega.

Jamás se dio por vencido, cuando jugaba era un cerrojo en la defensa del segundo saco. Destacó no solo por sus buenas manos, sino por su versatilidad ofensiva, expresada lo mismo a la zurda que a la derecha en el cajón de bateo. Siempre fue tenido por un pelotero inteligente, de los que no se le escapaba nada en el terreno y hoy tal vez no haya coach, de primera o de tercera, más inquieto y al propio tiempo feliz que Mario Vega.

A Mayito, como le conocen todos los que aman a la pelota, no le cabe tanta alegría en su pecho de campeón, por tercera vez, del béisbol cubano. Se ciñó la corona como jugador en la temporada 51, y en calidad de directivo en la versión anterior y ahora lo repite. “Cada título lo vivo con la misma intensidad del primero, porque hay que sudar, trabajar y luchar mucho tiempo para alcanzarlo. Y, además, porque lo importante no es llegar una vez, sino mantenerse. En las últimas seis campañas hemos jugado cuatro finales y ganado tres. ¿Crees que esas emociones caben tan fácil en un mismo pecho?”.

—¿Este momento ganador lo disfrutas más como jugador o de entrenador?

—Ya te digo, eres campeón, solo cambian las funciones. Pero sí, no hay nada como estar en una alineación, en la cual cada cosa que haces aporta al triunfo. Sin embargo, de entrenador, le tributo no a uno, sino a todos, la experiencia, los consejos para el mismo objetivo. Es decir, en­tregas más.

—¿Qué distinguió a este Ciego de Ávila?

—Su unidad, la seriedad en el entrenamiento y la manera en que cada uno, jugador, directivos, personal médico, las autoridades de la provincia, se entregó al campeonato. Esa cohesión fue vital e imprescindible, incluso en los mo­mentos más difíciles.

—Siempre fuiste la bujía inspiradora de este equipo y en la 51 casi el alma de aquella victoria. ¿Qué aportas ahora?

—Ya te dije, la experiencia, hago mi trabajo en el cajón de primera, oriento a los corredores, me inserto con ellos en el juego. Pero los que aportan son ellos.

—Jugaste junto a Roger Machado y hoy están desde el alto mando. ¿Se entendían mejor de jugadores o ahora de directivos?

—Jamás nos hemos dejado de entender, tenemos mu­chas cosas en común y una de ellas es la pasión por la pe­lota. A veces con solo mirarnos sabemos qué queremos. Roger, además de pelotero, es un gran hombre.

—¿Y él que te aporta?

—El título, ha logrado aunar el talento de jugadores ex­cep­cionales, convertirlos en una familia, de la que estoy orgulloso de que él sea su cabeza y claro, pertenecer a ella.

(Con información de Oscar Sánchez Serra Foto: Ricardo López Hevia)

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com

https://twitter.com/cibergonza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s