Mi Comentario: Insulsas respuestas…Jaque

AJEDREZPor Ricardo R. González

Me llegan noticias desde la tierra de Antolín sobre las primeras acciones solucionadoras de la enorme filtración que hiere al principal centro de Salud de la localidad. De sus efectos me hice eco.en el trabajo Lluvias en el policlínico de Manacas.     

Son pasos incipientes, y aunque aquellas «lluvias» se han detenido aún quedan visitas del equipo de inversiones no cumplidas. Le daremos seguimiento al caso, y más cuando temas similares  guardan relación con esos reclamos poblacionales que muchas veces duermen en el saco del olvido.

Uno de los aspectos tratados con énfasis durante la última sesión de la Asamblea Provincial del Poder Popular recayó en la falta de seriedad por parte de algunos organismos ante las sugerencias e inquietudes de los electores, a tal punto que el nivel de soluciones ejecutadas durante el II Proceso de Rendición de Cuenta del pasado año decreció respecto a 2012.

Se nota a las claras que no todas las entidades asumen estos reclamos con la seriedad necesaria, e incluso, en ocasiones, son las que acumulan mayores problemas, y aportan respuestas con mucho que desear.

Un sondeo a Villa Clara devela que las inconformidades referentes a Acueducto y Recursos Hidráulicos acaparan gran parte de los inconvenientes, mas lo triste es que muchas se trasladan de proceso en proceso sin encontrar un minúsculo alivio,

Baste decir que en nueve de los 13 municipios aparecen con mayores incidencias las correspondientes a la calidad y abasto de agua, el deterioro de redes hidráulicas y, por tanto, el incremento de salideros, e inundaciones por desagües tupidos, entre otras irregularidades.

Al revisar el estado de respuestas rechazadas, bajo seguimiento de la Comisión de Órganos Locales, se aprecia que de las 129 devueltas Recursos Hidráulicos figura entre los implicados, y junto a Acueducto totalizan el 13 % del total de planteamientos de la provincia.

El resto de los organismos y realidades son fáciles de adivinar: inconformidades eléctricas, insatisfacciones con el servicio telefónico, pésimo estado de viales, reclamo de servicios especializados de Salud, demoras prolongadas en la limpieza de fosas, algunas quejas con el transporte, y el reordenamiento de la red escolar, por citar algunos.

A mi entender hay tela por donde cortar. Desde la quietud asombrosa ante la dinámica de la vida hasta la incapacidad para asumir las tareas.

Vivo en Cuba, camino bastante a fin de nutrirme del termómetro popular, y no estoy ajeno a las coyunturas del país. Conozco muy bien de planes, estrategias, inversiones, presupuesto y de mucho más.

Pero lo incomprensible es el juego con los sentimientos de Liborio que, en definitiva, sufre, padece, y a pesar de todo, impulsa la vida en este país.

Las cosas hay que llamarlas por su nombre. Al pan, pan, al vino, vino, y soy de los que prefieren una respuesta sin engaños a esas tantas promesas que se saben no van a cumplirse.

Más lamentable resulta aplazar el término establecido para responder o, de lo contrario, no hacerlo nunca.. De esta manera se descredita la unidad y cada uno de los eslabones que participan en el proceso.

Cuando un elector plantea una situación es porque le afecta a él y a su vecindad. Por tanto los responsables están en la obligación de prestarle atención, de valorar y ofrecer argumentos.

Sea cual sea el organismo no puede perder dicha perspectiva, y sobre todo analizar esos rompecabezas de manera diferenciada, pues no es lo mismo una telaraña en la capital provincial que en el batey más recóndito del territorio.

Sobre los órganos del Poder Popular recae la confiabilidad de un sistema, y no hay por qué tener un esquema para plasmar lo mismo de siempre en un papel, las cuatro palabras nada convincentes  que se reiteran achacándole la culpabilidad a los complejos episodios que estremecen al mundo.

Generar, pensar, actuar, incluso apoyarnos en las iniciativas locales constituyen magníficos ejercicios para ejercitar las neuronas y demostrarlo ante el pueblo.

No doy la espalda a la debacle de indisciplinas sociales causante del agravamiento de muchas circunstancias, sin pensar sus autores en los daños y reveses comunitarios que ocasionan. Si bien detesto un mínimo de violencia habrá que estudiar otros mecanismos cuando fallan los métodos persuasivos y el llamado a la conciencia,

Son tiempos de acciones hasta donde se puedan, mas también de hablar claro, sin rodeos, con la verdad por dura que resulte bajo un jaque constante a las insulsas respuestas.

También puede ver este material en:

http://soyquiensoy.blogia.com (Sección Comentario)

https://twitter.com/cibergonza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s